Disclaimer: Los personajes no me pertenecen. Son de la grandiosa J.K.Rowling :D


Cáp. 1: El error

Estaban en el ultimo día de la primera semana de clases, Hermione y Ron estaban sentados juntos en el ultimo puesto de la fila. Harry y Neville estaban sentados delante de los dos. Siempre era así, se turnaban, a veces Harry y Hermione, o Hermione y Neville. En Pociones, esa era su ubicación, que incluía a Draco Malfoy tres puestos mas adelante, en el primer lugar de la fila, junto con Crabbe.

Todos habían cambiado mucho, Harry era tan alto como Ron, y ambos habían mejorado su fisico gracias al Quidditch, Hermione por su parte, ya no era una niña, se veía como toda una mujer. Incluso Draco había cambiado, es mas, se podría decir que era al que mejor le había sentado el verano. Había crecido unos 15 centímetros, era mas alto que Ron o Harry, y tenia un muy buen físico, que de seguro trabajaba con algo mas que con Quidditch.

Estaban en pociones y Snape les había dado una trabajo, que seria una gran nota. Pues debían cuidar la preparación de la poción que tardaba 1 mes completo. El Veritaserum. Todos ya estaban estresados y tan solo era su primera clase. Necesitaba las medidas exactas de los ingredientes, que estaban escritos en la pizarra. Si se pasaban un solo gramo, podría cambiar todo en la poción, podrían tener resultados desastrosos si es que no cuidaban bien cada detalle.

Harry estaba ya de muy mal ánimo, pues venían de adivinación, y ya en su primera clase de la semana la profesora Trelawney había vaticinado unas cincuenta formas en las que Harry moriría trágicamente. Por lo que Parvati y Lavender lo miraban con tristeza y hasta le habían dado el pésame.

Harry se levantó de su puesto, para ir al armario en busca de plumas de Jobberknoll, ya que no le quedaban. Malfoy noto esto y sin duda no quiso dejar pasar una oportunidad de fastidiar a Potter. Disimuladamente, mientras esparcía con una mano un polvo plateado, sobre la poción y sostenía con cuidado en la otra unas hojas de asfódelo, saco su pie fuera de su pupitre y Harry que iba en su mundo, contando cuantas plumas había sacado, se tropezó y cayo al suelo, empujando a Draco también. Harry le pego en el brazo al rubio y este soltó todas las hojas dentro de la poción. Una gran explosión se escucho en la mazmorra y el caldero de Malfoy estallo en mil pedazos.

- Que es lo que pasa aquí!? – dijo Snape, mientras se dirigía directamente al lugar donde estaban Draco y Harry tirados en el piso.

- Potter me ha empujado y por su culpa se han caído las hojas de asfódelo dentro de la poción. – dijo el rubio.

- Eso es mentira! El me ha hecho caer!

- Cincuenta puntos menos para Gryffindor y tendrá que darle su poción al señor Malfoy, Potter. – dijo Snape, con una mueca parecida a una sonrisa en la cara. – Hablare con la jefa de su casa para que decida cual será el mejor castigo para usted, señor Potter.

Al final de la clase, Harry, Ron y Hermione salieron de la clase rápidamente. Harry estaba demasiado enfadado como para asegurar que no le lanzaría una maldición a Malfoy frente a Snape. Así que decidieron ir a comer en seguida.

- Es muy injusto lo que paso Harry, si hablan con la Profesora McGonagall estoy segura de que intercederá por ti, no tienes la culpa, fue Malfoy el que te hizo caer.

- Hedmion tiefe raflon – dijo Ron con un gran trozo de pollo en la boca – Ha fido culpa fe Mafloy, cofletamefte.

Hermione miro a Ron con cara de asco, y puso los ojos en blanco y luego siguió comiendo. Harry no muy convencido, ni de haber entendido lo que había dicho Ron, ni de que la Profesora McGonagall estuviera a su favor, asintió, mas por compromiso que por creer, llevándose un trozo de pastel de calabaza a la boca. En eso, vieron que la Profesora se acercaba por el borde de la mesa de Gryffindor.

- Señor Potter – dijo cuando llegó junto a ellos – el Profesor Snape me ha contado lo sucedido en la clase de hoy. Creo que no me ha parecido del todo cierto que usted empujara al señor Malfoy de la nada..

- Es que no ha sido así profesora! Se lo juro! – dijo Harry desesperado.

- No me interrumpa, señor Potter. De todos modos tendrá que cumplir un castigo, junto con el señor Malfoy. Es lo mejor que pude conseguir a su favor. Todos los Viernes del año, hasta que se determine lo contrario, deberán hacer un trabajo asignado por el profesor Snape para pociones, o por mí, de Transformaciones, claro está. JUNTOS – recalcó la bruja.

Harry quería morir, era su primera semana del año y ya estaba castigado. Y con Malfoy! Como si algo pudiese ser peor! Odiaba con todo su corazón a Malfoy, pero por lo menos, lo alegro un poco el ver que Snape estaba hablando con Malfoy y este palidecía mientras se dibujaba en su cara una mueca de ira. "Por lo menos, es igual de malo para ambos" pensó Harry.

En la sala común de Gryffindor estaba el trío sentado junto a la chimenea haciendo los deberes que ya se estaban empezando a acumular y eso que era su primera semana.

