Chapter 10 – Thursday, 17 October 1996 Jueves, octubre 17 de 1996

Notas de la autora:

La respuesta a la pregunta obvia de Fred y George está en el capítulo llamado: viernes, octubre 18 de 1996.

Cada vez que Harry responde: "Pregúntale a Salazar", realmente hay una respuesta; no es solo para no contestarla. Aunque no contestaré a esas respuestas, al menos no en esta historia.

Todo lo que Draco dice acerca de curar la visión, lo saqué de un viejo empleo que tuve, así que todo es real.

El libro "Guía de la A a la Z" (1994) mencionado en este capítulo es real.

XXXXXXXXX

"¡Maldita sea, Harry!" gritó Draco.

"Shhhh, Draco. Cálmate, por favor." replicó Harry, sentado calmadamente en medio de la cama.

"¿Calmarme? ¿¡Calmarme!? ¿Cómo quieres que me calme si te estas cortando a ti mismo?"

"No es una herida muy grande, no te alteres. Si quieres tratar de arreglarla, primero tendrás que tranquilizarte," insistió Harry calmadamente. "Respira profundamente, ¿de acuerdo? Entonces podrás probar."

Como sabía que Harry no lo dejaría tratar de sanar la herida hasta que se calmara, Draco cerró sus ojos y trato de controlarse. Esto era difícil al recordar la imagen de Harry lastimándose a sí mismo y su brazo llenó de sangre. Menos de un minuto después de que Draco sanara la herida, el Slytherin soltó el brazo del moreno con un movimiento brusco.

"Una herida pequeña, ¡Mis pelotas!" dijo Draco enojado.

"No lo era. No si la comparamos con algunas de las que ya tenía desde antes," replicó Harry razonablemente, limpiándose la sangre con un hechizo rápido.

Draco apenas e hizo caso, aún estaba molesto porque Harry se hubiese cortado a sí mismo. Draco ya se había acostumbrado a curar cicatrices más profundas, pero eso no quería decir que estuviera remotamente cómodo con Harry haciéndose más.

"Entonces… ¿fue diferente tratar con una herida recién hecha que con una mal cicatrizada?" preguntó Harry con curiosidad, sin preocuparse de que Draco estuviese enfadado.

Draco se sonrojó un poco y miro hacia otro lado, sin responder.

Harry bufó y dijo, "Tomaré eso como un: 'Sí Harry, fue diferente pero no quiero decirlo porque entonces significaría que fue una buena idea cortarte a ti mismo de esa manera' ¿Qué tan diferente?"

"Fue lo suficientemente diferente." dijo Draco cortante.

"¿En qué aspecto fue diferente?" preguntó Harry de nuevo.

Aún sin mirar a Harry, Draco respondió tersamente, "Tuve una sensación de urgencia en lugar de tomármelo con calma. No hubo ningún tipo de puente que disolver, pero todo lo demás fue lo mismo. No lo hagas de nuevo."

Harry no habló por un momento, por el tono que Draco había usado parecía que realmente estaba enojado. Lo estaba. Muy enojado al parecer. Mucho más de lo que Harry había anticipado que estaría. Y el lazo se lo hacía notar, casi echaba humo. Quizá había ido un poco lejos.

"De acuerdo. No lo volveré a hacer. Lo prometo. Lo siento," dijo Harry sinceramente. "Realmente pensé que era importante. Pensé que era mejor que vieras las diferencias entre una cosa y la otra en caso de que hubiese una emergencia de verdad. No quise hacer que te molestaras. Realmente lo lamento. ¿Me perdonas? ¿Por favor?"

Draco cerró sus ojos y se cruzó de brazos. Un momento después asintió. Le creía a Harry —sabía que Harry lo había hecho para que aprendiera— pero aún le enfermaba la imagen de la sangre en el brazo de Harry con un cuchillo en mano. Draco recargó su cabeza en el hombro del moreno.

"Lo siento," dijo Harry nuevamente. "No hay que seguir por esta tarde, ¿de acuerdo? Puedes trabajar en mis cicatrices después de la cena si quieres, ¿está bien?"

"De acuerdo. Sí quiero. Aún tienes muchas cicatrices y me quiero deshacer de todas," respondió Draco suavemente.

"No tienes que deshacerte de todas esta semana, sabes," dijo Harry con aprensión.

Draco se encogió de hombros, sin retirar la cabeza del hombro de Harry. "Quizá no, pero creo que sí puedo lograr. Cada vez me hago mejor, más rápido. Además…" Draco levantó su cabeza para mirar a Harry y sonreírle, "piensa en toda la energía extra que tendrás si no la gastas en el hechizo de glamur."

Harry levantó una ceja. "Supongo."

Draco dijo con sorna. "Tengo algunas sugerencias de que puedes hacer con toda esa… energía extra."

Harry sonrió. "¿De verdad? ¿Y cuáles serian esas sugerencias?"

