Living is a difficult task

Por: Noeri9

Summary: Sakura, una chica muy temerosa rodeada de preocupaciones y ansiedades. Syaoran, el chico más deseado y envidiado en la escuela, tiene la apariencia y el dinero, pero también es el chico menos alcanzable de la historia y odia a todo ser humano en la Tierra, ¿qué destino les deparará a ambos al conocer sus secretos?

Sakura 16; grado 10

Tomoyo 16; grado 10

Syaoran 18; grado 12

Eriol 18; grado 12

Mi primer fic, espero que les agrade leerlo tanto como a mí el escribirlo y recuerden… que siga o no siga escribiendo depende de ustedes.

Disclaimer: La historia me pertenece, los personajes no… :P

Capítulo 1

-----#-----#-----#-----#-----#-----#-----

La tenue luz se cuela por la ventana y golpea su rostro. Murmura una maldición y se levanta, mira con furia la cortina y luego mira su reloj. Era demasiado temprano ya que su despertador aún no había sonado… suspira. Sabía que no podía volver a dormirse aunque lo intentara mil veces. Se sienta en la cama con pereza y bosteza enseñando sus hileras de dientes como perlas, era un chico pero no por eso iba a descuidar su imagen. Se mira al espejo, maldice por lo bajo. Seguía siendo el mismo que ayer. A veces deseaba despertar en el cuerpo de Yorida Toshii quien era el chico más repugnante que jamás hubiera visto en el planeta y por eso las chicas le ignoraban. Él empezaba a admirarle por eso.

Se inspecciona ante el espejo, su cabello era chocolate y estaba alborotado, más que usualmente, sus facciones no eran finas ni toscas, pero aún así era demasiado apuesto para dejarlo pasar por alto, sus músculos estaban muy bien marcados solo cubiertos por una camisa sin mangas blanca, sus ojos estaban entreabiertos pero se dejaban ver dos hermosas lagunas ambarinas con algunas líneas rojas y avellana, claro, si te acercabas mucho a verle, bosteza de nuevo y se rasca la cabeza, se levanta y estira sus adormilados músculos, abre las cortinas para encontrarse con la cara de su vecina, ella se sonroja y agita una mano. Él asiente y abre la ventana.

Ella se llamaba Susan Rotcher, era estadounidense, cabello negro con rayos rosas y ojos verdes con miel y azul, tenía un cuerpo espléndido y tenía muy pero muy buena forma, lástima que no le atrajera lo suficiente, ya que la chica moría por él. Antes no era así, no le miraba ni siquiera una vez, pero era por timidez. Él por su maldito ego se dio a la tarea de hacer que ella le mirara, fue menos de un día y la chica ya casi se desnudaba frente a él, fue la experiencia más horrible y asquerosa que le hubiera pasado en su vida entera, claro que él le dio a entender quién mandaba y ahora ella solo se atrevía a sonreírle y agitarle la mano desde su apartamento, también hacía algunas cosas para llamar su atención.

Él mira a la chica, ella se quita la parte superior de su pijama y le lanza una mirada furtiva, se sonroja y procede a quitarse el sujetador. Él rueda los ojos y camina hacia su armario. Niña inmadura, sólo tenía quince años y era una perra, se besaba con todo hombre que encontrara. De pronto él sonríe. Si quiere jugar… entonces, él también tenía sus trucos. Saca su uniforme del armario, mira a la chica de reojo, ella le miraba fijamente mientras se colocaba su falda corta de tela roja. Él se quita la playera y la boca de la chica cae al suelo. Sus músculos eran más notorios, el contorno se marcaba por el resultado de sus varios entrenamientos. Se coloca su camisa del colegio y la abrocha con cuidado, seriamente mientras se mira al espejo y se desabrocha los primeros tres botones dejando ver parte de su pecho, mira su cortaba, la huele.

"Apesta a loción" dice con asco y lo suficientemente fuerte para que la chica escuchara "no me sirve" dice y la avienta por la ventana, casi ríe cuando la chica se abalanza sobre la ventana casi cayendo para agarrar la corbata "¿te encuentras bien?" pregunta asombrado, era bueno actuando, bastante bueno.

Ella se pone totalmente roja y asiente.

"Me alegro, ten cuidado la próxima vez" dice él sonriente "te llamo después" dice él

Ella sonríe con ilusión.

"Eso si quiero tener un poco de diversión y por si no tengo con quién tenerla" dice

La sonrisa de la chica se desvanece.

Él ríe.

"Adiós" dice, cierra las ventanas y las cortinas. Siempre hacía comentarios horribles sobre ellas, pero siempre le seguían a donde fuera. Ese era su punto fuerte, ninguna mujer, hasta ahora, se le había resistido… jamás.

