Disclaimer: El Copyright y la Marca Registrada de todo lo referente a Harry Potter, es propiedad de la escritora J.K. Rowling.


Porno.

Ginevra Weasley se encontraba terriblemente aburrida. Y cuando ella está aburrida, se pone inquieta, hiperactiva y le da hambre. Mucha hambre. Así que haciendo caso a lo que estómago pedía, se levantó del sofá donde se encontraba y se encaminó a la cocina. No sabía que tal vez ese pequeño recorrido, le traumaría seriamente.

Cuando estaba a unos cuantos pasos de su destino, comenzó a escuchar algunos ruidos. Sonaban como pequeños golpes que se daban contra una mesa y provenían de la cocina, estaba segura.

-¡Vamos Draco¡Más¡Más!-gritaba una chica exaltada-¡Dale más duro!

Sigilosamente se fue acercando cada vez más y fue cuando pisó algo. Un brassiere. Y si ese no era de ella…era de Hermione. Abrió la boca desmesuradamente a la vez que unía los cabos sueltos y sin poder evitarlo, imágenes sucias comenzaron a formarse en su cerebro.

¿Sería acaso posible que Hermione estuviera haciendo "eso" encima del lugar donde todos comían? No, su amiga no era de ese tipo de persona. Aunque debía admitir que los sonidos realmente sonaban como si se tratara de una película porno.

-¡Anda, Draco! Sé que puedes darle más duro.

Y de nuevo esas frases que dejaban bastante a la imaginación y con ese tono excitado que provocaba que Ginny se planteara seriamente si en verdad conocía a su amiga. Estaba bien que se llevara con Malfoy, después de todo, desde la batalla final, Draco se había unido un poco más a su grupo, pero de ahí a tirárselo…había un gran paso.

Con paso lento y tratando de hacer el menor ruido posible, se acercó un poco a más a la puerta y colocó su mano en el picaporte. Suspiró a la vez que cerraba los ojos, sin ni siquiera darse cuenta. Y justo cuando iba a empujar la puerta para darle una tremenda regañada a su mejor amiga, la voz de la castaña se escuchó de nuevo.

-Ohh Draco-habló Hermione soltando un suspiro de resignación-No te preocupes, te dije que las primeras veces son muy desastrosas.

Ante esto, Ginny no pudo más que abrir los ojos como platos. Y sin pensarlo dos veces, empujó la puerta de la cocina y entró por ella, ya lista con la boca abierta para hablar y con un discurso de "el porqué no se debe tener sexo en la cocina" memorizado.

Pero lo que vio, la dejo completamente fuera de lugar. El rubio y la castaña se encontraban sentados en las sillas del comedor mientras el chico tenía un aparato electrónico en las manos. A su lado, Hermione miraba inquisidoramente el objeto que Draco sostenía y se mordía las uñas inconcientemente.

Cuando ambos vieron entrar a la pelirroja, despegaron la mirada del aparato para fijar sus ojos en ella.

-¿Se te ofrece algo, Ginny?-preguntó Hermione casualmente.

-Yo…eh…solo venia a devolverte algo.-dijo la chica sin poderse recuperar por completo de la impresión de no haberse encontrado con la escena que había pensado.

-¿Y qué es?-cuestionó la castaña levantándose de la silla para acercarse a su amiga.

Ginny la miró y acto seguido, le mostró el brassiere que sostenía en sus manos. Al verlo, Hermione soltó una risita y se sonrojó un poco.

-Se debió caer cuando llevé el cesto de ropa a mi habitación-dijo la chica-¿Puedes dejarlo encima de mi cama? Yo lo guardaré cuando vaya a mi cuarto.

-Eh…sí, claro-agregó la pelirroja-Hermione ¿Puedo saber que estaban haciendo adentro tú y Draco?

La gryffindor se encogió de hombros.

-Le estoy mostrando un videojuego que acabo de encontrar en la tienda-aclaró sin darle demasiada importancia-Desde aquella vez que jugó nintendo, quedó obsesionado y bueno, ahora le muestro cómo jugar en ese nuevo aparato.

-Ah…-fue lo único que la Weasley pudo decir. Realmente se había quedado impactada al comprobar qué tan sucia era su mente-Bueno, sigue jugando con el aparato ese, yo voy a dejar esto a tu habitación y luego me iré a dormir un poco.-continuó la chica decidiendo que ya no tenía hambre.

-Bueno, entonces, dulces sueños.-dijo Hermione con una gran sonrisa mientras entraba de nuevo por la puerta de la cocina.

-¿Sospechó algo?-preguntó Draco levantándose y dejando el juego en la mesa.

-No, fuimos muy convincentes.-agregó Hermione mientras suspiraba al sentir las manos del chico en su cintura.

-Bien, entonces continuemos con lo que estábamos haciendo.-finalizó el rubio mientras aprisionaba los labios de la castaña y subía sus dedos al pecho de la chica, donde no había brassiere alguno que los cubriera.

Hermione le devolvió el beso apasionadamente y tomó su varita del bolsillo para cerrar la puerta con llave e insonorizar la cocina. No fuera a ser que otro intruso decidiera que tiene hambre, abriera la puerta y se encontrara con una escena no tan fácil de olvidar.

Sí, bien dicen: Es mejor prevenir que lamentar.


N/A: Bueno, aquí media dormida y recién levantada me vengo a actualizar xD. Esta semana ha estado llena de exposiciones, trabajos y esas cosas T.T ¡Quiero Diciembre, por favor! T.T

Bueno, pasando al vicio xD. ¡Ya vamos a la mitad! Así que todavía tienen "Tentaciones" para rato :P Vicio 15 de 30…no me la creo :D Personalmente sí me gustó el capítulo. Originalmente iba a tratarse de que Draco veía revistas porno y tal pero lo he leído cómo en 3 fics, así que decidí cambiar de idea. Espero que a ustedes les haya gustado y lo hayan disfrutado n.n

¡MUCHISIMAS GRACIAS POR SUS REVIEWS! Ya vamos en 195 ¡no lo puedo creer! Y todo gracias a ustedes :)

Nos leemos y gracias de nuevo n.n

Atte. Bianca