Mas rápido que un bombero… acá está el epilogo… y espero que sea el final que esperaban. Si no, bueno ya saben, es lo que hay.

Gracias a todos por el aguante, y no crean que acá se termina la cosa. La musa está siempre viva, y dispuesta a hacer vivir a Ginny y Harry nuevas historias y aventuras… solo es cuestión de esperarlos.

Estoy un tanto molesta porque nuevamente he sido victima de manos inescrupulosas que se adueñan de trabajo ajeno. Antes RBD, ahora los Jonas Brothers, una tal Demi Lobato, y quien sabe cual figurilla nueva en el mundo aparecerá en un ignoto blog, viviendo mis aventuras… bien, no voy a decir nada más, porque sería darles demasiada entidad. Loco dedíquense a hacer sus propias historias, su caradurismo no tiene razón de ser… Pero no van a lograr que deje de escribir… Gracias por los "homenajes" pero seria mejor que pidieran permiso…

Bien a lo mió… escribir. Espero que les guste.

Recuerden que esta historia esta basada en una canción de Celine Dion (Because you loved me)

Epílogo

Veinte meses después…

Harry ayudaba a su hijo a caminar mientras este quería devorarse la enorme extensión de pasto. Ginny estaba sentada tranquilamente leyendo un libro bajo un enorme árbol. Pasar un rato en algún parque se había convertido en ritual para la atípica familia. Cada vez que la ocasión era la propicia, terminaban almorzando al aire libre, en un parque que tuviera la suficiente actividad para cansar a un niño pequeño. Esa jornada el elegido era Hydepark, y aprovechando que los días eran soleados y calurosos en esa época del año, ese día en particular, no habían perdido el tiempo y buscando a James, su pequeño niño de la guardería, se instalaron en la verde extensión de césped a comer sendas viandas de comida que minuciosamente Ginny había cocinado la noche anterior. Mientras ella acomodaba la manta y sacaba los elementos de una bonita canasta, Harry se entretenía con su hijo. James había comenzado a caminar recientemente y ahora su padre estaba tratando de que pateara una pelota. Ginny terminó de ordenar la comida, y se quedó un minuto observando a los hombres de su vida.

La noche anterior Harry le había recordado que era el momento apropiado para decirle si le agregaban un mes más al contrato, o si lo botaba de su vida. Ginny sonrió al acordarse la cara de su compañero cuando le dijo que mañana quizás le respondiera. Por supuesto Harry no perdió oportunidad de hacerle ver, toda la noche, lo que se perdería si al día siguiente terminaba el trato. Suspiró profundamente cuando los escuchó estallar de risa y acercarse hacia ella.

El almuerzo se llevó a cabo también entre risas, debido a que James estaba tratando de convencerlos que podía comer solo fallando estrepitosamente; y terminando por mirar con angustia a su mamá, que rápidamente le limpiaba la boca y la pechera de su enterito. A Harry le encantaban esos momentos familiares; y los disfrutaba a pleno, porque no sabía cuando podrían terminarse. Aun cuando estaba seguro que Ginny aplazaría su trato un mes mas (al menos esa era siempre la súplica mes tras mes), siempre estaba interiormente ese temor… miedo a que algo la haga cambiar de opinión. La risa de su hijo lo hizo salir de sus pensamientos. Ginny le estaba dando su mamadera de leche. Pronto James se dormiría. ¡Cómo amaba a su hijo! Había vivido cada una de las etapas de su crecimiento dentro del cuerpo de su madre, y tenido la posibilidad de verlo nacer… hasta el sanador le había dado la oportunidad de cortarle el cordón umbilical y sostenerlo antes que su madre. Y él no lo había desaprovechado. Tenerlo en sus brazos, desnudo y resbaladizo, lo hizo temblar y amarlo con toda su alma. Y una necesidad de protegerlo a cualquier coste… a él y su mujer. Miró a Ginny que acariciaba la cabecita azabache de James, mientras su hijo acariciaba un mechón de cabello rojo que caía en su rostro y la miraba con unos enormes ojos castaños, iguales a los de su madre. Si tan solo tuviera su cámara de fotos. Una nueva afición que había surgido desde el momento de vivir juntos. Más que un pasatiempo, era una necesidad de dejar constancia de alguna manera, que en la casa de los Potter, se vivía felicidad.

