Michiyuki

Autora: Namida no YukaKyo

Serie: FullMetal Alchemist

Pareja: Roy x Ed

Categoría: Adaptación, Yaoi, angst, drama. Espero y guste.

o-o-o-o-o-o-o-o-o-o-o-o-o-o-o-o-o-o-o-o-o-o-o-o-o-o-o-o-o-o-o-o-o-o-o-o-o-o-o-o-o-o

Parte III. Caricias Dolorosas

o-o-o-o-o-o-o-o-o-o-o-o-o-o-o-o-o-o-o-o-o-o-o-o-o-o-o-o-o-o-o-o-o-o-o-o-o-o-o-o-o-o

"Fue por esa gentil caricia de tus dedos, es que dedique mil plegarias dolorosas"

o-o-o-o-o-o-o-o-o-o-o-o-o-o-o-o-o-o-o-o-o-o-o-o-o-o-o-o-o-o-o-o-o-o-o-o-o-o-o-o-o-o

El frío calaba aun más y con sobrada razón, pues la que había sido en principio una gentil ventisca de nieve. Había pasado a desatarse en una ventosa tormenta, que golpeteaba ruidosamente las viejas ventanas, amenazando peligrosamente con romper los delgados vidrios que en el centro de las mismas tenían.

Mas lo ultimo en que pensaban aquellos dos, era en aquella terrible ventisca.

El abrazo en el que ambos se habían fundido, ahora era mas estrecho. Las ropas se mezclaban y confundían por la proximidad de los cuerpos. Suaves gemidos y profundos suspiros se escuchaban débilmente, cuando los labios rompían por escasos segundos su roce de besos.

Sus manos le tocaban, tan levemente, como si con el roce certero de sus yemas de un segundo a otro desapareciera. Edward gimió molesto mientras Roy le besaba y tras un último mordisco leve en los labios del mayor, separo su rostro mirándole intensamente con sus pupilas doradas, siendo revelado su propio reflejo por la única pupila oscura del pelinegro.

— Tócame — Roy le escucho pedirle débilmente, mientras en sus tostadas mejillas un tenue rosado se evidenciaba.

— Tócame — volvió a repetirle

— Al menos por una vez, de verdad hazlo— sus manos por un segundo dudaron, para luego pasearse sin temor alguno por sobre las ropas oscuras de Ed.

Y el rubio cerró sus ojos, mientras sentía como las calidas yemas se colaban bajo las prendas que le cubrían y como otras más se desprendían, incluso con su propia ayuda de su cuerpo.

Porque aunque la caricia de sus dedos fuese tan dolorosa.

No había en verdad algún otro gesto más amoroso o dulce que le pudiese brindar.

o-o-o-o-o-o-o-o-o-o-o-o-o-o-o-o-o-o-o-o-o-o-o-o-o-o-o-o-o-o-o-o-o-o-o-o-o-o-o-o-o-o

"Y la razón por la que me aleje del fuego, habías sido tu, solo por ti."

o-o-o-o-o-o-o-o-o-o-o-o-o-o-o-o-o-o-o-o-o-o-o-o-o-o-o-o-o-o-o-o-o-o-o-o-o-o-o-o-o-o

Se había dejado caer suavemente hacia atrás, quedando recostado sobre las blancas sabanas del mullido colchón. Con sus ojos cerrados mientras su cuerpo relajado, esperaba ser cubierto en su desnudez por el cuerpo maduro y fuerte, que sabia, de un momento a otro junto a él iba a estar.

El colchón a su lado se hundió y poco después pudo sentir la presencia fuerte sobre él apoyándose con las palmas abiertas de sus manos sobre las sabanas. La tibia calidez proveniente de la chimenea caldeaba los dos sencillos cuartos en donde el ex-coronel vivía. Pero ni las crepitantes llamas tenían la misma calidez de su aliento golpeándole sus mejillas sonrosadas.

Abrió los ojos entonces, encontrándose con la oscura mirada de Roy sobre él. Abstraído y dubitativo. Solo pudo sonreírle con sinceridad mientras levantaba su mano hecha de automail, llevándola a la mejilla del hombre, trazando una fría caricia sobre la mejilla caliente de Roy.

— Tócame para saber que todo esto es realidad —

Y fue entonces Ed quien lo atrajo hacia él y pasándole los dedos de metal tras la nuca le obligo a besarle.

o-o-o-o-o-o-o-o-o-o-o-o-o-o-o-o-o-o-o-o-o-o-o-o-o-o-o-o-o-o-o-o-o-o-o-o-o-o-o-o-o-o

"Tan solo pediría un poco mas de tiempo, para poder permanecer aquí"

o-o-o-o-o-o-o-o-o-o-o-o-o-o-o-o-o-o-o-o-o-o-o-o-o-o-o-o-o-o-o-o-o-o-o-o-o-o-o-o-o-o

Su piel tocándose, los dedos deslizándose por los músculos firmes y suaves. La húmeda lengua mojando la piel y los dientes que mordían con relativa fuerza los lugares más vulnerables que parecía ya no conocer.

