Capítulo 5: Respuestas

Caminaba lentamente y con la cabeza baja hacia el punto de encuentro de siempre. No entendía bien porqué le afectaba tanto lo que dijo Mai solo la noche anterior a Natsuki.

"…cuando estoy a solas con él… me pongo un poco nerviosa, siento que el corazón late a mil por hora… mis manos sudan frío… siento que mi habilidad de pensar se reduce a la mitad… y a veces… no se… hago cosas que normalmente no haría… incluso me irrita ver que algunas chicas se le acerquen…" Llegó al lugar y no encontró a nadie, por lo que se sentó apoyando su espalda al árbol mientras abrazaba sus rodillas y apoyaba su frente en ellas. "-Y alguna vez te sentiste de esa forma con Mikoto? - No, a Mikoto la quiero mucho al igual que a ustedes, pero nunca me sentí así… con ninguna de mis amigas más cercanas si eso quieres saber…" Mikoto entendía bien a qué se refería Mai, le había explicado todo lo que sucedía y hasta cierto punto comprendía pero… ¿por qué le dolía tanto pensar que ella podría ser solo una persona más en la vida de su amiga? Sabía en el fondo que no era cierto, que ella era especial, pero aún así, no podía evitar pensar en que Mai en algún momento se iría y la dejaría sola. "Pero mi Ani-ue no me dejaría sola…" Reito. ¿Acaso era él su persona especial¿Era por él por quien lucho todo ese tiempo? En un principio así era, pero ahora? Si tuviera que pelear de nuevo ¿por quién lo haría¿Mai¿Reito? Estaba segura que pelearía por cualquiera de los dos, probablemente incluso por Natsuki. "Que hace diferente a Mai del resto de las personas? Yo la quiero mucho y ella me quiere… entonces porqué me siento así?" Puso sus manos en su cabeza, ejerciendo presión sobre ella, como si quisiese aplastar todos esos pensamientos que lo único que hacían era confundirla más, "¿será que solo seré un estorbo para ella¿Me estaré interponiendo en su felicidad?" Movió bruscamente su cabeza, negando ese último pensamiento.

-Mai me quiere… -dijo intentando convencerse a sí misma –Mai me quiere… -Pero si la quería tanto… ¿Dónde estaba ahora? "Tal vez está con él y se olvido de mi.." –No! –dijo a la vez que volvía a negar con la cabeza. "Debe estar haciendo algo que la mantuvo ocupada…va a llegar en cualquier momento"

-Mikoto!! – escuchó la voz de Mai llamándola desde lejos. Mikoto volteó la cabeza y miró en aquella dirección.

-Mai! –al momento de verla, todos los pensamientos que antes estaban atormentándola desaparecieron. Se puso de pie y Mai corrió hacia ella. Mikoto estaba apunto de quejarse por el hambre que tenía cuando notó a Mai preocupada.

-Mikoto, tenemos que ir a la enfermería, Natsuki no se encuentra bien. –No necesitó decir nada más para que la chica-gato saliera corriendo a su encuentro, seguida muy de cerca por su amiga. Mientras corría comprendió que definitivamente pelearía por Natsuki, y por cualquier otra persona importante para ella.


Su mirada estaba puesta en el techo de la habitación (que sentía tremendamente familiar a pesar de haber estado pocas veces en ese lugar), desde que abrió los ojos minutos atrás. "Los blancos son todos iguales, especialmente los de una enfermería". No sabía exactamente que fue lo que le pasó, lo único que recordaba era que le dolía mucho la cabeza y que Takeda había estado hablándole de algo que sabía era importante, pero no había forma que recordase qué. Sabía que tenía que irse de aquel lugar inmediatamente, pero no sabía porqué. Se sentó en la camilla y apoyó su espalda contra la pared. Levantó levemente su mano izquierda, con la palma frente a ella la miró fijamente. Uno de los últimos recuerdos que tenía de Shizuru era el haber tomado su mano, depositando un beso sobre ella. "Shizuru…" Ante aquel pensamiento se ruborizó y bajó su mano rapidamente, mirando hacia otro lado. "Porqué tengo que recordar esto ahora?"

-Ah, ya despertaste. ¿Cómo te sientes? –aquella voz hizo que levantara la mirada y la posara sobre otra que la observaba fijamente.

