De La Perdición A La Redención

Disclaimer Ranma ½ es propiedad de Rumiko Takahashi y no mió… aun.

Capitulo 4:

"De Regreso en Nerima"

/Cartas o Letreros/

"Efectos de sonido"

[Diálogos en chino

-Diálogos-

[Pensamientos en chino

-Pensamientos-

Localización y tiempo (para señalar cambios)

(Notas de autor)

xxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxx

Un muelle de Japón (puede ser cualquiera, en realidad no importa mucho)

En una de los tantos muelles de la isla de Japón, un barco de pasajeros se encontraba en el proceso de desbordar a los pasajeros. Por uno de los lados en uno de los botes salvavidas, una figura se levantaba de su escondite.

-parece que por fin llegue- pensó la figura mientras hacia su camino sigilosamente hacia uno de los bordes del barco.

En el momento que alcanzo el borde, dio un salto hacia el muelle, y en el momento que toco tierra, salio corriendo a toda velocidad hacia las calles de la ciudad. La luz por fin iluminando su perfil, mostrando que la sombra era Ranma Saotome.

Al salir de China Ranma había sido capaz de colarse a un barco de pasajeros con dirección a Japón y usando sigilo que ni el mismo sabía que tenia pudo mantenerse oculto por los siete días que le tomo al barco llegar a su destino.

Unos días después Nerima, Tokyo

Nuestro artista marcial favorito se encontraba recorriendo la ciudad donde había vivido ya dos años, saltando con gran velocidad por los techos de las casas, mientras el sol se encontraba en la parte mas alta del cielo, señalando que era medio día. Su único objetivo, llegar al Dojo de los Tendo y encontrar a cierto cerdo negro.

Al paso que llevaba no seria mucho tiempo mas en el que llegaría a su destino, el problema yacía más en, como encontrar a Ryoga, el eternamente perdido artista marcial.

No tomo mucho mas tiempo para Ranma cuando reconoció el Dojo a la distancia, -así que por fin llegue- pensó Ranma con un poco de nostalgia –y pensar que solo hace un mes y medio que no estoy aquí… pero no tengo tiempo para esto, lo que debo hacer es encontrar al cerdo, cumplir mi parte del trato y esperar a que Minoru cumpla el suyo-

-¿Debería entrar por la entrada principal o… por una de las ventanas? Entrare por una de las ventanas, para primero averiguar quien es el que se encuentra en casa- con su decisión echa Ranma salto sobre la barda de la casa, en el momento que llego a ella, hacia el patio y de ahí al segundo piso, hacia la ventana del cuarto de huéspedes.

Una vez dentro, procedió a ocultar su presencia bajo el Umisenken y recorrer la casa. La primera persona que vio fue a Akane, cuyo cuarto estaba enseguida del de huéspedes y parecía estar trabajando en algún trabajo de la escuela. La segunda persona que encontró fue Nabiki, quien iba saliendo de su cuarto, caminando en dirección de las escaleras que llevaban hacia la sala, y se dispuso a seguirla.

Una vez en el primer piso, Ranma encontró a su padre y al señor Tendo sumergidos en un juego de Go –ninguna sorpresa en eso- continuando con su camino hacia la cocina, donde encontró a Kasumi trabajando en la comida.

Fue en ese momento que Kasumi se dio la vuelta y se quedo mirando al lugar donde Ranma se encontraba parado observándola.

-Que raro me pareció sentir que alguien me estaba observando- con eso dicho se dio la vuelta para continuar preparando la comida dejando a un muy sorprendido Ranma.

-impresionante… ni siquiera el viejo pervertido puede detectarme en el umisenken-

Con sus observaciones terminadas, Ranma se dirigió a la entrada principal del Dojo, por donde entran los retadores, una vez delante de la puerta, se puso una capa negra que le cubría todo del cuello hacia abajo y una mascara que le cubría el rostro.

