°°°°°°°°°°°°°°°°°°°°°°°°°°°°°°°°°°°°°°°°°°°°°°°°°°°°°°°°°°°°°

Harry Potter no me pertenece, todos los derechos sobre los personajes y demás son propiedad de J.K. Rowling. Sólo los tome por un momento para crear esta historia (que si me pertenece).

Espero que disfruten este Bonus Chapter. Sé que tarde horrores en subirlo, pero la verdad he estado muy ocupada.

¡Disfruten!

°°°°°°°°°°°°°°°°°°°°°°°°°°°°°°°°°°°°°°°°°°°°°°°°°°°°°°°°°°°°°

Bonus chapter
"La venganza… del conejo."

Las vacaciones de primavera estaban por terminar. Esa maravillosa y tan esperada semana llena de alegría, diversión, y sobre todo, libertad. Para algunos alumnos era la oportunidad perfecta de estudiar para sus exámenes y terminar los deberes pendientes. Y para un selecto grupo de 3 animagos y 1 licántropo, el tiempo ideal para planear una venganza. Y dicho plan era comandado por el Lobo y tenia un solo objetivo…

Severus Snape, uno de los Slytherin más reconocidos, tanto por su inteligencia como por su carácter horrible. Aunque había una cosa que superaba eso, su grasiento cabello. Nadie que no fuera Slytherin quería trabajar con él. Aunque las mismas serpientes le temían. Solo Lucius Malfoy era un digno oponente… o compañero.

Snape, o Snivellus para los "amigos", caminaba tranquilamente por los pasillos casi desiertos de Hogwarts, dedicando miradas terribles a aquellos que osaran mirarlo. En especial disfrutaba de mirara así a los "bobos" alumnos de primero, como tan cariñosamente los llamaba. Snivellus estaba molesto. El quería destruir (se que se escucho muy maquiavélica esa palabra) a los Merodeadores con todo el asunto de el lobo y el idiota de Black, pensó que al decir todo, Black ya no querría saber nada del lobo y luego Potty se enojaría con el y… o sea que al final de ese rollo, ellos se separarían.

Pero no fue así.

Al regreso de las vacaciones de Navidad, vio a los 4 amigos sentarse en el Gran Comedor, platicando como si nada, con la única diferencia que Black tenía uno de sus brazos sobre los hombros del lobo. Y eso lo irritó. Y no porque quisiera al lobo, sino por que su plan había fallado. Si antes Black era asquerosamente vanidoso, ahora se creía un Dios. Era feliz, Lupin era feliz. Tendría que pensar en un mejor plan. ¡Además ya estaban a nada de terminar el curso! Y los exámenes finales estaban a la vuelta de la esquina. Tendría que hacer algo grande para "despedirse" de ellos. Ya que nunca los volvería a ver. O eso creía.

Sala Común de Gryffindor
En un momento de paz…

"Remus, gran amigo y compañero, digno merodeador, ángel de…" Comenzaron a recitar Sirius, James y Peter con su mejor cara de angelitos. Y si uno se fijaba bien se podía ver que tan emotivo discurso estaba anotado en la palma de sus manos.

"¿Qué quieren?" Dijo Remus con tono cansino, mientras interrumpía su lectura para poder ver a los latosos que tenía por amigos, y al latoso principal que tenia como pareja desde San Valentín. Estaba muy cómodo sentado en un sillón cerca de la ventana. Remus andaba muy sensible, ya que solo hacia 2 días había sido luna llena y aun se sentía débil. Sus amigos lo sabían y ellos, junto con Sirius, intentaban hacer de todo para animar a Remus. Aunque dudo que esto ultimo lo valla a animar.

"Tenemos problemas con la tarea de Herbologia." Debo aclarar que los tres jóvenes seguían con sus caras de angelitos.

"¿Y?"

"¿Podríamos ver tu tarea? Solo para quitarnos la duda, no pienses mal." Le dijeron a coro.

"No." Remus es muy escueto en sus respuestas.

"¡Anda!" Sirius se hinca.

"¡Por favor!" Peter le ofrece un chocolate.

"¡Ten piedad!" Dice Jamen al momento de ponerse colorado para intentar derramar una lagrima… y lo logra.