- Este año hay que estudiar muchos más, y cada momento libre que tengamos hay que utilizarlo y aprovecharlo para estudiar para los Éxtasis, tengo que hacer un horario de repasos y uno para los deberes – dijo Hermione mas para ella, que para los chicos.

- Vamos Hermione, tienes que relajarte, es nuestra primera semana aquí, faltan años luz para los éxtasis!

- No te darás cuenta cuando ya estén en cima de nosotros! Además, falta poquísimo Ron!

- Para ti falta poco desde que estamos en segundo año, Hermione! – dijo el pelirrojo con un poco de hastío en la voz.

- Basta ya! Eres un pesado – dijo la castaña muy enojada.

- Al menos es más simpático que el estúpido de Malfoy – dijo Harry con pesimismo, era la primera vez que hablaban desde la hora de la cena. – Tendremos que hacer otro "Veritaserum" para Snape, los dos juntos, y cuando este lista, tendremos que beber cada uno un poco, para ver si resulto bien.

- Al menos podrás sonsacarle información a Malfoy – dijo el pelirrojo

- Lo siento mucho Harry, pero no hay nada que podamos hacer, quizás si te mantienes bien y te comportas en las clases de McGonagall y Snape, les levanten el castigo pronto, aunque es muy buena idea la de sonsacarle información – dijo la chica

- Es verdad, muy buena idea, es que se me ocurrió a mí. – Dijo con cara de autosuficiencia - igual es una tortura estar con ese maldito engreído. – dijo Ron.

- A lo mejor al final se llevan bien y se hacen amigos – Ginny venia llegando donde estaban ellos, pues se llevaban muy bien y compartían mucho juntos. Ginny y Harry habían cortado, aunque se notaba que aun se querían, pero por el momento eran solo amigos. Además Ginny era la mejor amiga de Hermione. Así que pasaban mucho tiempo todos juntos aunque hubiesen terminado. – Me he enterado Harry, lo lamento mucho. Te doy mi más sincero pésame. Pero al menos, tú también podrás hacerle los castigos igual de desagradables de lo que son para ti.

Harry sonrió, Ginny siempre hacia que él olvidara las cosas malas, y que se tomara la vida con un poco de humor. – Claro que si – dijo con una sonrisa.

- Bueno chicos, nosotros nos vamos, nos toca ronda nocturna a los Prefectos – dijo Hermione.

- Oh, por Merlín, que aburrido pasear por el colegio a estas horas! Si no hay nadie en los pasillos! – dijo el pelirrojo enfadado.

- No es mi culpa Ronald! Son los deberes! Así que más te vale salir AHORA!. – y salieron por el retrato de la dama gorda. Ron tenia que patrullar por los pisos superiores, mientras que Hermione le toco la planta baja.

La castaña iba caminando por un pasillo cercano al Gran Salón, repasando algunos ingredientes de una poción complicada, enumerándolos con sus dedos cuando de repente escucho una risita.

- Enumerando cuantas cosas me hacen el chico mas irresistible, Granger? – pregunto un chico arrastrando las palabras.

- Claro Malfoy, como lo supiste? Es que no ves que me faltan dedos para seguir contando? – Dijo sarcásticamente la chica – lo arrogante, lo engreído.. – dijo tocando sus dedos de una mano, haciendo como que contaba.

- Ja, te crees muy divertida, Sangre Sucia? – pregunto fríamente Malfoy.

- Lo creativo para los sobrenombres, se me olvidaba – dijo la castaña, poniendo los ojos en blanco. – pero eso debe ser por la falta de cerebro. No te culpo

- Que sabes tu, maldita impura? – dijo sacando su varita del bolsillo interior de su túnica.

- Ahora te crees tan valiente? Frente a una mujer, sola? – dijo Hermione mientras empuñaba su varita también.

- Depul.. – comenzó a decir Malfoy, pero Hermione se le adelanto.

- CONFUNDUS!

-..osa – Termino malfoy, y de su varita salio una cuerda que amarro la muñeca de Hermione y luego unió a la de él mismo, y fueron tirados hacia el centro los dos. Que ahora estaban unidos por una especie de esposas que parecían tan firmes como el Hierro.

- Que has hecho? – grito Hermione, sus manos no estaban mas de 5 centímetros de distancia. Y no podía alejarse de Malfoy, ya que esas esposas la tenían fuertemente unido a él. – Que es esto? Deshazlo ya!

- Es que no se que he hecho! Si no me hubieses lanzado ese maldito hechizo! Maldita Sangre Sucia! Por Merlín. Suelta esto. – dijo el rubio.

Intentaron todos los hechizos que suponían podían servirles, pero nada dio resultado. Seguía tan firme como siempre. Sin siquiera muestra de soltarse o romperse. Y lo mas extraño, es que en un principio, la "cadena" que los había unido, era de un color negro, que brillaba, pero ahora estaba perdiendo color.


Hola Gente!!

Bueno, aqui les dejo mi primer fic de Harry Potter. Es un Dramione :)
Mi pareja favorita de Ayer y Hoy! Solo he escrito un fic en mi vida.. de sailor moon (paso el dato xD)

Espero que me apoyen con este fic.. no se muy bien para donde va.. :S asi que acepto ideas... es solo que tengo muchas ganas de escribir sobre esta parejita. Asi que mas adelante veremos que sale...

Tengo casi listo el cap nº 2.. asi que pronto actualizo :)

Rominitap Moon