Todos los personajes que reconozcan son de JK Rowling, lo demás es mío...

-------------------------------------------------------------------------

Este capi va para alguien que espera sepa quien cuando lo lea jajajajajajajajajajajaja... disfrutenlo!!!!!


El número 4 de Privet Drive, una linda casa igual a las demás de esa calle, de hecho, aparentemente igual de aburrida que las vecinas… por la ventana de la estancia, Petunia Dursley vigilaba lo que sus vecinos hacían o no hacían esa mañana de sábado, cuando el ruido de una carrera y algunos gritos la interrumpieron…

-- ¡Ven aquí chico! --Vernon vociferaba con todas sus fuerzas, Petunia dio un brinquito cuando la puerta de una habitación se cerraba violentamente, se apresuró a subir al escuchar como su esposo golpeaba furiosamente la puerta

-- ¡No voy a abrir! --semi-gritó Harry sentándose con las piernas cruzadas sobre su cama

--Si no abres la voy a tirar --gritó Vernon golpeando la puerta

--Y te lanzo una maldición con mi varita --amenazó Harry imaginando la cara que debía haber puesto su tío

-- ¡No digas esa palabra!... no puedes hacer eso fuera de ese colegio de locos --chilló Vernon

-- Pruébame --Harry no pudo evitar sonreír al decir eso

Petunia, algo renuente fue a atender la puerta pues no dejaba de sonar el timbre, se asustó al pensar que algún vecino hubiera escuchado, mientras ella pensaba en algún pretexto, Vernon intentaba tirar la puerta… Harry se bajó de la cama de un brinco al mirar que la puerta empezaba a ceder, sonrió y la atrancó con una silla, después volvió a su tarea de transformaciones…

Petunia terminaba de bajar las escaleras sin dejar de pensar en un pretexto que fuera lo suficientemente creíble y que el vecino curioso se fuera rápidamente, llegó frente a la puerta, cerró los ojos y respiró hondo, unos segundos después puso su mejor cara de bienvenida y abrió la puerta… sin poder evitarlo, su expresión cambió rápidamente a una de sorpresa, frente a ella tenía a la estrella de "Simplemente Mujer", la telenovela americana que estaba ocasionando un gran furor en el mundo entero.

La primera reacción que tuvo fue mirar tras la mujer, sonrió al notar que sus vecinos la miraban, después miró a la mujer que tenía enfrente, era todo lo que había imaginado, la elegancia en persona, su cabello negro a mitad de la espalda perfectamente arreglado, cada cabello en su lugar, con perfectos rizos en la puntas con un listón de seda blanca como diadema, Petunia la miró de pies a cabeza, le llamaron la atención los lentes oscuros cuadrados algo grandes y que en la parte superior tenían incrustaciones de pequeños diamantes originales y ella podía diferenciar entre diamantes verdaderos y excelentes e incluso perfectas imitaciones… también se dio cuenta que la ropa que la actriz llevaba era de un importante y reconocido diseñador, justo la semana pasada había visto ese vestido en una pasarela… el vestido verde uva arriba de la rodilla, sin mangas, en cuello "v", costaba cerca de 6500 USD y las sandalias blancas de tacón medio las había visto en una revista de sociedad 3000 USD, la mujer se quitó las gafas y las guardó en un pequeño bolso blanco con rayas verdes, Petunia se hipnotizó al mirar esos penetrantes ojos miel, su mirada era como la de un lince…

--Soy… --la mujer extendió la mano hacia Petunia

--Fáthima P. Lischt --interrumpió Petunia estrechando rápidamente la mano de la actriz

--Veo que me conoce

--Claro, he visto todas sus películas, también todas sus telenovelas, tengo todos sus discos

Lischt sonrió resignada, siempre le pasaba lo mismo a donde iba sin lentes oscuros, pero esa mujer la había reconocido con lentes oscuros…

-- ¿Desea pasar? --preguntó Petunia emocionada

--De hecho señora, necesito hablar con usted… --murmuró Fáthima entrando a la casa

------------

En hogwarts Dumbledore platicaba con un preocupado Remus Lupin

-- Pero profesor¿usted cree que sea seguro?

--Sí Remus, estoy seguro de que no dejará que algo malo le pase a Harry, recuerda que es muy poderosa --murmuró Dumbledore mirando distraídamente por la ventana de su despacho --Remus --el anciano fijó la vista en Lupin --quiero que la hagas entrar en razón…

--Profesor, si Sirius no pudo hacer nada

--Pero ahora Harry dependerá de ella y…

--Albus --murmuró Remus cansado --supongo que beby habló con usted y que usted le dijo todo sobre Harry y que necesitaba una protección con magia

--Y sigue igual de testaruda --lo interrumpió Dumbledore sonriendo --accedió a que ocultara la casa y que Sirius y tú vivan con ellos

-- ¡Pero yo no puedo! --Saltó rápido Remus

--Con la poción matalobos no habrá tanto problema y en caso de que algo pase el sótano está adaptado, Sirius estará contigo, además, siempre está la casa de los gritos… es por Harry --Agregó el anciano al notar la mirada renuente de Remus

--No se vale que se agarre de Harry para convencerme --sonrió Remus

---------------------------

El gritó de Petunia retumbó por todo Privet Drive, Vernon bajó corriendo las escaleras, la mujer volvió a gritar logrando despertar la curiosidad de Harry, el chico abrió la puerta de su habitación y después de asegurarse de que su tío no estaba cerca, salió corriendo…

-- No es posible --balbuceó Petunia totalmente pálida, Vernon miraba con miedo a Fáthima, Harry se metió de puntillas a la alacena bajo las escaleras y dejando entre abierta la puerta miró atento la escena a unos metros de él

--Señora Dursley le pido por favor que le llame

La discusión entre los 3 adultos subió un poco de tono, Harry escuchaba atento, pero no entendía nada, parecía que hablaban con claves…

