Disclaimer: Antes de nada me gustaría comentar que los personajes de Detective Conan no me pertenecen. Son propiedad de Gosho Aoyama. Sin embargo, yo me he inventado esta historia con la finalidad de divertirme y divertir a los lectores, o hacerlos llorar... ;) Por eso no me considero violadora de ninguna ley.


ESCAPAR NO ES FÁCIL

Todos los presentes se giraron para ver quién era aquel que se atrevía a oponerse a la sagrada unión. Gin atónito, no cabía en su asombro. Ran, feliz, agradecía aquel maravilloso gesto.

Poco a poco, el hombre empezó a quitarse el sombrero, dejando ver su pelo. Se quitó las gafas de sol, todavía con la cabeza gacha. Con orgullo y confianza, la subió, diciendo:

- ¡Yo, Shinichi Kudo, me opongo a este matrimonio!

08: La Luz En La Oscuridad

Simbología

- blablabla (Lo que habla un personaje)

- blablabla (Lo que piensa un personaje)

En un sitio, o un sonido

... Cambio de escena

((Notas de la Autora))

- ¡Shinichi Kudo! - gritó Gin - ¿Cómo demonios estás vivo? Yo te vi morir...

- Bueno, supongo que deberías preguntárselo a otra persona, no a mí...

- Hidromiel... - Gin la encaró - No me digas que tuviste algo que ver en ésto...

- ¡No! Estoy tan asombrada como tú. Yo lo maté, yo le di la APTX... - respondió ella, muriéndose de risa por dentro.

- No me sirve... - susurró Gin - Tú eres actriz, me estás mintiendo...

- Gin, eres muy listo... - dijo la voz de una mujer vestida de negro - Sabíamos que era arriesgado, pero lo hicimos demasiado bien... No sospechaste nada¿verdad?

- ¿Quién eres? - preguntó el rubio.

- ¿No me recuerdas? Bueno, puede ser que me dieses por muerta... ¿Te suena el apodo Sherry¿O quizá Shiho Miyano? - preguntó la voz, quitándose el sombrero y las gafas de sol.

- Sherry... Tú estabas muerta...

- Encogida, diría yo... La APTX 4869 que perfeccioné me transformó en una niña de apenas 7 años...

- ¿Cómo? - preguntó el rubio, sin poderlo creer.

- ¿De verdad quieres que nos pongamos a discutir sobre cuestiones de física y química? - ironizó la científica - Yo creo que sería mejor que te enterases de nuestro plan, que ni siquiera has podido descubrir...

- Hidromiel, deja de mentir... - dijo un hombre con voz de mujer.

El hombre que acababa de hablar se quitó el sombrero y el disfraz, dejando ver su figura femenina, su piel blanca, y su pelo rubio platino. Vermouth sonrió confiada, contenta de que el fin de la organización viera la luz.

Gin, por su parte, estaba cada vez más sorprendido y asustado. Había visto en tan sólo cinco minutos como paraban la boda con la mujer de su vida, por parte del detective Shinichi Kudo, en teoría muerto; la aparición de Shiho Miyano, también en teoría muerta, pero resultaba que estaba encogida; la verdadera cara de Vermouth y, por último, estaba Ran. Aunque en ese momento no sabía que todavía quedaban muchas sorpresas por ver.

- Está bien - dijo Ran -. Lo siento Gin, pero te he sido infiel. Mi corazón estaba enamorado de Shinichi Kudo desde mucho antes que matarais a mis padres. Y fue volverlo a ver, para que esos sentimientos salieran a flote de nuevo y volví a caer. Por eso, creamos un plan para acabar con la organización para siempre. Al principio, sólo intervendríamos Vermouth, Sherry y yo, pero Sherry se lo contó a Shinichi, así que tuvimos que cambiar los planes. Aprovechando mi misión, te haríamos creer que Shinichi estaría muerto, para hacerte bajar la guardia.

- Me utilizaste... - susurró Gin, furioso, pero intentando controlarse.

- El día que te eligieron jefe de la organización, estaba todo planeado - empezó Shinichi, haciendo caso omiso a Gin -. Vermouth iba a ser la presentadora, así que le comunicaron quién iba a ser el nuevo jefe. No se lo dijimos a nadie, ni siquiera a Ran, para que le viniera de sorpresa. Sabíamos que aprovecharías la oportunidad para pedirle matrimonio a Ran, y preparamos la piñata y todo lo demás.

- Después os fuisteis a casa de Hidromiel y no hicisteis nada gracias a un somnífero, que preparé yo para que durara más - confesó Sherry -. Mientras tanto, en el salón, nosotros tres pudimos con todos los miembros de la organización con un gas soporífero, y luego vino la policía y la ambulancia.