"Uff, está en mi mochila, saquenla con cuidado. Si copian la tarea tal como esta, destruiré sus pergaminos. ¿Entendieron?"

"¡Si señor!"

"Eso les pasa por dejar todo al ultimo momento." Murmuró Remus con una tenue sonrisa.

James junto con Peter salen rumbo a los dormitorios con gran velocidad, como temiendo que el preciado pergamino fuera a desaparecer. Remus toma su libro y se dispone a leerlo, pero una mano le quita el libro y lo pone en la mesilla que hay allí.

"¡Eres un ángel Remus!" Y ni corto ni perezoso Sirius toma lugar junto a el, lo abraza y pone sus lindo pies en la mesilla… junto al libro de Remus.

Pero a este último no pareció importarle, y si lo hizo no lo demostró. Se sentía débil. Esta luna llena había sido mortal para él. Lo había dejado más débil y huraño que de costumbre. Le dolía el cuerpo, la cabeza. Menos mal que ese día se dedicaría a descansar, para que mañana, regresara bien a clases. Se dejo consentir aprovechando la soledad de la sala común. Sirius la hacia mimos en cabeza, jugando con sus cabellos.

"¿Cómo te sientes?" Murmuró Sirius.

"Mal."

"No deberías, haz hecho tu buena acción del día al prestarnos tu tarea."

"Black." Auch, eso no era bueno.

Sirius le dio un suave beso en la frente como disculpándose por su comentario, apretó el abrazo y se quedo junto a él callado. Fue Remus quien interrumpió el momento Kodak.

"Sirius ¿Ya está todo listo?"

"¡Claro! Tu no te preocupes, que mañana…"

Pero el sonido del cuadro de la Dama Gorda abriéndose los interrumpió. Aun no estaban acostumbrados a mostrarse tan cariñosos delante de otras personas, ya que muy pocos conocían que ellos eran pareja, así que se separaron. Lily, junto con sus dos amigas, venían del comedor con una servilleta con tostadas. James siempre se burlaba de ellas, decían que eran "devoradoras", el terror de las tostadas. Aunque Arabella y Maggie eran amigas de Lily, no eran conocedoras del secreto de Remus. Pero al menos Arabella era fan de los Merodeadores, razón por la cual siempre tenia disputas con Lily.

"¡Remus toma!" Le dijo Lily mientras le ofrecía todo el paquetito hecho especialmente para él.

"Muchas gracias Lily no te hubieras molestado." Remus tomo el paquete y lo desenvolvió con cuidado. Sirius acerco su mano para tomar una, pero la pelirroja fue más rápida.

"Hey! No son para ti Black, así que respeta." Lily adoraba a su novio, adoraba a Remus, quería a Peter. Pero Black era muy diferente. No lo odiaba, no podría. Sirius era demasiado encantador como para odiarlo. Pero no quería que dañara a Remus. Y se lo había hecho saber desde el principio de su relación. Así que eso era un jueguito de ellos. Pero en el fondo, ambos se querían.

Sirius se comenzó a reír, haciéndole muecas a Lily, mientras Arabella y Maggie se reían de ella. Pero de pronto Sirius se quedo callado, porque Lily se había puesto muy colorada. Demasiado. Y vio porque. ¿Recuerdan que los pies de Sirius estaban cerca del libro de Remus? Ese libro era nada más ni nada menos que el regalo de Lily, un libro edición especial "Los Miserables". Y el pie del animago lo había tocado. Un pecado si me preguntan.

"¡BLACK! ¡Mira lo que estás haciendo, manchaste la portada del libro con tus mugrosos pies!" La pelirroja no era feliz.

"Perdón, no me había dado cuenta, en verdad lo lamento." Y tomo el libro y rápido lo comenzó a limpiar con su playera. Lily se quedo callada, aun colorada, pero con una sonrisa en el rostro. Sirius se había disculpado, algo muy raro. Pero no le había hecho más escándalo por que sabía que Black estaba tratando de hacer sentir mejor a Remus.

En ese momento bajaron James y Peter… con un montón de pergaminos, libros y tinta, incluidas las de Sirius. Pusieron todo en la mesa y James se dispuso a darle un gran beso y abrazo a su colorada novia. Peter se fue a uno de los sillones cercanos a la chimenea junto con Arabella y Maggie.

