Harry Potter y el anillo de slytherin.

Cáp. I. Un inicio de verano extraño

-Bueno amigos, creo que es momento de separarnos, espero que nos veamos pronto- dijo Harry abrazando a sus amigos.

-No te preocupes Harry, vas a ver que pronto estarás de nuevo con nosotros, no te preocupes- dijo Ron dándole una palmada en la espalda.

-Eso es espero- contesto Harry dando un suspiro- no creo soportar un verano mas en la casa de los Dursley.

-Harry recuerda que es por tu bien- dijo Hermione- viendo hacia donde se encontraban los Dursley.

-Si, ese cuento ya me lo se, pero lo único que quiero es estar con mi verdadera familia- dijo Harry.

La señora Weasley fue a despedirse de Harry, llegando el momento de ir a reunirse con su familia de sangre.

-Hola- dijo Harry en voz queda y con la mirada gacha.

-Hola, cariño ¿Cómo te fue en la escuela?- sañudo la tía Petunia. Harry se quedo pasmado, al escuchar la respuesta de su tía.

-Pues bien- contesto Harry muy extrañado.

-Que bien hijo, bueno vamonos- dijo Vernon.

-Oye primo¿no tienes amigas que me puedas presentar?- pregunto Dudley- no, cima crees, es una broma, yo ya tengo novia y no puedo serle infiel, si no lo voy a pagar muy caro- esto último lo dijo con mucho miedo.

-Pues, yo, yo no entiendo lo que esta pasando aquí, alguien me lo puede explicar- dijo Harry.

-Cuando lleguemos a la casa lo sabrás- dijo Petunia.

-Es una trampa, de seguro son mortifagos- pensó Harry- pero estoy preparado para cualquier cosa.

Al llegar a la casa todo estaba apagado, no habia señales de que alguien estuviera en la casa.

-Vamos Harry, entra, tenemos que platicar- dijo Vernon. Al entrar a la cocina, la familia Dursley se sento en la mesa y Harry frente a ellos.

-Y bien de que quieren hablar, acerca de lo que no debo hacer en su casa mientras no estan o, a ya se, me van a advertir que no puedo hacer magia, o que no puedo comunicarme con mis amigos, si es eso, ya lo tengo bien claro- dijo Harry en un tono tranquilo.

-No Harry, no queremos hablar de eso contigo- contesto la tía Petunia- nosotros solo queriamos pedirte perdón, por todo el daño que te hemos causado estos años.

-Que- dijo Harry- pero porque este cambio tan repentino.

- Pues mira- comenzó tío Vernon- es una historia larga, pero la resumiré. Hace como tres meses a Dudley se le ocurrió irse de pinta con sus amigos, al momento de que iban a pasar la calle un loco ebrio se fue contra ellos, los demás chicos lograron hacerse a un lado pero Dudley no corrió con la misma suerte, por casualidad iba pasando un… un… mago y lo auxilio, lo llevo al hospital San Mungo, en donde rápidamente curaron sus heridas con… magia. Mas tarde nos llamo el mago que lo habia ayudado y nos llevo a este ese hospital, nosotros estábamos muy asustados, pero eso nos hizo ver que la magia no es mala, que es todo lo contrario, gracias a ella mi Dudley está sano y salvo.

-Wow, pues que bueno que se dieron cuenta, y pues que puedo decir, si los perdono- dijo Harry levantándose de la mesa, los Dursley lo imitaron y se dieron un fraternal abrazo.

-Bueno, basta, cuéntanos Harry, que tal la escuela- dijo Petunia.

-Estuvo bien tía- contesto el chico.

-No mientas- dijo Vernon.

-¿De que hablan?- pregunto Harry extrañado.

-En el hospital, escuchamos cosas sobre ti- contesto Dudley- cosas que te estaban ocurriendo este año.

-Bueno ok- dijo Harry resignado- no puedo mentirles, pues fue un año muy movido.

-¿Por qué?- pregunto Petunia.

-Porque, Voldemort ha vuelto- contesto Harry- y trato de matarme, de nuevo, hace como tres meses, exactamente.

-Como que trato de matarte- dijo Vernon.

-Pues si, cuando salimos a Hogsmeade, intento matarme, nos enfrentamos a duelo, y salí un poco lastimado, pero el no se fue intacto.

-Supongo que te llevaron a San Mungo- dijo Petunia.

-No, me quede en la enfermería de Hogwarts, pero mandaron traer a medimagos del hospital, entonces, yo creo que por eso escucharon mi nombre.