-- ¿Pues qué cree que significa la P de mi apellido? --preguntó incrédula Lischt

--Pero ni siquiera se parecen --Exclamó Petunia

--Eso dice porque no conoció a James --explicó tranquila Fáthima

--Pero, pero…

--Señora, por favor, llame a Harry

Harry se extrañó al escucharla, parecía conocer a su padre y quería verlo a él

--No, no --Petunia seguía sin querer creerlo

Harry miraba con la boca abierta, creía conocer a esa mujer…

--Señora Dursley cuando me iba a presentar, usted me interrumpió --sonrió Fáthima, Harry juró haber visto antes esa sonrisa --Soy Fáthima Potter

Se escuchó un golpe seco, los tres adultos miraron hacia las escaleras, Harry se levantaba lentamente, Fáthima sonrió maternalmente y se acercó al chico

-- ¿Harry? --Preguntó Fáthima acuclillándose junto a Harry que de rodillas la miraba, el chico asintió lentamente, ella inclinó la cabeza para observarlo mejor, Harry no podía despegar la vista de ella, estaba seguro que la conocía…

--Eso no puede ser posible… ese anciano --Petunia se acercó a Fáthima, que al ser interrumpida se molestó y se irguió de golpe

--Señora, tengo todos los papeles sobre la mesita, están en orden, puede revisarlos si gusta… la única persona que lo podría evitar sería Harry --Lischt señaló al chico que no muy convencido se ponía de pie… la actriz fue directo a la estancia siendo seguida por el resto, Vernon la miraba desconfiado… Harry ahogó una carcajada y fue a la estancia…

En ese momento, llamaban a la puerta…

--Ve a abrir chico --ordenó imperioso Vernon

--Señor Dursley, no tiene porque hablarle en esa forma, no es su esclavo --farfulló molesta Fáthima

Vernon emitió un gruñido y le indicó a Harry que obedeciera, el chico intentando no reír obedeció…

-- ¿profesor Dumbledore? --preguntó sorprendido Harry

--Buenos días Harry --saludó el anciano yendo hacia Fáthima --Espero que todo esté en orden, solo he venido para que no haya malentendidos y como Harry es algo desconfiado --sonrió el anciano después de haber saludado

--En eso estábamos profesor, pero esta mujer no termina de creerme --murmuró Fáthima

-- Vaya¿y tú que dices Harry? --Dumbledore miró al chico que se acercaba titubeante

--oh eso… él acaba de llegar profe y no sabe nada todavía --Harry miró a Fáthima, volvía a sonreír y no sabía de dónde la conocía

--Pues… ¿Qué te parece si le explicas?, puedes hacerlo en su habitación --Dumbledore señaló las escaleras -- mientras tanto, yo les explicaré a los señores

--Claro... Harry¿me llevas? --sonrió Lischt mirando a Harry, el chico asintió extrañado y siguió a la mujer que se había adelantado

-- ¿Quién? --Tenían quince minutos en la habitación de Harry y Fáthima le había explicado a muy grandes rasgos todo al chico quien la miraba estupefacto

--tu tía --murmuró Fáthima algo cohibida, esperaba que Harry reaccionara de forma totalmente opuesta, en el mes que tenía pensando como haría eso, jamás imaginó que el chico pudiera ponerse violento, en definitiva había heredado el carácter de Lyly

-- Y por qué rayos nadie me dijo que tenía una tía, por qué nadie…

--Tranquilo Harry, por favor… lo que pasó es que, yo tenía problemas, muchos, por eso nadie te dijo nada, me quería hacer cargo de ti cuando… bueno… --Fáthima guardó silencio, cerró los ojos y desvió ligeramente la cabeza, hipó un par de veces… Harry extrañado se le acercó y le tendió un pañuelo desechable, ella le sonrió maternalmente mientras tomaba el pañuelo y secaba sus lágrimas --no he podido superarlo, discúlpame por favor, bueno, yo quería cuidarte, pero Dumbledore dijo que era imposible, que necesitabas una protección mayor, y pues, el estar sola y acabar de… de perder a mi hermano, pensar que el hombre al que siempre amé lo había traicionado…

Fáthima siguió hablando, pero Harry se quedó en la frase que involucraba a su padrino¿acaso había dicho, que amaba a Sirius Black?...

--Por eso fue que me fui a América y ahora, después de tanto insistir, Dumbledore por fin me ha dado luz verde… ¿Harry¿Harry me has escuchado?

--Eh… sí, yo sí… --tartamudeó Harry saliendo de su mundo

--Bien y ¿qué piensas sobre eso? --Preguntó ilusionada la morena

-- ¿pensar? --murmuró Harry, en realidad no había escuchado mucho

--No me escuchaste --Afirmó Fáthima --pero mira que herencias te deja tu padre, desde que recuerdo, jamás me ponía atención

Harry sonrió sonrojándose levemente

--Te decía que si quisieras venir a vivir con Sirius, Remus y conmigo

-- ¿Lo dice en serio? --preguntó sorprendido Harry

--Claro… ¿Cuándo fue que dejaste de ponerme atención?

--Cuando dijo que amaba a Sirius¿es eso verdad?

--No tienes una idea de cuanto, incluso, te tengo una sorpresa… ¿entonces que dices?

-- ¿Cuándo nos vamos? --dijo Harry emocionado

--Saca tu baúl y te ayudo a empacar --sonrió Fáthima

Diez minutos después, Harry bajaba las escaleras con una sonrisa que apenas cabía en su rostro, Fáthima lo seguía con una expresión cansada, al verla, Dumbledore se le acercó preocupado

-- ¿Te sientes mal?; ¿te quieres sentar?; o…

--Profe, profe, estoy bien… no se preocupe

--Te ves cansada

Harry se sorprendió al ver tan preocupado a Dumbledore

--Harry es difícil de convencer --argumentó Fáthima

Harry miró con atención a la mujer, estaba más pálida que hacía unos minutos…

--Bien, será mejor que nos vayamos, usaremos un traslador --Anunció Dumbledore encaminándose a la puerta --no está en discusión señora…

-- ¡Profesor! --lo interrumpió rápidamente Fáthima

Dumbledore sonrió, se despidió de los Dursley y salió de la casa, Harry se apresuró a seguirlo, pero Fáthima lo detuvo

-- ¿No te despedirás Harry?

El chico se detuvo en la puerta y la miró

--mmm, ya dije adiós --dijo Harry restándole importancia al asunto

--Harry, viviste casi 16 años aquí y ¿lo único que tienes que decir es adiós? --Preguntó en un tono serio Fáthima, Harry solo la miró -- ¿Harry? --el chico siguió mirándola --tienes el carácter de tu padre --susurró Fáthima, Harry curveó ligeramente los labios en un intento de sonrisa

--Ya sabía yo, malagradecido --Escupió Vernon inflando su enorme abdomen --Si no hubiera sido por nuestro buen corazón habría crecido en un orfanato

-- ¡Ja¿bueno corazón?, si no hubiera sido por las amenazas del profesor Dumbledore habría crecido mejor en un orfanato --Gritó molesto Harry

--Harry no digas eso --Fáthima miró sorprendida a su sobrino --Para todo lo que pasó hubo motivos

-- ¡Motivos que a ellos no les importaron para tratarme inhumanamente!, entre más rápido salga de esta casa mejor --barbotó furioso Harry y atravesó de una zancada el marco de la puerta

-- ¡Harry James Potter!

El grito de Fáthima hizo que el chico se detuviera de golpe y se girara lentamente

--El que estas personas no te hayan tratado exactamente bien

-- ¿exactamente? --preguntó incrédulo Harry, la mirada asesina de Fáthima lo hizo guardar silencio

--eso no significa que te comportes de forma grosera… quiero que te despidas de forma decente, no como el vago que los Dursley aseguran que eres --siseó Fáthima, Harry la miró fijamente

------------------

--Me alegra que te hayas despedido bien Harry… bienvenido a tu nueva casa --exclamó alegre Fáthima señalando la pequeña lomita verde frente a ella, Harry la miró por unos segundos y después miró hacia donde le señalaba

--Yo no miro nada --murmuró el chico

-- ¿qué?... ah sí¿profe?... por cierto Harry¿por qué tu tío tenía cola y hocico de cerdo?

--Un pequeño accidente, en el que yo no tuve mucho que ver --explicó Harry sonriente --se me cayó la varita del pantalón y cuando revotó salió un rayo y le dio a él --agregó al ver la mirada irónica de Fáthima

--Buenos días

Una ronca y sonriente voz se escuchó atrás de ellos, Fáthima sonrió ampliamente y de un brinco se giró

-- ¡Moony! --gritó la morena corriendo hacia Remus Lupin

--Beby, cuanto tiempo sin verte --sonrió Lupin abrazándola

-- ¿No ves televisión moony? -- Reclamó sonriente Fáthima

--Sabes que no me gustan las telenovelas y tampoco es que tenga mucho tiempo beby

--Extrañaba que me dijeran así --comentó la mujer algo triste, Remus pasó su pulgar por el rostro de Fáthima limpiando las lagrimas que inconcientemente había derramado

--Gracias --susurró Fáthima

-- ¿Qué acaso piensan quedarse aquí todo el día?, yo estoy volviéndome loco allá adentro --Sirius apareció de la nada

--Pero cómo se te ocurre salirte --balbuceó Fáthima alarmada y corriendo desapareció unos metros adelante

-- ¡Hola muchacho! --Sirius abrazó eufórico a Harry --que bien que…

-- ¡Sirius Black!

Sirius dio un brinco y Harry buscó a la dueña del grito pero no la encontró

-- ¿Cómo te ha ido Harry? --Remus se acercó al chico y después de abrazarlo le tendió un pergamino y le susurró al oído

Harry hizo lo que Lupin le había dicho y casi al instante una casa estilo victoriano de 1600 apareció frente a él…

-- ¡Wow!

--entremos --invitó Remus

--Podríamos quedarnos un rato por aquí --murmuró Sirius casualmente temeroso

--Tú eres quien menos debe estar afuera

--Oh vamos moony --pidió el animago como niño pequeño

--Bueno Remus, les explicas todo, yo me tengo que ir

-- ¡¡Sirius Orión Black! --el grito de Fáthima interrumpió a Dumbledore que sonriente miró a Sirius, éste miró alarmado hacia la casa, y Remus rió complacido

--Que pases un buen verano Harry

--Gracias profesor

--Muy bien entremos --dijo Remus una vez que Dumbledore hubo desaparecido…

Y los tres se encaminaron a la casa, al llegar a la puerta, Sirius la entreabrió y asomó la cabeza temiendo encontrar algo malo, y lo encontró, unos furiosos ojos dorados hicieron que sacara rápidamente la cabeza y cerrara la puerta

--Es muy peligroso --murmuró Sirius y recargándose en la puerta miró a Harry y a Remus atemorizado

--No digas tonterías --Lupin apartó a Sirius y abriendo la puerta entró y jaló a Harry, algo renuente los siguió Sirius

Al entrar, Harry se maravilló, todo estaba decorado minimalista con un gusto increíble, pero… o Picasso había revivido y decorado las antes paredes blancas o eso era el motivo de la furia que su tía tenía

-- ¿Te dejo tres horas y encuentro la comida y mi maquillaje en las paredes? --siseó Fáthima señalando las paredes, Remus a penas lograba contener la risa

--Yo, yo, bueno…

--Y…

-- ¡Mami!

Harry miró hacia las escaleras a su izquierda, un pequeño de algunos dos años cubierto totalmente de lo que pensó era chocolate, bajaba…

-- No es cierto --murmuró incrédulo Fáthima -- ¿Por qué está en pañal? --la mujer se giró molesta hacia Sirius, bajó la mirada al sentir pegajosamente húmeda su pierna, una carita redonda, de la que lo único que se podía distinguir entre el chocolate eran un par de sonrientes ojos grises, miró los brazos estirados que le pedían lo levantara, después de casi fulminar con la mirada a Sirius, tomó entre sus brazos al pequeño que rápidamente se abrazó a su cuello y empezó a besarla alegre -- ¿Por qué tiene el cabello negro?