-Pues…creo que bien –se mantuvo en silencio por un instante antes de seguir –que me paso?

-Te desmayaste, al parecer Takeda-san estaba hablando contigo.

-Ahh…. No lo recuerdo bien.

-Estas confundida, probablemente pronto recuerdes todo una vez que te orientes mejor.

-Mnnn…-se puso en pie lentamente –Bueno Youko-sensei, será mejor que me vaya. No quiero que mi record de asistencia se deteriore de nuevo –dijo pensando en una excusa para salir de ese lugar.

-No te preocupes por eso, las faltas de hoy quedan justificadas. Lo mejor sería que regresases a descansar.

-No puedo, tengo algo que hacer.

-Y ese algo no puede esperar?

-No, creo que es importante.

-Crees? –la miró confundida.

-…se que hay algo que tengo que hacer, pero no recuerdo exactamente que es –unos golpes en la puerta desviaron su atención, seguidamente una cabeza curiosa se asomó.

-Youko-sensei, puedo- Natsuki! Ya estas bien! –entro rápidamente seguida de Mikoto, que apenas la vio se abalanzó contra ella abrazándola

-Ouch! Tranquila Mikoto, ya estoy bien.

-Natsuki, que fue lo que paso? –hablo Mai más seriamente.

-No lo se, solo recuerdo que estaba hablando con el idiota ese y luego todo se volvió negro.

-Idiota? –Natsuki suspiró resignada antes de contestar

-Takeda

-Ah! Si él fue quien me aviso que estabas aquí –la observó detenidamente antes de continuar –y no deberías estar descansando?

-Estoy bien.

-Natsuki tiene que descansar si no esta bien! Ya se! Cuando yo no estoy bien Mai me prepara un ramen y me siento mejor! Mai –dijo soltando a Natsuki y volteando hacia su dirección –prepara ramen para Natsuki –su estomago entonces sonó – y para mi también…

-Jajajaja tranquila, no paso nada serio. Solo me desmayé

-Natsuki… como es que- se detuvo un momento, prefiriendo dejar de lado el tema para después –bueno, deberías estar descansando aún, uno no se desmaya y se pone a correr al minuto siguiente

-Ehh... no estoy corriendo…- Mai puso una mano en su frente, mostrando una clara desesperación.

-Es un decir! –se puso detrás de Natsuki y con un leve empujón hizo que avanzara.

-Hey!

-Youkoi-.sensei, creo que será mejor que me lleve a Natsuki a los dormitorios.

-Si, es mejor. Por favor Mai-san asegúrate que descanse.

-Pero ya dije que estoy bien!

-Mai… ramen… -dijo Mikoto tomándose el estómago.

-Si, si, volvamos y déjame prepararte algo de comer antes de volver a clase –dijo mientras ejercía presión con ambas manos en la espalda de Natsuki para hacerla caminar.

-Pero-

-Nada de peros, será mejor que me hagas caso si no quieres que le cuente a Shizuru-san –al escuchar aquel nombre Natsuki se sintió extraña. Algo no estaba bien, pero dejó pasar ese sentimiento y se dejó guiar por Mai en silencio, seguidas fielmente por una hambrienta Mikoto.


-Bueno si eso es todo, no necesito seguir más aquí –dijo poniéndose de pie

-¿Porqué no te quedas por el fin de semana?

-Claro! Tu padre tiene razón Shizuru-san, así podría venir Tomoe-chan y pasar el fin de semana juntas. Tú sabes cuanto te estima. –Shizuru lo miró fijamente. "Si, lamentablemente lo sé"

-Shizuru deberíamos dejar atrás nuestras diferencias. Soy tu padre y deberíamos ser una familia. –Shizuru desvió la mirada para ver a su padre. A pesar de estar sorprendida por sus palabras su rostro solo mostraba aquella sonrisa educada que él mismo le había enseñado a portar.

-Ara, que extraño escuchar eso. Hace solo unos minutos atrás tú y yo solo éramos socios –Ryuuta la miró fijamente, frunciendo el seño levemente. Shizuru notó esto inmediatamente y sonrió levemente, al fin había quebrado esa fachada, una pequeña victoria personal –pero agradezco la invitación. Sin embargo debo atender muchos asuntos en Fuuka, por lo que prefiero volver. Pero supongo que nos mantendremos en contacto hasta cerrar este….acuerdo.

