La respuesta era el hombre. Aquel animal que anda a cuatro patas al amanecer, es decir al comienzo de su vida, gatea; al atardecer, camina sobre dos, en su juventud y madurez, solo necesita sus piernas; y al anochecer, es decir en la vejes, se apoya en tres, sus piernas y un bastón.

Jack tecleó la respuesta, y una carita sonriente llenó la pantalla de su ordenador, mientras que una voz hueca repetía: "bien hecho, capitán" una y otra vez. La sonrisa de Jake se ensanchó y volvió a dar al intro, entonces ante él apareció un puzzle, y se descubrió una de las piezas, revelando… una tela en blanco, y sobre ella una mano femenina, con una manicura perfecta y un anillo en el dedo anular. Un anillo bello con una piedra negra en el centro.

Volvió a aparecer otro mensaje:

Bien hecho capitán Sparrow, aquí tenéis el siguiente enigma:

Vuela sin alas,

Silba sin boca,

Nunca se ve

Ni tampoco se toca.

La princesa del mar.

Jake apartó la vista de la pantalla cuando entró en su despacho una de sus cómplices… Ana María.

"Ten Jack, te paso el siguiente nivel del juego, tenemos el 4, aún nos faltan dos, pero vamos bastante bien, para el plazo de entrega que nos pusieron."

"Bien, me parece bien". Dijo Jack introduciendo el disquete en el ordenador.

"Espera, te explicaré lo que hemos hecho". Dijo Ana María dando la vuelta a la mesa y acercándose a Jake y al ratón. Lo tomó de la mano del informático. "en esta pantalla en vez de dejar que Jack y Will entraran por la puerta de la cueva y tuvieran que luchar contra todos los piratas, les hemos colado por un pasadizo, así Will salva a la chica, mientras Jack es capturado y eso da un poco más de emoción a la partida".

"Vaya, que ingenioso". Jake sonrió abiertamente y giró la cabeza hacia su compañera. Quedó a escasos centímetros de sus también sonrientes labios. A ambos les desapareció la sonrisa, y ella se inclinó unos milímetros hacia él, pero Jake en vez de responder con un beso, respondió echándose más hacia atrás en la silla, hasta casi volcar, entonces viendo que su táctica no funcionaba empezó a hablar a toda velocidad:

"Creo, que la verdad eso está bien, porque si Jack es capturado al menos tienen la posibilidad de que Eliazbet, o bien, tengo que ir a… si en realidad es importante porque… lo mas seguro es que ya me esté esperando allí… tardaré en subir por la escalero o mejor el ascensor… en fin, adiós"

Salió de la habitación escopetado, mientras Ana María se echaba los brazos a la cabeza. Toda su vida enamorada del desastrado de su mejor amigo, y ahora que tenía una oportunidad de demostrárselo, él huía como alma que lleva el diablo. Probablemente en busca de esa zorrita con fadas caras, penso Ana, como si no nos hubieramos dado cuenta de cómo le miraba a través de los cristales… si hubiera podido se le hubiera comido.

En esas estaba cuando entró Gibs en el despacho:

"Ana, cariño mío, ¿pero qué has hecho?." Ana María se derrumbó en brazos del hombre sollozando "Ya sabes como es Jake, le has asustado"

En realidad, nadie sabía como era Jake, ni siquiera él mismo, porque la sorpresa que se iba a llevar iba a ser mayúscula.