Harry retrocedió junto con Remus al ver como la cara de su tía casi se deformaba por la furia que parecía contener, Remus ocultó una sonrisa al ver la mueca que hacía Sirius al pensar…

--Es que… bueno Fáthy verás…

--Mami, papi y mi fubamos en el cuadto --comentó sonriente el niño --y se dumió dápido

--niño que me delatas --murmuró Sirius

-- ¡Black!, mi vestido de 7000 USD está lleno de chocolate, mi paciencia está a punto de agotarse y no sé porque mi hijo de 2 años tiene el cabello negro si hace tres horas era pelirrojo, y sinceramente espero que no haya tenido que ver el que no se pareciera al padre

--Yo no tuve nada que ver --Se excusó rápidamente Sirius

Harry, al igual que Remus miraba estupefacto

--Tú tuviste la culpa

-- ¿Yo?… pero estás loco Sirius, yo no estaba

--Solo a ti se te ocurre dejar un tinte preparado sobre el tocador

Los ojos de Fáthima casi salen de sus cuencas al escuchar a Black

-- ¡Y solo a ti se te ocurre dormirte mientras cuidas a un niño de dos años! --gritó Fáthima, se acercó a Sirius y le dio al bebé --yo no uso tintes Sirius, me voy a bañar

-- ¿quieres que te ayude?

--No te quiero ni a cinco metros del baño Black… Harry cariño, dejaré tu equipaje en tu habitación, Remus te la mostrará mientras Sirius baña al niño --después de echar una fulminante mirada a Sirius, Fáthima subió las escaleras

--Vaya, que carácter tiene esa mujer --murmuró Sirius --toda una Potter --sonrió el animago… --creo que no lo conocen --Sirius se acercó a Harry y a Remus --chicos, les presento a…

--Jos Bac --se adelantó el pequeño

--Joselle Black Potter --sonrió orgulloso Sirius mostrando al pequeño enchocolatado --Jos, ellos son Harry Potter y Remus Lupin

--Hola --saludó el pequeño con una sonrisa pícara

--sonríe igual que tú Sirius --comentó sorprendido Remus acercándose, Harry se quedó petrificado mirando a su padrino

--y si lo vieras sin chocolate --agregó Black

-- ¿Es hijo de mi tía? --susurró Harry

Sirius algo extrañado miró a su ahijado y asintió con la cabeza

-- ¿Usted lo sabía profesor Lupin?

-- ¿Qué Sirius tenía un hijo? --Preguntó Remus tanteando el terreno, Harry se miraba molesto, el chico asintió --no Harry, acabo de enterarme

-- ¿Por qué no me lo habías dicho? --reclamó el muchacho mirando fríamente a Sirius

--Me enteré hace un mes Harry, cuando Fáthy llegó, no me dejó escribirte para decirte eso…

-- ¿Tienes algo con ella?

--Bueno… --Sirius titubeó un poco la respuesta y miró a Remus pidiendo ayuda, pero el licántropo se alzó de hombros, Harry los miraba a ambos --ellaesmiesposa --barbotó a gran velocidad Sirius con la esperanza de que Harry entendiera solo un poco y se conformara con eso

Harry miró fríamente a Sirius, con la misma mirada miró Remus, después se giró y subió las escaleras a la carrera

--me recordó a Lyly cuando James le pedía salir --murmuró acongojado Sirius --moony¿podrías bañarlo?, tengo que hablar con Harry

Remus asintió y tomó de la mano al pequeño que atiborrándolo de preguntas lo siguió, Sirius subió las escaleras preguntándose la razón por la que Harry había hecho eso, al terminar de subir, miró al muchacho que salía de una habitación…

--la tuya es la del final de este pasillo --indicó Sirius señalando a su izquierda, Harry dio media vuelta y fue hacia donde le indicaba Sirius, pasó cerca de él sin mirarlo siquiera, Sirius lo siguió…

Al llegar a la habitación indicada, Harry se sorprendió al verla… en el medio estaba una cama individual de edredón blanco y base negra, sobre ella estaba un peluche de un extraño perro de colores, el cuerpo azul, una pata roja, otra amarilla, la tercera blanca y la última naranja, la cola morada, la cabeza verde y el hocico gris, frente a la cama estaba un escritorio gris con una silla naranja, a la izquierda un librero naranja, lo que le extrañó fue que tuviera libros muggles, algunos cuadros bastante extraños en las paredes blancas, a la derecha una cómoda blanca y bajo el gran ventanal frente a él estaba su baúl y la jaula de su lechuza…

--Puedes agregarle algo a la decoración si gustas, Fáthy la decoró --murmuró Sirius tras Harry, el chico fue directo al peluche sin tomar en cuenta el comentario de su padrino --ese te lo regalé cuando cumpliste un año, después no podías dormir si no lo abrazabas --agregó el animago logrando que Harry dejara el peluche sobre la cama --Harry¿Por qué estás molesto?

-- ¿Por qué siempre soy el último en enterarme de todo? --Harry se giró hacia su padrino

--Harry, es que… sucedieron muchas cosas, en azkabán casi olvidé a Fáthy y cuando salí en lo único que pensaba era en matar a Pettigrew

-- ¿Por qué nadie me dijo que mi padre tenía una hermana?

--Harry, Dumbledore…

--Sí claro, siempre Dumbledore --escupió Harry de mal talante -- estoy cansado… --Harry zanjó la conversación por lo sano y fue hacia su baúl, Sirius se revolvió el cabello exasperado, el chico podía llegar a ser mas cabeza dura que James y sin otra opción salió de la habitación…

-------------------------------------------

Al día siguiente, abrazados, Sirius y Fáthima, miraban en el marco de la puerta como Harry dormía aferrado al peluche del perro multicolor…

--Es tan lindo… me habría gustado verlo crecer --murmuró soñadora Fáthima

--A mi también, lo amo tanto… --comentó apesadumbrado Sirius

--Vamos amor, no puede estar molesto porque tengas un hijo, el cual no conocías…

--Pero está enojado porque no le hablé sobre ti, ya Dumbledore le ha ocultado muchas cosas y ahora esto, y supongo que también estará molesto con moony

--Vamos a desayunar Sirius, dejémoslo dormir más

--Buenos días --saludó Remus pasando por el pasillo de enfrente

Y los tres amigos bajaron hacia la cocina, mientras una de las puertas del pasillo principal se abría y un pequeño bulto envuelto en sábanas se dirigía al pasillo lateral, llegó a la puerta del final y la abrió dejando caer las sábanas se dejó ver un pequeño pelinegro en pijama verde fosforescente entraba de puntillas…

-- Dadím… Dadím --murmuraba el pequeño moviendo la pierna que tenía Harry fuera de la cama, después de un par de minutos, el pequeño se subió a la cama y gateó hasta llegar al pecho de Harry, donde se sentó y empezó a moverle de un lado a otro la cara -- ¡dadím!