- ¡Eso es mentira! - gritó Gin, saliendo de sus casillas - Si los derrotasteis a todos¿qué coño están haciendo un montón de gente vestida de negro, o sea de la organización, en mi boda? No me iréis a decir que son policías disfrazados...

- ¡Justo en el clavo! - dijo Shinichi - Exacto, como tú has dicho, son policías... ¿Sabes, Gin? Me impresionan tus dotes de detective... Cuando salgas de la cárcel, puedes trabajar conmigo...

Al mismo tiempo que Shinichi hablaba, todos los presentes se estaban quitando las vestimentas negras, revelando sus identidades verdaderas. En la sala estaban Takagi, Sato, Chiba, Yumi, Shiratori... Todos estaban preparados para actuar, en caso de que fuera necesario.

- ¡Ja! - sonrió Gin - Si creéis que con cuatro policías me podéis vencer...

- ¡Somos 240! - se oyó a alguien gritarlo, interrumpiendo a Gin.

- Me da igual cuantos seáis. A mí todavía me queda un as en la manga. ¡Vodka¡Baja ahora mismo!

- Gin, de verdad que lo siento... - dijo Vodka - Pero yo no me llamo así. ¿No crees que sería muy sospechoso que me hubiesen dejado libre? Yo no soy Vodka, amigo... Yo soy el Inspector Megure. ¡Chicos, arrestadle!

- ¿Qué? - Gin estaba paralizado, pero reaccionó rápido, cogiendo a Ran y sacando la pistola que llevaba encima - ¡Qué nadie se mueva! Si veo algún movimiento, por pequeño que sea, hago que Ran se convierta en un colador.

Los ojos de la chica, cogida por el cuello por Gin, reflejaban miedo, mucho miedo. No sabía hasta qué punto sería capaz de llegar Gin. Miró primero a Vermouth y a Sherry, que le devolvían la mirada asustadas. Echo un vistazo a la sala, y por último su vista se clavó en Shinichi. Por el contrario a lo que cualquiera podría pensar, estaba sonriendo. Los ojos azules del chico le decían que saldrían de ésa, los dos juntos. Disimuladamente, Shinichi se tocó el bolsillo del pantalón, haciendo entender a Ran que utilizara su último recurso. Ella asintió levemente, recobrando la confianza en sí misma.

- Shinichi, debo pedirte perdón... - empezó Ran, provocando que Gin la mirara, bajando la cabeza.

- ¿Por qué? - preguntó Shinichi.

- Porque, en los últimos meses, he empezado a sentir cosas, que podrían poner en peligro nuestra relación... Cosas relacionadas con Gin... - el rubio volvía a estar atónito, mientras Ran cogía su mano de su cuello, y la quitaba de allí. Se agachó un momento, para volver a levantarse y encarar a Gin.

- ¿Qué quieres decir? - cuestionó el rubio, con voz dulce.

- Que... Que yo te quiero... Quiero decir que te amo... - se giró hacia Shinichi y murmuró - Lo siento...

Los que se suponía que iban a ser marido y mujer se acercaron, ante la mirada de todos los presentes. Sherry y Vermouth estaban que no podían creérselo, mientras que Shinichi los miraba destrozado, con el corazón hecho pedazos. Cuando sus labios se unieron, él no quiso mirar.

De repente, Gin se separó, empezando a toser.

- ¿Qué es ésto? - murmuró, enseñándole a Ran algo que se había quitado de la boca.

Sherry los miró asombrada, entendiendo todo.

- ¿Qué es ésto? - repitió, enseñándole una pequeña cápsula blanca y verde - ¡Qué es ésto! - gritó.

- Vaya¿no lo recuerdas? - dijo Ran - Me lo diste tú, para matar a Shinichi. Es la APTX 4870.

- Sí... - empezó Shiho - Me pidió que la examinara, para ver sus efectos. Pensaba que iba a ser mortífera, pero era sólo un paralizante. Descubrimos que lo que querías era que Shinichi estuviera paralizado, para matarlo a golpes después¿no es así? Te hemos pagado con la misma moneda...

- Entonces¿todo era mentira? - preguntó Gin, con voz débil y cayendo al suelo.

- Desde la primera palabra hasta el último beso... - confesó Ran - Lo siento, Gin... Pero eras el único que quedaba en libertad, el jefe y tenía que vengar a mis padres... No te lo podía perdonar, pero no te he matado, como pensaba hacer...

- No hubiese valido la pena... - dijo Shinichi, acercándose a Ran y cogiéndola por la cintura - No hubiese valido la pena rebajarse a su nivel...

- No... - murmuró Ran, viendo como Gin yacía en el suelo, escuchando todo pero incapaz de moverse.

