Ron vs. Draco

Capitulo 1: El castigo y los deberes.

Una tarde de noviembre estaba ahí, sentada bajo un enorme árbol, leyendo acerca de Runas Antiguas, una de sus materias preferidas. Pero algo la distrajo, no supo porqué pero de un momento a otro estaba pensando en aquel joven pelirrojo, alto y guapo, talvez porqué el odiaba las Runas Antiguas. Y como si lo hubiera invocado, apareció: Ron Weasley, el chico que la hacía suspirar cada día y le quitaba el sueño cada noche. Iba acompañado de alguien, éste otro era su mejor amigo, de hecho, el de ambos: Harry Potter, para mucho "El niño que vivió".

- Hola, Hermione ¿porqué estas aquí tan sola? - pregunto Ron - y en domingo.

- Leo.

- Pero Hermione, es do-min-go.

- ¿Y-que-me-im-por-ta?

- Por favor, no peleen - intervino Harry, al ver que Ron abría la boca para protestar.

- ¿Y qué…?

- Runas Antiguas.

- ¿Cómo lo hiciste?

- ¿Qué?

- Saber lo que te iba a preguntar¿cómo lo hiciste?

- Bueno, es porque - rió un poco - eres patéticamente predecible.

Ron se puso una mano en el corazón e hizo una cara de ofendido y dolor y después agregó:

- ¿Ah, si? pues tú eres una sabelotodo.

Harry no dijo nada, pero puso los ojos en blanco y, por la expresión de su cara, Ron y Hermione notaron que pensó: "Estos dos no cambian". Lo cual los hizo reír a carcajadas.

Pero alguien, del otro lado del patio, no reía ni estaba feliz al igual que ellos. Un muchacho de la misma edad que ellos, era alto, rubio, de rasgos afilados y unos profundos ojos grises. No estaba muy convencido del porqué, pero se sentía furioso al ver a aquel trío tan feliz, sobre todo a Ron y a Hermione.

-¡Miren quién esta aquí! El cararajada Potter, la sangresucia Granger y el pobretón Weasley.

- ¿Qué quieres, Malfoy?- dijo Harry levantándose y blandiendo su varita, acto que Ron imitó.

- Tranquilos, sólo vine a saludar - dijo arrastrando las palabras, como ya era costumbre.

- Pues no necesitamos que nos saludes, ahora vete - dijo Hermione cerrando el libro.

- ¡Tú cállate y sigue con tu lectura, sangresucia! - dijo soltando una cruel risa.

- ¡Expelliarmus! - cómo era de esperarse, Ron no soporto que Malfoy se dirigiera de esa manera a Hermione y sin más, lo atacó. Cuándo el rayo de luz roja llegó a Malfoy, salió volando al punto de caer dentro del lago - ¡Jamás! Oye bien ¡Jamás vueltas a llamarla así o lo lamentaras!

- ¿Ah, si¿Qué me harás? - dijo Malfoy nadando hacia la orilla, Ron levantó su varita y abrió la boca para lanzarle a Malfoy un hechizo pero…

- ¡Ron!

- Hermione, no permitiré que te vuelva a faltar al respeto - dijo, sin apartar la mirada de Malfoy que ya salía del lago.

- No, no lo hagas… no vale la pena.

Ron asintió, aunque en su cara se notaban las ganas que tenía de echarle un maleficio a Malfoy.

- Tienes razón Hermione, no la vale, pero eso no me importa - el que había hablado era Harry y antes de que Hermione, Ron no se veía muy dispuesto a detener algún ataque hacia Malfoy, lo detuviera Harry gritó - ¡Levicorpus! - Malfoy, que apenas estaba tratando de ponerse en pie, fue jalado por una fuerza invisible por el tobillo y quedó de cabeza haciendo que la túnica le tapara la cara.

- ¡Potter, Weasley, Granger! - en ese momento llegó la profesora McGonagall que parecía haber visto la última escena de la pelea- Vengan conmigo.

- Pero profesora… - comenzó a decir Hermione – ellos sólo me estaban defendiendo de Malfoy, que vino a molestar.

- Entonces Malfoy también vendrá ¡Baje a Malfoy, Potter!

Harry dejó caer a Malfoy, sin mucho cuidado, lo que ocasionó que Malfoy soltara un gemido de dolor, lo cual hizo que Harry y Ron se sintieran complacidos… un poco.

Entraron en el despacho de la profesora McGonagall el cual ya conocían, por la misma razón que ahora, una pelea.

- ¿Por qué? - fue lo primero que dijo la profesora.

- Él- señaló a Malfoy con la cabeza- llamó a Hermione… sangresucia y pues no nos íbamos a quedar como si nada.

- ¡Silencio, Potter!