Harry dio un brinco al mirar el horrible perro del que estaba abrazado, después sonrió al mirar al niño sobre él

--Hola Joselle

--Dadím vamos a comed --sonrió el pequeño, Harry miró extrañado al pequeño y se señaló con el pulgar, el niño asintió sonriendo

--Me voy a bañar¿me esperas? --preguntó Harry dejando sobre la cama al niño

--Sí dadím

Preguntándose la razón por la que el niño le decía así, Harry salió del cuarto en busca del baño…

--No espera… ven, jajajaja no, ven… eso es trampa

En la cocina, los tres ocupantes se miraron sorprendidos, era la voz de Harry que sonaba risueña y la risa de Jos

--Te atrapé --rió Harry al entrar a la cocina… Remus, Fáthy y Sirius miraron a la puerta, Harry le hacía avioncito a Jos, mientras ambos reían

--Buenos días Harry¿dormiste bien? --saludó Sirius esperanzado al ver como Harry jugaba con el niño

Al escuchar la voz de Sirius, Harry dejó en el piso a Jos, y aunque el pequeño se quejó, fue hacia la mesa con un seco "buenos días, sí gracias"

-- ¿Qué quieres de desayunar Harry? --preguntó Fáthima sentando en su silla especial a Jos

--Pan y leche está bien --murmuró el chico serio

--Eso no es desayuno Harry, anda… que no te de vergüenza, estás en tu casa --sonrió Fáthima dándole un beso en la mejilla al chico

--Es que no tengo apetito --contestó Harry algo sonrojado por tal muestra de cariño --discúlpenme, mejor haré mi tarea

--No jovencito, usted no sale de la cocina hasta que haya tomado un desayuno decente --Fáthy puso las manos sobre los hombros de Harry obligándolo a sentarse de nueva cuenta --y después, discutiremos las reglas de la casa

Harry miró a su tía ir hacia el refrigerador y poner algo al fuego, esa casa era demasiado muggle

--Eso va también para ustedes dos --murmuró Fáthima mientras movía algo en la cazuela

Después de media hora, pues Fáthima argumentaba que lo mínimo que podía durar un desayuno era 30 minutos, se sentaron en la estancia a discutir o mejor dicho, a dejar en claro las reglas que habrían de seguirse… algo que duró 45 minutos más, pasados los cuales, Harry subió a hacer su tarea para frustración de Sirius…

Fáthima en su habitación, revisaba algunos guiones que le acababan de llegar, en la planta baja, Remus leía sobre pociones y Sirius jugaba en el jardín con su hijo… dos horas después, a las once, jugaba a las luchitas con el niño, cuando quedó tendido en el césped boca a arriba, miró que Harry los observaba y que se retiraba al notar que era visto, agarró al niño y se lo acostó en el hombre mientras entraba a la casa

-- ¿Puedes cuidarlo un rato moony? --Sirius dejó al niño frente a Remus que levantó la vista de su libro molesto --necesito hablar con Harry --agregó al mirar a su amigo

----------------------

Harry, acostado en su cama, miró la puerta, llamaban y sabía quien era…

-- ¿puedo pasar? --Se escuchó la voz de Sirius del otro lado, el chico volvió a ver el techo --Harry

--No entiendo la razón de preguntar --masculló Harry al mirar a su padrino dentro de la habitación

--Oye, quiero hablar

--Yo no… --murmuró Harry al pasar junto a Sirius con intención de salir de su habitación, Sirius bajó la cabeza derrotado

Los días pasaron rápidamente… Jos parecía haber encontrado un alma gemela con Harry, se había acoplado perfectamente y Harry jugaba muy bien con el niño, se miraba más alegre que el primer día, sin embargo, para frustración de Sirius y Remus, el chico seguía molesto con ellos, hasta unas semanas después, a mediados de Julio, que Fáthima tuvo que intervenir en una acalorada discusión que mantenían Sirius y Harry, no supo la razón de ella, pero después de sermonearlos por cinco minutos, los encerró a ambos en la biblioteca y sin tener culpa de nada, también metió a Lupin, argumentando que era la única forma de arreglarlo y que casi un mes ya era demasiado… las horas pasaron lentamente, eran a penas las nueve de la mañana cuando los habían enclaustrado y cada uno sentado en un sillón diferente, Remus intento empezar una charla, pero ninguno de sus otros dos interlocutores parecían dispuestos a interactuar… el ruido del estomago de Remus pidiendo comida, hizo que Sirius soltara una carcajada, Harry a penas sonrió y Remus se sonrojó levemente, después fue el estomago de Sirius, logrando esta vez una sonrisa mas declarada por parte de Harry y la burla de Remus, poco después le tocó a Harry, y no muy tarde, los tres estómagos protestaron, esta vez, los tres rieron…

--Sirius, lamento haberme comportado así… --murmuró Harry dejando de reír

--Descuida pequeñajo, me alegra hablar contigo… --Sirius le revolvió el cabello a Harry

--Profesor Lupin… --El chico se giró hacia Remus

--Deja ya el profesor Harry, dime solo Remus --sonrió el licántropo y después abrazó a Harry, un abrazo que no duró mucho tiempo pues, los gritos desesperados que daba Sirius y la forma en que golpeaba la puerta los hizo deshacerlo…