"Bueno," dijo Draco, mirándolo un poco insultado, "¿estás o no enseñándome otras cosas, hmmm?"

"Bueno, sí…" dijo Harry con una pequeña sonrisa.

"Entonces, no me puedes enseñar cómo se debe si no me estas poniendo total atención porque estas cansado, ¿no crees?" demandó Draco.

"Creo que estás en lo correcto," dijo Harry, tratando desesperadamente de no reírse por el juego de Draco.

"Entonces el glamur debe irse," dijo Draco pomposamente, "lo que significa que las cicatrices deben irse, y por lo tanto me dejaras trabajar en ellas esta noche."

Riéndose un poco, Harry replicó, "Entonces, supongo que te dejaré."

"Bien. Ahora, ya que no haremos más actividades de sanación por la tarde, tendremos que hacer algo más interesante," dijo Draco maliciosamente, acercando sus labios a los de Harry hasta que casi se tocaban.

"¿Ah?" murmuró Harry. Maldición, el chico era endemoniadamente sexy cuando le entraba la idea de explorar el sexo.

"Sí ¿Qué tal si tratamos esas actividades que hicimos esta mañana en la ducha, pero en la cama? ¿Hmmmm?" dijo Draco, empujando a Harry para acostarse sobre él.

XXXXXXXXXX

Draco se levantó con la sensación de que su cabello estaba húmedo, sucio y enredado. Parecía que a Harry le encantaba jugar con su cabello y no es que Draco se quejara. No se movió de la posición en la que se encontraba, y esperó un momento antes de apretar el brazo de Harry un poco para dejarle saber que estaba despierto. Harry respondió moviendo un poco el brazo de Draco.

Finalmente, Draco habló suavemente, "Pensé que ya no iba a tener más siestas."

"¿Ah, si?" dijo Harry con sorpresa contenida.

"Sí, no tuve una siesta ayer," dijo Draco, preguntándose por cuánto más tiempo tendría que dormir tiempo extra.

"Lo sé. Es probable que por eso hayas tomado una siesta hoy. Hoy aparecieron los últimos vestigios de cansancio…después de todo, hoy tuvimos más actividad." dijo Harry con una sonrisa.

Draco sonrió y se sentó. "Sí." Observando a Harry con aprensión, dijo, "Tú sabes, antes de que me distrajeras…"

"¿Yo te distraje?" dijo Harry indignado.

Riéndose un poco, Draco continuó, "Sí, como estaba diciendo antes de que me distrajeras, estuve leyendo un poco acerca de métodos muggles alternativos en uno de los libros que me diste. Es acerca de corregir tu visión. Pensé que quizá podía tratar de sanarla, así te podrías librar de esos horribles lentes."

Harry se sorprendió ante lo dicho y levantó sus cejas con mucho interés. "¿De verdad? ¿Cómo es? Si funciona me quedaré con mis anteojos…sería una ventaja contra enemigos y eso."

Draco asintió. "Es verdad. Pero necesitas un mejor estilo," dijo firmemente, sorprendido cuando Harry asintió. "El libro decía que la mala visión puede ser causada por cataratas, enfermedades o heridas en los ojos, pero principalmente es causada cuando los músculos de los ojos están muy pegados o muy separados. Pensé que podía sentir es en los tuyos y corregirlo. Si estás de acuerdo," dijo nerviosamente. Tratar de arreglar los ojos de alguien no era algo simple y debía tomarse con delicadeza.

Intrigado, Harry asintió. "Mientras estés lo suficientemente despierto para concentrarte todo lo que puedas."

Draco asintió y se colocó detrás de Harry; colocó la cabeza de Harry en sus piernas. Cerró sus ojos, y Draco colocó sus manos sobre los ojos de Harry entrando en trance.

Varias horas después, un guardián muy molesto y preocupado empujaba a un mareado Sanador hacia la cama para acostarlo. "¿¡Qué estabas pensando!? ¡Debiste de haber parado antes de que te cansaras tanto!" La alarma y preocupación eran notables en la voz de Harry.

"Pensé que podía manejarlo…" protesto Draco, sabiendo de antemano que Harry no iba a aceptar ese argumento como válido y que lo haría enojarse más por permitirle cansarse tanto sin su supervisión.

"¡¿Pensaste que podías manejarlo?! ¡No me importa si pensaste que podías manejarlo! ¿Te dije o no que tenias que parar cuando te cansaras? ¡Te dije que no quería que forzaras tanto tu Obsequio, te dije que hay bastante tiempo para explorarlo y hacerlo más fuerte, te dije que no tenías que hacer todo esta semana, y que tomaría meses o años para que manejaras tu Obsequio en un cien por ciento!" demandó Harry gritando, furioso por la desobediencia del chico a su cargo.

Draco se sorprendió por la furia de Harry. "Es que no quería dejarlo a la mitad," dijo, sabiendo que esa excusa tampoco sería aceptada.