- Ella preguntó porque - murmuro Ron.

- Tengo buen oído, Weasley - dijo clavando la mirada en Ron - Bien, el castigo que tomarán será limpiar la biblioteca, y quiero un trabajo bien hecho.

- Eh, cuando dice la biblioteca se refiere a…

- Estanterías, libros, lámparas, mesas, TODO.

- ¿Y cuándo será eso? - Malfoy tenía cara de total fastidio y aburrimiento.

- Éste sábado, empezarán después del desayuno y, obviamente, no irán a Hogsmeade.

- Pero, profesora ¡yo no puedo ese día!

- Malfoy - comenzó la profesora con impaciencia - no me importa si tiene alguna cita, usted ahora tiene un castigo por faltar el respeto a su compañera - Malfoy solo puso cara de fastidio - Sean puntuales, ahora vuelvan a sus clases.

Salieron del despacho de la profesora McGonagall, Ron y Harry tenían libre esa hora así que fueron a entrenar un poco de quidditch, Hermione fue a Runas Antiguas y Malfoy a Encantamientos.

- ¡Genial! Un sábado entero limpiando libros con Malfoy - se quejaba Ron.

- ¡Esto es fantástico! Además del castigo con Malfoy tenemos más deberes que Percy en todos sus años aquí.

- No seas exagerado, Ron. Sólo son 2 pergaminos de Pociones, estudiar para la prueba de Transformaciones, investigar el encantamiento 'Estimulus' para Encantamientos y redactar lo de HM (Historia de la Magia).

Ron se le quedó viendo a Hermione con una mirada que decía¿Y eso te parece poco?, lo que al parecer Hermione entendió

- Está bien, no es poco pero si exageraste: tenemos más deberes que Percy en todos sus años aquí - dijo imitando la voz de Ron. Harry se echo una carcajada pero cesó al ver la mirada de Ron.

- Eh, mejor nos ponemos a hacerlos y ya - dijo tomando una enciclopedia titulada "Los encantamientos y sus usos".

- Si, eso - Hermione abrió un enorme libro de HM.

Ron sólo lanzó un bufido y se dejo caer en una silla para ponerse a escribir lo de Pociones.

A la 1:30 de la madrugada los tres seguían escribiendo silenciosamente, hasta que el silencio fue interrumpido por Harry.

- Creo - lanzo un gran bostezo - que me iré a dormir y mañana terminare esto. Buenas noches.

- Buenas noches - dijo Ron desperezándose - yo iré en un rato más.

- Bien.

- Buenas noches - dijo Hermione mientras se estiraba, haciendo que la blusa blanca del uniforme se le levantara un poco dejando ver una parte de su estomago. Lo cual, Ron no pudo evitar ver.

Harry subió las escaleras, pero antes de entrar al dormitorio de los chicos se les quedó viendo a sus amigos y no pudo evitar sonreír al pensar en todo lo que sentían el uno al otro, pero no eran capaces de aceptarlo.

- Hermione.

- ¿Si?

- ¿Me puedes ayudar?

- Mmm… ¿en qué?

- Es que no encuentro nada sobre el encantamiento 'Estimulus' - Hermione suspiró.

- Está bien, préstame eso - Ron sonrió y le dio el pergamino que solo decia: Encantamiento 'Estimulus'.

- ¡Gracias, Hermione! Eres genial.

- Gracias, aunque ya lo sabia - dijo "modestamente".

Ron se levanto y se acostó en un sillón. Después de 10 minutos de ver el fuego se quedó dormido, y 10 minutos después Hermione se levantó se acerco al sillón y dijo:

- Ya está, Ron - pero claro ésta que no recibió respuesta alguna. Se acercó un poco más al sillón y vio como Ron dormía placidamente. "Que lindo es cuando duerme" pensó con una sonrisa dibujándosele en el rostro.

- Ron.

- Mmm… - fue lo que obtuvo de respuesta.

- Despierta, ven, te ayudo a ir al dormitorio.

- Mmno.

- ¡Ron!

- ¡Shh!

Hermione soltó un bufido, pero tuvo una idea. Se arremangó la manga de la blusa y le dio un pellizco, usando las uñas, en la mejilla.

- ¡¡AAHH¿Qué te sucede? - Ron se sobaba la mejilla donde Hermione lo había pellizcado.

- Pues no me hacías caso. Buenas noches.

Ron se incorporó y lentamente fue a ver el pergamino de Encantamientos, estaba listo, después se fue a la cama.

Hola:) bueno este es mi primer fic nn...espero que les guste y please dejen reviews!

Agradecimientos especiales a Andy porque me explicó como subir los

fics...thanks nena! x)

cuidence:) wahahahaha :P