--Por favor, Fáthy… abre la puerta --sollozaba el animago ante las risas de Harry y Remus

-- ¿Papi? --la vocecita de Jos iluminó la cara de Sirius

--Bebé, si soy papi, abre la puerta por favor --pidió Sirius arrodillándose recargado en la puerta

--No, mami dijo que papi se podtó mal y ta castigado --dijo con expresión seria el pequeño, logrando que Harry y Remus se desternillaran de risa

--No le veo la gracia --murmuró Sirius mirándolos molesto -- ¡Joselle, ve por tu madre! --ordenó el animago girándose hacia la puerta -- ¿Joselle?... ¿Jos?... ¿enano sigues ahí? --preguntó preocupado Sirius al no escuchar ruido del otro lado, Harry y Remus rieron con más ganas --Tengo mucha hambre --se quejó sentándose contra la puerta --ya son las cuatro de la tarde --balbuceó mirando el reloj frente a él, justo en ese momento sentía como se iba hacia atrás, cuando quedó recostado pudo ver la preocupada y algo demacrada cara de Fáthima

--Remus, el profesor Dumbledore quiere hablar contigo

-- ¿estás bien beby? --preguntó Sirius poniéndose de pie de un brinco

--Sí, no te preocupes, vamos afuera, anda Harry a la cocina, la comida está servida… --apremió la mujer --el profesor aparecerá por la chimenea --murmuró antes de cerrar la puerta de la biblioteca dejando a un extrañado Lupin dentro… pocos segundos después la chimenea se cubría de esmeralda y Albus Dumbledore con una expresión seria aparecía…

-- ¿profesor?

--Remus, toma asiento --indicó el director sentándose en una silla frente al escritorio, Remus obedeció rápidamente -- ¿recuerdas a Mía Friné? --preguntó el anciano con precaución, Remus asintió al instante -- su padre me visitó hoy en la mañana y me pidió que te entregara esto --Dumbledore le tendió a Remus un sobre blanco, él algo titubeante lo tomó y lo abrió…

-- Pero… ¿cómo? --Remus levantó la vista del trozo de papel que leía, lloraba sin poder evitarlo

--un balazo… --dijo Dumbledore mirando fijamente a su antiguo pupilo --una arma muggle Remus, querían el reloj que Mía llevaba, ella paseaba por un parque, ya le había dado el reloj al sujeto, pero un auror muggle se acercaba, el hombre se puso nervioso, Mía no pudo sacar su varita y el arma se disparó justo en la cabeza… --explicó en un susurro, Remus seguía llorando…

En la cocina, Harry terminaba de comer, mientras Sirius seguía devorando el pollo que tenía en frente

-- ¿de quef cefs quefafe mumbledore?

--No seas asqueroso Sirius, les das mal ejemplo --masculló Fáthima señalando a Harry que sonreía y a Jos que abría y cerraba la boca tirando el pollo que su madre insistía en meter --y no sé de que hable Dumbledore con Remus… --agregó la mujer rodando los ojos al mirar que su esposo no parecía entender lo que acababa de decir, pues le hacía muecas con la boca retacada de comida a Jos

--Muchachos --todos giraron hacia la puerta donde Remus, con los ojos un tanto hinchados entraba, Sirius se apresuró a tragar y corrió hacia su amigo

-- ¿Qué tienes moony¿Por qué lloraste? --preguntó preocupado el animago, Harry sonrió ligeramente al ver a su padrino

--Estoy bien padfoot, solo que… ¿Beby, sobran habitaciones, cierto?

--Sí moony --contestó Fáthy acercándose con su hijo en brazos

--Bien, es que… --Remus se interrumpió y dio un paso a la derecha, se asomó hacia fuera e hizo una señal con la mano, era como si llamara a alguien… un par de segundos después, una linda chica de quince años entraba, vestía de negro, era la viva imagen de Remus, el cabello castaño cenizo en ondas bajo sus hombros, pero su mirada, era dulce, incluso más dulce y tierna que la de Remus, solo que de un verde olivo un tanto oscuro, que al instante hizo retroceder algunos años a Sirius y Fáthima, era extraño, al mismo tiempo era idéntica a Remus, pero al mirar esos ojos, esa mirada… se parecía de sobremanera a alguien que habían conocido… --ella es Meital… mi hija --murmuró Remus… Harry abrió los ojos anormalmente, Fáthy dio un brinco al sentir que su hijo resbalaba de sus brazos y a Sirius lo agarró un ataque de tos, se había ahogado con la saliva

--Espero no importunar

Harry la miró embelesado, tenía una voz tan dulce, más dulce aún que su mirada, Fáthy también lo notó y Sirius seguía atacado de tos

--Hola, hola, hola --cantó feliz Jos, Meital dibujó una sonrisa triste y se acercó al niño, al instante el se abalanzó hacia ella

-- ¿Cómo te llamas?

--Jos

--Que lindo nombre…

--disculpa, yo… yo soy Fáthima Potter --Fáthy se acercó a la chica

--ey… ey… co… como que… po… Pot… Potter --reclamó Sirius entre su ataque de tos, Fáthy solo sonrió

--Es hija de Mía… Mía Friné --murmuró Remus sin poder evitar derramar algunas lágrimas al igual que la chica

-- ¿ocurrió algo malo?... ¿Por qué lloran? --preguntó alarmada Fáthy

--Lo siento beby, no quisiera decírtelo pero…

--Remus, me asustas…

--Mí madre murió en un asalto --explicó sollozando Meital

Aún tosiendo, Sirius corrió hacia Fáthy, llegando con ella justo a tiempo para evitar que cayera al piso…

--No puedo creer que Mía haya muerto --murmuraba Sirius en la estancia media hora después y en contra de sus deseos, junto a Fáthy quien no había querido quedarse acostada

-- ¿usted es beby? --preguntó Meital en el sofá de enfrente donde Remus la abrazaba, Fáthy asintió en silencio --mi madre me pidió que le diera esto si algún día la conocía --dijo la chica y sacando un medallón de su pantalón se lo dio a Fáthy quien no pudo evitar llorar y sin decir más corrió hacia las escaleras…