No me importa!" dijo Harry. "No más curaciones esta noche," añadió cortante.

"Pero tus cicatrices…," comenzó Draco solo para ser interrumpido por su furioso guardián.

"Pueden esperar," dijo Harry rechinando los dientes.

Draco tragó nerviosamente y asintió rápidamente al escuchar ese tono. Permaneció en silencio, mientras Harry estaba parado en el pie de la cama, notablemente agitado. La ira en el lazo le decía a Draco que Harry no apreciaba mucho el esfuerzo; Harry no se había molestado en vestirse después de que habían intimado unas horas antes.

Eventualmente Harry se relajó y soltó un largo suspiró. Después de varias respiraciones profundas, Harry dijo en un tono mucho más calmado pero igual de firme, "Te vas a quedar en la cama el resto de la noche, voy por la cena." Y fue hacia la caja de comida por ella, sin darse tiempo para ver a Draco asentir.

Draco se sentó en la cama y aceptó la caja sin protesta, abriéndola para encontrar un plato de pasta con crema. Tomando el tenedor que le ofrecían, Draco se aventuró a decir, "Lo siento. No quise molestarte."

Harry suspiró, aún un poco agitado. "Draco, no quiero que te presiones demasiado está semana. Tú sabes el por qué. No es necesario que te esfuerces, no te voy a abandonar cuando regresemos a la escuela. Lo prometo. Trabajaremos juntos por los siguientes meses para que elimines mis cicatrices. No quiero que te lastimes, ¿de acuerdo? Me preocupo mucho."

"Lo sé," dijo Draco con contrariedad. Realmente no le gustaba que Harry se enojara con él. Escuchó otro suspiro de parte de Harry y sintió como una mano lo tomaba de la barbilla, urgiéndole que mirara los ojos preocupados de Harry.

"Te perdono," dijo Harry suavemente. "Sé que quieres explorar cosas diferentes con tu Obsequio. Sólo…trata de no hacerlo de nuevo, por favor."

Draco asintió con una pequeña sonrisa y se concentró en su comida. La cena pasó silenciosa como siempre, y la tensión que había en el ambiente fue disminuyendo considerablemente.

Después de que Harry recogiese la basura y los platos, Draco ya podía aprecio al Harry desnudo y le preguntó con curiosidad, "Entonces, ¿funcionó?"

Harry se paró abruptamente, sorprendido de que no se hubiera molestado en notar si la labor de Draco había dado frutos. Observando al muro más lejos de la cama, el rostro de Harry se tornó en una expresión de sorpresa cuando se dio cuenta que podía ver el muro con toda claridad. "Yo…Sí. Sí, funcionó."

Draco sonrió feliz. "¡Eso es genial! Tendríamos que ir afuera cuando salgamos y ver que tan lejos puedes ver.

"Claro," dijo Harry. Riendo de felicidad, observando la habitación con una brillante sonrisa. "¡Esto es genial! ¡Nunca en mi vida había podido ver tan bien!"

Unos minutos después Harry volteó hacia Draco para encontrarlo sonriéndole. "Gracias," dijo, la sinceridad y gratitud se podían sentir impregnadas en su voz.

"De nada," dijo Draco suavemente, feliz de poder darle a Harry algo que significara tanto para él como la Presentación para Draco. "Ahora," dijo, "acurruquémonos y hablemos."

Harry rió por la idea y fue a colocarse a un lado de Draco, este se entre los brazos de Harry y decidió preguntarle otra cosa de la que tenía duda acerca de la transición de Harry. Se imaginó que ahora que estaban bien comidos y abrazados, Harry respondería con más facilidad.

"Me he estado preguntando. Tú no tuviste compañero de transición entonces, ¿Cómo le hiciste para no lastimarte a ti mismo?" preguntó Draco con curiosidad. "Sé que no pudiste haber usado un hechizo, porque desaparecería durante la transición por tu falta de atención."

Harry se tensó un poco pero se relajó enseguida. "Debí de haber anticipado que harías esa pregunta. Bueno, para responderla, eso envuelve una magia muy complicada que también tuve que aprender."

"¿Qué fue?" preguntó Draco. Su curiosidad estaba al tope. La explicación del ritual de tiempo había sido fascinante. ¿Qué más había tenido que hacer Harry?

"Para no lastimarme a mi mismo durante mi transición, Salazar me enseñó como hacer golems," dijo Harry casualmente.

"¡¿Golems?! Esos son increíblemente difíciles de crear y se llevan bastante magia," dijo Draco con sorpresa. "Sin mencionar que son ilegales a menos que tengas permiso del ministerio." añadió Draco.

"¿Lo son? No revisé," dijo Harry y una sonrisa apreció en su rostro.

"Sí, mucho," dijo Draco, sorprendido de que Harry no haya revisado la legalidad de sus acciones.

"Hmmm… Bueno, fueron golems muy básicos. No tenían rostro, ni músculos definidos. Solo eran unos cuerpos pesados con manos para poder detenerme."

