Ronald Weasley y Hermione Granger se encontraban tirados sobre la cama de la chica viendo una película, decidieron aprovechar que los padres de Hermione estarían en un congreso para pasar algun tiempo solos.

Ron miraba la película embelesado, aunque si le preguntases a Hermione de que iba, probablemente no sabría ni decirte el título de la película, su mente estaba demasiado agitada.

¿Qué? ¿Vemos otra? - preguntó Ron emocionado cuando la pelicula terminó– cada día me gusta más el mundo muggle...

Hermione asintió de manera distraida sin saber muy bien lo que Ron le estaba diciendo, así que cuando el chico se levantó de la cama se sorprendió.

-Entonces tengo que darle al boton que pone "reset" ¿no Hermione? - preguntó Ron delante de una torre de ordenador

La chica volvió a asentir, por lo que el chico reinició el aparato

¡Ey! - dijo sacando su varita – ¡alguien lo ha embrujado! Hace cosas raras...

Cuando Hermione comprendió que era lo que sucedía estallo en carcajadas, Ron la miró extrañado y ella se acercó al lugar.

-Lo siento Ronald... estaba distraida... enseguida lo pongo yo...

-Hermione... -dijo Ron mirándola con preocupación - ¿qué te ocurre?

La chica suspiró... desde que comenzó su relación con Ron seis meses atrás tenía una confesión que hacerle a Ron, pero lo aterraba la reacción que pudiese tener el chico.

-No es nada – dijo ella sacudiendo la cabeza – tonterias mias... no te preocupes...

-Claro que me preocupo... eres lo que mas quiero en esta vida y lo que mas deseo es verte sonreir siempre... -respondió el chico cogiéndole las manos- y también sabes que me puedes contar lo que quieras, que nada podrá hacer que deje de quererte.

La ya inefable no pudo evitar que una sonrisa le recorriera el rostro y decidió sacarse de encima lo que la martirizaba de una vez por todas.

-Veras Ron... quiero decirte una cosa... alomejor te parece una tonteria, pero es algo importante para mí... algo que realmente necesito contarte...

-Nada de lo que tenga que ver contigo es una tonteria – dijo Ron totalmente serio- así que por favor... pregunta lo que quieras

Él sonrió tan amablemente que la ex-prefecta supo que ese era el momento de hablar:

-Verás... llevamos ya seis meses juntos... tenemos una relación que yo creo que es sincera pero hay algo que nunca me atreví a contarte... aunque tampoco salió a colación...

-Hermione... dímelo de una vez -dijo Ron- estás comenzando a asustarme...

-No serás el primero... -contestó ella escuetamente.

-¿No seré el primer qué...?-preguntó Ron sin enterarse.

-El primer chico en mi vida, el primer chico en mi... -En ese momento la chica se cayó.

-¿En tu qué, Hermione? -insistió Ron-por favor acaba la frase.

-Cama... -dijo la chica apartando la vista.

Ron la miró extrañado, ¿tanto tiempo habían estado sin verse que se perdió el detalle de que la mujer de su vida tuvo otra relación?

-Pero... ¿Cómo? ¿Cúando? - preguntó Ron.

-Fue en la facultad... -dijo Hermione mordiéndose el labio- casi no os veía y conocí a alguien... me parecía una persona fantástica y creí estar enamorada de verás... además... pensaba que nunca conseguiría estar contigo, así que... bueno... eso...

-¿Y porqué has esperado tanto para decírmelo? - preguntó Ron dolido.

-No sabía como ibas a reaccionar, y luego me dije que te lo diría cuando hablasemos sobre el tema... -dijo la chica- pero nunca lo hablamos... así que no pude esperar más... no decírtelo me estaba matando.

-Hermione... ¿Tú me quieres? - preguntó Ron

-¡Claro que sí! -exclamo la chica sorprendida - ¿Es que acaso lo dudabas?

-No -dijo Ron- No lo dudo, por eso mismo te lo pregunto, porque eso es lo único que me importa.

La chica se quedó callada unos momentos y levantó la vista hasta mirar a Ron a los ojos.

-Quiero más... -dijo ella sin vacilar.

-No se que te pasa hoy que no me entero de nada de lo que me dices -dijo Ron con una sonrisa.

Fue entonces cuando la ex-prefecta de Gryffindor acercó sus manos a la camisa de Ron y comenzó a desabrochar el botón superior.

-Sé lo que es el sexo – dijo Hermione sin perder el contacto visual- pero no llegué a descubrir que es el amor realmente. Por eso ahora quiero que tú me lo enseñes.

Él no dijo nada, por lo que Hermione continuó desabrochando los botones de la camisa uno a uno. Por cada botón que soltaba más segura estaba de que lo que hacía era el mayor acierto de toda su vida.

Cuando la camisa estuvo abierta, la chica dirigió sus labios al pecho de Ron, recorriendo a besos los pectorales, llegó al pezón derecho y comenzó a trazar círculos con la lengua consiguiendo arrancarle a Ron un gemido casi inaudible, continuó su trayecto hacia el izquierdo y repitió la estrategia, consiguiendo que el sonido producido por Ron aumentara sus decibelios.