-Bien, como quieras –dijo Ryuuta levantándose de la mesa –Konatsu-san, hablemos en mi despacho –caminó rápidamente para salir del lugar.

-Bueno Shizuru-san, ha sido un placer verte de nuevo. Espero volver a vernos pronto –Konatsu se puso en pie listo para seguir al dueño de casa.

-Konatsu-san, una cosa más

-Dime

-No quiero que ni usted ni Marguerite-san se acerquen a Natsuki. Si no cumple esa parte del trato yo tampoco lo haré, y vamos a tener problemas.

-Entiendo perfectamente, así será.

-Me alegra que nuestros términos estén en orden.

-Si me permite, debo ir con su padre –caminó en dirección a la puerta – sin embargo, no prometo nada sobre Tomoe-chan acercándose a ti –dijo susurrando mientras cerraba la puerta tras sí.

Shizuru miró en dirección a la puerta antes de sentarse. Tomó entre sus manos la tasa de té que había dejado a medio terminar. Llevó un poco del líquido a sus labios, para luego dejarlo en la mesa nuevamente mientras un gesto de disgusto se formaba en su rostro.

-Ara, me pregunto como es que Natsuki puede tomar el té frió.


Sus pasos eran lentos e inseguros; aún así estaba decidido en ir a cerciorarse como estaba Natsuki. Después de todo, él consideraba que era su culpa. Toco la puerta antes de girar la perilla y asomar su cabeza.

-Youko –sensei, puedo pasar?

-Ah! Takeda-san, claro, adelante- entró cerrando lentamente la puerta tras de sí, intentando hacer el menor ruido posible.

-Eh… Youko-sensei…ah.. mnnn…-puso una mano en la nuca, completamente nervioso.

-Si buscas a Kuga-san –dijo interrumpiendo al muchacho, notando su nerviosismo –se fue a su dormitorio con Mai-san, es mejor que la mantenga vigilada. Pero no te preocupes, ella está completamente bien. Al parecer el desmayo se produjo por el estrés. Está esforzándose mucho para poder pasar el año escolar según tengo entendido.

-Y con Fujino-san desaparecida se debió agravar… mnnn.- dijo susurrando para sí

-Perdón, dijiste algo?

-Ah! No nada, no se preocupe. Voy a buscarla a los dormitorios, gracias –diciendo esto hizo una pequeña reverencia y salió en dirección a los dormitorios. "Mnnn… puede ser que si le digo lo que me dijo Kikukawa-san solo empeore todo. Pero si no le digo nada, ella lo hará y yo quedaré mal con ella…. Ah! Que desesperante… bueno, será mejor que se lo diga… puede ser grabe…".

Natsuki no había dicho una palabra desde que salió de la enfermería. Algo estaba mal y Mai lo sabía, sin embargo, por ahora prefirió no decir nada, no quería alterar a la chica. Por otra parte Mikoto también estaba claramente callada; Mai supuso que se debía a la situación que enfrentaban. El ramen en la mesa solo hizo que un "gracias" sonara en el ambiente mientras volvías a su estado inerte. No fue hasta que terminaron de comer que Mai se aventuró a hablar.

-Espero que les haya gustado, normalmente cuando ambas terminan de comer mencionan algo sobre mi cocina.

-Eh? –Natsuki la miró confundida unos instantes –Ah! Estuvo exquisito Mai, como siempre

-Si! La comida de Mai siempre es deliciosa! –dijo asistiendo con la cabeza mientras hablaba – quiero mas! –Mai y Natsuki solo sonrieron

-Ok, ahora te sirvo más, la verdad que me estaba preocupando un poco de que no pidieras más!

-Mai, el día en que Mikoto no quiera más tu comida será el fin del mundo, créeme...

-jajajaja… tal vez tengas razón

-Mai! Sírveme más pronto! Aún tengo hambre!

-Si si… -dijo poniéndose de pie, tomando el tazón entre sus manos. Natsuki se pudo en pié también, para poder colocar el suyo en el lavadero y guardar su casi vacía botella de mayonesa.

-Debo comprar más mayonesa…. –dijo para sí mientras entraba a la cocina detrás de Mai

-Decias algo?