"¿Fuiste detenido por golems? ¡Eso es horrible!" Draco se oía y veía horrorizado.

"Sí, así fue. Pero fue la única cosa que pudimos pensar para no lastimarme y bueno, me cuidaron por unos días. Así que eso fue lo que hicimos," declaró Harry sin mostrar emoción alguna, recordarlo no era algo muy placentero.

Draco frunció el ceño. "Pero, son una especie de magia…durante tu transición debieron desaparecer."

Harry negó con la cabeza. "No con los golems, ellos no cuentan como un hechizo, sino como una persona real, no son como un conjuro."

"Hmmmm. Interesante." Y así era, aunque Draco realmente no quería aprender a realizarlos. "¿Cómo los mantuviste trabajando durante tu transición? Se supone que necesitan supervisión constante."

"Hogwarts es una fina mujer. No recibe el suficiente aprecio," dijo Harry como un hecho.

Parpadeando con confusión, después sintió algo de molestia al ver la cara de Harry pero entonces Draco preguntó, "¿Y eso que significa exactamente?"

Harry sonrió maliciosamente. "Hogwarts puede sentir, al menos lo suficiente. Si le pides algo de la manera correcta, ella puede hacer muchas cosas, como manejar a los golems por algunos días."

"¿De verdad?" preguntó Draco, atónito. Había escuchado rumores, claro. Todo mundo lo había hecho. Pero nunca había existido prueba alguna.

Harry asintió. "Sí. Siempre y cuando lo que pidas no sea tan complicado."

"¿Cómo le pides algo?" preguntó Draco fascinado con la revelación.

Harry espero un momento y después respondió lentamente, "Tienes que ser capaz de ver la imagen clara, muy clara, exactamente lo que quieres que haga. Si quieres saber mas sobre ello, tendrás que preguntarle a Salazar."

Draco alzó una ceja al escuchar preguntarle a Salazar, tendría que anotarla y preguntarla después. "Salazar te enseñó muchos secretos de la escuela." dijo Harry, observando detenidamente la reacción de Draco.

Harry alzó una ceja por la pregunta de Draco y asintió. "Sí, hay una razón para ello. Desafortunadamente, tendrás que…"

"Preguntarle a Salazar," terminó Draco sin sorprenderse.

Harry hizo una mueca. "Sí. Lo siento."

Draco negó con la cabeza con exasperación. "Está bien. Lo pondré en mi lista. Me traerás a hablar con Salazar después que salgamos de aquí, ¿verdad?" preguntó.

"Claro, si Salazar me da permiso," replicó. Al ver la cara de preocupación de Draco, añadió rápidamente. "Estoy seguro de que aceptara. Mientras prometas no revelar nada de lo que te diga."

"Sí, por supuesto," dijo Draco. ¡Realmente no iba a desaprovechar una oportunidad como esa!

Harry asintió, entendiendo la curiosidad de Draco. "Ahora, es mi turno de preguntarte algo."

"De acuerdo," dijo Draco, colocando su mejilla en el pecho de Harry.

"¿Cómo crees que tus amigos y familia reaccionen por tu Obsequio? Dijiste antes que tu padre no iba a estar feliz," dijo Harry, su propia curiosidad lo había animado a hacer esta pregunta en particular.

Draco hizo un gesto desdeñoso. "Mi madre estará encantada porque aumentara su estatus social al tener un hijo con un Obsequio, pero le será indiferente que haya recibido yo. Mi progenitor pondrá cara de orgulloso y se lo dirá a todo el mundo, aunque estará enojado porque no obtuve un Obsequio de ataque, y querrá que use mi Obsequio solamente para ayudar a su Lord," añadió oscuramente.

Harry hizo una mueca. "Arreglaremos ese asunto cuando llegue el momento," dijo, sabía por la carta de Draco que no tenía interés alguno en servir a Voldemort.

Draco suspiró y presionó su frente contra el pecho de Harry, usando la esencia y presencia del moreno para bloquear la idea de su padre haciendo lo que fuese necesario para obligarlo a servir a Voldemort. "De acuerdo," dijo con suavidad.

"Entonces, ¿Qué hay con tu padrino?" preguntó Harry, ignorando la preocupación de Draco, sabiendo que el chico no quería hablar de ello.

Draco levantó la cabeza y sonrió. "¡Severus estará muy feliz por mi!" declaró Draco.

"De alguna manera, no me imagino el rostro de Snape feliz o con alguna expresión parecida," dijo Harry con algo de sequedad y fue recibido por una sorprendente carcajada de Draco.

"Bueno, ciertamente no lo mostrara enfrente de todo el mundo," dijo Draco con una sonrisita. "Aunque yo si me podré dar cuenta de lo que sienta. Lo conozco bastante bien," aseguró.

"Estoy seguro de que así es," replicó Harry con una sonrisa. "¿Tus amigos como reaccionaran?"

