Harry Potter y los herederos de los fundadores.

CAPITULO 1: El correo.

Era un aburrido verano más en casa de los Dursley, Harry Potter un chico apunto de cumplir sus 16 años estaba en su cuarto en el número 4 de Privet Drive.

Harry estaba tumbado en la cama con la luz apagada pensando en todo lo que le había ocurrido en el curso anterior, había roto con su novia Cho Chang pero lo peor de todo y lo que a él más le dolía es que había sido engañado por su enemigo y por culpa de ese engaño una de las personas que más quería había sido asesinado, su padrino Sirius Black.

La verdad es que esto no es normal que le ocurra a un chico cuando solo tiene 15 años pero es que Harry Potter no es un chico normal, con 11 años había descubierto que era mago y desde entonces había estudiado en una escuela de magia de Inglaterra, la escuela Hogwarts de magia y hechicería, Este año iba a comenzar 6º curso.

Harry tenía una característica que lo diferenciaban de todos los otros magos y era una cicatriz en forma de rayo en su frente, que le habían hecho cuando apenas tenía un año, lo especial de la cicatriz es que se lo había hecho Lord Voldemort el mago más tenebroso de los tiempos, que había intentado matarlo pero gracias a la protección de su madre Harry pudo salvarse y destruir a Voldemort, pero este no murió, quedo como una sombra sin cuerpo esperando recuperar su poder y vengarse matando a Harry y ese momento ya había llegado hace dos años recupero su poder y intento matar a Harry pero este logró escapar. En su 5º año en Hogwarts, se volvió a enfrentar a él pero en esta batalla perdió a alguien que quería mucho, a su padrino Sirius Black que murió defendiendo a Harry y este es el motivo por el que Harry estaba pasando el peor verano de su vida.

Harry vivía con su tía Petunia una mujer delgada, rubia y con el cuello muy largo la cual era hermana de la madre de Harry esta estaba casada con Vernon era un hombre gordo, con poco cuello y un bigote frondoso, ambos tenían un hijo llamado Dudley era un chico de la misma edad que Harry, era maleducado y malcriado bastante grande ya que practicaba boxeo, todos ellos eran muggles personas no magas.

Los Dursley nunca habían querido a Harry, él siempre había vivido en esa casa bajo humillaciones hasta que se marchó a Hogwarts.

Hedwig la lechuza de Harry entraba y salía por a la ventana, tenia mucho cariño a Hedwig por que se la había regalado Hagrid, su amigo y guardabosque de Hogwarts que también le daba clases de Cuidado de Criaturas Mágicas, Hedwig le era muy útil ya que el modo tradicional de los magos para enviarse cartas era atárselas a las patas de estos animales.

Lo único que le alegraba un poco el verano era una tienda de magia en la cual Harry se divertía mucho porque la dependienta era una mujer muy divertida y estrambótica, ella decía que era bruja pero Harry sabía que solo era una farsante como todas las cosas que había allí pero a Harry le divertía coger los libros y los objetos que había por allí y reírse un poco de todas las tonterías que ponía pero lo que más le llamaba la atención era un medallón era diferente a todas las demás cosas, él sabía que eso era lo único mágico que tenía esa tienda, sabía que tenía algún poder pero no sabía cual y eso le intrigaba, todos las tardes iba y lo observaba el medallón el cual era redondo y con una piedra roja en el centro, lo observaba durante horas pero cuando la dependienta le decía que era la hora de cerrar Harry se tenía que marchar.

Esta noche Harry estaba pensando en el medallón cuando algo le golpeo en la cabeza, cogió la varita que estaba en su mesilla, ya no se fiaba de nada, encendió la luz y para su sorpresa y su alivio era Pig la lechuza de su amigo Ron Wesley, Pig era una lechuza muy pequeña y nerviosa, cuando Harry la vio se puso muy contento hacia una semana que no recibía carta de Ron y estaba preocupado. Harry cogió a Pig le quito la carta y esta se fue a la jaula de Hedwig ahora vacía y se puso a comer.