-Uh? No nada

-Mnnn… Natsuki….- Mai intentaba encontrar las palabras adecuadas para hablar con su amiga mientras servía un poco de ramen para Mikotro –que paso exactamente? Uno no se desmaya así por así…

-No lo sé, lo único que recuerdo es que me dolía mucho la cabeza y mi visión se puso borrosa, luego llego Takeda y me dijo algo que no sé que fue… y lo demás ya lo sabes…

-Mnnn… tal vez lo que te dijo Takeda-san te alteró un poco, añadiendo tu malestar… tal vez es el estrés –dijo pensativa, intentando buscar una razón.

-Naa… no lo creo…-

-Es solo que-fue cortada por Mai –Takumi a veces se desmayaba porque su cuerpo se sentía debil, por su corazón…

-Mai… no te preocupes, yo estoy bien… tal vez tengas razón y es el estrés… después de todo tengo siempre presente el hecho de que tengo que pasar esos cursos extra de cualquier manera…

-Mnnn… -un golpe en la puerta las distrajo –Ah! Ve a ver quien es mientras yo le llevo esto a Mikoto

-Ok –Al abrir la puesta se sorprendió de ver a Takeda, pero luego recordó que tenia que hacerle unas preguntas –Tu!

-Ummm… Hola, q-quería saber como estabas…

-Eso no importa! Que fue lo que pasó en la tarde? Que dijiste?

-Primero necesito saber si estas bien…

-Estoy bien, no fue nada. Ahora dime! Estas agotando mi paciencia!

-Es sobre… Fujino-san…

-Shizuru? –dio un paso al frente –que pasa con ella?

-Pues… -por primera vez en toda la conversación Takeda la miró a los ojos, como si de alguna manera quisiera leer en aquella verde profundidad –estas segura de que estás bien? –Natsuki frunció el seño y gruñó por lo bajo, tomando a Takeda del cuello de su saco y lo estampó contrala pared, al lado de la puerta.

-Habla!

-Yukino-san me dijo que Fujino-san ha desaparecido

-Que?! –dijo soltándolo. El aprovechó para poder respirar y frotarse el cuello

-Me dijo que al parecer fue forzada a irse de su departamento y algo sobre unos hombres de negro… que tu entenderías…

-No… el Primer Distrito acaso… -Mai salió a la puerta para ver que pasaba.

-Sucede algo? Uh? Natsuki! –Mai solo tuvo tiempo de ver a su amiga correr hacia la salida del edificio.


La rubia iba de un lugar a otro en su habitación, dando vueltas una y otra vez, pensando que pudo haber pasado con Shizuru y esperando la llamada de Yukino. Se detuvo un momento y miró hacia el reloj que tenía colgado en una de sus paredes. "Mnnn… ya estan en la hora de almuerzo, llamaré a Yukino ya debe saber algo…" Se acerca a su mesa de noche donde tenía el celular, lo toma y llama a Yukino; después de tres timbradas ésta contesta.

-Haruka-chan?

-Si Yukino, ya sabes algo?

-Pues no, fui a hablar con la directora pero incluso ella no sabe nada. Sin embargo dijo que no podían ser del Primer Distrito ya que dejo de existir después del Carnaval. Pero aún así va a averiguar más.

-Bien… Yukino, apenas termines la escuela quiero que nos veamos en el café de siempre, esta bien? Tenemos que pensar donde está, por cierto, Kuga no te dijo nada?

-No, no logré encontrarla pero si ella sabe algo no te preocupes que te lo haré saber enseguida.

-Gracias, Yukino, no sé que haría sin ti. Nos vemos más tarde.

-Si… adiós.

Yukino cortó la comunicación y se quedó mirando la pantalla de su celular por un momento, como si se tratara de Haruka. "Haruka-chan… ¿porqué siempre tienes tanto interés en ella? Te has enamorado… verdad? Pero ella está enamorada de Natsuki-san… no puede corresponderte…" apretó más fuerte el celular, intentando contener sus emociones. "Pero si ella es tu felicidad… entonces que así sea. Tu eres una persona maravillosa y sé que Fujino-san lo notará…" cerró los ojos y dejó caer sus brazos, completamente derrotada "Lo siento, Natsuki-san, pero la persona destinada para Fujino… no vas a ser tu…"

Continuará...

Fin del Capítulo 5


Gracias por leer! Apreciaria mucho sus comentarios!

Darkmajo