Ginny pasó a James a los brazos de su padre. Harry sonrió a su hijo y este, sin soltar la mamadera, le regaló una sonrisa perezosa. Parpadeó unas cuantas veces y después se durmió, tranquilo, relajado en brazos de su padre. Harry agachó su cabeza para besar a su hijo. Lo amaba más que a su vida. A él y a su madre. Lo acomodó en una suave y esponjosa mantita, y ayudó a Ginny a guardar las cosas en la canasta.

- Ha sido un día estupendo – dijo Ginny susurrando, para no despertar a James.

- Si – contestó, sacudiendo el mantel y dejando que los pajaritos se encargaran de las migas. Se sentó en el césped, y doblando el mantel no dejaba de mirar a Ginny – menos mal que no había mucho trabajo.

- Hermione me dio la tarde libre – dijo Ginny sonriendo – y creo que volveré a casa a pasar la tarde con James…

- Afortunada… - dijo Harry resoplando – Yo tengo que terminar un papaleo que el jefe ha pedido hace dos días – rieron – si no lo termino…

- Le he pedido a Ron que te cubriera…

- ¿Ah, si? – dijo él sonriendo coqueto – y… - la miró – ¿se puede saber por qué? – digo… pensé que con lo de anoche tenías suficiente – ella le dio un golpe en el brazo.

- Tranquiliza tus hormonas que vas por mal camino, Potter – dijo ella sonriendo coqueta, acercándose y dándole un beso – si mal no recuerdo… te debo una respuesta.

- Entonces… ¿Aplazas mi salida de la casa un mes más? – dijo acariciando su cabello.

- Bueno - dijo arrodillándose y casi uniendo su pecosa nariz con la de Harry, le regaló una sonrisa – creo… que me debes una petición. Al menos eso fue lo que me prometiste cuando viniste hace meses a rogarme que te acogiera en mi vida otra vez…- Harry frunció las cejas y luego abrió los ojos cuando se dio cuenta del significado de sus palabras… y luego sonrió – ¿al fin caíste, eh?

- En verdad quieres… - ella se sentó sobre sus piernas y acomodó su cabello detrás de la oreja.

- Estoy esperando… - dijo cantarina. Harry se acercó arrodillándose y tomándole la mano.

- Bien… - carraspeó – en verdad no pensé que este sería el día…

- Pensaste que…

- Ibas a renovar el trato otro mes… – ella negó con la cabeza frunciendo la boca, tan seductoramente que Harry tuvo que hacer un esfuerzo para no besarla.

- Nahhh – dijo segura - Creo que sería inapropiado…

- Estás segura...

- Confío plenamente en ti – dijo sonriendo – y si no estaba segura antes… - miró a su hijo y luego a Harry – en verdad lo he sabido desde que James nació – él iba a protestar – pero bueno, me gustaba todo el esfuerzo que estabas haciendo para merecerme.

- Tramposa… - Ginny carraspeó.

- Señor Potter… la declaración… - dijo ella arqueando una ceja.

- Oh bien – dijo el medio ofuscado – pero no esperes que sea la gran cosa – Aclaró la voz. - Ginny… - la miró a los ojos – "Por todas las veces que estuviste junto a mí,por toda la verdad que me hiciste ver…por toda la alegría que le diste a mi vida, por todo lo incorrecto que corregiste… - miró a su hijo y luego miró a su mujer, con una sonrisa tan plena, que Ginny pudo ver cuan parecidos eran padre e hijo - Por cada sueño que convertiste en realidad,- le besó tiernamente la mano - Por todo el amor que encontré en ti,estaré por siempre agradecido…"

- Harry… - él apretó su mano nuevamente, rogándole en silencio que lo dejara continuar. Ella asintió aún cuando las lágrimas nublaban un poco la visión del hombre que amaba.

