MUCHAS GRACIAS A MIS NIÑAS, PORQUE HABEIS LEÍDO TODOS LOS CAPÍTULOS Y ME HABEIS ANIMADO UN MONTÓN, OS DEDICO ESTE ÚLTIMO CAPÍTULO Y UN BESOTE ENORME A TODAS. (y todos, que no sé si hay ;) .

Iba a salir por la puerta, cuando Eolo, de nuevo, retuvo a su hijo.

"Jano… hijo mío"

"Dime Eolo, está visto que no podrás esperar a mañana" dijo Jack susurrando esto último. Cyrce se volvió y le hizo una seña al pirata para indicarle que le esperaría fuera.

"Jano…"

"Llámame Jack por favor, ha sido mi nombre toda mi vida y no puedo acostumbrarme a otro".

"Esta bien, Jack. Eres el príncipe del viento, y ya es hora de vayas a casa y aprendas como debe regir un príncipe, como deben hacerse las cosas, como tienes que utilizar los vientos… sé que tu poder es innato, lo vi cuando utilizaste las corrientes aéreas para guiar más rápido la Perla hasta aquí".

"Padre, no os lo tomeis a mal, pero yo no deseo ir a lo que vos llamais casa. Mi casa es el mar, que más muestra de ello que mi casamiento con una sirena!! Yo soy un pirata, este o no desposado. El océano es mi hogar, es mi vida y no quiero cambiarla."

Cyrce apoyada contra la puerta, había escuchado todo, y una sonrisa de satisfacción y una lágrima de felicidad resbalaron por su mejilla.

La conversación padre- hijo terminó igual de repentinamente que había comenzado y con una "advertencia" por parte de Eolo:

"Quizá ahora no quieras acudir allí, y te lo perdono, hijo, pero sé que en tu interior sabes, que en algún momento tendrás que ir, y yo te estaré esperando, a ti, y a tu esposa que está escuchando discretamente tras la puerta"

Cyrce intentó huir, pero solo le dio tiempo a caminar un par de pasos antes de que Eolo abriera la puerta y pasara ante ella con una sonrisa de complicidad.

123456789012345667789090

Jack y Cyrce estaban asomados al balcón de su habitación, observando como Elia y Jasón bailaban felices con todos los invitados. Entonces Cyrce alzó la cabeza y le dijo a Jack:

"Mira, hay están las constelaciones¿ves esa que tiene forma de espada? Pues es la del PRÍNCIPE NEGRO, la que tiene forma de caballo se llama ALDI, esa de al lado con forma de águila es AENOR y la que es como una rosa abierta es ATENISA…"

Y Cyrce no pudo seguir contándole las constelaciones a pesar de que hubiera querido seguir, porque se encontró con los labios de Jack sobre los suyos, en un beso suave y dulce. Entonces él se separó apenas unos milímetros de ella, y observando que ella se había enfurruñado un poco la acarició la cara con la punta de los dedos y con ternura la dijo:

"No te preocupes amor. Tendrás muchas noches para enseñarme las estrellas"

FIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIN