ENAMORADOS POR PRIMERA VEZ

(Falling In Love A First Time)

Por LavenderGoddessV

Traducido por Inuhanya

------

Capítulo 20: Amor Saiyajín

------

Bulma despertó con un bostezo, levantando su cabeza sobre su palma mientras observaba dormir a su compañero. Compañera. Ese era el término que a Vegeta le gustaba usar para ella. En los pocos meses desde que se habían unido había llegado a conocer a un Vegeta completamente diferente. No era más inhibido a su alrededor. No había secretos para esconder entre ellos. Ella sabía todo de él, su necesidad por mantener la fachada de macho que tenía se había vuelto un arte. Aunque ese Vegeta siempre emergía cuando estaban en compañía de guerreros o amigos que podrían sorprenderse por su lado más sensible, sabía quien era por dentro verdaderamente, y reviviría cada momento de dolor que el intercambio le había costado sólo para asegurar la indestructible conexión que ahora mantenían.

Y, Dende, hubo dolor, físico y mental. No fue una prueba fácil hacer la paz con las atrocidades que Vegeta había cometido, y que le habían cometido, pero después de ver toda su vida, entendió realmente que todo eso lo hizo quien era. Vegeta nunca había conocido algo de las emociones más suaves. Nunca conoció el amor, nunca conoció la confianza, o la piedad o la devoción, o el simple acto de la amabilidad. No fue sino hasta que llegó a la Tierra, después de casi treinta años de pura miseria, que aprendió qué era preocuparse por alguien. Y para su sorpresa, ella había sido la figura focal de todo eso.

Si ella hubiese tenido idea qué tan grandioso afecto fue para él entregarse durante su celo, no habría sido tan sumisa en su liberación. Nunca había conocido la caricia de una mujer, la alegría que el cuerpo físico podría sentir. Toda su vida fue construida sobre el dolor, empujándose al borde de la muerte sólo para lograr un incremento en energía. Verdaderamente era la personificación de un milagro. No creía que ningún otro ser, aparte de su príncipe, pudiese haber experimentado todas las dificultades que había tenido y vivido para contarlo.

Mirando su rostro durmiente, no pudo contener la sonrisa que adornó sus labios. Bajando su cabeza para descansarla contra su pecho para poder escuchar el continuo latido de su corazón, cerró sus ojos recordando la sesión de intimidad de la noche anterior. Había sido difícil para ella creer cuán maravilloso podría ser en la cama un hombre que había tenido tan poca experiencia con mujeres. Habían hecho el amor cada noche desde que se unieron; la pasión que sentían por el otro era casi demasiada de callar. Por supuesto, después de haberse negado mutuamente por tantos años, no era sorpresa que sus relaciones fueran tan poderosas. La adicción que ella sentía por él sólo se reflejaba en su necesidad por ella. Verdaderamente eran dos partes de un todo, y ahora que finalmente estaban juntos, nada los separaría.

"Mmmm," un profundo gruñido de su apuesto Saiyajín la sacó de su contemplación. Rodando sobre su estómago para que pudiera hacer contacto visual con su amante, Bulma sonrió un cálido buenos días. "Tardes, creo que son," corrigió Vegeta después de darle un rápido vistazo al reloj. Una sonrisa cruzó sus labios en remembranza de la pasada noche mientras acariciaba su mejilla con el dorso de su mano. Con la luz del sol brillando a través del balcón, verdaderamente lucía angelical.

"Dónde está mi sorpresa?" demandó ella interrumpiendo su caricia para llevar su mano hacia sus labios en un corto beso. "Anoche dijiste que tenías algo para mi, dónde está?"

Vegeta rió ante su necesitada naturaleza. "Qué, no tengo idea de lo que estás hablando, Bulma."

La mujer golpeó varias veces el pecho de su marido, mientras demandaba, "Vamos, Vegeta! Anoche me dijiste que tenías algo para mi, pero que tenía que trabajar para recibirlo, y si recuerdo correctamente," ella deslizó su lengua contra su marca, sabiendo el tipo de placer que podía generar en su cuerpo al simple contacto, "Anoche trabajé muy duro, así que dámelo!"