Tras eso empujó al chico quien cayó en la cama sin poder hacer nada, ella rápidamente se acercó y se puso encima a horcajadas, Ron no pudo más y le puso la mano en la nuca acercándola a él para besarla como nunca antes la había besado, con una pasión fuera de límites, como solo se besa a la persona que amas y en ese momento la chica se sintió la mujer mas afortunada del mundo.

No pasó mucho tiempo hasta que la camisa de Ron estuvo en el suelo, el chico se levantó hasta sentarse en el borde de la cama con la chica encima y con un rápido movimiento le quitó la camiseta. Besó su cuello y lentamente fue bajando la tira izquierda del sujetador surcando el camino que quedaba libre de besos y caricias. Recorrió la espalda de Hermione lentamente con las manos hasta llegar al broche de la prenda interior, el cual desabrochó sin dificultad sorprendiéndose a si mismo, lo retiró de ese lugar que tanto estorbaba y lo lanzó lejos. Sin perder más tiempo dirigió su boca a los senos de Hermione, beso, lamió y succionó con afán, consiguiendo que la chica estallase en suspiros y gemidos ahogados, miró para su rostro levemente y la encontró con los ojos cerrados, una sonrisa en el rostro y la cabeza echada hacia atrás de manera que enseñaba ese cuello que a Ron se le hacía tan apetecible cada vez que lo veía, así que sustituyó su boca por sus manos y volvió a recorrerlo de manera frenética, como si no hubiese nada más. Deslizó sus manos por las caderas de ella quien estaba deseando deshacerse de ese pantalón que tanto le estorbaba en su contacto. Hermione apretó fuertemente la espalda de Ron, para deslizar las manos hacia el pantalón del chico y desabrocharlo, pudo notar como el pene del chico luchaba por salir del poco espacio que tenia dentro de la prenda, así que se puso de pie y rápidamente tiró de Ron por sus manos para que él la acompañase. Volvió a besarle sin detener su labor de quitar los vaqueros, lo hizo con presteza y él repitió el proceso en ella, ya solo les quedaba la ropa interior por quitar, pero siguieron explorando sus cuerpos.

Hermione pensaba en todo y nada a la vez, las manos de Ron recorriendole el cuerpo era la mejor experiencia que habia tenido hasta el momento, cada vez que el chico deslizaba las yemas por sus caderas un estremecimiento le recorria el cuerpo entero, la lengua de Ron haciendo contacto con su cuerpo era totalmente el paraiso, pero aún le quedaba mucho más por probar, de modo que metió las manos en la ropa interior de él y sujetó su miembro con fuerza y ternura al mismo tiempo, haciendo que Ron se quedase sin aliento por unos segundos. No pudo evitar sonreir al ver el efecto que una simple caricia causaba en él.

Cogió la ropa interior por los bordes y se deshizo de ella, Ron por su parte, agarró la suya y la deslizó por sus piernas arrodilládose delante de ella, la chica no se dió cuenta de las intenciones de él hasta que este tenía sus labios trabajando en sus zonas más íntimas. Hermione gimió de manera escandola y dió un pequeño brinco a causa de la sorpresa, si le preguntasen que sentía en ese momento diría que felicidad absoluta, que podría morir y no le importaría. Ella tuvo que aguantarse en los hombros de él para no caer al suelo, las piernas le temblaban de manera peligrosa y Ron parecía emocionarse mas por momentos, por lo que la chica le agarró los hombros y tiró de él hacia arrriba.

Cuando estuvo de pie, volvió a empujarlo y volvieron a caer sobre la cama, de manera que Hermione abrazó el cuerpo de Ron con sus piernas e hizo que se introdujese en ella sin perder un segundo, un largo gemidos escapó de la boca de ambos para morir en la del otro mediante un beso.

Con cada entrada, ambos sentían que en cualquier momento su alma abandonaria su cuerpo, nunca habían experemimentado tanto placer junto, los gemidos del otro les provocaban más ansias por continuar lo que estaban haciendo.

Ella sintió que lo que llevaba persiguiendo desde que todo comenzó estaba por llegar, arqueó la espalda y echó la cabeza hacía atrás dándole a Ron un lugar en el que refugiar los gemidos que no era de evitar, finalmente su interior se contrajo en un órgasmo al tiempo que gritaba el nombre de su amante como si no existiese nada más, Ron al sentir las contracciones en torno a su miembro no pudo aguantar más y también alcanzó el climax dejándose caer sobre Hermione y abrazándola fuertemente al tiempo que decia:

-Te quiero, te quiero, te quiero, para mi y nadie más, antes, ahora y siempre...

La chica sonrió con ternura y le dió un beso en los labios para dejar la cabeza caer de nuevo en la almohada.

Cuando se hubo tranquilizado Ron la miró y preguntó:

-¿Ya sabes que es el amor realmente?

Hermione puso cara de reflexión y dijo:

-Creo que sí... pero dejame probar una vez más.

Y entre risas arrastró a Ron al interior de las sabanas, pero eso amigos mios... eso es harina de otro costal.

FIN

0-0-0

Vale... ya se que me quedo mal... no hace falta que me lo digais, pero es que se me hace raro escribir sobre ellos, no se me venia ninguna idea creativa a la cabeza...

Lo siento enormemente y espero no haberos decepcionado... muchos besos