"¿Potter qué es eso que bajaste?" Pregunto Lily, ya que sospechaba algo… y no era nada bueno.

"Pergaminos, linda. Son para hacer la tarea de Herbologia. Es que teníamos problemas y Remus, con su gran corazón, nos presto su… Auch!" James habló de más, y recibió su merecido. Una fuerte patada de Sirius y una mueca de resignación de Remus.

"Tarea supongo. James, Sirius…" y busco con la mirada al otro Merodeador culpable. "Y tu también Peter, Remus no es su sirviente ni nada parecido. El se esfuerza para entregar las mejores tareas y sacar las mejores notas y…"

"¡Oye pelirroja, nosotros somos buenos estudiantes!" Protestó Sirius. Es que Lily había herido su orgullo.

"¡Claro que son buenos estudiantes! Eso no lo pongo en dudad, son de los mejores. Pero son unos irresponsables en cuestión de tarea. Y tu Remus…" valla, hasta a nuestro pobre Lobo le toco su reprimenda. "No les des nada. Ya vienen los E.X.T.A.S.I.S. y estos no pueden seguir así."

Wow, admiro el poder de los pulmones de Lily. Todos se quedaron con caras largas, como niños regañados tras una gran travesura. Pero poco duro. La sonrisa de Remus le ablando el corazón a Lily, así que se puso a platicar con ella y les dijo a los chicos que se apuraran con la tarea. Esa tarde fue tranquila, y poco a poco la Sala común se fue llenando de jóvenes alborotados, quejándose del final de las vacaciones. Remus aprovecho el alboroto para subir a descansar. Lily se puso junto con su novio a ayudarlo y a hacerle mimos. Los 6 chicos estaban platicando, y en el caso de los Merodeadores felices, porque la tarea estaba lista.

Acomodaron sus cosas y Sirius tomo su pergamino y el de Remus para subirlo, pero antes de retirarse para prepararse para la cena, James lo llamo.

"Sirius, ya está todo para mañana, pero aun no decidimos el color."

"Si, necesitamos saberlo para preparar la poción." Le dijo Lily.

"Jajajaja. Siempre pensé que corromperíamos a Remus con las bromas, pero nunca pensé ver a mi linda pelirroja tan ansiosa por una broma." Diciendo esto James le dio un gran abrazo a Lily, y todos comenzaron a reír, ocasionando que su cara tomara un lindo color escarlata.

"Hey! Lo hago por ayudar a Remus." Eso ni ella lo creyó.

"Claro…" la cara de incredulidad era general.

"Remus quería color rosa, dice que ese tono le hará 'resaltar la belleza natural de su piel'. "Dijo esto con tono muy burlón, ustedes entenderán porque. "Bajo en un momento, voy a dejar mis cosas." Y así Sirius subió a la habitación de varones, dejando tras de si, un grupo de jóvenes muertos de risa por su ultimo comentario. La última parte del plan estaba hecho. Ahora solo esperar la hora de la comida del día siguiente, tiempo en el cual llevarian a cabo su magnifico plan.

Cuando Sirius entro a la habitación encontró a Remus acostado en su cama profundamente dormido. Dejo sus cosas en su cama, cuidando de no hacer el mas mínimo ruido, y se sentó en ella para poder observar la calma y relajada expresión en el Lobo. Aun no podía creer lo que estaba pasando, que el fuera pareja de Remus. El tiempo transcurrido entre la confesión de Sirius en los invernaderos aquella fría tarde de Navidad, hasta ese tarde a mediados de abril, le parecía irreal. Había sido muy feliz con el y sus amigo, a pesar de las burlas de Snape y los tiempos oscuros que estaban viviendo. Pero a el no le importaban, no aun. Tenía a Remus, al cual adoraba aun más que nunca; tenía a James que era su hermano; tenia a Peter, ese bonachón y tímido muchacho que desde el primer da le había brindado su amistad. Y ahora sabía que podía contar con Lily "La Pelirroja" para todo. Poco a poco Remus comenzó a despertar, tal vez por que sintió la mirada del animago sobre el.

