¿Quién será el Padrino?

Hungry Herat

By. Guaduchi

Miró de arriba abajo a la persona que estaba sentada frente a él. La figura se mecía con gracia en la mecedora de manera, sus pies se posaban en el piso y luego se levantaban, una y otra vez. Su vientre se hallaba plano, ahora…. Pues mucho antes estaba abultado. Los cabellos de la mujer estaban sueltos, cayendo libremente por su espalda y sus hombros, como si se tratase de una majestuosa enredadera…verdosa y brillante a causa del rocía mañanero. Sus ojos dorados observaban fijos, llenos de cariño y amor, hacia abajo. A un pequeño bulto.

La manta azul se movió. Destapando así parte de la cara de un bebe. Un infante de cabellos oscuros y piel blanca; pequeño, indefenso…perfecto. Tan perfecto y hermoso como la mujer que lo llevaba en sus brazos. Como la mujer a la que amaba. Ella lentamente sonrió y se volteó a enfrentarlo. Sus ojos estaban brillantes y sus mejillas estaban teñidas de rosado. Con cuidado de no hacer ningún movimiento errado, se levantó y se dirigió a donde él estaba.

Él estaba sentado en el mueble azul zafiro. Todo en la habitación estaba decorado de distintos tonos de azules y amarillo. Una cuna blanca con la figura de un osito futbolista se hallaba a unos pasos de la ventana; paralelo a ella estaba un mueble de color azul pastel y blanco donde estaba toda la ropa del infante. La mujer lo dejo en su cama con cuidado y luego reposó su rostro en la baranda.

-¿No es hermoso?- preguntó mientras observaba la pequeña figurita arropada.

-Si…- levantándose del mueble y caminando hacía su esposa. Se colocó detrás de ella y la abrazó; clavando su mentón en el espacio entre el cuello y el hombro derecho de la mujer, pasando sus manos por su vientre. Ambos estaban enfrascados en el niño durmiente- Es increíble…que ya este aquí.

-La espera me fue eterna- en susurro- ¡Estoy tan feliz! No puedo creer todavía que él…que Keisuke Kanou, haya estado en mi interior…-

-A mi lo que me sorprende es que tú no estés gorda- besando su cuello- Deberías estarlo.

-¡Ja! Ya quisieras tú que yo engordara- cerrando los ojos. Los besos de él y las caricias en su vientre le estaban haciendo perder la razón.- Kyosuke… por favor…estamos con el bebe…- entrecortadamente.

-Como digas, mujer fea- separándose de ella, no sin antes darle un beso en la oreja- Iré a preparar algo de comer. ¿Quieres algo?

-No gracias.

-Debes comer- mirándola dulcemente- Siempre te esfuerzas demasiado.

-No importa.-

-Siempre lo haces, como la vez que estuve en el hospital a causa de mi lesión.

-¡Eso fue hace años!- respondió Tsujiwaki.

-Da igual, es el punto...por cierto- mirándola serio- Miki, un niño¿puede tener dos padrinos?

-Aún no escoger si Rodrigo o Sakai lo será ¿verdad?- con un deje de diversión- La madrina será Karim, eso ya lo habíamos hablado.

-Si lo sé. Pero es que también pensé en el simio con anteojos…Pero, me acordé que él fue el padrino de nuestra boda…Y pues, Sakai y Rodrigo quedaron en pelearse por quién sería el padrino de mi primer hijo- suspirando con fastidio.

-Vamos Kyosuke- dándole un beso en los labios- Mejor vayamos a comer. Aún queda tiempo para saber cual de los dos será.

-Aunque yo creo que encontré una solución- con una expresión de picardía en su rostro- Nombramos a Sakai padrino de Keisuke y a Podrido de nuestro próximo hijo.- con voz seductora.

-¡Apenas salgo de parto y ya quieres que queda embarazada de nuevo!- con las mejillas rojas.

-Eso no se sabe…Al menos aún no….- abrazándola

-Aunque…creo que tu solución no está nada mal…- sonriendo y besándolo.

º-º-º-º

Hola Pues este es mi primer fic de esta serie - ¡me encanta! Sobre todo Sakai y Seisuke...jejeje en fin, espero que les guste Bye...nos estaremos leyendo!