Saludos a todos, aqui esta la cuarta parte de esta historia, les recuerdo 2 cosas: primero digimon no me pertenece este fic no se hace con fines de lucro solo se hace para pasar el rato y segundo las letras en cursiva son los pensamientos de los personajes. Ahora adelante con la historia.


VALOR Y PUREZA

Capitulo IV.- DECISIÓNES

Jueves 3 de noviembre

7:16 pm

Habían pasado ya 4 días desde que Taichi y Mimi se habían visto por ultima vez, desde ese ultimo encuentro ninguno de los dos se habían vuelto a comunicar el uno con el otro. La tarde refrescaba en Odaiba la temperatura marcaba alrededor de 16°C, las calles estaban llenas de gente yendo y viniendo.

Taichi se encontraba caminando con una maleta en mano por las calles en dirección a la estación del metro que lo llevaría a Tokyo, la apariencia de Yagami aun era lamentable pero físicamente se sentía mucho mejor, afortunadamente para él la golpiza que le había propinado Yamazaki no había traído consigo huesos rotos o daños internos, todo había sido heridas superficiales pero no por eso menos dolorosas.

-¡Rayos!, espero que la dirección que me dio Nakamura sea la correcta – pensaba Yagami al cruzar la calle en dirección hacia la línea del metro.

Al pasar los días y después de mucho pensar (sobretodo en Mimi) Taichi por fin se había empezado a mover para conseguir el dinero del señor Hideaki.

-Mientras más rápido lo consiga mejor Tal vez si se lo doy antes olvide lo del mentado favor – había pensado el joven Yagami.

Pero no era fácil conseguir esa suma de dinero y sobretodo en tampoco tiempo, eso lo hacia aun mas difícil. Es por eso que después de pensarlo muy bien decidió que no tenía más remedio y tenia que buscar a su antiguo socio, aun en contra de los deseos de este.

Pero grande fue su sorpresa al llegar a su casa y encontrarse con la noticia de que él ya no vivía ahí. Después de sobreponerse del golpe decidió investigar su paradero, después de todo alguien como él no puede desaparecer así como así sobre todo en el mundo donde ellos habitan "en el mundo de las apuestas", alguien debería saber algo acerca de él es por eso que Taichi rápidamente fue a los bares, casas de juego y de mas lugares donde ellos dos solían ir siempre.

No fue si no hasta que llego al centro de apuestas clandestino del "Gran Jack" un americano avecindado en Odaiba que se ganaba la vida a través de su centro de apuestas.

Jueves 3 de noviembre

5:45 pm

El lugar se encontraba un poco retirado del centro, Taichi acababa de llegar y ahora observaba el lugar, no era tan grande y para nada era espectacular, pero solían correr grandes cantidades de dinero en ese lugar, claro sabiendo llegar a la hora adecuada y con el tipo adecuado.

El centro de apuestas que bien podría pasar por una simple bodega lucia semi vacia aun no era la hora grande, la hora en que los grandes apostadores llegaban, se podría decir que en estos momentos solo había peces pequeños tratando de sacar algo de dinero antes de que llegasen los tiburones a acabar con todo.

Taichi volvió a recorrer el lugar con la vista en espera de encontrar a alguien que le pudiera dar algo de información, después de un rato y de no encontrar nada el joven Yagami decidió sentarse en una mesa.

-Nada, demoniosMesero tráeme una cerveza – Taichi frustrado saco de su camisa su cajetilla de cigarros y se dispuso a fumarse uno en espera de su cerveza, luego de un par de minutos le llevaron su cerveza.

-A que otro lugar puedo ir… vamos piensa YagamiTaichi después de darle otra calada a su cigarro le dio un gran sorbo a su cerveza, tanto estaba disfrutando Taichi de su bebida que no se percato de que alguien se sentaba a su lado.

-Pero mira que nos á traído el viento – decía un hombre de estatura media, obeso y con una gran barba de color negro – Pero si es Taichi Yagami!! JA que gusto verte muchacho - reía el hombre con alegría mientras que Taichi se sobresaltaba en su lugar por la sorpresa.

-Como estas Nakamura? – saludo Taichi mesuradamente, se sentía nervioso por el saludo efusivo de Nakamura.