La aparición de la hija de Remus había sido un gran shock, pero por lo menos mejor asimilado por Harry, la chica parecía adaptarse fácilmente a su nueva vida, poco a poco superaba su tristeza por la muerte de su madre, algo que Sirius notaba y un día en el que Fáthima había ido con Remus a comprar los víveres y que Jos tomaba una siesta, invitó a los chicos a jugar un pequeño partido de quiditch, asombrosamente, Meital volaba espectacularmente, el partido iba por los quince minutos cuando Sirius le dio demasiado fuerte a la bludger que dio contra el palo de la escoba de Harry arrancándole un pedazo que hizo que el chico perdiera el equilibrio y se fuera en picada justo en el momento en el que Fáthy salía al patio trasero, la bludger atravesó uno de los ventanales provocando un escándalo en la casa… Sirius se apresuró a volar hacia Harry y detenerlo a unos centímetros del suelo

-- ¿Estas bien Harry? --Fáthy llegaba preocupada hacia donde Sirius aterrizaba --Meital abajo --ordenó Fáthima mirando hacia la chica, que no tardón en obedecer -- ¿Ahora quieren decirme que rayos fue lo que dije sobre esto?

Sirius miró como perrito regañado a su esposa

--Y… --el grito de Remus la interrumpió y la hizo correr hacia la casa, los demás la siguieron rápidamente, al entrar a la cocina se congelaron, Remus estaba pegado en el techo, algunos sapos rosas brincaban por ahí, salía chocolate del grifo y Jos sentado en el piso jugaba con una varita que acababa de aparecer un enorme cuchillo sobre su cabeza y que bajaba a una velocidad vertiginosa, Fáthima detuvo el cuchillo rápidamente y le quito la varita al niño, que como era de esperarse lloró --No Joselle, te has portado mal, ve al rincón --ordenó la mujer molesta --esto no es un juguete, mamá te ha dicho que no puedes jugar con lo que no es juguete y menos cuando no es tuyo… al rincón --Fáthima señaló un rincón de la cocina donde estaba un pequeño banquito, Jos con un lindo mohín obedeció, Fáthy bajó con cuidado a Remus del techo -- ¿de quien es la varita? --siseó la mujer mirando a Sirius, él tragó saliva y se tentó el bolsillo de la túnica gris, él tenía su varita, Meital hizo lo mismo, incluso Remus…

--mía --dijo aparentemente arrepentido Sirius, Harry lo miró sorprendido

--Sirius, sabes perfectamente que en esta casa la magia esta prohibida… si insistes en traer varita por lo menos mantenla en tus bolsillos --barbotó furiosa Fáthima --puedes dormir en el sofá --murmuró yendo al rincón donde tomó de la mano a su hijo y salió de la cocina

--gracias Sirius --murmuró Harry acercándose a su padrino

--Y por favor, mantenla en su lugar --sonrió Sirius entregándole al chico la vara --ahora por tu culpa dormiré en el sofá yo solo

--Le diré que es mía

--No Harry, si haces eso no te dejará ir al callejón Diagon por tu cumpleaños

--Me quedaré contigo Sirius

--No chico, que…

--No irás Sirius

--No Harry, pero tengo una lista que solo tú podrías surtir --dijo Sirius con una gran sonrisa --ahora si me disculpan, iré a ver si la logro convencer

--ustedes dos, puede limpiar el desorden que hizo la bludger --agregó Remus --entró en el desván --indicó el licántropo mientras se servía un poco de té

Los dos chicos subieron al desván a limpiar, media hora después bajaban cansados, se extrañaron al no escuchar ningún ruido, al llegar a la planta baja siguieron unos susurros, hasta que llegaron a la biblioteca que tenía la puerta entre abierta…

--Pero beby, por favor… tienes que usar la magia, está en ti… eres una bruja, una excelente bruja --decía Sirius abrazando a Fáthima

--Creí que era squib --murmuró Meital mirando a Harry

--Yo también, es extraño

--No Sirius, yo ya no soy una bruja, he permitido estas muestras de magia porque están aquí los chicos, pero cuando vayan al colegio se terminarán

-- ¿Y Joselle?... no querrás hacer lo que los Dursley, sacar la magia del niño --ironizó Sirius

--Sé que no puedo… y tampoco se lo ocultaré, él irá al colegio cuando tenga edad, mientras tanto tendrá una vida sin magia

--Eso no me importaría Fáthima si tu vida no dependiera de la magia, si el dejar de usar magia no te absorbiera la vida

Harry y Meital se congelaron al escuchar a Sirius, eso no podía ser verdad, pero la voz de Sirius aseguraba que lo era, se quebraba, era un susurro… incluso, lloraba

--Por favor Fáthy, te amo… no te quiero perder, solo úsala un poco, lavar los platos, la ropa, tomar alguna cosa… no te pido que te batas en duelo

--No Sirius, yo dije que no lo haría

--Fáthima por Merlín, eso que pasó nadie lo recuerda ya… --murmuró desesperado Sirius

--Yo lo recuerdo Sirius, y eso es lo que importa… y por favor, no dejes la varita al alcance de Jos --Fáthy se paró de puntillas y le dio un corto beso en la boca a Sirius… los chicos corrieron hacia las escaleras al mirar que la mujer salía… al llegar a la planta alta, fueron directo a la habitación de Harry

--No lo puedo creer… está muriendo --susurró Harry mirando por la ventana

--Tranquilo Harry… --Meital lo abrazó por la espalda

--No puedo dejar que muera Meital --Harry se giró hacia la chica, se sonrojó al mirar demasiado cerca su rostro… la puerta abriéndose los hizo separarse rápidamente

-- ¿Qué hacían? --preguntó pícaramente Sirius

-- ¿Cómo puede estar tan bien? --suspiró Harry al oído de Meital

--debe guardar las apariencias --le contestó ella

-----------------------------------------------------------

Los días seguían pasando y todos actuaban como si no pasara nada, como si todo estuviera bien, pero Harry no podía con esa farsa…

--Tía --llamó Harry mientras Fáthima preparaba el desayuno, ese día irían a comprar los regalos para Harry, aún faltaban algunos días pero querían tener todo listo

-- Dime Harry

-- ¿Por qué odia la magia?