Draco miró a otro lado y respondió tristemente, luego de tragar saliva, "Para serte honesto…no tengo ningún amigo." Solamente guaruras, admiradores y gente con quien pasar el rato."

Harry guardó silencio un momento, no sabiendo que responder. "Eso debe ser solitario," dijo eventualmente, sintiéndolo.

"Sí," admitió Draco suavemente. "Es una de las razones por la cual quería ser tu amigo."

"Lo siento," dijo Harry con suavidad y abrazó a Draco. "Ahora me tienes."

"Está bien, no estaba totalmente solo. Tenía a Severus, siempre ha estado ahí para mí," replicó Draco, aunque un padre, tan bueno como pudiese ser, no era lo mismo que un amigo.

"¿Qué tal los otros entonces?" preguntó Harry, dejando atrás ese doloroso tema. "Imagino que Pansy estará realmente furiosa, pero ¿Qué pasa con los otros?"

Draco bufó. "Pansy me importa una mierda, quisiera no haberla conocido jamás," dijo con repulsión.

Harry sonrió. "¿Y los demás?"

"Ah, no me importan," Draco hizo un gesto con la mano. Cerrando sus ojos y relajándose en la calidez de Harry, añadió, "Los guaruras, me refiero a Crabbe, Goyle y Zabini, serán obligados por sus padres a no dejarme solo con nadie, especialmente contigo. Nott va a tratar de contratar mis servicios; es muy práctico y muchos de sus familiares fueron heridos en la última guerra. Las chicas, a excepción de Pansy, que estará lívida, me perseguirán y trataran de que las considere para desposarlas. ¿Qué tal tus amigos?"

Harry se encogió de hombros. "Estoy seguro de que puedes predecir sus reacciones al igual que yo."

Draco bufó. "Déjame adivinar: Granger te dará un sermón acerca de lo irresponsable que fuiste y Weasley estará infinitamente furioso y hablará acerca de la maldad de los Slytherin y de cómo tú traicionaste a toda la casa de Gryffindor. Espero que no haga una escena en la Presentación," dijo con preocupación. "¿Realmente lo invitaste?"

Harry hizo una mueca y dijo, "Sí, tuve que hacerlo, si tenemos suerte, quizá no vaya."

"No creo tener tanta suerte," suspiró Draco, sabiendo que vería al pelirrojo en su presentación.

"Lo siento," dijo Harry. "Invité a los gemelos y les incluí una nota en la invitación diciéndoles que mantuvieran a Ron quieto. Espero que lo traten educadamente."

Draco parpadeó de sorpresa. "¿Los gemelos? ¿Por qué?" preguntó perplejo. No había razón alguna para invitarlos. Harry quizá…

Harry titubeó antes de contestar, "En parte, por mi, debo admitirlo. Necesito apoyo de toda la gente que no estará en mi contra, pero también lo hice por ti. Su negocio ha crecido tan rápidamente que algún otro negocio en los últimos veinte años y en menos de seis meses han firmado contratos con Pracically Humorous en América y Paige's Plaisanteries en Francia y ya han establecido contacto con alguien de Grecia pero no recuerdo el nombre. Se están convirtiendo en reales hombres de negocios con contactos a nivel internacional. Su negocio está siendo reconocido y si su apellido no fuera Weasley nadie lo pensaría dos veces para invitarlos a tu Presentación."

Asintiendo, Draco preguntó, "¿No te molestarás, si informó de eso a los que vengan a saludarnos…? solo para justificar su presencia ahí y bueno, siendo honestos no los afectará en lo más mínimo."

"No, claro que no," dijo Harry.

"Bien. Volviendo a la comadreja. ¿Crees que haga una escena?" preguntó Draco con preocupación.

Harry mordió su labio y se puso a pensar en ello. "No lo sé," respondió finalmente. "Es una Presentación, así que quizás se comporte lo mejor posible. Aunque, no creo que pase mucho antes de que se desespere y la furia salga a brote. Los gemelos lo amenazaran pero estará celoso de ti. Así qué… no lo sé. Ya veremos. Quizá la multitud haga que se comporte."

Empujando a Harry y sentándose, Draco volteó a verlo con un signo de interrogación muy grande en su cara. "¿Estará celoso de mi? ¿Por mi regalo o por qué estoy contigo?"

Harry cruzó sus piernas. "Sí, sí y sí." Cuando Draco levantó sus cejas, añadió, "Estará celoso de tu Obsequio aunque sepa que solo uno de cada trescientos o cuatrocientos magos reciben uno. Mucha gente estará celosa de ti por eso, pero quizás los celos de Ron sean más evidentes que los demás. Pero, estará más celoso aún porque estás conmigo."

"¿Tan posesivo es?" preguntó Draco con desconcierto.