Vegeta siseó cuando el placer que estaba sintiendo de repente fue interrumpido mientras Bulma se separaba de él, cruzando sus brazos sobre su pecho y prometiendo no atenderlo más si no le entregaba el premio. "Muy bien, tú ganas," él se inclinó hacia la mesa de noche junto a su cama y abrió el cajón superior para sacar algo. Antes de que lo hiciera, demandó que cerrara sus ojos. Una vez que obedeció a su demanda, Vegeta sacó su regalo, y agarró su mano izquierda, deslizándolo lentamente en su dedo. "Está bien, ahora puedes abrirlos."

Abriendo sus ojos, Bulma llevó su mano más cerca a sus ojos para inspeccionar el perfecto anillo de diamante ante ella. "Oh Dende, Vegeta, esto es hermoso," ella se movió en la cama para quedar acostada junto a él otra vez, "pero significa lo que creo que significa?"

Escondiendo el frunce que Vegeta quería exhibir instintivamente, asintió lentamente en afirmación. "No mentiré; creo que la costumbre humana del matrimonio es una farsa. No hay permanencia en eso, y el hecho de que sea tan público, bueno algo tendrá que hacerse sobre eso en nuestro caso, pero, supongo que si estuviste dispuesta a seguir mi tradición, puedo someterme a la tuya."

Bulma se retiró sentándose cuando escuchó su nula propuesta de matrimonio. "Estás seguro que puedes, idiota! Sabes lo que pasé por tu unión? Lo menos que puedes hacer es tomar parte en una indefensa y pequeña ceremonia! Por supuesto, eso es asumiendo que quiera casarme contigo; digo, no te pusiste de rodillas y me preguntaste! Sólo asumiste que aceptaría, bueno eso amigo es horriblemente presuntuo--" si diatriba fue interrumpida cuando Vegeta tomó su rostro y la haló en un rudo beso.

Una vez que sintió que sus objeciones terminaron, se burló, "Honestamente, mujer, estoy tratando de hacer algo bueno, saboréalo."

Decidiendo permitir que la alegría de saber que en realidad iba a casarse con ella fuera suficiente, Bulma se acostó de nuevo junto a él mientras continuaba observando su anillo; "Realmente es hermoso," decidió finalmente, "quién lo escogió?"

Girando para mirarla, lucía ofendido, "Yo lo escogí. Qué crees; que soy incapaz de una tarea humana menor, como escoger un anillo de compromiso?"

"No, no es eso," Bulma fue rápida en refutar. "Supongo que pensé que la 'menor' parte de la tarea te detendría en frío."

El alguna vez príncipe Saiyajín hizo una mueca ante la suposición mientras envolvía un brazo alrededor de su compañera y ahora futura esposa. "Bueno, supongo que te has ganado el derecho para ser llamada mi 'esposa', aunque aún prefiero compañera, y aún mejor, mujer," él mordió su nariz juguetonamente para detener su queja. "Además, el tener tus recuerdos hizo más fácil la tarea. Sabía exactamente lo que querías."

Bulma hizo mala cara mientras miraba a su príncipe, "Eso es trampa, Vegeta. No puedes usar mis recuerdos para averiguar lo que quiero. Tienes que actuar como un hombre normal y ver las sutiles señas, e intentar ser creativo. El romance no es nada sin la sorpresa!"

Sacudiendo su cabeza, Vegeta ofreció una corta y honesta respuesta, "no tienes que preocuparte por mi siendo 'creativo' o 'sorpresivo' cuando se refiera a 'romance', porque no soy romántico. No hago regalos, citas, o gestos considerados. Así que simplemente tendrás que aprender a conformarte con cantidades y cantidades y cantidades de sexo." Terminó él en tono divertido plantando otro rápido beso en sus labios antes de separarse de la mujer para salir de la cama.

"Vegeta!" Bulma se levantó de rodillas, las cobijas envueltas seguramente alrededor de su cuerpo, demandando saber por qué estaba dejándola.