-Si es muy posible.

-Cuéntame primo¿tienes novia?- pregunto Dudley.

-mmm, no- contesto un poco sonrojado.

-Pero, porque no, yo creo que eres una celebridad por aya, y has de tener muchas admiradoras.

-Si, tuve una, pero rompí con ella- contesto Harry.

-¿Y porque?- pregunto Dudley.

-Porque ella siempre se acordaba de su ex – novio muerto- contesto Harry.

-¿Muerto?- pregunto la señora Dursley espantada.

-Bueno es una larga historia- comento Harry.

-Pues, creo que tenemos suficiente tiempo- dijo Vernon.

Harry comenzó a contarles todo lo que habia pasado en su cuarto año, lo del torneo de los tres magos, el cementerio, la muerte de Cedric y el regreso de Voldemort.

-Pero que cosas has vivido hijo- dijo Vernon.

-Si, y lo peor de todo es que no se si vaya a poder tener una vida normal- dijo Harry.

-Bueno creo que ya es tarde… pero válgame Dios si son las dos de la mañana- exclamo Petunia- es hora de ir a descansar.

-Harry en tu habitación veras unos cuantos cambios, espero y no te moleste- dijo Vernon, al momento que Harry subía las escaleras.

-Si, no hay problema- contesto Harry desde la plata alta. Al momento de entrar a su habitación se dio cuenta de que todo estaba arreglado, su cama era una nueva, habían reemplazado el ropero viejo por uno nuevo, dentro de este, habia ropa nueva, a su medida, tenia una televisión y una consola de juegos, también habia un escritorio nuevo y en el se encontraba una computadora nueva, su habitación estaba adornada con lo colores de Gryffindor.

-Wow- dijo Harry atontado- esto es increíble.

A la mañana siguiente Harry se levanto muy temprano y se fue a correr, cuando regreso vio que sus tíos aun no despertaban así que se dio una ducha rápida, se vistió y bajo a hacer el desayuno.

-Harry ¿que haces?- pregunto la tía Petunia.

-Pues haciendo el desayuno- contesto Harry.

-No ya no tienes porque hacerlo- dijo Petunia.

-Si lo se pero, todavía no me acostumbro- contesto el chico.

Cuando terminaron de desayunar, Vernon le pregunto a Harry:

-Que tal tu habitación ¿te gusto?

-Si, me encanto- contesto Harry- pero como supieron que estaba en la casa de Gryffindor.

-Pues fue fácil, solo le preguntamos a uno de lo encargados en el hospital en que casa ibas y ya- contesto Petunia.

-Primo, ven vamos a conocer a mis amigos- dijo Dudley.

Harry y Dudley salieron de la casa rumbo al parque en donde siempre se encontraba con su pandilla.

-Mira Harry, mis papas creen que voy a tomar el te con ellos, pero creo que tu debes saber que no es verdad- dijo Dudley viéndolo a los ojos.

-Solo he escuchado rumores- contesto Harry.

-Pues esos rumores son ciertos, y quiero que entres a nuestra pandilla ¿Qué te parece?- le dijo Dudley.

-Acepto- dijo Harry con una sonrisa.

-Genial- contesto el chico.

Al llegar al parque se encontraron con un grupo de chicos que estaban esperando.

-Hey Dudley, ya era hora de que llegaras- dijo un chico de pelo castaño y rizado al que llamaban John.

-Lo que pasa es que me desperté tarde- contesto Dudley.

-¿y quien es el?- pregunto otro chico llamado Rees.

-El- contesto Dudley señalando a Harry- es mi primo.

-A ok- contesto Rees.

-Se los presento porque a partir de hoy es miembro de nuestro grupo, entendido- dijo Dudley.

-Si claro- contestaron lo chicos.

-Mira Harry, el es Ryan- dijo señalando a un chico alto, con ojos color azul- el- prosiguió Dudley- es Mattew, el se llama Carl, el Steve y por último te presento a Oliver, el era nuevo hasta que tu llegaste- finalizo Dudley.

-Bueno, pues mucho gusto- dijo Harry haciendo un ademán de saludo con la cabeza.

-¿Y que haremos hoy?- pregunto Mattew.

-Hay que darle la bienvenida a Harry- contesto Carl.

-Buena idea- apoyo Dudley- creo Harry que es momento de que te conviertas en un hombre.

-¿Y que van a hacerme?- pregunto Harry un poco asustado.

-No te preocupes, no te pasara nada- le contestaron a coro los demás.