Disclaimer: Nada de lo que reconozcas es mío y bla, bla, bla...

Editado: Éste antes era un songfic, pero dado que estoy editando todas mis historias y que los songfics no están permitidos en fanfiction, pondré la canción como una recomendación musical. Me duele amarte - Reik.


Adiós, amor

Ahí estaba, en su cuarto, un día soleado, sintiéndose morir; pensaba en todos los años, todos los recuerdos. Recordó cuándo lo vio por primera vez; cuándo se paralizaba con sólo verlo, al recordar aquello una media sonrisa se dibujó en su rostro.

—Ya es hora, cariño —una mujer abrió la puerta, su cara estaba pálida, sus ojos hinchados y unas lágrimas caían por sus mejillas.

—Ahora voy. Casi termino.

Terminó de vestirse con un suéter negro, traía una falda larga y unas botas del mismo color. Dio unos pasos al frente y se miró al espejo. Su cabello caía alrededor de su cara, parecían unas largas cortinas rojas; aquellos ojos color almendra miraban fijamente el espejo, lose cerró y unas gruesas lágrimas bajaron lenta y silenciosamente por sus mejillas.

—¡Ginny! —gritó una voz de hombre desde abajo.

—¡Ahora voy! —contestó, abriendo los ojos y colocándose un broche en el cabello. Después salió de la habitación.

--

Estaban en el patio lo que parecían cientos de personas, alrededor de una mesa. En ese momento llegó Ginny, junto con todos los Weasley; inclusive Percy. Todos y cada uno de los presentes vestían de negro. Entonces apareció una joven de cabello embarañado. Se acercó y abrazó a la pelirroja lo más fuerte que pudo, mientras dejaba escapar unas cuantas lágrimas.

El señor Weasley pasó al frente, se puso muy cerca de la mesa, que encima tenía una enorme caja. Todos se sentaron en un montón de sillas que estaban acomodadas alrededor de la mesa. Ron y Hermione se sentaron juntos y tomados de la mano; en la última fila se sentó Ginny.

Seguían cayendo lágrimas por su rostro y también seguía recordando. Sentía algo extraño… un enorme vacío. El señor Weasley no había hecho nada; todos estaban en silencio. Recordando.

¿Por qué te fuiste? ¿Por qué me dejaste? ¿Acaso yo no era suficiente para ti? ¿Acaso no te amaba demasiado?

En ese momento empezó a hablar el señor Weasley.

—Él… él era un gran muchacho… que digo muchacho, ya era todo un hombre. Todos lo queríamos. Yo lo consideraba como un hijo, y mis hijos como un hermano… tal vez algo más —volteó a ver a Ginny, que tenía la vista perdida en el pasto—. Cada uno de nosotros lo conoció y supo que su objetivo en la vida era… venganza.

Venganza. Ginny suspiró. ¿Lo lograste? ¿Lograste tu venganza? Algo dentro de ella contestó: . Supongo que ahora eres feliz, eso espero yo.

—No hay palabras para describir lo que sentimos— tomó la caja y quitó algo parecido a una tapa, dentro se encontraba un muchacho con gafas, pelo color azabache y una cicatriz en forma de rayo en la frente— Harry Potter… El-niño-que-vivió.

El-niño-que-vivió, una media sonrisa se dibujo en su rostro. ¿Jamás te quitarán ese sobrenombre, sabes? Así te recordaremos siempre. Empezó a sollozar.

—Jamás te olvidaremos, hijo —unas lágrimas brotaron de los ojos del hombre. Sacó su varita, murmuró algo ininteligible y el cuerpo de aquél joven empezó a arder.

—Yo en especial no te olvidaré —susurró Ginny con voz ronca—. Lo lograste, venciste a Voldemort, venciste al peor. Adiós, amor —se levantó y se dirigió hacia sus hermanos y Hermione.


Este es mi primer songfic, lo escribí una noche, antes de dormir. Estaba medio triste ese día y me puse a escribir como sería el funeral de Harry Potter.

Les parecerá patético, pero me dio mucha tristeza cuándo lo estaba pasando a la computadora... como que me dio nostalgia, hasta me dieron ganas de llorar xD

En fin, ojalá les guste y dejen reviews.