"Es la una de la tarde, mujer," explicó él mientras se colocaba un par de sus pantalones azules de entrenamiento. "Aunque no me arrepiento de permanecer despierto hasta tempranas horas de la mañana fornicándote, he perdido tiempo precioso de entrenamiento."

Sintiendo caer su quijada, Bulma cruzó sus brazos sobre su pecho enojada mientras lo miraba. "Apenas nos comprometimos y quieres ir a entrenar!?"

Pausando un momento para asegurar que la pregunta no fuera una broma, respondió cuidadosamente, "Sí."

Agarrando la almohada en la que él había dormido tan cómodamente anoche, le lanzó la tela llena de plumas a su futuro esposo. "Vegeta!" ella saltó de la cama y caminó directo en frente de él. "No puedes irte ahora! Tenemos cosas que decidir, como cuándo vamos a hacer esto, a quién puedo invitar, dónde vamos a hacerlo, quieres invitaciones, usarás un esmoquin, quién será tu padrino?!?! Esto es importante! No puedo decirlo--"

"Lo haremos aquí, este fin de semana. Compra uno de esos horribles vestidos blancos si quieres, y por no más del tiempo que toma decir 'acepto,' usaré uno de esos estúpidos trajes negros. Tu madre será tu 'dama de honor,' tu padre te 'entregará,' y el niño será mi 'padrino.' Nadie más, además de la justicia de la paz, estará presente para atestiguar mi humillación. Esos son todos los detalles que necesitas, y las únicas concesiones que haré. Si no te gustan mis términos simplemente puedes continuar viviendo una vida de 'pecado,' conmigo—la cual, a propósito tiene mi voto," él rodeó un brazo alrededor de la cintura de su mujer para traerla para un largo beso. Cuando la soltó por aire, las lágrimas en sus ojos lo sorprendieron. "Qué?"

Secando el líquido de sus mejillas, Bulma forzó una sonrisa mientras sacudía su cabeza. "No sé, supongo que realmente estoy feliz. Así es exactamente como siempre soñé nuestra boda, una ceremonia privada con nuestra pequeña familia y mis padres; era todo lo que quería de ti."

Llevando a la llorosa mujer a su abrazo, Vegeta rió con perspicacia, "Lo sé, Bulma. Y como dije antes, tú seguiste mi costumbre; sería un deshonor para mi no seguir la tuya." Él le permitió otros minutos para disfrutar su calor, y luego una vez más se separó para agarrar sus botas de entrenamiento, "Pero, como también dije antes, tengo entrenamiento que hacer."

El momento de serenidad de Bulma se desvaneció rápidamente mientras observaba a su príncipe destellarle una de sus malvadas sonrisas antes de dejarla sola para disfrutar de la gloria de estar 'recién comprometida.' Dejando caer la sábana envuelta a su alrededor, se dirigió al baño para bañarse y cambiarse. Tenía varias personas que necesitaban escuchar las alegres noticias, y no quería dejar a ninguna de ellas en suspenso.

------

"Lo hiciste, de verdad!?!?" Trunks comenzó una serie de golpes tan pronto como su padre soltó las felices noticias. En los últimos meses, el alguna vez descorazonado espíritu del niño había sido catapultado a alturas astronómicas cuando sus padres le dijeron que iban a regresar. Trunks había estado feliz, pero precavido por la noticia. No quería permitirse excitarse demasiado por el concepto de su familia finalmente volviéndose indestructible, si los arreglos sólo eran temporales. Pero ante el sonido de su padre diciendo que iban a casarse, era como si todos sus muros se derrumbaran. "Y cuándo será?"

"Este fin de semana," respondió Vegeta mientras lanzaba una serie de golpes a un enemigo imaginario, "Estoy seguro de que tu madre querrá tomarte medidas para un traje, así que aguántalo y sé complaciente. Entendido?"

