Eternamente MDMD

Capitulo 14: Una caliente y romántica reconciliación.

AVISOS: Como –casi- siempre recordarles que nada de esto me pertenece /a excepción de la trama y alguno que otro personaje original que llegue a incluir OK/ sino a la señora J.K Rowling así como a la W.B, también decirles que es un fic de contenido yaoi o slash, es decir, relaciones chicos x chicos, así como puede llegar a contener escenas no aptas para menores de edad, por lo que si no te gustan este tipo de tramas o escenas ¡NO LEAS! Sobre advertencia no hay engaño, pero si aun así deciden quedarse ¡Bienvenidos sean, disfruten de la lectura y ojala les agrade (un comentario siempre es bien recibido y no les toma mucho dejarlo)! Gracias por su atención y comentarios.

ADVERTENCIA: LEMMON INTENSO.

*shineevero *ruby90zoe *isa_1510 *Imara_24

-¡Dragón, mi dragón; regresaste!-murmuro con ternura, Harry avanzando poco a poco hacia el rubio, deteniendo así su nervioso paseo, tras colocarse enfrente del mismo, levantando lentamente su mano hasta la mejilla del otro joven, quien permanecía estático ante todo aquello, sin saber cómo reaccionar exactamente.

-¿Cómo me dijiste? ¿Qué has dicho?-susurro Draco incrédulo, incapaz de creer las palabras del moreno así como estremeciéndose al sentir el ligero roce del mismo sobre su mejilla en esos momentos.

-¡Dragón, mi dragón!-dijo Harry con ternura, mientras acortaba definitivamente la distancia y tomaba los labios rosas del rubio con un gentil y dulce beso, asombrando a su compañero, quien mas por inercia correspondió de inmediato el beso, aun cuando las dudas aun persistían en su cabeza, pues todo aquello se le estaba haciendo muy extraño, llegando a pensar que tal vez NO fuera Harry quien estaba enfrente suyo sino alguien más.

-¿Qué está pasando? ¿Por qué me besas? ¿Quién eres?-cuestiono dudoso Draco, terminando con el beso para observar atentamente al moreno notando con sorpresa que el miedo había desaparecido de aquellos verdes ojos y que en su lugar mostraban un nuevo brillo de ternura, confianza y amor y que poco a poco iba aumentando.

-¿No te agrado? ¿No era lo que querías? Pues si no es así entonces ¿Para qué has montando todo esto? ¿Por qué disponer de este romántico escenario?-dijo a su vez, Harry entre curioso y un tanto inseguro ya que quizás se había equivocado y en realidad Draco no era quien pensaba que era y todo estaba resultando ser producto de su imaginación. Mas antes de que la inseguridad y el miedo hicieran mella en el moreno…

-¡Por supuesto que me agrado y claro que lo quiero! Pues lo que más deseo es que podamos reconciliarnos de una buena vez; después de todo, no he estado a punto de ser aniquilado por Weasley para echarme atrás en el último momento, mas no lo tomes a mal pero ¿Por qué me has besado? Creía que tenías miedo de mí, por causa de tus pesadillas-dijo Draco extrañado, mientras se separaba un poco del chico pero sin soltarlo por completo ya que no deseaba separarse de su moreno ahora que lo había reencontrado pero necesitaba primero aclarar sus dudas.

-Ya veo y no dijo que hayan sido hermosos sueños, al contrario han sido terribles, volviéndose incluso dolorosos extremadamente dolorosos y sigo teniendo miedo de que puedan hacerse realidad, mas sin embargo hay algo distinto en ti; en mis sueños tu comportamiento eras muy cruel, frio y arrogante en cambio aquí /delante mío/ luces diferente, dejando ver tus emociones, siendo mi dragón por eso me atrevo acercarme de nuevo, ya que vuelves a ser Draco y no Malfoy; a él le tengo no solo miedo sino terror puesto que su orgullo lo hace estar enojado y es muy peligroso para mí-dijo Harry tímidamente pero con valor al mismo tiempo.

-¡Oh, Harry, mi dulce y valiente fénix!-dijo Draco emocionado, abrazando y besando tiernamente a su querido moreno, quien poco a poco correspondía el beso transmitiendo la misma ternura, dulzura y amor que el rubio le mostraba pero al mismo tiempo con un tono de pasión así como deseo que los iba envolviendo por igual a los dos, pero en especial al dragón, a quien sus instintos iban dominando lentamente, por lo que sin dejar de besar a su fénix, el rubio alzo en sus brazos al otro chico que no tardo en enredar sus piernas a la cintura del rubio mientras que este le sostenía desde sus glúteos, caminando tranquilamente hacia la cama que había dispuesto anteriormente en donde con suavidad deposito a su preciosa carga.