Ya despierto, Sirius no tuvo reparos en dejarse caer en la cama del lobo, se recostó a su lado y comenzó a platicarle de la broma del día siguiente. Remus escuchaba atento a cada detalle. El había planeado todo, pero como esos dos días no se había sentido bien, había delegado responsabilidades. Desde ese día quería darle una buena venganza a Snape por todo el Calvario que le había hecho pasar, aunque al final todo salio bien.

Sirius le siguió dando detalles, hasta que llego al color.

"¿Rosa?"

"Les dije que eso 'resaltaria la belleza natural de su piel' eso no podrás negarlo, su piel es hermosa."

"Jajajajajajaja ya quiero que sea mañana, no podré aguantarme la risa." Remus comenzó a reír como histérico, imaginando lo dulce que luciría la pobre victima. Sirius lo abrazo aunque esto no callo la risa juvenil del lobo. Sirius sonrió, y mirando al cielo (… el techo pues) murmuro:

"Lo hemos corrompido."

Al otro día

Rostros cansados y aburridos. Caras largas y ojerosas podían verse en el comedor esa tarde. Y si duda, los más deprimidos, eran los alumnos que en junio se examinarían en los TIMOS o en los EXTASIS, estaban hasta el tope de deberes. Y el solo hecho de haber terminado sus vacaciones y volver a la tediosa rutina que terminaría con el fatal desenlace… ¿Es que nadie sabe lo difícil que es ser adolescente?

Ese día había sido particularmente duro, parecía que los profesores habían puesto todo el empeño en hacer sufrir a sus tiernos e inocentes alumnos. Había mucha tarea, mucho que estudiar. Hacer esquemas y dibujos de Herbologia, todos los efectos negativos de las pociones vistas ese día en clase. Y la profesora Mc Gonagall había puesto un examen sorpresa, por que la mitad de sus alumnos de séptimo estaban dormidos, y la otra mitad estaban en su mundo. Y solo tenían dos maravillosas horas para tomar el almuerzo y regresar a las clases. Tenían tiempo suficiente para su plan:

Nombre: La Venganza del Conejo Feliz.
Meta: Lograr un aspecto agradable en pleno comedor del Colegio.
Ejecutantes: Lobo, Perro, Rata, Ciervo, Pelirroja.
Objetivo: Snivellus.

Si, Lily estaba dentro. Ella que había sido buena con ese, y siempre le salía con un insulto. Se vengaría de el. Y también haría una travesura con los Merodeadores, que la verdad, siempre había querido hacer. Todo estaba listo. Solo había que ejecutarlo. Tarea un poco peliaguda, dado el tiempo que tenían era poco, pero dos semanas de planes y un mes de preparación no se irían por la borda. No señor. Como que era una Gryffindor y ejecutaría la parte que le correspondía como era debido. ¿Y que le correspondía? Algo tan sencillo como distraer a Malfoy en el pasillo. Por eso dije peliaguda tarea. Antes de llegar al Gran Comedor ella tenía que distraer a su mejor amigo Malfoy, y dejar que Peter atacara. Y luego esperar a que Potter y Black la ayudaran. ¿Y Remus? Con un vaso de poción multijugos en sus manos. La seleccionada fue Ella por una razón, Malfoy no la atacaría. Bueno tal vez si, pero lo dudaban.

"Bien aquí vamos Lily"
" ¡Hey Malfoy!" que bueno que el mencionado venia solo. "Tienes que decirme como rayos le haces para que el profesor Thompson no te regañe a pesar de no haber entregado la tarea ¿Dinero de por medio?"

"¿Cuál es tu problema Evans?" le contesto de una manera fría. "Que tu seas una pobretona que no tenga dinero ni vida social es tu problema." Dijo al momento de girarse para ir al comedor. Este comentario puso a mil a Lily, que en ese momento fácilmente le hubiese arrojado una buena maldición. Pero se contuvo.

"Hice la mejor tarea, me esforcé mucho, y me da muchísimo coraje que un niñato de papá no haga nada, sea un flojo parásito y encima ¡salga bien librado!" pobre Lily, se le estaban acabando los argumentos. Pero consiguió lo que quería, que Malfoy se detuviera y la viera con ojos de odio (en realidad no quería eso) para que el resto de los alumnos poco a poco despejaran el pasillo.

"Asquerosa sangre sucia ¿Qué rayos quieres? ¿Qué ande contigo para que goces todas las ventajas de andar conmigo?"