Harry asintió. "¿Qué más tiene para mostrar que decir que Harry Potter es su amigo? Bill tiene un gran trabajo en Gringotts y Charlie tiene a sus dragones. Percy, a pesar de ser un idiota y ser ignorado por Fudge, tiene ambiciones y es muy competente. Los gemelos tienen su negocio y Ginny es la única chica. ¿Qué más tiene él?"

Draco miró a Harry sorprendido, tratando de asimilar lo que Harry le había dicho. "Entonces, ¿estás diciendo que toda esa idiotez de todos estos años es porque se siente inseguro?" preguntó Draco.

Harry se encogió de hombros, pero después asintió. "No del todo. Tiene temperamento y una buena necesidad de ayudar aunque llena de prejuicios, pero es bueno. Me ve, en lugar de a él, como lo que lo hace unicó. Hasta que encuentre algo para él, siempre estará celoso de cualquiera que clame algo de mi tiempo."

"Seguramente debe de poder hacer algo bien," insistió Draco. No sabía de ninguna virtud del pelirrojo, pero había pasado los últimos cinco años evitando a Ronald Weasley.

"Claro," dijo Harry. "Es muy bueno en Cuidado de las Criaturas Mágicas, pero no le pone atención porque ese es el campo de Charlie. No piensa en todas las demás opciones aparte de los dragones. Además, creo que le iría bien como vendedor; cuando se olvida de los celos, es muy amable, divertido y bueno para establecer conversación. Le gusta ayudar y dar soluciones prácticas a los problemas. Además es un excelente jugador de ajedrez, podría jugar como profesional."

"Hmmmm," replicó Draco sin decir comentario alguno. No quería hablar de las opciones futuras de Weasley. "¿Qué tal Granger?"

"¿Qué hay con ella?" preguntó Harry, acomodándose mejor en la cama.

"¿Cómo va a reaccionar?" preguntó Draco. Se imaginaba que igual de enojada que Weasley, pero que ella sabría comportarse en la Presentación.

Pensando un momento, Harry habló de su otra amiga, "Al principio Hermione estará de acuerdo con Ron acerca de que nunca debí de haber confiado en ti y que me arrepentiré de haberlo hecho cuando me entere de tus verdaderos motivos. Después, me regañará por ser desobediente y escondernos donde nadie nos pudiera encontrar sin supervisión adulta. Entonces comenzara a decirme lo inconsiderado que soy con los sentimientos de los demás por no avisarles que me iba. Entonces sacará a Dumbledore al tema y entonces hará que me enfurezca."

Draco bufó y preguntó sugiriendo, "¿Qué hay con ella? ¿Tiene algún obsesión sexual por los ancianos de barba blanca o algo así?"

"¡Ewwww! ¡No! ¡Eso es asqueroso! ¡Voy a tener que sufrir con esa imagen en mi cabeza por el resto de mi vida, gracias a ti!" declaró Harry, evitando no pensar en la imagen de lo que Draco había preguntado.

Draco comenzó a reír.

Meneando su cabeza con una mirada de repulsión, Harry dijo, "Hermione solo tiene algo con la autoridad, y para ella la ultima autoridad es Dumbledore; un sabio y poderoso mago peleando por el bien de todos." Harry ignoró el gesto de disgusto de Draco y continuó, "Todos los libros que ella lee son parte de eso. Los libros son su autoridad, y la autoridad está bien, entonces los libros están bien. Tiene una excelente memoria y puede memorizar información más rápido que cualquiera, pero solo son hechos. Ella no integra un concepto con otro y piensa por sí misma, puede juntar los hechos, obtener una respuesta, pero la intuición o la creatividad están completamente fuera de su alcance."

Mirando a Draco fijamente, dijo, "No causará problema alguno en la Presentación. Sería ilógico y ella es regida por la lógica, solo quebranta las reglas si hay una justificación lógica. Una vez que entienda, lógicamente, porque me escogiste y que tú no estás trabajando para Vol…, te apoyará, nos apoyará, con toda la lógica posible. Lo que es muy considerable."

Draco guardó silencio un momento. "No sé si debería sentir pena por ella o no," dijo eventualmente.

"No," replicó Harry. "Le irá bien en la vida. El mundo necesita personas que piensen con lógica y que se basen en los hechos y ellas es excelente en eso. Y es muy buena en organización. No me sorprendería si terminara siendo Inefable. Ella solo es…" Harry hizo una pausa, sin saber cómo describirla.

"Extrema," ofreció Draco.

Sorpresivamente, Harry estuvo de acuerdo, "Sí, eso es. Extrema. No es una mala persona."

"¿Realmente son tus amigos?" preguntó Draco suavemente. Algunas de las cosas que Harry había dicho en la semana lo hacían preguntarse eso.

"No…sí… Quiero decir…" Harry suspiró molesto y trató de ordenar sus pensamientos de forma coherente. "Son mis amigos ahora. No siempre me molestan, ¿sabes? Son lo suficientemente decentes para tenerlos cerca durante la escuela, mejores que otras opciones. Después, bueno, después de la escuela, creo que nos separaremos muy rápido. Aunque, siempre serán mis viejos amigos de colegio, aunque ya no sean mis mejores amigos."