Eso era lo que le ponía de buen humor, siempre jugaba con ellas, salía con ellas, las besaba y hasta más, después cuando ellas estaban muertas por él, arreglaba que le vieran con otra chica, así era él. Decían odiarlo, pero cuando él les decía cosas lindas y sobre todo que quería cambiar por ella, ellas caían a sus pies de nuevo y hacía lo que le placía con ellas. Jamás le habían hecho algo semejante, así que no le importaba, jamás se enamoraría, estaba seguro, las chicas eran idiotas y nada más.

Termina de cambiarse, se cepilla un poco… si a lo que hizo se le llama cepillarse, desayuna, lava los platos, se lava los dientes, toma su mochila y sale después de cerrar su apartamento con llave. Vivía solo y eso le encantaba, nadie le molestaba y no tenía que soportar a su estúpida familia, ni al clan, aunque estaban las chicas… pero nadie podía irrumpir en su apartamento sin su consentimiento. Se voltea y mira el apartamento de frente.

"Parece que ya lo están ocupando" susurra "con que no haya una chica molesta…" dice y en ese instante sale una chica de cabello castaño con un broche del lado derecho de cabello, tenía rizos al final del cabello, estaba seria, guarda un papel en su mochila y la cuelga en su hombro. Él pasa una mano por su cara "tuve que hablar" susurra él

Entonces la chica le mira, sus ojos eran de un verde tan puro que nadie jamás soñaría con ver algo así. Eran hermosos.

Ella le sonríe un poco, pero su mirada triste. Él asiente, seriamente. Ella se voltea hacia el elevador y camina hacia él.

Él parpadea varias veces, confundido, luego se encoge de hombros.

"Debió tener prisa" susurra él

"¡¡Li!!" dice una voz chillona

Él voltea y ve a una chica de cabello rubio rizado y ojos azules centelleantes, ella sonríe inocentemente. Odiaba a las chicas que se hacían pasar por inocentes, de hecho… odiaba todo tipo de chicas, no tenían cerebro y si lo tenían desaparecía cuando él hacía aparición.

"Hola…" dice él tratando de recordar su nombre "Sumatra" dice él

"Arata" dice ella sin mostrar sentirse ofendida

"Oh, claro… tantos apellidos" dice él distraídamente.

"¿Vamos a clase juntos?" pregunta

"Claro" dice él simplemente, su voz no era muy grave, pero era promedio y todavía cambiaría, pero aún así sonaba muy bien y las chicas le llamaban voz sexy.

Suben al elevador, estaba la chica que él había visto antes, había detenido el elevador.

Él sonríe un poco. Como había pensado, era buena disimulando, pero le había esperado.

"¿Baja?" pregunta Arata

Ella alza la mirada, mira a Arata y luego a Li. Su mirada se detiene en él y sonríe de nuevo un poco, luego a la chica y asiente.

Se suben. La chica deja de apretar el botón y mira al frente. Tenía el mismo uniforme que ellos.

El elevador empieza a bajar.

Li le mira de reojo, ella no le mira ni una sola vez.

"¿Vas en el colegio Yuriteryu?" pregunta Li

Ella le mira y asiente.

"Eres nueva… ¿verdad?" pregunta él

Ella asiente de nuevo.

"Jamás te había visto, ya que conozco a todas las chicas de por aquí" dice él sonriendo

Ella le mira extraño, mira de nuevo al frente. Se quedan en silencio.

"¿De dónde vienes?" pregunta él de nuevo

Arata le mira raro, jamás hablaba tanto con una chica.

Ella le mira con desconfianza, el ascensor abre las puertas. Ella coloca bien su mochila en su espalda y sale mirándole, voltea su mirada al frente, sale del apartamento y mira a ambos lados, mira un papel y camina hacia la derecha.

Li y Arata salen, caminan por la calle.

Qué extraño. Esa chica le miró como si fuera un chico normal, cuando otras chicas se mudaban intentaban hablarle. Tal vez y ella no lo hizo porque creyó que Arata era su novia… sí, debió ser eso. No podía permitir que una chica y que aparte que no fuera bellísima le mirara como si él fuera solo un hombre y no el hombre más buscado en el campus.

Llegan a la escuela, Arata se despide de él y él abre su locker, millones de cartas rosas, amarillas, verdes caen de él y varios olores de perfumes se mezclan. Cartas se amor, ni se inmutaba en leerlas, las toma y las tira al bote de la basura, suspira, saca sus zapatos para la escuela, se quita los suyos, se pone los otros y entra a la escuela, entra a su salón. Se sienta. El profesor aún no llegaba. Todas las chicas se agrupan y empiezan a comentar cosas sobre los chicos. La mayoría sobre Li.

"Siéntense todos" dice el profesor entrando apresuradamente "el día de hoy empezaremos a leer un nuevo libro ya que el anterior lo terminamos hace dos semanas" dice él "y espero que hayan entregado sus reportes acerca de él" dice mirando de manera sospechosa a todos, luego sonría y saca el libro. Todos suspiran y sacan sus libros.