Fáthy dejó de remover los huevos y miró a su sobrino

--Harry, no la odio… solo que al no poder hacerla, prefiero mantenerla lejos --mintió Fáthy… Harry la miró¿y si le decía que había escuchado su discusión con Sirius? --me alegra que Jos si tenga magia

--Oh… --fue lo único que Harry logró decir…

A las diez de la mañana, Fáthy los llevó al callejón Diagon, Remus decidió quedarse para acompañar a Sirius, no fuera a ser que se le ocurriera hacer alguna tontería…

-- ¡Harry! --Hermione y Ron se acercaban corriendo a ellos

--El profesor Lupin nos pidió que viniéramos --explicó Ron después de saludar a su amigo

--Que bien… miren chicos, les presento a mi tía --Harry señaló a Fáthy

--Fáthima P. Lischt --Exclamó sorprendida Hermione, Harry se sorprendió de que Hermione la conociera, no creía que su amiga viera telenovelas --una de las mujeres mas inteligentes que escribió los diez tratados sobre la abolición de la esclavitud --fue ahí donde Harry comprendió de donde conocía su amiga a su tía

--Y ella es Meital Lupin --siguió Harry señalando a Meital que iba junto a él, Ron la miró embobado, la túnica escarlata que llevaba le quedaba perfecta y su cabello suelto que ondeaba le daba un aura mística

-- ¿Lupin? --preguntó Hermione mirándola

--Si es hija de Remus --explicó Harry --Meital, ellos son Hermione Granger y Ron Weasley

--Hola mucho gusto, Harry me ha hablado mucho de ustedes --sonrió dulcemente Meital

--Chicos, necesito ir a comprar unas cosas¿estarán bien solos?, iré al Londres muggle, los miro en el caldero chorreante en cuatro horas, así podrás comprar lo que seguramente te encargaron Harry

--Está bien tía… vamos chicos que tengo mucho que contarles... --Harry y los demás dieron vuelta con intención de ir a hacer sus compras, pero algo que se prendía de la pierna de Harry los detuvo

--Jos, ven hijo, vamos --Fáthima corría hacia ellos, Harry bajó la mirada encontrándose con Jos que estaba abrazado a su pierna

--No, mi voy con dadím

--No Jos, Harry va a ir con sus amigos, hijo por favor…

--No mi voy con dadím --insistió el pequeño

--Está bien tía, lo puedo llevar… me va a obedecer¿Cierto enano? --preguntó Harry mirando al pequeño que asintió eufóricamente

--Bien Harry, cuídense por favor…

-- ¿Quién es el niño Harry? --preguntó Hermione cinco minutos después

--Es hijo de Sirius --susurró el chico

Hermione y Ron se detuvieron de golpe

--Anden caminen, les explicaré todo…

--No recuerdo que estuviera antes esa tienda --murmuró Ron media hora después, señalando un local casi vacío, que solo tenía un letrero que rezaba… "aquí encontrarás lo que en verdad necesitas"

--Que tontería --barbotó Hermione

--Sí vamos --indicó Harry --no Jos, ven aquí --el niño se le había soltado de la mano y corrió al ver un pequeño gato que pasaba frente a ellos, se acuclilló y lo tomó entre sus brazos como a un bebé

--minino --sonrió el niño enseñándole el felino a Harry, era un gato blanco, pequeño y muy feo

--Oh muchas gracias, creí que se me había perdido --una ancianita salía de la extraña tienda

-- ¿Es suyo? --preguntó Harry tomando el gato de los brazos de Jos y poniéndolo frente a la anciana

--Oh sí muchacho, muchas gracias… ¿Cómo podría pagarles?

--No se preocupe señora --sonrió Harry

--Oh mi niño --murmuró la mujer pasándole una mano por la mejilla a Harry --Cuanto has sufrido y sufrirás mi pequeño, no es justo, no, no lo es… toma hijo… una oportunidad, úsala con sabiduría, no te ciegues… mi muchacho, todos tenemos derecho a ser felices --susurró la anciana al oído de un sorprendido Harry, le tomó una mano y le depositó algo en la palma, después le cerró la mano y volvió a pasarle la mano por la mejilla -- ¿Qué deseas más en la vida? --después de hacer esa pregunta, que Harry contestó en su mente casi sin darse cuenta, la anciana regresó a su extraña tienda

-- ¿Harry? --Ron, Hermione y Meital se acercaron al chico que miraba su mano derecha, Jos, que agarraba la otra mano de Harry intentaba ver, el chico abrió lentamente la mano

-- ¿Por qué este callejón está vacío? --preguntó atemorizado Ron

Harry no escuchó a su amigo, estaba hipnotizado por el medallón que la anciana le había dado, era el mismo medallón que Meital le había dado a su tía, pero éste… empezaba a brillar, después el callejón empezaba a dar vueltas, sintió como Jos se abrazaba a su pierna… el revuelo no había durado mucho…

-- ¿qué fue todo eso? --preguntó extrañado Ron

--No sé, quizá el medallón tenía alguna droga que nos hizo ver alucinaciones --comentó Meital

--sí, se me hace lógico --agregó Hermione

--Dadím¿dadím? --primero afirmó alegre Jos, después preguntó extrañado

--Aquí estoy enano --sonrió Harry mirando al niño, pero el pequeño no lo miraba a él

Los cuatro adolescentes miraron en la misma dirección que lo hacía el pequeño, Harry abrió anormalmente la boca apretando fuerte la mano de Jos, Hermione se quedó blanca, Ron no entendía muy bien y Meital sonrió incrédula…

----------------------------------------------------------------------------------------------------------------------

Dejen RR, quisiera saber si les gusta o no... tan rapido como tenga cinco reviews subo el siguiente capi...

P.D... Espero señales de vida... BESOS SION-ALLEGRA

------------------------------------------------------------------------------------------------------------------

SA