Draco asintió. "Entiendo. ¿Qué tal los demás Gryffindors y tus amigos franceses?"

"Mis amigos franceses no harán nada en absoluto; el apellido Malfoy solo habla de poder, riqueza y elegancia en Francia, nada de Señor Oscuro y mortífagos. ¿Tú ya sabias eso, verdad?" preguntó Harry.

"Sí," dijo Draco. "Es el porqué compro todas mis cosas para la escuela en Francia en lugar de en Londres. Es más placentero cuando la gente se preocupa de que gastes tu dinero en su tienda a que se preocupen de que los vayas a maldecir," añadió secamente.

Harry rió por el comentario y continuó. "Neville estará feliz por mí y por ti. Es una persona muy dulce, hablamos algunas veces acerca de la vida, sabe cosas sobre mí que otros no saben. Entenderá y nos apoyará, silenciosamente, pero lo hará," dijo Harry acerca de su amigo y a veces compañero de debate psicológico.

Draco se sorprendió por lo que Harry había dicho de Longbottom. Sabía que el chico era tímido y que podía armarse de valor y ponerse firme, pero además de eso no sabía nada de él. Ciertamente no se imaginaba que Harry confiase en él más que ninguna otra persona de su Casa. "Uh. Bueno, quizá debería mirarlo más de cerca," dijo.

"No soy realmente amigo de los demás de mi año… aunque también está Ginny Weasley," Harry continuó. "No es mi gran amiga, pero es la hermana de Ron y los gemelos. Además está enamorada de mí desde antes de que entrará a la escuela... Dice que ya me superó, pero yo sé que no es verdad. Pienso que me pedirá que sea su pareja de transición y estará devastada cuando me niegue."

"¿Te vas a negar?" dijo Draco, mirando a Harry en shock. La mayoría de las personas no se negaban a ser parejas de transición.

Harry parpadeó. "Sí, no quisiera hacerlo, te lo aseguro. Ya he tratado de disuadirla acerca de ello, aunque no creo que esté funcionando. Ella es muy buena… creo, pero no estoy nada interesado en ella; no como amante, no como esposa, ni siquiera como amiga. Es solo que no congeniamos en nada… ¿Por qué quisiera yo atarme a ella?" preguntó Harry retóricamente.

Draco miró a Harry seriamente. "Eso va a ser un desastre," dijo gravemente.

Harry suspiró. "Lo sé."

"¿Qué tal Fred y George? Los mencionaste," preguntó Draco, acomodándose al igual que Harry más cómodamente en la cama.

Harry hizo una pausa. "Ellos estarán felices por nosotros al igual que Neville, solo que lo dirán mas efusivamente, claro," dijo.

Draco hizo un sonido que mostró que estaba de acuerdo y esperó; estaba seguro que había algo más acerca de ellos que Harry estaba tratando de averiguar cómo decirlo.

Harry tocó una mano de Draco con la suya y dijo suavemente, "El lazo que tengo con ellos… no es para nada comparable con el de nosotros, pero yo fui su pareja de transición."

Draco hizo un gesto de sorpresa, y dijo conmocionado, "Pero…tú… ¡eras menor de edad! ¿Cuántos tenías?"

"Trece y medio," dijo Harry.

"¿Por qué?" preguntó Draco, aún muy impresionado. Escoger a alguien de esa edad era muy estúpido e irresponsable.

"Realmente no tenían a nadie a quien escoger y querían a alguien que estuviera dispuesto a ser guardián de ambos. No querían estar separados durante su transición, aunque sus padres ya habían arreglado que fuera así… Iban tratar de sincronizar su magia, los escuché de casualidad una noche preguntándose qué hacer. Son magos con poderes promedio, así que quizá hubiesen podido hacerlo solos sin hacerse tanto daño. Cuando me di cuenta que hablaban en serio, me ofrecí, y así fue," respondió Harry calmadamente. Dentro, estaba preguntando cómo Draco tomaría la idea de que tenía otros lazos. Esperaba que no fuera celoso.

Draco contempló la información por un minuto antes de decir, "Me imagino que estos son los otros asuntos que había entre ustedes… ¿Cómo le hiciste? ¿Los trajiste aquí? No creo que los hayas podido llevar a otro lado, ni siquiera sé cuando es su cumpleaños."

"Es el primero de abril. Y sí, nos quedamos aquí, pero solo usé un giratiempo de una semana y entonces regresamos para que nadie lo notara. Ellos no saben exactamente a donde los traje, piensan que es una sala cerca de la Cámara de los Secretos. Además, creen que usé un giratiempo de un día cada noche. Le dejaron una nota a sus padres de que iban a llevar a cabo su transición con alguien fuera de Hogwarts y que ellos ya habían hechos todos los arreglos y no había necesidad de preocuparse… Arthur y Molly se molestaron un poco, pero no pasó a mayores," replicó Harry, feliz de que Draco no estuviese celoso, sino más bien curioso.