"Entendido!" Prometió Trunks, antes de que una idea adicional golpeara su mente. "Oye, papá, si vas a casarte con mamá, entonces tienes que tener un padrino. Pero tú no tienes amigos, así que--"

"No necesito un montón de molestos amigos," espetó Vegeta ante la nota insultante que contenía la pregunta del niño. "Además, ya le dije a tu madre que tú tienes el trabajo."

"Wow, de verdad!" Trunks comenzó a saltar una vez más. "Eso es genial! No puedo esperar hasta la boda! Ustedes finalmente van a ser unos padres de verdad—no era que no lo fueran antes, pero esto será más genial!"

"Niño," Vegeta gruñó lo fuerte suficiente para interrumpir el balbuceo del niño, "regresa a tu entrenamiento."

Trunks frunció mientras cruzaba sus brazos defensivamente, "aw, vamos, papá, esta es una GRAN noticia, no puedo ir a felicitar a mamá primero?"

"Bien," Vegeta se encogió, "pero tendrás que trabajar el doble por cada minuto que estés lejos!"

Trunks se iluminó frente a su padre antes de escabullirse. Realmente no le importaba tener que pasar tiempo extra entrenando, su familia finalmente estaba completa; estaba muy animado como para preocuparse por algo más.

------

"Felicitaciones," la forzada respuesta fue la más pacífica que haya escuchado en todo el día. Después de decirles a sus padres, y de recibir estruendosos mejores deseos de su madre y una cálida aceptación de su padre, Trunks había mantenido alta la energía al ofrecer su alegría pronto después. Pero ahora, fue difícil para ella manejar la mala nota con la que sabía tenía que tratar, estar cara a cara con su primer amor y ahora mejor amigo.

"Está BIEN decirme cómo te sientes realmente, Yamcha. Nos hemos conocido por mucho tiempo, no necesitamos esconder las cosas el uno del otro," ella extendió una mano por el escritorio para tomar la suya. Estuvo complacida de verlo encontrar sus ojos con una genuina sonrisa.

"Estoy feliz por ti, Bulma, realmente lo estoy," admitió él con reservada seguridad. "Créelo o no, siempre quise que encontraras la felicidad. Alguna vez pensé que podría ser conmigo, pero ahora lo sé mejor. Nunca podría hacer brillar tus ojos en la forma que Vegeta lo hace. Y aunque no pretenderé entender qué tiene él que no tenga yo, lo respetaré, y realmente espero que los tres sean felices."

"Oh, sé que sí," ella levantó su mano para secar unas lágrimas. Parecía estar haciendo mucho eso hoy. "Vegeta y yo ya hemos compartido nuestros votos, en un sentido. Sabemos exactamente lo que estamos recibiendo del otro, y es más de lo que podríamos haber esperado. Así que créeme cuando te digo, nuestras dificultades pasadas se terminaron. Nos entendemos mutuamente, y eso hace que lo que tenemos sea indestructible."

Echándose hacia atrás para descansar casualmente en su asiento, Yamcha liberó una larga bocanada de aire. "Me atrevo a decir que estás verdaderamente enamorada, Bulma; es difícil de creer que Vegeta sea la chispa en tus ojos."

Levantándose de su asiento, Bulma rodeó el escritorio hacia el frente, y se apoyó contra él suavemente tomándose un momento para encarar la realidad. "Supongo que eso parece un poco extraño, especialmente después de todo lo que hemos pasado juntos, pero lo amo, con todo mi corazón, así como él a mi."

"Bien," Yamcha se levantó de su asiento con media sonrisa mientras tomaba la mano de su ex novia y depositaba un suave beso sobre ella. "Realmente te deseo toda la felicidad del mundo, Bulma. Si alguien la merece, eres tú."

"Gracias, Yamcha," Bulma observó mientras él se giraba tranquilamente y sin más palabra salió de su oficina. Había sido difícil para ella darle la noticia a un hombre con el que había tenido mucha historia, pero estaba segura de dónde yacía su corazón, y sin importar qué, siempre estaría con su príncipe.