Los policías, viendo que el peligro había pasado, se acercaron al rubio, subiéndolo a una camilla, que habían traído una ambulancia. Los cuatro que habían destruido a la organización, por siempre, salieron los últimos, después de echarle un vistazo a la iglesia, que había sido testigo de los últimos momentos vividos.

- Ran¿te sientes diferente al haber dejado de llamarte Hidromiel? - preguntó Shinichi, cogido de la mano de ella.

- No... Me siento muy feliz por no tener que oír ese nombre nunca más. Contigo todo está bien... - Ran le encaró y él vio sus ojos aguosos. La apoyó en su pecho, para que pudiera descargarse en él, si quería.

Estuvieron cinco minutos abrazados, solos, ya que los policías, Shiho y Chris habían ido a comisaría a prestar declaración.

- ¿Estás mejor? - preguntó Shinichi con dulzura, separándose de ella y limpiándole las lágrimas.

- Sí, te amo... - dijo Ran, acercándose a los labios del detective.

- Yo también... - murmuró Shinichi, besándola.

- Tengo que confesarte algo... - empezó Ran, cuando se separaron.

- ¿Qué es?

- Estoy embarazada...

Shinichi la miró asombrado, sin saber cómo reaccionar. No se esperaba éso, aunque tampoco le sorprendía.

- Pero éso es fantástico... - dijo, todavía en su asombro.

- ¿A que sí? - sonrió ella.

- ¿Y cómo le llamaremos¿De cuánto estás¿Sabes si es niño o niña?

Con este bombardeo de preguntas, Ran y Shinichi siguieron caminando hacia la casa del detective, no muy lejos de allí. En ese momento no lo sabían, pero el destino les tenía preparados otros muchos momentos felices, más incluso que el que estaban viviendo ahora, que ellos iban a aprovechar al máximo.

--------------------------------

- ¿Por qué no te duermes ya? - preguntó Ran, a la niña y el niño que estaban estirados en sus camas.

- Vamos, Noriko y Akira, vuestra madre ya os ha contado nuestra historia miles de veces. ¿Nunca os cansáis de escucharla?

- ¿Qué pasó con Gin? - preguntó Akira, mientras se arropaba.

- Pues supongo que se pudrió en la cárcel... - dijo Shinichi - Vamos, ya es muy tarde. Dormiros ya.

- ¡No queremos! - gritaron los dos.

- ¿Queréis saber cómo os trajimos al mundo? - preguntó Ran, con una sonrisa.

- ¡Buenas noches! - dijeron los dos.

Ran y Shinichi salieron de la habitación, sonriendo.

- Tus hijos son muy predecibles... - dijo Ran.

- También son tuyos... - dijo Shinichi, besándola.

- Te quiero...

- Yo también...


Personalmente, me encanta el final. Lo encuentro tan romántico, tan empalagoso... XDDDD Quiero deciros que este cap los escribí dos semanas después de escribir el séptimo, un record para mí, ya que nunca había tardado tanto. Lo que pasa era que estaba atrancada y no sabía como seguir. Pero en una clase de sociales me vino la inspiración y aquí está. Me da mucha pena acabarlo aquí, y con esto me refiero a que no habrá epilogo. Bueno, el epilogo seria esa parte de los dos hijos de Shinichi y Ran.

Pido reviews!!!!! Quiero agradecer de antemano todos los que me enviéis, ya que no podré responderlos. Pero quiero que sepáis que soy muy feliz de haber escrito una historia que haya gustado a mis lectores. Obviamente, a quien mas se lo agradezco es a los que han seguido la historia desde el principio, y me han hecho saber su opinión. Esas personitas son: Rani07 (aki ta la sorpresa, y otra mas q pondre dentro de nada), Amidala Granger (tu respuesta esta mas abajo), Marta-chan (muxas gracias!), Belly-chan (gracias x seguir la istoria desde el principio), shihoran (muxas gracias!), meitanteimar (spero q te aya gustado), ammiel (me alegra q te guste mi manera de scribir). Pues tambien quiero agradecer a toda aquella gente que lo ha leido, aunque no me haya dicho su opinion

Tambien quiero anunciar que estoy empezando un nuevo proyecto. Un súper-songfic infinito, sin final, con todas las canciones que me gusten y crea que les pegan a Shin y Ran. Por supuesto, podréis y tendréis que darme ideas!!! O proponermelas!!! Quiero llegar a los 100

Otra cosa también es que el crossover entre Detective Conan y Harry Potter (sí, era eso) esta oficialmente parado. No se me ocurren ideas, y me da también mucho "palo". Así que habrá que esperar un poco más, pero os aseguro que verá la luz en aunque no sé cuándo. Supongo que pasado el verano.. XDDD

Sin nada más que decir, me despido.

Hasta el próximo fic.

Nos leemos

MEICOSR