"¿Cómo es el lazo con ellos? ¿Lograron sincronizar su magia? Eso no se ha hecho correctamente en…no sé… un par de cientos de años, quizá." Preguntó Draco, sorprendido, sabiendo del alivio de Harry por su apoyo al lazo con los gemelos.

Harry bendijo a la curiosidad de Draco y contestó, "Ciento setenta y dos años. Y sí, lo lograron. No le digas a nadie, ¿está bien?" le pidió Harry seriamente.

Draco negó con la cabeza. "No lo haré," prometió sinceramente, entendiendo el peligro en el que podrían estar si ese secreto llegaba a la persona incorrecta. Sincronizar la magia de gemelos era algo fantástico, convocando distintos hechizos podrían triplicar su poder al combinar fuerzas. La sincronización era considerada un Obsequio y era mucho mejor que algunos Obsequios que llegaban a recibir algunos magos. Las protecciones a la mansión Malfoy habían sido puestas por unos magos gemelos de magia sincronizada.

"¿Por qué no tuvieron una presentación entonces? ¿Y qué pasa con su lazo?" preguntó Draco de nuevo con curiosidad. "¿Cómo son?"

"No quisieron una Presentación, se las ofrecí, pero dijeron que preferían mantener mi identidad completamente en secreto. Fueron muy firmes en eso, así que acepté y les hice saber que si alguna vez querían su transición…que me avisaran," replicó Harry. Se imaginó que los gemelos jamás querrían una presentación, pero tal vez aceptaran una cuando terminara la guerra. Los gemelos habían sincronizado su magia para poder protegerse así mismo, a su familia, el futuro de su tienda y sus alrededores, y cualquier inconveniente que la guerra trajera consigo. Habían creído en que Voldemort iba a regresar desde que se enteraron de la confrontación de Harry con Voldemort en el espejo de Oesed; una creencia que se fortaleció cuando Ginny fue poseída por el diario y validada cuando Voldemort regresó. Todos sabían, aunque nadie lo decía, que su sincronización sería descubierta durante la guerra. Hasta ese momento no había motivo alguno para hacer la Presentación.

"Y en cuanto al lazo," Harry continuó, dejando a un lado sus pensamientos, "Es mas como un lazo sensorial cuando estamos cerca, en el mismo cuarto… quiero decir; puedo saber si están saludables y cómo se sienten. Pero aparte de eso no puedo saber nada más de ellos a menos que estén en dolor físico muy grande o que tengan un terrible rompimiento emocional."

"Interesante," replicó Draco, suprimiendo un bostezo. "¿Tienes algún otro lazo?" Le gustaría saber con quién más compartía a Harry.

"No, solo ellos. ¿Y tú?" preguntó Harry, queriendo saber con quién más compartía un lazo Draco.

"No realmente," replicó Draco. "Fui pareja de Pansy pero no hay un lazo entre nosotros. O al menos hay demasiado poco… No había suficiente poder ahí." Draco suprimió otro bostezo.

Harry hizo todo por suprimir aquel mounstro de feliz posesividad que gritaba en su pecho ante la respuesta de Draco, así que simplemente preguntó "¿Cansado? Podemos irnos temprano a la cama hoy, si quieres."

"Sí, estoy cansado, pero no quiero dormir aún. Si no quieres seguir hablando, quizá yo pueda leer un rato," dijo Draco.

"¿Quieres tu libro?" preguntó Harry, recordando el libro que había escogido para Draco esa mañana.

"Sí, por favor," respondió Draco y entonces preguntó tentativamente, sabiendo que aún estaba a prueba a pesar de la buena conversación. "¿Me dejarías escoger otro? Ya casi terminé ese."

"De acuerdo," acordó Harry después de una pequeña pausa. "Solo unos minutos." Se levantó y fue hacia donde estaban los libros, manteniendo la vista en Draco.

Draco asintió y fue hacia la pila de los libros muggles. Quería leer algo sobre medicina alternativa. El libro: Guía de Medicina Alternativa de la A a la Z por Mike Rogers, que Harry le había dado esa mañana era interesante, pero la explicación era muy simple. Quería algo más profundo… Escogiendo un libro similar, lo tomó y regresó a la cama. No quería volver a desobedecer a Harry.

Harry levantó una ceja por la elección de libro de Draco, pero no dijo nada y se le unió en la cama. Leyeron en silencio por varias horas, ocasionalmente comentaban algo que acabasen de leer, hasta que decidieron que era hora de dormir.

XXXXXXXXXX

Perdonen la tardanza no tenia PC, Gracias Daniela nose que haría sin ti… nos leemos pronto a todos! Dejen reviews, me anima a continuar, prometo responderlos todos! :D