-Que como estoy!!! La pregunta aquí es como estas tú muchacho!! Se escucho el rumor de que estabas hasta el cuello de mierda!! Que te habías metido con Hideaki Midorikawa y que ahora en estos momentos estabas descansando en el fondo de algún rio de la región jajajaja que gusto verte muchacho.

-Ja ja que lindo – dijo Taichi molesto, no cabe duda que todo se sabe muy rápido en su mundo del juego – Pues no Nakamura, no estoy descansando en el fondo de algún rio por lo menos no por ahora je, aunque si estoy hasta el cuello de mierda, es por eso que estoy en busca de información – esto ultimo lo menciono Taichi con una absoluta seriedad que al mismo Nakamura impresiono y lo obligo a tomar las cosas mas seriamente.

-¿Que clase de información buscas hijo? – pregunto intrigado Nakamura.

-Busco a Kaji…

Jueves 3 de noviembre

4:50 pm

Mimi salía de su ultima entrevista de trabajo, a cuantas había ido en estos últimos días y aun no recibía respuesta, ya había visitado tiendas departamentales, fabricas, expendios de comida y aun no encontraba nada, porque era tan difícil encontrar empleo si bien es cierto que no tenia experiencia laboral su mayor punto en contra era que hablaba con la verdad en las entrevistas y mencionaba lo de su embarazo. Nadie quería contratar a una mujer embarazada y luego tener que pagar su incapacidad.

-Demonios sigo en cero, el dinero esta a punto de acabárseme, creo que no debo mencionar lo de mi embarazo porque si sigo así no tendré ni trabajo, ni dinero, ni renta, ni nada – pensó Mimi tristemente.

Mimi observo su reloj 5:00 pm suspiro cansada durante todo el día había ido a tres entrevistas de trabajo y estaba muerta de cansancio pero sobretodo de frustración el hecho de que le digieran "nosotros le llamamos" era lapidario para Mimi, sabia que no le iban a hablar, pero en fin, ella tenia que seguir por ella pero sobretodo por su bebé.

-Me pregunto que estará haciendo Taichi en estos momentos, pobre él también tiene muchos problemasrecordó Mimi la platica que había tenido con Taichi el domingo cuando la acompaño a su casa – Solo espero que este bien… y si voy a verlo… NO… él no me a buscado así que yo no tengo porque hacerlo.

Lo cierto es que cuando la joven Tachikawa se sentía triste y sola rápidamente pensaba en buscar a Taichi, pero no lo hacía, primero por orgullo ya que ella quería valerse por si misma y ser fuerte sin necesidad de que alguien le ayudase y segundo porque el muy tonto no la había buscado ni hablado desde ese domingo que la acompaño a su casa.

Aunque muy a su pesar cada vez que sentía que el mundo se le venía encima recordaba aquel momento en que Taichi le decía:

"Tranquila Mimi, acaso ya lo olvidaste… tu no estas sola porque

Me tienes a mi"

Paradójicamente eso la hacía sentirse bien, el recordar esas palabras pero sobretodo la mirada del chico se sentía segura, protegida y que no estaba sola, pero también la ponía de mal humor ya que Yagami no le había vuelto a hablar, recordar esas palabras eran prácticamente sentimientos encontrados para Mimi.

-Solo espero que ese tonto ya no se meta en más problemas… por favor Dios ayúdalo a conseguir ese dinero – pensó Mimi viendo fijamente al cielo.

-Tal vez sea mejor regresar a casala joven Tachikawa realmente no quería regresar aun, pero no tenia a donde ir – Bah, mejor daré una vuelta por el centro, es mejor eso a estar sola en casa sirve que me despejo un rato.

Y así fue como Mimi por fin se decidió a caminar por la zona céntrica de Odaiba buscando aclarar sus pensamientos.

Jueves 3 de noviembre

7:16 pm

-Estoy muy cansada – Mimi vio su reloj – Vaya ya son las 7:16 llevo dos horas caminando creo que es mejor que regrese a casa a descansar – Mimi ya se sentía un poco mejor en cuanto a su estado de animo, sabia que eran tiempos difíciles pero con la caminata había logrado calmarse, así que Mimi inicio su camino a casa cuando…

-¿Qué ese de haya no es Taichi? – observo Mimi aun joven de cabellos castaños cruzando la calle en dirección del metro – Pero claro que es – Mimi estuvo a punto de gritarle pero se detuvo de ultimo momento ¿Por qué ella tenía que ir a buscarle? Entonces Mimi siguió su camino, 1,2,3,4 pasos y entonces…

-TONTO – rápidamente la chica cruzo la calle en dirección de la estación del metro en busca de Taichi.

