o0o Recomendación Musical: Ruska - Apocalyptica

http // www .youtube . com/watch?veVmzkef9kcw

Epílogo. Ya hemos llegado al final.

Gracias por estar aquí.


Epílogo: El jardín de los narcisos

Un pequeño elfo doméstico correteaba entre las flores, radiante, con su impoluta funda de cojín de tela de damasco y borlas doradas, a modo de vestidura. Seguía a una esbelta figura que portaba una elaborada canasta de mimbre, ataviada con una túnica tan blanca como los narcisos que cimbreaban despidiendo su floral aroma a su paso. Cada vez que la mujer se agachaba y alargaba una de sus delicadas manos hacia cualquier flor, el elfo doméstico chascaba los dedos y las espinas desaparecían y los tallos se desprendían con facilidad. Entonces la mujer tomaba la flor y la colocaba cuidadosamente junto a las demás, en la cesta. Lirios, narcisos y rosas, todos blancos. Siempre blancos.

La imponente y opulenta mansión Malfoy se erguía orgullosa a sus espaldas, como el castillo de la dama y su lacayo. La luz del sol se reflejaba en los altos ventanales que cubrían la fachada y una sombra oscura observaba a la mujer a través del cristal, opaca tras la claridad. Líneas de nostalgia suavizaban el duro rostro y los ojos grises cálidos por la añoranza.

Como un silencioso centinela vigilaba, en silencio, a la espera.

En el jardín, Narcissa ocultó la punta de su fina nariz en una rosa blanca y aspiró su aroma, cerrando los ojos. Después, con la cesta de las flores colgando de su brazo, se acercó a uno de los bancos de piedra labrada que adornaban el jardín y se sentó allí con elegancia, depositando la rosa blanca en un rincón, sobre la piedra, alejada del resto de sus retoños.

Más tarde, Lucius iría a recoger la rosa porque sabía que Narcissa la dejaría allí, como cada tarde. Lo sabía porque la observaba desde una de las ventanas que daban al jardín cada vez que ella iba allí a recoger sus flores. Entonces, como si fuera una pactada señal, Lucius bajaba a recoger la rosa y le rozaba las manos fugazmente. Pero no aún, no todavía.

Sus ojos tristes se movieron hacia las dos personas que, con las manos dadas, aparecían por el sendero de gravilla que daba al jardín de los narcisos. Él era más alto que ella y su mano ocultaba por completo la de la muchacha, apretándola con ansiedad. Lucius sabía que al llegar al jardín, la joven se detendría y sonreiría al muchacho, infundiéndole ánimos. Él titubearía unos instantes, y finalmente caminarían juntos hasta Narcissa.

Llegados a ese punto, Lucius abandonaba la ventana y se alejaba, perdido en sus pensamientos. Si se hubiera quedado, hubiera podido contemplar cómo Hermione se sentaba en el banco de piedra junto a su esposa y guardaba silencio. Draco se detenía al lado de Hermione y observaba a su madre con una mezcla de ahogada esperanza y silenciosa desesperación. Pero Narcissa nunca le miraba.

Ella permanecía abstraída, observando la canasta de mimbre llena de flores. De vez en cuando desprendía los pétalos de una rosa y los sostenía en la palma de su mano hasta que la brisa se los llevaba. Kreacher los perseguía entonces, riendo infantilmente, y trataba de atraparlos con sus manitas, para guárdalos en un tarrito de cristal porque olían como su ama.

Draco y Hermione aguardaban en silencio durante minutos que a veces se alargaban hasta formar horas. Y entonces, tarde unos días, temprano otros, sucedía. Narcissa orientaba el rostro hacia Hermione y la observaba como si realmente la viera, a ella, sólo a ella. Como si en alguna parte de su mundo de sombras y luces, guardara, arraigado en el pequeño cofre de la razón, el recuerdo de la muchacha. Tal vez porque una parte de ella aún sabía que Hermione, la última persona que había visto antes de que Bellatrix le arrancara la cordura, cuidaba de su hijo.

-¿Y mi hijo? –preguntaba, y algunos días tomaba la mano de Hermione, aguardando su respuesta.

-Está conmigo, está bien –respondía siempre ella con serenidad.