La capa no era nada especial, ero la mascara estaba echa de porcelana, de un color rojo como la sangre, dos orificios para los ojos los cuales estaban rodeados por unos aros negros y debajo de ellos unas líneas negras que llegaban hasta la parte central de la cara.

-No se sorprenderán cuando se den cuanta de quien los reto- pensó Ranma divertido y con ansiedad en su voz, depuse de todo ya era hace un tiempo que no tenia una buena pelea y se estaba a comenzando a estresar.

Con todos sus arreglos listos, toco la campana que señalaba que un retador acababa de llegar y solo tuvo que esperar un momento para que la puerta fuera abierta por el patriarca de los Tendo.

-Buenas tardes mi nombre es Soun Tendo maestro de la rama Tendo del Musabetsu Kakuto-ryo ¿En que puedo ayudarle?-

-Mi nombre es Yamato y he venido a retar su Dojo- contesto Ranma en una voz monótona y totalmente sin emociones, completamente contraria a su voz normal, en este momento Ranma se encontraba usando el alma de hielo.

Con las introducciones terminadas el Sr. Tengo dirigió a ¨Yamato¨ al interior del Dojo, donde le pidió que lo esperara un momento, y se dirigió a entrar a la casa en busca de su mejor amigo y ex compañero de entrenamiento, Genma Saotome, a su esposa, Nodoka Saotome, que se encontraba de visita, y a sus hijas.

No paso mucho tiempo para que Soun regresara al Dojo donde encontró al joven retador en el mismo lugar donde lo había dejado –que sujeto más raro- pensó el patriarca Tendo.

Pronto todos estuvieron acomodados dentro del Dojo. A los lados, cerca de la entrada que dirigía a la casa, se encontraban sentadas las hermanas Tendo, a su lado los Saotome, en el centro del Dojo se encontraban Soun y Yamato, el ultimo analizando al todos los presentes.

-Muy bien muchacho- comenzó Soun –Combatirás contra la Sucesora del Dojo Tendo- dijo señalando a la menor de sus descendientes, Akane.

-Muy bien- contesto Yamato fríamente. Lo cual hizo enojar a Akane al pensar que la estaban subestimando.

Mientras la conversación entre Soun y Yamato se llevaba a cabo, los espectadores se encontraban analizando al recién llegado.

-Hay algo que no me gusta del aura que expide ese muchacho, es como si una sombra negra lo estuviera envolviendo- pensó Genma. Genma, aunque no entrenara lo suficiente para mejorar, aun conservaba su habilidad para sentir ki.

-Hay algo que se siente familiar acerca de él- Pensó Nodoka mientras seguía observando al joven que se encontraba parado frente a Soun. Y el mismo pensamiento se encontraba pasando por la cabeza de dos de las tres hermanas Tendo.

-Algo me dice que esta persona es alguien a quien conozco muy bien- pensó la mayor de las hermanas –pero a la vez siento como si algo estuviera bien con el-

-Cabello negro amarrado en una cola (no se como se llama el estilo de cabello de Ranma. Si alguien sabe por favor que me lo diga), ojos azules, misma estatura, y debajo de esa capa puedo ver una camisa roja… ¿podría ser?- la rápida mente de Nabiki Tendo, analizo todo lo que podía observar del adversario –espera Nabiki, no te precipites, no puedes saltar a conclusiones de esa manera… ese es el trabajo de Akane- pensó ella con algo de humor al final.

Mientras tanto Akane también hacia sus observaciones, pero de una manera muy distinta –es un poco mas alto que yo, es hombre, y su aura me grita pervertido… voy a golpearlo tan fuerte que no se despertara en una semana- pensó Akane, sobreestimando a su adversario.

Cuando escucho llamar su nombre, Akane, se levanto y se dirigió al centro del Dojo, colocándose frente a su contrincante, con una sonrisa presumida en su rostro, la cual cambio a enojo al escuchar lo poco preocupado que su enemigo estaba.