- "Eres quien me levantó, nunca me dejaste caer. Eres quien vio como era yo, a través de todo."

- No Harry, eres tu quien se levantó y lamió sus heridas… yo solo estuve allí, tu hiciste eso solo.

- No… no trates de subestimar tu papel en mi vida, Ginny… - sonrió – sabes que nada de esto hubiera pasado si no hubieras sido tremendamente obstinada el día que nos encontramos. – ella sonrió colorada – ¿puedo seguir?

- Quién te detiene… - dijo ella con sarcasmo. Harry se arrodilló nuevamente pero esta vez la obligó a posarse sobre las rodillas, estando separados tan solo por un suspiro.

- "Fuiste mi fuerza cuando estuve débil, fuiste mis ojos cuando no pude ver, viste lo mejor que había en mi. Me diste fe porque tú creíste - juntó su frente con la de su mujer - Soy todo lo que soy – la miró profundamente a los ojos - … porque me amaste."

- Harry, no lo uses nunca en pasado… siempre es presente - le robó un pequeño beso – Te amo. – sonrió – ¡y con seguridad futuro!

- Lo se… - sacó del bolsillo de su pantalón, una pequeña cajita de terciopelo – bien… - abandonó la cálida mano de Ginny para abrir la cajita. Ginny jadeó al ver el anillo. Miró a su compañero a los ojos y sonrió. El anillo era una simple y fina argolla de oro blanco, cuyo único detalle era un hermoso y pequeño diamante amarillo. Harry lo tomó entre sus temblorosos dedos- "permaneces junto a mí y me mantienes digno… – tomó nuevamente su mano, que a estas alturas estaba bastante mojada a causa del sudor - tengo tu amor… lo tengo todo… – deslizó lentamente el anillo por el delgado dedo de su mujer - estoy agradecido por cada día que me das…" – una vez que deslizó completamente el anillo en su dedo le aferró ambas manos con fuerza. Ginny respondió con la misma efusividad. Las manos estaban fuertemente entrelazadas, y allí supieron los dos que nada ni nadie nunca, iba a poder separarlos.

- Harry – dijo ella rompiendo la unión y abrazándolo con fuerzas, y dejando que las lágrimas fluyeran con naturalidad – acepto… no necesitas hacerme la pregunta… quiero estar contigo para siempre - le dio un beso en los labios, que comenzó tierno, dulce, pero que fue tomando intensidad al punto de hacerlos jadear. El grito de unos adolescentes los hizo recordar que estaban en un lugar público. Se separaron sonrientes. – han sido las palabras mas hermosas que he escuchado en mi vida… y siempre las mantendré en mi memoria y en mi corazón – él sonrió complacido.

- "Quizá no sepa lo suficiente… – dijo sentándose, y atrayéndola a su regazo. Ella se dejó arrastrar tiernamente.- Pero sé lo suficiente para saber… – le besó la sien cariñosamente - que soy bendecido al ser tan amado por ti."

- Y yo por ti – dijo acariciando cálidamente la línea de su mandíbula. Harry cerró un momento los ojos, tratando de apaciguar el cúmulo de emociones que le enrollaban los intestinos. E instantes después no sintió la angustia del rechazo, sino felicidad absoluta. Abrió los ojos y la vio sonriéndole con picardía – ¿ya no hay mas miedo?

- No. – dijo dándole un beso en la nariz. – ¿ya no hay mas dudas?

- No – dijo segura. Trató de acomodar su cabello – hay algo que debo decirte… - él la obligó a dejar esa tarea.

- ¿Algo como qué? – dijo mirándola seriamente.

- Algo que hizo que te aceptara… algo más que mi amor por ti, claro. – Harry la miró haciéndose el ofendido.

- ¿De modo que mi declaración altamente desarmable no fue el motivo para que me aceptaras para siempre en tu vida?

