solo me queda decir: el mundo mágico y fenomenal de harry potter y sus maravilloso personajes no me pertenecen, son de J.K Rowling, porque si fueran míos la pareja de Remus & Sirius seria oficial, seria millonaria, viviría en Londres y hablaría ingles...

Sueños donde no hay luna

Apenas amanecía, aun en el oscuro horizonte que dejaba ver recelosamente el bosque prohibido, un débil tramo de luz matutina se apreciaba, y Remus Lupin estaba ahí para observarlo.

El joven muchacho, sentado en su cama de dosel, con las cobijas cubriéndole las piernas y las manos sobre las rodillas, no pudo dormir mucho durante la noche. Después de haber intentado inútilmente caer sobre los brazos de Morfeo, se había dado por vencido, "imposible" se había dicho "tengo demasiadas cosas en la cabeza".

Un aire helado se coló por un pequeño espacio en la ventana, despeinando un mechón de su cabello castaño que se encontraba mas largo que siempre, "no te lo cortes" le habían dicho algunos, aunque para ser sinceros, no tenia esas intenciones, acomodo este en su lugar y subió su vista al techo, colocándose ambos brazos sobre la nuca.

Y volvía a lo mismo, siempre a lo mismo...

Pensaba con el seño fruncido lo que le atormentaba durante casi una docena de noches, algunas clases y descansos, sin dejarle descansar.

Nunca nadie le había besado

¡Le era frustrante este hecho!, puesto que contaba con diecisiete años bien cumplidos, cursaba el séptimo grado en el colegio de magia y hechicería, era prefecto, premio anual, con muy buenos calificaciones, bien portado¡saldría con honores de Hogwarts!, contaba 100 con carta de buena conducta (difícil de creer puesto que era miembro de los merodeadores).

"espera" se contuvo de repente "espera un momento"

¿y aquel beso que le había dado aquella chica en quinto¿o aquel que le había dado ese muchacho en las vacaciones pasadas?

se llevo una mano hacia la frente, cerrando los ojos, perturbado, pensativo, ausente. No esa clase de beso, era difícil de describir, era difícil no confundirse a si mismo.

"¿de que te quejas?" se pregunto "¿que es lo que te confunde¿que es lo que anhelas de un beso?, un beso solo es un beso, nada mas"

Tanta poesía, tantas historias, tanto romance en cualquier parte, en todo rincón, en toda lectura le hacían desear explotar, desear esa clase de situaciones, esas estupidas ocasiones en el que un beso, detenidamente descrito, detenidamente escrito, con toda emoción, descripción, en toda circunstancia, en diferentes ocasiones, le hacían desear ser una pagina, una palabra, una letra¡ese libro, por Morgana!, le hacían desear ser ese piano en el que tocaban tantas historias fantásticas, en las que el amor siempre se reunía de nuevo, esa nota musical en la que decía que todo seguiría tan endemoniadamente perfecto, esa canción que entonaba todo lo que el sentimiento desnudaba al alma.

Deseaba un beso que valiera la pena, que lo recordase con tanta intensidad que le robara el aire de los pulmones, que le secara la garganta y reprimiera un gemido.

Un crujir de colchón hizo que distrajera su vista del techo, que lo distrajera de sus ensoñaciones, se incorporo descubriendo al causante, a una cama de la suya dormía Padfoot, sonrió dulcemente mientras miraba a su amigo dormir, estaba tapado a medias, con las cobijas y sabanas de un lado y de otro, su atractivo rostro, que se relajaba al dormir, le recordaba a un cachorro, tenia la boca ligeramente abierta, su cabello negro azulado y largo, que siempre estaba perfectamente, descansaba como rebeldes y oscuras cascadas sobre la almohada que tenia fuertemente abrazada.

El problema...

El problema era que no quería que una estupida chica solucionara su problema.

El problema era que quería que ese estupido chico solucionara su problema.

Y su sonrisa se volvió triste, una triste sonrisa.

El era un chico... y el también era un chico

¿Estaba claro, no es así?, solo tenia que ignorarlo, ignorar esa vocecita y ese sentimiento que lo embriagaba perdiendo su característica calma, solo tenia que almacenar todo a un lado, un lado muy oscuro y muy escondido en su subconsciente, muy apartado de lo que podría perjudicarlo, acabar con el, llevándolo a la demencia, porque esconder aquello que quemaba por dentro, dolía, dolía demasiado. Todo seria como siempre, con la misma normalidad de siempre, como amigos, nada mas, porque no podrían llegar a nada, nada mas lejos de lo que eran ahora, y lo aceptaba, estaba seguro que podría mantenerse intacto, imperturbable, sin que nada saliera a la luz, de lo que sentía, de lo que añoraba, nada saldría.

Mentira

Porque era lo que mas deseaba, quería tocarlo como todas aquellas chicas lo hacían, quería que el lo tocara como lo hacia con ellas, quería que le besara, quería el besarlo, quería acariciarlo y que el le acariciase, quería tocarle el cabello, probarle la piel, saborear cada pedazo de su cuerpo, morderle como había soñada en tantas ocasiones¡merlín, como lo deseaba!, el lobo se lo pedia, su cuerpo se lo pedía, su mente, su alma, era todo un martirio.

Recorrió con los ojos un camino prohibido, un camino que empezaba de su largo y moreno cuello, bajaba y llegaba a su fuerte, desarrollado y descubierto pecho que apenas cubrian las sabanas, como deseo ser aquella sabana, como deseo ser apenas siquiera la luz que iluminaba levemente su cuerpo, de la luna que todavía no se escondía.

Sintió como se ruborizaba y se cubrió con las cobijas hasta el rostro.

Todavía quedaba un rato para las clases, quizás podría aprovecharlo para descansar un poco, solo un poco.

Mientras unos ojos color miel se cerraban, esperando tener esas clases de sueños, esos sueños de los maravillosos que existian, en los que todo era acompañado por chocolate, donde el cuerpo de la persona que amaba se fundía con el suyo, esos sueños donde no había luna...

Un muchacho se removía inquieto en la otra cama, sus mejillas se tornaba de un carmín llamativo y en su rostro aparecía una sonrisa, un muchacho de cabello negro, largo y azulado susurraba en sueños, en los que tampoco había luna...

-Remus...

oooooooooooooooooooooooooo

continuara...

no seais malos T.T, dejadme reviews, es que se necesitan aunque sea unos pequeños animos para seguir, asi pronto publicare el siguiente capitulo...¡dejadme reviews!

gracias por leer

Saku-chan