"Eres un…" pero Malfoy la interrumpió.

"Preferiría acostarme con una Hufflepuff a siquiera tocarte, así que no vuelvas a dirigirme la…"

ZAZ

Ese sonido había sido producto de una maldición que silencio a Malfoy, el cual cayó como costal de papas a la mitad del Castillo ¿El autor? Peter, al cual habían advertido. Debía realizar bien la maldición, o si no le harían una broma. Si, sus amigos le harían una broma al estilo de los Merodeadores, por eso el pobre Peter se preparo para llevar a cabo su papel a la perfección. Rápidamente Sirius y James se quitaron la capa de invisibilidad junto con Remus, que estaba haciendo malabar y medio para que el vaso de la poción no se derramara por culpa de sus amigos.

James, sin pizca de delicadeza, tomo unos cabellos de Malfoy y los agrego a la poción. Y luego, junto con Sirius, escondieron a Malfoy dentro de uno de los tantos armarios del Colegio. Y allí, en medio de cubetas y trapeadores, de trapos y escobas, quedo Malfoy.

Después de esto, los 5 jóvenes vieron con creciente asco como la poción tomaba un color amarillo vomito y con gran lastima al mártir que tendría que tomarla, el elegido, el héroe: James. La pobre novia Lily casi casi le da la bendición. Pero James no se iba a hacer el débil delante de su chica ¡NO!, al fin y al cabo, hombre tenía que ser.

"Por Remus." Dijo solemnemente al momento que tomaba el vaso y lo tomaba prácticamente sin respirar. Cuando termino su piel tomo un lindo color verde, sintió un mareo terrible y dolor en su cuerpo. Como pudo entro al armario, mientras sus amigos esperaban afuera impacientes y preocupados. El pasillo estaba desierto y debían darse prisa para no levantar sospechas. Finalmente James salio, o mejor dicho Lucius.

"Lily ¿Qué tal luzco con el uniforme de las serpientes?". Dijo James-Lucius con pose altiva, sonriendo de manera seductora a su novia.

"No te me acerques Malfoy, o me asegurare que la maldición valla directamente a tu boca." Dicho esto, dio media vuelta y camino al comedor. A medio camino giro su rostro y los apuro, viendo feo a James-Lucius.

"Ten esto, y asegurate que lo tome." Murmuro Remus acercándose a James-Lucius y dándole un pequeño frasco. Luego vio con molestia a James-Lucius y se dirigió a Sirius y Peter. "Vámonos ya y esperemos a James en el comedor."

Sirius y Peter se quedaron viéndose, hasta que James-Lucius pareció reaccionar, prácticamente golpeo a Sirius (y como que no quiere la cosa le dio sus lentes) y les dijo. "Quitense de mi camino inútiles." Y paso entre ellos con esa mirada propia de los Malfoy. Cuando reaccionaron se dieron cuenta del por que su actitud, había dos niños de primer año en la entrada del Comedor, y no podían ver a los acérrimos enemigos platicar de manera armoniosa. Así que se dieron prisa para llegar con Remus y Lily, mientras iban platicando del porque de la tardanza de James.

Ya dentro del comedor los nervios comenzaron a invadir a James, no era difícil comportase como un cretino. Pero engañar a Snape era otro rollo. Camino lentamente a su lugar (junto a Snape) y vio de reojo a sus amigos, los cuales hacían hasta lo imposible por no mirarlo, no con ojos de odio, sino con curiosidad.

"¿Por qué tardaste tanto Lucius? Saliste antes que yo." Valla manera de saludar a un amigo ¿No creen?

James-Lucius se quedo callado, no sabiendo que responder. Ese momento de duda no paso desapercibido por Snape, quien lo miró con el ceño fruncido y una mirada escrutadora (de esas que usa con Harry cuando usa la Legilimancia). Así que rápido recuperó su postura arrogante y le contesto dignamente, conducta propia de un Malfoy, que nunca debe perder la pose.

"¿Acaso eres mi niñera Severus?" santo remedio.