Soun se encontraba parado entre los dos adversarios, actuando como el referí de la contienda –Muy bien ¿Ambos listos?- pregunto a ambos, y cuando los vio asentir en afirmativo, dio la señal para que comenzaran – ¡Hajime!-

Y el combate dio inicio.

Ninguno de los dos se movió al principio, ambos solo se quedaron viendo el uno al otro analizando las maniobras que podían usar en la pelea… o por lo menos Ranma lo hacia. Akane solo separaba que el momento del primer ataque y cuando vio que ninguno venia, se decidió a empezar la batalla.

Moviéndose tan rápido como sus piernas lo permitieran, Akane corrió hacia Yamato, colocando su puño derecho en posición para atacar, y en el momento que llego frente a Ranma, envió el golpe, con la intención de golpearlo en el abdomen, colocando toda su fuerza detrás del golpe, confiada en que no fallaría…

Solo para que en el ultimo momento, Yamato diera un paso a la derecha, efectivamente esquivando su ataque y dejándola vulnerable a un contra ataque, lo cual fue justo lo que Yamato hizo.

Con un movimiento rápido de su brazo, coloco alrededor de cien golpes en el estomago de la chica, usando el Kachû Tenshin Amaguriken para dar los golpes mas rápidos de lo que los otros espectadores podían ver, pero no poniendo mucha fuerza detrás del ataque.

-Después de todo, no creo que aprecien que la mande al hospital- pensó Ranma al terminar su ataque, mientras colocaba a Akane en el suelo del Dojo ya que al finalizar el ataque se encontraba desmayada.

Los demás no podían creerlo, el recién llegado había derrotado a Akane con, lo que parecía, un solo golpe. Eso fue todo lo que tomo, un solo ataque y la batalla había concluido. La batalla no llevaba más de cinco minutos.

-¿Hay algún otro con el que pueda pelear?- pregunto Yamato, con un tono aburrido en su voz, mientras volteaba a ver al resto de los habitantes de la casa.

Soun, Ranma noto, se encontraba llorando por que su pequeña niña había sido lastimada. Genma estaba perdido en sus pensamientos, algo que Ranma no veía muy seguido, por lo que se sorprendió.

-¡¿Genma¡¿Pensando¡Eso no puede ser!- pensó Ranma alarmado, discretamente mirando hacia la puerta que conectaba al Dojo con el patio, en busca de alguna señal del Apocalipsis.

Pero verán, lo que pocos saben es que Genma es un idiota… bueno eso ya lo sabían… pero lo que no es muy conocido es que cuando el panda necesita encontrar una vía de escape, el puede ser muy ingenioso. ¿Cómo creen que se invento el Umi-sen-ken?

-¡Piensa, Genma, piensa! Sin el muchacho aquí Soun esperara que tu pelees por el Dojo, así que debo encontrar una manera de escapar de esto ileso… ¡Bien lo teng…!- Genma nunca pudo acabar su pensamiento, mucho menos poner su plan en marcha, ya que su esposa decidió intervenir en ese momento. -¡Rayos!- pensó Genma al escuchar lo que dijo su ¨querida¨ esposa.

-Puede pelear contra mi esposo, Yamato-san- dijo Nodoka, mientras señalaba a su marido, quien le envió una mirada de enojo, la cual fue ignorada.

Detrás de la mascara que llevaba puesta, una sonrisa malvada se dibujo en su rostro. Si Genma la hubiera podido ver esa sonrisa, en estos momentos estaría corriendo en busca de agua fría para hacer su acto del ¨tierno panda¨.

Genma, ahora colocado frente a su contrincante, comenzó con la primera técnica de su escuela, enojar suficiente al enemigo para que este comenta un error en su ira. Después de unos cinco minutos de intentar conseguir una reacción del muchacho frente a el, sin resultados, decidió que seria mejor comenzar con el encuentro.