- Bueno… si, - dijo tratando de apaciguar a su futuro esposo – pero en verdad hay algo mas…

- ¿Algo más?

- En realidad… - lo miró dulcemente y luego sonrió – alguien mas…

- James – dijo sereno – si, yo también pensaba que en poco tiempo, estará preguntándonos por las fotos de la boda – dijo acariciando la cabellera rojiza.- si, tienes razón, no es solo por nosotros… también debemos pensar en James…

- Mamá… upa – la vocecita adormilada de su hijo los hizo deshacer el abrazo íntimo y Ginny se levantó para acunar a su hijo en sus brazos. Harry entendió que la tarde en el parque estaba terminada. Sacudió la manta y la dobló, metiéndola sin cuidado dentro de la canasta.

- No es James… – dijo serena y se levantó, con los bracitos de su hijo rodeándole el cuello, y aguantando las ganas de reírse – a menos que tengas esa estúpida idea de ponerle a todos nuestros hijos un nombre en común…

- Estás loca, nunca le pondría a todos… - al fin cayó y rápidamente corrió hasta donde estaba su familia. - ¿Segura? – preguntó haciéndola detener y mirarlo fijamente – estás…

- Si – dijo ella. Harry exhaló ruidosamente – completamente segura.- lo miro preocupada- ¿Estás bien? digo no es algo que planeábamos pero… no quiero que te sientas mal porque… - Harry se tomó el pecho y lanzó una risa ronca.

- Bueno… demasiadas alegrías para un solo día – la abrazó, y se encaminaron por el sendero rumbo al automóvil. – tu me aceptas… un nuevo bebé… - apoyó su cabeza contra la pelirroja de su mujer – indefectiblemente fue una tremenda suerte chocarme contigo en esa calle… y mi salvación. Me has dado tanto Ginny.

- No más que lo que me has dado tú, tonto – dijo ella – al igual que tu, yo también soy todo lo que soy, porque me amaste… perdón, me amas

- Copiona… - dijo sacándole la lengua y James rió. Harry volvió a repetir la morisqueta para el placer de su primogénito. Miró a Ginny y esta sonrió ante la intimidad que esa sonrisa implicaba.

- Y todo lo que soy… en este momento - suspiró, abrazándose a su esposo – soy enteramente feliz – él la abrazo tiernamente por la cintura.

- Yo también Ginny… - le besó la mejilla – yo también.

Finite incantatem


Nota de la autora: obviamente espero sus observaciones en cuanto al final de mi historia. Quiero saber si las palabras de Harry resumieron toda la historia o solo fue algo que yo solo vi. Aunque sea un simple, si, aunque me gusta mas un review detallado ( no tanto jOr!! Jaja), prometo contestarlos a todos, solo si se registran… sino me resulta imposible.

Gracias nuevamente a todos ustedes por soportar tanto tiempo y darme ánimos para que siguiera la historia (bien algunos fueron un poco obsesivos y amenazadores, pero se les agradece igual) me hacen tan bien sus palabras, las buenas y las criticas para mejorar… saben que siempre tomo en cuenta todo lo que me dicen.

Agradecer infinitamente a Sandra (Pottercita) que comenzó a betear esta historia y que yo renuentemente seguía sus instrucciones (saben que como espíritu libre, no me gusta mucho que me corrijan, pero algunas veces lo acepto) Te quiero chama!!

A Vicus Riddle agradecerle el que haya traducido la canción para mi… chica, esas frases difíciles fueron como un parto… gracias amiga.

Las frases en cursiva y negrita, son traducciones de la canción en la cual se basó la historia (because you loved me) algunas partes fueran cambiadas para adaptarlas a la historia, pero básicamente es lo que dice en ella.

Por ultimo a ti, que me lees y esperas pacientemente mis actualizaciones, no me queda nada mas que decirte… ¡GRACIAS TOTALES!

Hasta la próxima aventura…

Ahhh, y ahora voy a tener tiempo de seguir "amor por contrato" creo que la voy a terminar para mi cumple... esperen actualizaciones pronto…