-¡No sabes cuánto te amo, Harry! Eres mi mundo entero pero sobretodo te he amado desde el primer momento en que nos conocimos hace ya tanto tiempo, solo que entonces no lo sabia pero ahora reitero la promesa que te he hecho: NADA NI NADIE PODRA SEPARARNOS, HASTA MORIR TE SEGUIRE AMANDO, -susurro junto al oído del moreno, Draco mientras con un ligero movimiento de su varita dejaba que una canción expresara todo lo que sentía por su fénix, inundando el lugar poco a poco.

Como yo te amo, como yo te amo

Convéncete, convéncete

Nadie te amara.

Como yo te amo, como yo te amo

Olvídate, olvídate

Nadie te amara, nadie te amara

Nadie porque:

Yo TE AMO con la fuerza de los mares

Yo TE AMO con el ímpetu del viento

Yo TE AMO en la distancia y en el tiempo

Yo TE AMO con mi alma y con mi carne

Yo TE AMO como el día a sus mañanas

Yo TE AMO como el hombre a su recuerdo

Yo TE AMO a puro grito y en silencio

Yo TE AMO de una forma sobrehumana

Yo TE AMO en la alegría y en el llanto

Yo TE AMO en el peligro y en la calma

Yo TE AMO cuando gritas, cuando callas

Yo TE AMO tanto, yo TE amo tanto YO

Como yo te amo, como yo te amo

Convéncete, convéncete

Nadie te amara.

Como yo te amo, como yo te amo

Olvídate, olvídate

Nadie te amara, nadie te amara

Nadie porque:

Yo TE AMO con la fuerza de los mares

Yo TE AMO con el ímpetu del viento

Yo TE AMO en la distancia y en el tiempo

Yo TE AMO con mi alma y con mi carne

Yo TE AMO como el día a sus mañanas

Yo TE AMO como el hombre a su recuerdo

Yo TE AMO a puro grito y en silencio

Yo TE AMO de una forma sobrehumana

Yo TE AMO en la alegría y en el llanto

Yo TE AMO en el peligro y en la calma

Yo TE AMO cuando gritas, cuando callas

Yo TE AMO tanto, yo TE amo tanto YO

-¡Merlín, dragón es hermosa; también TE AMO TANTO COMO TÚ A MÍ!-exclamo Harry emocionado mientras se estremecía de gozo y placer, sintiendo las caricias que su amor le otorgaba por todo su cuerpo, suspirando extasiado ante las mismas, ansioso como nunca, desesperado por recibir mas y mas de su rubio, quien le mimaba con infinita ternura así como amor.

/¡Merlín santo, te amo tanto mi fénix! Estar separados ha sido el peor infierno que he pasado, ni siquiera recibir los constantes maltratos de Lucius o las burlas y torturas de la sádica de Bellatrix, o estar en presencia del lord oscuro o Greyback, ha sido tan terrible como lo ha sido el estar lejos de ti, solo por mi estúpido orgullo; mas prefiero mil torturas que volver a separarme nuevamente de ti y esta vez cumpliré en serio mi promesa, antes no supe hacerlo pero ahora lo hare por el resto de mi vida pues el hecho de tenerte entre mis brazos de nueva cuenta, sintiéndote estremecer ante mis toques, respondiéndome con tu entrega y pasión ¡Es maravilloso! Y me muero por volver a probarte entero, mi amor/pensaba Draco con profundo cariño mientras susurraba muy suavecito: indermis ivanezca, a la vez que realizaba un pase con su varita, dejándola después a un lado, para poder contemplar la completa desnudez de sus cuerpos, maravillándose con la belleza de su compañero, quien no podía evitar el salvaje rubor que encendió sus mejillas tras percatarse de la ausencia de sus ropas así como de la deseosa y hambrienta lo mismo que lujuriosa mirada, que Draco le dirigía en esos momentos, la cual le provoca estremecimientos que nada tenían que ver con la previa excitación y que le hizo ponerse tenso inconscientemente.