Taichi estaba tan ensimismado consigo mismo que no se percataba que una persona gritaba su nombre desde el otro lado de la calle, no fue si no hasta que sintió una mano en su hombro.

-Que acaso no piensas voltear o que? – pregunto Mimi molesta y apenada a la vez por la actitud que de repente estaba tomando.

-Mimi eres tu!!! – él rostro de Taichi reflejaba un verdadero asombro al encontrarse con Mimi otra vez – Perdona es que no te había escuchado – termino de decir Taichi al notar a Mimi molesta por no haberla escuchado.

-Esteee… no importa – dijo Mimi un poco nerviosa.

Es extraño como es la vida, ahí estaban los dos frente a frente, cara a cara, ambos querían que este encuentro pasara hasta en cierto modo lo habían estado deseando, ambos ya habían practicado lo que se iban a decir el uno al otro en el momento en que se volvieran a ver las caras, es muy común que todas las personas nos imaginemos un sin fin de situaciones o sucesos que nos pueden pasar y todas estas situaciones les encontramos respuestas o soluciones para que en el momento en que las enfrentemos realmente podamos resolverlas lo mas fácilmente posible.

En este caso la situación era el reencuentro de ellos dos, pero ahí estaban solos… callados sin decirse una sola palabra, nerviosos porque el momento los estaba sobrepasando… simplemente TODO lo planeado que según ellos se iban a decir se había ido por el caño.

-Maldición Yagami di algopensó Taichi desesperado ya que noto la incomodidad de Mimi – Yyyy COMO HAS ESTADO!!!? – pregunto de golpe el chico asustando un poco a Mimi.

-Ehh… bien gracias… bueno dentro de lo que cabe jeje, rayos Mimi porque te estas comportando como una quinceañera – se recrimino Mimi por la actitud tímida que en estos momentos mostraba ante Taichi.

Una vez más se creo un silencio incomodo durante un momento en que los chicos no supieron determinar que tanto se había prolongado, Mimi pensó en terminar por lo sano e irse a su casa, se sentía como una tonta al no poder actuar como siempre lo hacia, con seguridad y franqueza.

-Sabes Mimi… es bueno verte!!!.

-Eh, si… también me da gusto verte Taichi.

Y como por arte de magia y solo después de ser sinceros consigo mismos el aire de nerviosismo e incertidumbre que se sentía se alejo dando paso a ese ambiente de confianza que se había creado esa tarde de domingo en el apartamento de Taichi.

-Tenia ganas de verte otra vez Mimi… de hecho tenia planeado buscarte pero luego empecé a pensar que era mejor conseguir el dinero del que te hable, creo que mientras más rápido lo haga mejor… es por eso que no te había buscado.

Mimi se sonrojo un poco por el comentario, era agradable tener una persona que pensara en ella y sobretodo después de estar tanto tiempo sola.

-No importa Taichi… y dime como vas con eso, ya has conseguido algo de dinero.

-En realidad nada jejejeje, pero en este preciso momento voy en busca de la persona que puede ayudarme.

-En serio y a donde vas?

-Voy a Tokyo.

A Mimi le dio un vuelco en el estomago al escuchar a donde iba Taichi, le traía malos recuerdos ese lugar.

El joven Yagami se sentía muy bien al tener a Mimi cerca de él, no podía explicar este sentimiento, estaba seguro que no era amor ya que desde lo de Sora él no había vuelto a sentir algo similar. Lo que sentía por Mimi era extraño y no lo podía definir del todo, solo sabía que su presencia le hacia sentirse tranquilo.

Tal vez fue por eso que se atrevió a dar el paso, sabía que tenia que dejarla fuera, que no debía mezclar sus problemas con su recién intento de amistad con Mimi, pero no podía, el sentía que la chica era la única luz en toda esa obscuridad que le rodeaba últimamente.

-Mimi te gustaría acompañarme – era obvio que Yagami no se había percatado de la incomodidad de Mimi al mencionar Tokyo.

Mimi se sorprendió por la propuesta del chico, ella había escapado de esa ciudad hace meses porque querría regresar ahí si tanto dolor le había causado. Entonces Mimi reparo en la maleta que traía el chico consigo.