Inmediatamente, Genma, se lanzo contra su adversario con una patada a la cara, esperando tomarlo por sorpresa, solo para ser desilusionado cuando Yamato esquivo su patada saltando a un lado, y ganando algo de distancia entre ellos. Nadie noto que en el momento que esquivo, Ranma, había tocado una parte de la pierna de Genma, agregando un poco de su ki, tan ligera y rápidamente que Genma no lo vio ni sintió el contacto.

Esto siguió por varios minutos, minutos en los cuales Genma estaba creciendo frustrado debido a su inhabilidad de conectar un golpe a su oponente.

-Bien, no se ha dado cuenta de los chiatsu (puntos de presión) que he estado presionando en su cuerpo- pensó Ranma, una vez que vio que solo faltaba un último chiatsu para completar su ataque. –es hora de poner mi plan en acción- pensó Ranma sádicamente. Lo que le esperaba a su padre no iba a ser agradable.

-Me aburren estos juegos- dijo Yamato en su tono aburrido – es hora de acabar con esto- le dijo al panda de medio tiempo, y en una increíble demostración de velocidad, apareció detrás de Genma, presionando el centro de su espalda donde el ultimo de los chiatsu necesitados para lo que tenia planeado se encontraba.

Fue en ese instante que el patriarca Saotome callo al suelo sujetando sus costados y gritando en agonía. Los demás solo observaban los acontecimientos en shock y Ranma se encontraba parado a un lado de su oponente caído, después de unos segundos de escucharlo gritar se harto de oírlo, así que le dio un golpe en la nuca, desmayándolo y haciendo que olvidara su dolor, por lo tanto silenciándolo.

Volteando a ver a los habitantes de la casa Tendo, los que aun estaban concientes, Ranma decidió explicar lo ocurrido, ya que noto miradas de confusión en sus rostros.

-Esa fue una técnica que combina el uso de varios chiatsu en el cuerpo, causando que una sensación de dolor extrema aparezca en cada músculo del cuerpo, dejando al oponente indefenso- explico Ranma, y una vez terminada su explicación, llevo su mano derecha a su mascara y empezó a removerla mientras decía.

-Increíble lo que uno aprende con las amazonas¿No lo creen?- cuando por fin termino de hablar, los demás por fin fueron capaces de ver la cara del retador.

-¡Ranma!-

Y en el momento que su nombre fue gritado, Ranma entro de nuevo al Umi-sen-ken, saliendo del Dojo y entrando silenciosamente al segundo piso por medio de la ventana del cuarto de huéspedes, y dirigiéndose a su siguiente objetivo.

Devuelta en el Dojo, justo después de la desaparición de Ranma

Todos los integrantes, concientes, de la familia Tendo y Saotome se encontraban atónitos, por lo que acababan de ver.

Aparentemente Ranma no estaba muerto, se encontraba de regreso, y más importante, por alguna razón parecía que no era el mismo. Para comenzar Ranma nunca había atacado a Akane, sin embargo solo unos momentos antes había dejado a la chica inconciente cuando la sofoco con ese golpe directo al estomago, y segundo, aunque el y su padre siempre combatían, Ranma nunca había causado tanto daño a su padre.

Las reacciones entre las familias fueron variadas-

-Mi hijo debe ser muy fuerte para ser capaz de derrotar a su padre con tanta facilidad, veo que por fin se ha convertido en ¡Todo un hombre!- Pensó entusiastamente la madre Saotome, por el hecho de que su hijo estaba de vuelta.

-¡Ahora las escuelas pueden ser unidad!- exclamo mentalmente el padre Tendo, con mucha alegría, olvidando el hecho de que no tenia la menor idea de donde se encontraba el muchacho.

-Así que tenia razón, era el después de todo, oh bien, no importa, esto solo significa que podré volver a hacer dinero vendiendo fotos de su Ranko y apuestas de sus peleas- pensó la ambiciosa Tendo, comenzando a formar planes para conseguir dinero a expensas de Ranma.