La comida transcurrió con tranquilidad, entre insultos de los Slytherins a los Gryffindors, las burlas de Snape a sus amigos, y las ganas constantes de golpearlo, pero contenerse por su amigo Remus. En uno de esos momentos en que parece que los santos están de tu lado, Snape tomo su mochila y comenzó a buscar un objeto en particular, del cual James-Lucius no tuvo idea ya que no le presto casi nada de atención. Tomo el frasquito, el cual ya había abierto, y con todo el cuidado del mundo (estaba en pleno nido de serpientes, con profesores y Snivellus enfrente… y su paranoia no ayudaba) tomo la jarra y su vaso, vertió el contenido en el vaso y agrego jugo. Y como si se tratara de un error, colocó su vaso en el lugar del vaso de Snape. Y luego tomo el vacío e hizo como si fuera a tomar, como ya no había zumo, le pidió "amablemente" a uno de sus "compañeros" que le dieran un poco de zumo. En pocas palabras dio la orden.

¿Como hizo todo eso? Creo que ni James sabe la respuesta. Fue todo tan rápido, que cuando Snape tomo el vaso y bebió de el, no pudo mas que suspirar. Y esto no paso desapercibido por su compañero.

Pero fue demasiado tarde. ¿Snape no sabe la regla que entre Slytherins no hay confianza?

Cuando se dio cuenta de su error solo pudo ver la sonrisa burlona de James-Lucius. Conocía esa sonrisa, la había visto cientos de veces en un 4 ojos que respondía a Potter. De pronto sintió un calor terrible en su piel, y una comezón insoportable. Y también sintió como su cabello estaba lleno de estática, produciendo el famoso frizz, que dicho sea de paso, era la primera vez que lo sentía. La gente que lo rodeaba se quedo callada por un momento.

James murmuro un hechizo para complementar la transformación, y las carcajadas no se hicieron esperar. Podía ver como sus amigos, en especial Remus, estaban histéricos. La cara de Lily parecía estallar de lo colorada que estaba. ¡Hasta los profesores estaban divirtiéndose!

Severus estaba muy quieto, tocándose el cabello y las crecientes y afelpadas orejas dignas del conejo más tierno del mundo. Su voz se había ido. Todo en él era rosa. Su cabello esponjosito y sedoso, suave al tacto; su túnica rosa pastel, ¡Tenia rosado su rostro! (producto de la poción). Quería matar a alguien. Pero no tenia pruebas. Además tenía la ligera impresión que tenia una colita redondita y afelpadita, como una bola de algodón. Pero no se atrevió a tocarse.

Con la poca dignidad que le quedaba salio del comedor. Eso si, mirando feo a quien fuera. Pero no producía miedo sino ternura. ¡Es que se veía tan achuchable! ¡Hasta los niños de primer año se burlaban de él!

Con el tiempo encima, y esperando a que las cosas se calmaran un poco, James-Lucius salio del comedor como alma en pena, rumbo al armario en busca de su ropa. La transformación estaba por terminar, lo estaba sintiendo. Se encerró en el armario y espero.

Cuando salio, sus amigos estaban fuera. Sirius le entrego sus lentes y se dieron cuenta que Malfoy estaba despertando. Así que mejor se fueron de allí rumbo al patio. Las risas no paraban, había sido memorable la broma. Aunque James juro que nunca jamás tomaría una poción multijugos con algo de Slytherin. Todos hablaban sobre eso, sospechaban de su autor, pero como ya lo mencione, nadie tenia pruebas.

La broma estaba hecha. Remus estaba feliz. Hogwarts estaba feliz. Malfoy estaba con un dolor de cabeza increíble.

¿Y Snape?

Con su colita blanca y esponjosa, jurando venganza en un rincón del baño.

FIN BONUS CHAPTER

°°°°°°°°°°°°°°°°°°°°°°°°°°°°°°°°°°°°°°°°°°°°°°°°°°°°°°°°°°°°°

¡HOLA!

Ya está, al fin pude terminarlo. Me enrede un poco en cuestión de las fechas de vacaciones de primavera. Según mi historia terminan a mediados de abril. Tarde horrores en subirlo, pero por una u otra cosa no lo hacia. Sé que prometí un especial de San Valentín, pero la verdad ando hasta el tope de la escuela y de problemas. Y no me daba mi mente para crear algo romántico. Lo haré, pero no será de San Valentín, será algo mejor XD.

Espero que hayan disfrutado de mis ocurrencias.

Muchos besos.

Iveth

Con demasiados alias para ponerlos.