-Te vas a ir por mucho tiempo – pregunto Mimi un tanto asustada y triste.

-No lo se… la verdad es que no tengo ni idea, tal vez regrese en un día o tal vez no, todo depende de él… si me ayuda o no.

-Dios porque a mi, yo no tengo necesidad de volver a sufrir, no lo necesito – pensaba Mimi preocupada – él si quiere se puede ir YO NO regreso ahí, pero porque me siento triste… yo no… yo no quiero que él… se vaya.

Mimi se sentía tan confundida, como es que con una sola platica, con un solo día ese chico le hubiese afectado tanto. Lo conocía desde que eran niños y aun así no le provocaba nada, pero ahora, ahora era distinto y pensar que sin contar con este momento, en realidad solo habían hablado una vez.

-Maldito domingo – ahora se sentía frustada a donde se había ido su determinación de valerse por si misma, sin ayuda de alguien más, ya no depender de nadie como lo había estado haciendo de Kishiro – porque… porque no quiero que se vaya… porque no quiero estar sola – fue la respuesta de Mimi.

-Esteee, perdón si te incomode Mimi, no fue mi intención jeje – rió Taichi nervioso- Bueno creo que es mejor que me vaya – Yagami se sentía como un tonto, como es que le había pedido eso a la chica – pero tenía que hacerlo… necesitaba una luz en toda esta obscuridad.

Mimi ahora estaba más sorprendida Taichi ya se estaba despidiendo.

-No me gusta… entonces… yo puedo seguir sola como hasta ahorita. Sin embargo… siento que me voy a desquebrajar como antes… antes de que él me salvara – y una vez más volvió a recordar esas palabras que le daban fuerza.

Tranquila Mimi, acaso ya lo olvidaste… tu no estas sola porque

Me tienes a mi"

Solo entonces la Tachikawa tomo su decisión .

-Espera… tengo que hacer la maleta… después de todo no sabes cuando regresaremos.

-Eehhhh – Taichi estaba en shock con la boca abierta, estaba tan sorprendido – Claro… vamos te acompaño a tu casa!! – dijo Taichi feliz.

-No se que va a pasar… pero se que si estoy con él todo saldrá bien… lo se… lo presiento – pensó Mimi.

Así fue como se encaminaron a la casa de Mimi por sus cosas.

Fin de la cuarta parte.


Espero que les haya gustado a todos este cuarto capitulo. Como siempre quiero agradecer a todos los que se toman un poco de tiempo para leer este fanfic, que para mi sorpresa a resultado muy grato escribirlo y a cumplido con su cometido: el distraerme un rato (esperemos que asi siga).

Ahora me gustaria personalizar este agradecimiento a las personas que me han enviado Reviews.

Muchas gracias:

shinji kun112: por escribir un review por capitulo, me da gusto que te este gustando esta historia, espero poder seguir cumpliendo tus expectativas (por asi decirlo)

Meems Asakura: gracias por el apoyo y los besos jajaja (no no te creas, con eso que pones un beso bye) y no creo que matemos a Kishiro pero ya veremos despues que pasa.

Coppelia in Black: también muchas gracias por el apoyo y por leer este fic aun a pesar de que los taimi no son tus favoritos jeje y tambien gracias por que fuiste la primera

persona en mandarme un review.

SoFiLu-san: gracias por el entusiasmo mostrado en tu reviews, me dio mucho animo el leerlo, solo te pido un favor (claro si sigo contando con el placer de tu lectura para este fic)

por favor dime cuando vaya muy lento en la narración a veces creo que hasta aburro jeje solo espero que no sea asi, pero si es asi por favor haganmelo saber.

harukita-san: gracias por decirme que te a gustado de esta historia y pues tambien gracias por tomarte un tiempo para escribirme un review.

Esmeraldy: gracias por mandarme un review y que bueno que te gusto la historia.

MaOkO: pues si, si tienen muchos problemas, pero juntos saldran de ellos... o por lo menos eso creo, gracias por tu review y mucho animo.

ShanNOn-JaNa: ya no supe si te siguio gustando (espero que si) pero si no fue asi muchas gracias por haberle dado una oportunidad a esta historia.

Bueno es todo, se aceptan comentarios, dudas, sugerencias, etc todo es valido. gracias a todos y MUCHO ANIMO.