/¿Qué le está pasando? Repentinamente se ha puesto muy tenso ¿Por qué será? Estaba respondiendo a mis caricias de forma apasionada pero ahora su mirada esta turbia, asustada y definitivamente sus estremecimientos no son por excitación ¿Sera qué? ¡Merlín santo! ¿Cómo no lo pensé antes? Debe de estar recordando sus pesadillas y quizás el estar desnudos se lo ha hecho recordar, después de todo hace tiempo que no estamos juntos y si solo malos sueños ha tenido conmigo, es obvia su reacción ¿Qué puedo hacer para que confié en mí? Lo que menos deseo es que tenga miedo, tal vez si…/pensaba Draco preocupado por Harry, ya que su intención no era hacerlo sentir mal de ninguna manera por lo que sin decir nada, se incorporo, bajándose de la cama y así en silencio ante los atónitos ojos verdes de su moreno, jalo al mismo hacia el borde dejando que sus morenas piernas colgaran hacia el piso para luego separarlas lo suficiente como para poder arrodillarse entre ellas, de tal manera que su rostro quedaba justo frente al miembro de Harry, el cual había perdido un poco de vigor pero no mucho, lo cual saco una ligera sonrisa en el rubio, quien sin más tomo el turgente miembro entre sus manos, para luego empezar a chuparlo lenta y provocadoramente, deslizando la punta de la lengua desde la base hasta la cabeza de un lado y por el otro, dejando un suave camino de húmeda saliva por todo lo largo y ancho de aquel miembro viril.

/¿Qué está haciendo, Draco? ¿Qué se propone?/pensaba con sorpresa Harry al ver y sentir los movimientos de su amante, exhalando un asombrado gemido tras la acción de su rubio, medio incorporándose de la cama para poder verlo mejor.

-¡Merlín…. Santo…. Draco…. Sigue así…. OH mas…. Mas!-rogaba Harry, extasiado, sintiendo la húmeda y profunda mamada que el dragón le hacía, mordiendo de vez en cuando la cabeza de su pene aunque con sumo cuidado así como delicadeza como si buscara solamente complacerle y no lastimarle, lo cual saco de sus rojos labios una dulce sonrisa, que hizo a su vez brillar los plateados ojos del rubio, quien continuaba muy afanosamente con su labor.

/¡Cielos, Harry me pones muy caliente con esos gemiditos que estas soltando y creo que ya estas más calmado así como tranquilo pero de todas maneras todavía falta algo más para que puedas volver a confiar en mí!/pensaba Draco con cariño tras comprobar que su moreno cada vez mas estaba quedando reducido a una sinfonía de gemidos, suspiros y temblores de placer que le estaba poniendo igualmente cachondo, así que antes de que su fénix se corriese en su boca, se retiro presionando la base del moreno pene para evitar que se derramara de una vez.

-¡Que rayos! ¿Qué… estás haciendo… Draco?-dijo confuso y algo molesto Harry por verse interrumpido justo cuando estaba a punto de alcanzar el éxtasis dispuesto a continuar su reclamo hacia el desconsiderado rubio; reclamo que murió en sus labios al ver y luego sentir como el dragón se montaba de una buena vez sobre su humedecido miembro, sin ninguna clase de preparación salvo la poco lubricación que su propia saliva había dejado en su pene previamente, comenzando a moverse poco a poco a pesar del obvio dolor que estaba sintiendo.

-¿Por qué?-susurro Harry extrañado pero sin poder evitar gemir ante la cabalgada de Draco sobre su miembro.

-¡Porque TE AMO, y no quiero que vuelvas a tener miedo de mí, mi fénix hermoso!-respondió Draco con ternura, sin dejar de moverse en un suave vaivén sobre el moreno, que en eso momentos lo tomo de las blancas caderas, deteniendo sus movimientos, sentándose de inmediato aunque sin salir del interior del rubio, quien con el cambio de posición no pudo evitar que un ahogado gemido, mitad dolor, mitad placer, saliese de sus rosas labios; gemido que definitivamente se volvió de placer al sentir como su moreno acariciaba su pene, masturbándole a la vez que embestía en su interior de nuevo.