Y como si realmente la entendiera, Narcissa sonreía, soltaba su mano y poniéndose en pie, regresaba junto a las flores. Entonces Hermione se levantaba del banco y le daba a Draco la mano que su madre había tocado, como si de algún modo así pudiera regalarle su tacto. Él la besaba en la palma y observaba a Narcissa con tristeza durante unos segundos. Después, abrazados, ambos se alejaban silenciosamente por el sendero que salía de Malfoy Hall.


o0o FIN o0o


Hola amigo/as,

ahora sí, hasta aquí ha llegado la historia. Sé que el epílogo es corto, pero ya no tenía nada más que decir. Mi intención final era decir: sí, la guerra ha acabado y están juntos, pero no les ha tocado vivir en un mundo feliz. Una guerra siempre deja consecuencias, heridas que tardan generaciones en curarse. Los Malfoy han pagado las consecuencias de sus elecciones y me pareció apropiado acabar el fic con la historia de esa familia. Porque de un modo u otro, han tenido un papel crucial en la historia, sobre todo Narcissa y Draco.

Espero que os haya gustado. Sé que la mayoría tendréis curiosidad por lo que habrá sido de otros personajes importantes de la historia, pero creo que sinceramente no había modo de introducirlo coherentemente en la historia. Tampoco aclaro cuanto tiempo ha pasado desde el capítulo anterior hasta la visita de Draco y Hermione a Narcissa, lo dejo a vuestra imaginación. Meses tal vez, o años.

Y bueno, hasta aquí hemos llegado...52 capítulos, 8 meses y muchas emociones. Me siento un poco rara, todavía no me creo que esté colgando el último capítulo...que ya no volveré a escribir en esta historia, pero lo que me interesa es daros las gracias. He escrito una entrada en mi LJ para quien le interese (sin espacios): http //dryadeh .livejournal . com/14956.html . Para quien no tenga ganas de entrar, básicamente me despido de la historia, de vosotros y os doy las gracias. Muchas gracias por haber llegado hasta aquí conmigo, dejando constancia o no. Gracias por leer 51 capítulos y un epílogo, por animarme y apoyarme tanto. Ya os lo he dicho, pero Dormiens no hubiera llegado hasta aquí sin vosotros/as y vuestro apoyo. He experimentado con cosas nuevas y me habéis dado aliento y consejo para superarme. Gracias por tenerme paciencia, por comprenderme y por apoyarme. No tenéis ni idea de lo feliz que me ha hecho escribir esta historia y compartirla con vosotros/as. Simplemente, de todo corazón, gracias...

¿Qué voy a hacer ahora? Tomarme un largo descanso de largefics, posiblemente suba algún que otro one shoot o viñeta, y seguiré andando por el foro, por mi LJ y activa, cualquier cosa que queráis siempre podéis enviarme un pm, los respondo a todos. No sé si escribiré otro dramione, largo al menos. No tengo ideas al respecto y si sigo escribiendo fics taaan largos sobre ellos, tarde o temprano voy a empezar a repetirme y mucho. Me apetece cambiar un poco y tengo dos ideas en mente: una sobre los Merodeadores, otra sobre el equipo de quidditch de Gryffindor. Ya tendréis noticias de mí.

Respecto al libro que me van a publicar, aún no sé nada, ya avisaré en mi LJ y por mi profile, pero ya digo que sólo son 50 copias y es una novelilla algo mala. Gracias por el interés.

Y por último, pediros un favor. Ya sabéis que no suelo pedir reviews, pero por ser el último "capítulo", os pido por favor, que quienes habéis llegado hasta aquí me déis vuestra opinión, para mí significa mucho. Si no tenéis cuenta de ff(.)net, dejadme mails de contacto para que os responda, porque voy a responder a todos los reviews, tarde mucho o poco. Puestos a pedir :) cuanto más largos mejor. Me gustaría saber que opináis de la historia en conjunto, del final, lo que más os ha gustado, lo que menos, críticas, sugerencias o consejos para el futuro...lo que sea. Un millón de gracias, sois muy especiales para mí.

Y bueno, ya me callo, que soy más pesada que una vaca en brazos con un collar de melones.

GRACIAS, GRACIAS Y MÁS GRACIAS POR TODO!!!

Con mucho cariño, Dry!!

PD: Mi último soborno. Click a "Go" para hacerme feliz y despediros de Dormiens. Gracias!