Como si fuese justo la primera vez… cuando en verdad no lo era.

O tal vez si, después de tanto tiempo de separación obligada.

Dedos enterrándose en las sabanas, movimientos relajados pero firmes de pelvis contra pelvis y los gemidos que evidenciaban el goce mutuo de aquel placer compartido, acallados penosamente por el dorso de su mano.

O al menos así intentaba calmarse el pequeño rubio mientras sentía que sus mejillas no podían estar mas calientes que ahora. Se abrazó a Roy sintiéndole aun en él y sin poder evitarlo tibias lagrimas abandonaron sus parpados cerrados.

Las gruesas mantas eran tan confortables para sus dolidos músculos. Aunque debía de aceptar que no había nada que se le pudiese comparar al firme torso donde descansaba.

Y es que realmente había añorado tanto, estar una vez mas así.

En sus calidos brazos que con infinita protección le acunaban.

Aunque la piel sobre la que su cabeza reposaba, estaba ahora húmeda. Sus lágrimas incontenibles, incluso en aquellos momentos, continuaban saliendo y aunque los dedos blancos del pelinegro las secaran, nuevas volvían a mojar las mejillas del rubio y caían sin evitarlo sobre la piel de su pecho.

Él le había tocado justo como Edward le había pedido y la realidad dolía.

Y mas una realidad como aquella.

— Edward — escucho que le llamaban e hizo un intento por levantar el rostro, mas Roy había dejado reposar su mejilla sobre la cabeza del rubio acercándolo mas a él.

— ¿Dónde habías estado todo este tiempo? — el rubio entrecerró los ojos dolido. Más cuando sus labios se abrieron, el aliento le fue robado una vez más por el pelinegro.

— Donde estas…— Una duda — ¿Dónde estas ahora? —

Se separo de él, poco y levemente. Lo suficiente para encararle. Su dolido ojo oscuro le trastoco el corazón y sus dedos que, le había quitado de la mejilla aquel mechón dorado rebelde pasándolo tras su oreja. Lo hicieron fruncir el entrecejo abatido.

— Roy si te lo dijera… — se abrazo a él, escondiendo su rostro en el nacimiento del cuello pálido del pelinegro.

— En verdad, no me lo creerías — Nuevas lágrimas y un sollozo que no pudo evitar acompañaron sus últimas palabras, mientras aquellos fuertes brazos lo sujetaban una vez más. Tratando con ello de evitar el violento temblor que en todo su cuerpo tenía.

Pues estaba en un mundo tan idéntico al suyo, mas sin embargo en ese mundo.

Ninguno de los dos juntos existía…

o-o-o-o-o-o-o-o-o-o-o-o-o-o-o-o-o-o-o-o-o-o-o-o-o-o-o-o-o-o-o-o-o-o-o-o-o-o-o-o-o-o

"Un mundo de brillantes colores, donde no estas tu"

o-o-o-o-o-o-o-o-o-o-o-o-o-o-o-o-o-o-o-o-o-o-o-o-o-o-o-o-o-o-o-o-o-o-o-o-o-o-o-o-o-o

Continúa…

Revis:

Inugami Elric: Hola! Pues no es todo aun! Quedan tal vez dos pedacitos mas! Sip! Es difícil adaptar un doujinshi a fic! Tu haces un excelente trabajo también en el mismo campo! Gracias por el revi y nos estamos leyendo!

Inu-Chan Girl: Hola! Muchas gracias por tu revie! Estoy satisfecha del resultado que en ti logro! Y respondiendo a tu pregunta. Claro que pienso continuarlo! Saludos!

: Hola! En efecto el titulo de este fic, es el nombre del ending de Loveless! Saludos!

LaBrujaSay-Say: Hola! Gracias por pasar por acá para leer el pedacito pasado y espero que este también lo veas! Por cierto, espero verte mas seguido por aquí y a tus hermosas creaciones también! Saludos!

haneko-chan: Hola! A que si son una lindura juntos xD! Espero este capitulo también te haya gustado! Saludos!

Shadir: Hola! En efecto, perfectamente explicada! Saludos!

Mireya Humbolt: Hola! Se siente tan bien cuando se que he logrado trastocar a alguien con lo que escribo, se me llena el corazón de alegría! Gracias por el revie y espero seguir viéndote acá! Saludos!

Seiketo Nayset: Hola! Pues espero que siga como dices atrayendo a los lectores xD, gracias por pasarte por acá! Un gran saludo!