-Es el… en verdad es el…- fueron los pensamientos de la mayor de las hermanas. -Ranma-kun…- dijo en una voz tan baja que nadie la escucho.

Un poco después, Kasumi se dirigía a su cuarto, después de colocar a Akane y al sr. Genma en sus respectivas habitaciones con la ayuda de su padre y tía Saotome. Una vez dentro, noto que algo se sentía extraño en su habitación. Era la misma sensación que había tenido hace unas horas en la cocina.

-Siento como si alguien me estuviera observando, justo como en la cocina hace unas horas- (que rayos! Eso fue exactamente lo que yo dije! No me plagies!).

-Me impresionas, ni siquiera mi padre me puede percibir en el Umi-sen-ken-

Al escuchar a alguien detrás de ella, Kasumi dio media vuelta rápidamente, solo para encontrarse frente a frente con –Ranma…-

xxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxx

Fin de este capitulo. Manden reviews!!!

Si decidí dejar este capitulo aquí, se que es un poco menos de lo normal pero lo que pasa es que en el plan general de los capítulos ya tenia planeado acabarlo en ese momento, así que pues, no hay nada que hacer.

Ranma: Te he dicho que te odio últimamente, que te pasa estaba apunto de hablar con ella!

Yo: No, pero te he dicho que si no te callas transformare el fic en uno de RankoxRyoga

(Ranma se pone pálido y luego se desmaya)

Minoru: Tal vez te excediste un poco

Yo: no te preocupes, vivirá

Nabiki: pero cuando se desmayó callo por unas escaleras que conveniente mente aparecieron en el lugar donde iba a caer

Yo: es mi imaginación si digo que vivirá entonces vivirá

Minoru: hablando de tu imaginación¿Por qué no aparecí en este capitulo?

Yo: no te preocupes en los siguientes entraras en un rol mas activo

Minoru: de veras (con un tono lleno de esperanza)

Yo: no, en verdad no

Minoru: Te odio…

Kasumi: Oh valla¿Qué le paso a Ranma-kun?

Minoru: (riendo malvadamente) o nada es solo que Luffy15 planea cambiar la pareja central a Ranko y Ryoga en lugar de ustedes dos

Yo: vamos, eso no es cie… (No alcanzo a terminar ya que un sartén se estrella con su cabeza noqueándolo inconciente)

Kasumi: oh valla! (con su sonrisa tradicional y mirándose inocente,,, demasiado inocente)

Minoru: el infierno no tiene furia igual a la de una mujer enojada o algo así ajajajajaj (señalando al escritor caído mientras continuaba riéndose)

(en el fondo se puede ver a Kasumi atendiendo a ranma, mientras Nabiki les toma fotos para posible futuro chantaje)

Que les pareció, hice algo parecido en mi otro fic y pareció agradarles por lo que lo quise intentar con este también, díganme que les pareció.

Recopilación de Técnicas

-Shokku-Bai-Ken. Cap. 1

-Shokku-Bai-Amaguriken.Cap. 1

-Entrenamiento mental. Cap. 1

-Neko-Ken.Cap. 2

- Dairokkan. Cap. 3

-Seirei Kirite. Cap. 3

Encuesta

Ok, Ranma por fin esta frente a frente con Kasumi y planeo que le diga de su trato con el Shinigami Minoru, así que quiero pedir su opinión, ya que Dark Ryoga, en su review trajo a consideración algo que por alguna razón me eludió hasta ese momento, y por esto te agradezco, ya que me ayudo a preparar mejor las posibilidades pero eso me dejo a considerar lo siguiente. La pregunta es:

¿Debería Kasumi aceptar ir con el?

1.-Si

2.-No

3.-No, pero que intente hacer que Ranma se quede

4.-Otra: si eligen esta dejen su idea en un review

Por favor voten en mi profile por que de ese modo es mas fácil el conteo pero si deciden votar por medio de reviews también los tomare a consideración.