-¡Gracias, mi dragón! Y sabes hay algo que deseo decirte…-dijo Harry, mientras hacia un leve e imperceptible movimiento de su mano, permitiendo así que una nueva canción se escuchara…

Yo soy aquel que cada noche te persigue

Yo soy aquel que por quererte ya no vive

El que te espera

El que te sueña

El que quisiera ser dueño de tu amor

De tu amor

Yo soy aquel que por tenerte da la vida

Yo soy aquel que estando lejos no te olvida

El que te espera

El que te sueña

Aquel que reza cada noche por tu amor

Y estoy aquí

Aquí para quererte

Estoy aquí

Aquí para adorarte

Yo estoy aquí

Aquí para decirte

Que como yo nadie te amo

Yo soy aquel que por tenerte da la vida

Yo soy aquel que estando lejos no te olvida

El que te espera

El que te sueña

Aquel que reza cada noche por tu amor

Y estoy aquí

Aquí para quererte

Estoy aquí

Aquí para adorarte

Yo estoy aquí

Aquí para decirte

Amoooooor

Amooooooooor

Amoooooooooooor

Y con la última palabra de la canción, ambos jóvenes alcanzaron el clímax pues en ningún momento Harry había dejado de embestir a su rubio, ni dejar de masturbarlo por lo que ambos acabaron a la vez, el moreno dentro del dragón y este ultimo sobre el estomago de su fénix, cayendo ambos exhaustos y desmadejados sobre la cama.

-¡Eso… ha sido… maravilloso, Harry!-dijo cansado Draco, dejándose caer a un lado del moreno provocando con ello la salida del mismo de su cuerpo, lo que le causo un ligero dolor que saco de sus labios una mueca de incomodidad que no paso desapercibida.

-¡No debiste hacer eso, Draco! ¿Te he lastimado, verdad? Además ¿Por qué lo hiciste?-dijo Harry preocupado y un tanto inseguro.

-¡No me has lastimado, Harry! No estoy en un lecho de rosas, precisamente pero lo hice porque no quiero que vuelvas a tenerme miedo; estoy seguro que las pesadillas que has tenido nunca fueron agradables y tal vez en la mayoría de ellas ¡Era yo el que te lastimaba a ti! Así que en esta ocasión creo que fue lo mejor, pues lo he dicho en serio ¡Esta vez cumpliré mi promesa por y para siempre! Y eso me recuerda: Accio, fénix-dijo Draco con calma, mientras movía su mano hacia algún lugar en la habitación, atrayendo así ellos un dorado colgante que no tardo en estar en sus manos.

-¡OH, Draco no tenias porque hacerlo, pero gracias, mi amor! Y por cierto, yo también tengo algo para ti ¡Accio, guardapelo!-dijo a su vez Harry, atrayendo el plateado guardapelo a sus manos.

-¿Me lo colocas de nuevo?-cuestionaron a la vez, ambos chicos, sacando con ello, hermosas sonrisas de sus labios.

Así pues Harry tomo el fénix en sus manos, mientras le daba el guardapelo de dragón a Draco, para inmediatamente después pasar los colgantes hacia los cuellos de cada uno, mientras murmuraban a la vez.

-¡Mundos distintos pero el mismo destino para toda la eternidad, te amo mi fénix, te amo mi dragón!-sellando su reconciliación con un amoroso pero apasionado beso, mientras los colgantes en sus torsos, brillaban nuevamente.

FIN

No es cierto, podría ser el final pero todavía falta más, pero a poco no sería un buen final jiji, lean las notas finales para saber cuándo volveré con este fic o los demás. Gracias.

Y así….

Continuara…

Notas finales: Espero les guste este nuevo capítulo, que de nueva cuenta es totalmente nuevo, o sea me volví a ir por la tangente, está bastante raro pero se hace lo que se puede y ha sido el lemmon mas intenso que me he aventado por lo que mis cuadernos volverán a retomarse en el próximo pues aunque no lo crean este lemmon solo era una ligera insinuación o sea lemmon no era, así que Midori se ha agotado y espera les agrade este capítulo, pues de verdad se esforzó por sacarlo adelante, que espero subir un poco más frecuente este fic, aunque me tardare un poco, lo iré subiendo conforme pueda por lo que gracias por su comprensión.

Ideas del próximo capítulo (al menos espero incluir algunas pues aquí brillaron por su ausencia jiji):

*Introducción de Tomas a Hogwarts finalmente, para los celos de Severus.

Dentro de 15 días subiré ÁNGELES V, capitulo 12, o sea más o menos el viernes 26 de agosto, y ahí les avisare a su vez cual continuara.

Luzy Snape.