Harry abrió el sobre muy deprisa tenía ganas de tener noticias del mundo mágico, en la carta ponía lo siguiente.

Hola Harry:

Siento no haberte escrito antes pero es que Ginny me cogió a Pig para enviarle una carta a una amiga suya y no quería utilizar a Errol. Tengo que decirte que Hermione va venir la semana que viene a pasar el resto de las vacaciones de verano en mi casa y me preguntaba si tu podrías pedir permiso a tus tíos para venir. No te podríamos ir a buscar pero podrías ir en el autobús noctámbulo. Si vas a venir envíame a Pig y te espero el viernes de la semana que viene en la Madriguera.

Ron.

Harry bajó corriendo las escaleras hacia el salón allí estaban la familia Dursley al completo, tío Vernon y Dudley viendo la tele y tía Petunia cotilleando a los nuevos vecinos. Cuando Harry entró ninguno le miro pero eso a Harry no le preocupaba sabía que la única forma de que le hicieran caso era apagar la tele así que lo hizo.

- Chico ¿qué haces?- dijo Vernon bruscamente.

Hasta tía Petunia que no estaba viendo la tele le miró.

- Tengo que deciros algo

- Suéltalo- dijo Vernon de mala gana.

- He recibido una carta de mi amigo Ron diciendo que si quería podía pasar el resto del verano en su casa y me preguntaba si me dejaríais pasar el resto de verano con él

- ¿Si te decimos que si nos dejaras ver la tele?- dijo Vernon.

- Si y no me volveréis a ver hasta el verano que viene.

- Esta bien pero no quiero que vengan a buscarte.

- No te preocupes me voy en autobús el viernes de la semana que viene

Harry salió del salón y cuando cerro la puerta volvió a oír la tele, subió las escaleras corriendo hasta su habitación cogió un trozo de pergamino y escribió lo siguiente:

Hola Ron:

No te preocupes por no haberme escrito antes. Buenas noticias mis tíos me dejan ir el viernes a tu casa y quedarme todo el verano. Hasta pronto.

Harry.

Cogió a Pig, ató la carta a su pata, la llevo a la ventana y la soltó, Harry estuvo observando a la lechuza hasta que desapareció entonces vio algo a lo lejos, algo que iba hacia él volando ¿pero que era? Miro más detenidamente y vio que era una lechuza muy grande. Harry se aparto para dejarla entrar, le dejó la carta y se fue.

Harry la cogió no sabia de quien era, cuando la cogió y vio el sello que cerraba la carta se dio cuenta de lo que era. El sello era de la escuela de Hogwarts, el año anterior había hecho unos exámenes llamados TIMOS (Titulo Indispensable de Magia Ordinaria). Estos exámenes se componían de una parte práctica y otra teórica y estos debían de ser los resultados.

Harry estaba muy nervioso ya que para el trabajo que quería hacer necesitaba muy buenas notas.

Abrió la carta muy rápido quería saber cuanto antes lo que ponía.

Se llevo una agradable sorpresa había conseguido tres extraordinarios en Defensa Contra las Artes Oscuras, Cuidado de Criaturas Mágicas y para su sorpresa en Pociones, esta es la asignatura que más odia Harry pero necesitaba una buena nota para ser auror (cazador de magos tenebrosos)

También consiguió tres supera las expectativas en Herbologia, Transformaciones y Encantamientos y consiguió tres aceptables en Historia de la Magia, Astronomía y Adivinación.

Harry había aprobado con buenas notas no había suspendido nada y gracias a eso podría estudiar para ser auror.

A las nueve bajó a cenar y luego subió y se acostó. Ese había sido su mejor día de todo el verano por ahora.

Nota de la autora:

Hola espero que os guste. La verdad es que este fic ya lo he públicado en otra página y a gustado mucho e incluso estoy escribiendo en la segunda parte. Aun no comienza la acción pero este fic es bastante completo y me gusta mucho. Lso primeros capitulso no son muy buenos porqeu es el primer fic que escribí pero poco a poco van mejorando, lo prometo. Espero que os guste y que me dejéis muchos reviews. Besos