El Misterio a la Luz de la Torre en Sombras

Prólogo

Era una noche muy oscura y fría. Sólo algunas luces prendidas se podían vislumbrar en los ventanales.

La joven mujer corría apresuradamente y una tétrica sombra corría detrás de ella, el hombre -¿por qué eso era o no?- llevaba una especie de cuchillo. Su perseguidor tenía serias intenciones de hacer algo con aquella mujer.

Se detuvo, en Whitechapel, ¿debería seguir?... Disipando sus dudas, el Big Ben hablaba una vez más anunciando la medianoche, había llegado la hora.

Continuó, la mujer que estaba a unos cuantos metros de él gritaba pidiendo auxilio, pero nadie respondía, para su mala suerte empezaba a llegar a una zona despoblada y obscura de Londres, contempló con terror que ya no podía dar marcha atrás.

El asesino se abalanzó sobre ella, cortándole rápidamente el cuello para que dejase de gritar, súbitamente su víctima comenzaba a apaciguarse. El hombre vio el momento adecuado para iniciar su macabro ritual.

Para todo esto, el Big Ben terminaba de dar sus doce campanadas, esa noche.

-"una víctima más, otra vez"

Vio el lujoso reloj de marca "Rolex" que colgaba en su muñeca, limpiando la sangre de su cuchillo emprendió la marcha hacia la ciudad.

-"hemos vuelto a la aventura"

El cuerpo de la mujer, el cual estaba sobre el barro –provocado por la intensa lluvia- se estaba deslizando hasta que llegó a las orillas del Támesis, y fue arrastrado por la corriente hacia donde se podía ver "la torre Sangrienta".