"Mamá," el repentino sonido de la voz de su hijo sacó a Bulma de su trance mientras se volteaba para ver a Trunks viniendo hacia ella. "Era Yamcha el que vi?" preguntó él sin aliento cuando finalmente se detuvo ante ella. Aparentemente había estado entrenando con su padre la mayoría de la tarde.

"Sí, lo era, le dije que tu padre y yo vamos a casarnos," explicó ella levantándose para enderezarse. "Y, por qué viniste a mi oficina? Necesitas algo?"

"Sí!" Un frunce adornó los labios del pequeño mientras cruzaba brevemente sus brazos en un puchero. Había tenido un desagradable intercambio con su padre hace unos minutos, después de haberle sido negado un viaje al parque. Trunks había esperado que el humor particularmente animado en el que su padre estaba funcionara a su ventaja, pero resultó estar tristemente equivocado. "Mamá, quiero ir al parque!" Trunks saltaba arriba y abajo, halando el pantalón de su madre.

"Trunks, tengo trabajo que hacer, ve y pregúntale a tu padre." Bulma le sonrió a su apuesto hijo intentando regresar a sentarse en su escritorio, fue detenida abruptamente por la insistencia de su hijo.

"Vamos mamá," Trunks hizo un puchero, su padre pudo haber dicho 'no', pero eso no significaba que no podría intentar hablarle a su madre, "sabes que papá no me llevará! Él odia el parque!"

"Pídeselo amablemente, Trunks." Bulma empujó a su hijo hacia la puerta.

"Aw, vamos, por favor mamá!" Trunks la detuvo de empujarlo más. Él le destelló sus grandes ojos azules de cachorro mientras fruncía en una súplica por piedad. "No puedes preguntarle? Sabes que él te escuchará!"

"Trun--"

"Por favor." Trunks sacó más su labio inferior para verse más suplicante.

"Oh, está bien." Bulma rió mientras pasaba a su hijo y caminaba por el pasillo. Momentos más tarde estaba en la cocina, mirando la atractiva parte trasera del perfectamente esculpido padre de Trunks. Caminando tras él, envolvió sus brazos alrededor del hombre sin camisa, tomando ventaja de la oportunidad para sentir su bien esculpido pecho.

"No voy a ir al parque." Dijo él rápidamente, antes de que ella pudiera hablar.

"Vamos." Ella maniobró rodeándolo para que pudiera mirar sus ojos sin fondo. "Tu hijo de verdad quiere ir, y no puedo llevarlo ahora."

"Tu hijo," corrigió el oscuro hombre, antes de morder la banana que había tomado.

Bulma frunció, en forma similar a la de Trunks, antes de trazar las perfectas hendiduras en los abdominales de su amante. "Realmente odio tener que hacer esto," ella hizo un puchero antes de inclinarse en su oído, "pero si Trunks no juega esta tarde, tú no jugarás esta noche," susurró ella seductora, antes de clavar sus dientes en la banana y tomar un pedazo sugestivamente.

El hombre ante ella gruñó profundo en su garganta antes de intentar atrapar sus labios, él fracasó mientras lo esquivaba con una sonrisa victoriosa. "Ah, ah, ah," le advirtió, "no antes de que lleves a Trunks al parque."

"Honestamente," él se permitió una sonrisa para adornar sus labios mientras retrocedía, "si continúas siendo así de manipuladora, voy a comenzar a pensar que estoy disipado por ti."

"Dende, prohíbelo," el par rió, antes de llamar a Trunks para unírseles.

"Pero sabes que esto es cosa de una vez, mujer," añadió él con toda seriedad, mientras se separaba de Bulma antes de que pudieran ser vistos por su hijo.

"Por supuesto," Bulma le permitió creer lo que deseaba, antes de voltear para ver entrar a su hijo. "Tu padre ha aceptado llevarte al parque."

"De verdad! Gracias papá!" Trunks corrió y abrazó a su padre, quien a cambio se separó rápidamente del niño antes de dejar la cocina.

Trunks sólo rió entendiendo, cuando su padre salió. Luego, volteando hacia su madre, le ofreció un abrazo mucho más receptivo. "Gracias mamá, sabía que él no te diría no. Te ama demasiado!"

"Aw, eso crees?" Bulma mordió su labio inferior, emocionada por la idea. "Debes ir a alistarte para el parque, estoy segura que tu papá no querrá esperar."

"Cierto," Trunks asintió antes de girarse para irse.

Mientras Bulma observaba a su hijo desaparecer de la habitación, no pudo evitar sonreír para sí. Por primera vez en su existencia no convencional, finalmente tenía todo lo que había querido. Un apuesto hijo, y ahora a su príncipe encantado—bueno, tal vez la parte 'encantado' no se aplicaba mucho, pero una cosa era segura, lo que tenía, sabía que era para siempre.

Pensando en cuando todo comenzó, Bulma no pudo evitar sino recordar la profética conversación que había tenido con Vegeta, días antes de su triple celo. Le había preguntado qué buscaba en una mujer, y para su sorpresa le había confesado un deseo por una mujer que fuera, como él lo había puesto, suave. Por años nunca había entendido lo que había querido decir con el adjetivo, pero ahora lo entendía perfectamente. Su necesidad por una mujer 'suave' no tenía nada que ver con un estado del ser físico o emocional, lo que estaba pidiendo era su atención.

Por mucho tiempo Bulma falsamente había creído que Vegeta nunca podría amarla porque no era Saiyajín, y por ende, tampoco lo fuerte suficiente física ni emocionalmente para estar con él; pero, en verdad, eso fue lo que nunca quiso. Lo que secretamente había deseado toda su vida era una red segura. Alguien con quien no tuviera que ser tan duro, alguien con quien no tuviera que mantener arriba la principesca fachada, alguien a quien no temiera admitir sus sentimientos, con quien llorar, o incluso a quien mostrarle emociones reales. Eso era lo que había querido decir con suave. Una mujer que fuera el total opuesto a él, cuyo gentil corazón y alma pudiera nutrir el suyo golpeado y roto. Eso era todo lo que quería, y por qué la había alejado por tanto tiempo. Bulma reflejaba la gentilidad que el gran Saiyajín no Ouji siempre quiso pero, al mismo tiempo, lo había asustado.

Sin embargo, el temor de perderla fue más poderoso que el de tenerla. Y no sólo físicamente como lo había prometido, sino que lo que compartían era mucho más poderoso que algo que ninguno de ellos podría haber imaginado. La pasión al punto cercano de la obsesión era sorpresiva para ella. Él nunca se separaba de sus pensamientos, igual como Bulma sabía que nunca lo estaría de los suyos. Verdaderamente ellos eran un perfecto complemento para el otro, y juntos, era una fuerza con la que podían contar. Sin importar qué dificultades se les presentara, sabía que podrían salir bien, porque siempre se tendrían mutuamente, y a su amor. No el amor trascendental que era definido por los humanos, sino un amor más profundo y eterno.

Amor Saiyajín.

------

Fin

------

Nota de LGV: --Lágrimas—Bueno, eso es chicos y chicas. La saga de Enamorados está completamente terminada. Espero que todos hayan disfrutado el paseo.

Nota de Inu: Eso fue todo... pero no se me asusten, aquí no acaban los fics de esta excelente autora. Espero que la hayan disfrutado tanto como yo al recordarla, muchísimas gracias por todos sus lindos comentarios, tanto para LGV como para mi, les agradezco enormemente el apoyo, el interés y sus lindas palabras. Me disculpo por cualquier errorcito que se me pudiese haber escapado en cuanto a la traducción, aunque siempre reviso un capítulo varias veces antes de publicar puede pasar que el ojo me juegue bromas y ocurran esos pequeños deslices, si los hubo, mil disculpas y si no, pues me alegro mucho, siempre hago mi mayor esfuerzo porque todo quede muy bien para que puedan leerlo y disfrutarlo sin inconvenientes... Una historia se termina pero otra comienza así que esperen pronto la publicación de un nuevo fic, aún no decido cuál pero pueden estar seguros que será en los próximos días... Muchas gracias a todos y hasta muy pronto!!!... Nos leemos...

------