Empiezan a leer. Li suspira. Esa chica parecía más pequeña que él, por la estatura y las facciones, mira hacia fuera de la ventana, habían unos salones frente, primero de preparatoria, las chicas le miraban soñadoramente y algunas alean las miradas cuando él las mira, entonces su mirada de posa sobre una cabeza, entrecierra un poco los ojos y luego los abre grandes. Era la chica del ascensor, ella miraba su cuaderno y mordía su pluma, mira al frente, suspira. Luego se levanta rápidamente y tira sus cuadernos, todos ríen, ella se inclina levemente y recoge sus cosas, su mirada siempre triste.

"¿Joven Li?" pregunta el profesor

Li se levanta rápidamente, casi tira su libro pero lo agarra en el aire y suspira.

Las chicas le miraban de manera divertida pero coqueta y los hombres con envidia.

"¿Le ocurre algo?" pregunta el profesor "le noto algo distraído, no es propio de usted" dice

Él niega con la cabeza.

"Me alegro" dice sonriente "puede seguir sentado" dice

Li se sienta y se aplasta en su lugar, mira de nuevo a la chica, ella miraba hacia fuera, parece notar su mirada y le mira. Li alza una mano. Ella le alza una ceja y se voltea al frente, luego se levanta lentamente y dice algo como un "hai" y se dirige al frente.

Li suspira y mira su libro, sigue la lectura. Pasan las clases y el receso se hace presente. Li se levanta y se estira.

"Emmmm…" dice una chica la cual vivía en su mismo conjunto de apartamentos, su cabello era negro largo y ondulado y sus ojos azules, era una chica muy popular

"Hola" dice él

"¿Te gustaría… etto… almorzar y… en mi casa… pues… no estarán mis padres y pues… pensé que podríamos… cenar y tal vez… charlar?" dice nerviosa

Li se queda pensativo y sonríe.

"Me encantaría" dice de manera galante

Ella se sonroja y sonríe.

"Gracias" dice y se va corriendo, sus amigas le preguntan algo, ella asiente y todas gritan emocionadas.

Li suspira.

"Etto…" escucha a alguien decir de manera tímida

Voltea, era la chica del ascensor, estaba frente a la profesora de matemáticas, los chicos le miran, era linda y más atractiva aún para los chicos ya que parecía tímida y fácil de convencer.

"¿Qué pasa, niña?" pregunta la profesora

"Le mandan esto de dirección" dice dándole un sobre

La maestra ríe.

"De acuerdo… nunca te había visto… creo que eres nueva" dice ella

La chica asiente.

"No soy muy buena en matemáticas" dice ella y le mira "espero que me ayude con esto" dice

La maestra asiente y coloca una mano sobre su cabeza.

"Claro, niña" dice ella "ahora a receso" dice

Ella asiente. La profesora sale. Algunos chicos se le acercan a la chica.

"Hey linda… ¿cómo te llamas?"

"Sakura… Kinomoto" dice ella mirándoles de manera desconfiada

"Bien Sakura" dice el primero

"Kinomoto" dice ella

Ambos le miran y sonríen.

"Kinomoto-chan" dice el mismo

"Vamos a comer" dice el segundo, toma a Sakura de la muñeca

"¡Nunca acepté ese trato!" dice ella soltándose

"Vamos, no seas tímida" dice el primero y la agarra de una muñeca, el segundo la agarra de otra

"¡Suéltenme!" dice ella

Las chicas miraban pero no hacían nada, porque habían notado las miradas que Li le había dado a la chica nueva.

Entonces alguien abraza a Sakura de los hombros y empuja a los chicos.

"¡¿Qué te pasa, idiota?!" gritan los chicos y miran detrás de Sakura

"Creo que la chica ha dicho que no quiere" dice Li

Los chicos le miran, asustados pero con odio en los ojos.

"De… de acuerdo" dicen y se van corriendo

Sakura voltea. Syaoran sonríe.

"¿Estás bien?" pregunta él

Sakura se queda paralizada.

"¿Hey?" dice Syaoran

Entonces ella frunce el ceño y se suelta.

Todos les miraban.

"Creo no haber pedido ayuda" dice ella mirándole de manera desafiante, esos ojos que mostraban inocencia y tristeza ahora ardían con furia.

"Woa" dice Syaoran sonriendo "no quise dañar los sentimientos de la princesa" dice él

Ella frunce más el ceño.

"Déjate de tonterías, Li Syaoran" dice ella "estuve escuchando cosas sobre ti y no son nada buenas" dice señalándolo, coloca su dedo índice sobre el pecho de Syaoran "si quieres obtener algo de mí, será solamente un rechazo, no me importa qué tan guapo o deseado seas, a mí no me vas a engañar con palabras y promesas estúpidas" dice y se aleja

Los chicos estallan en vitoreo cuando Sakura sale al patio.

Syaoran se queda impresionado pero luego sonríe.

"Esa chica será definitivamente mía" dice él

-----#-----#-----#-----#-----#-----#-----

Gracias a todos por su apoyo, espero manden bastantes reviews, intentaré responderlos… gracias a todos, en verdad…