The Dark Side

Capitulo 2: El sucesor de la serpiente

- - - -

Se podía ver claro a la distancia desde su posición. Se encontraba en una especie de peñasco en medio de un embravecido mar que impactaba con furia las paredes de roca. Hermione no tenía la menor idea de por que estaba ahí, jamás en su vida había visto algo semejante.

Fijó su mirada en el borde del peñasco, donde una fina capa de sol naciente resplandecía con fuerza; se acerco para tratar de ver mejor y ver que era lo que había en tan misterioso lugar. Cuando estuvo lo suficientemente cerca para mirar, solo se encontró con la estampa tan conocida del mar que choca contra las olas; bufó exasperada al no encontrar lo que buscaba. De pronto, una voz conocida pronunció su nombre detrás de ella, provocando que la castaña diera un pequeño brinco. Al volverse, se encontró con Harry que la miraba fijamente y lucía asustado.

-Hermione-volvió a llamarla-, Hermione.

-¡Harry!-sonrió- ¡Me da gusto verte después de tanto tiempo!

Se acerco para abrazarlo, pero el retrocedió extrañado.

-No me toques, te haría daño- le dijo sin mirarla.

-Tú no me harías daño jamás-dijo Hermione mirándolo fijamente- , Harry¿Qué te pasa¿Dónde estamos?

-Ayúdame Hermione-pidió Harry-, ayúdame a que no me controle Hermione, les haré daño si no me detienen.

-¿De que estas hablando Harry¿Quién te quiere controlar?

La mirada que Harry le dedicó era la más extraña y alarmante que recordaba, el esmeralda de sus ojos le suplicaba con un brillo desesperado que lo mirara, casi podía jurar que estaba tan pálido como la misma nieve.

-Mi maldad- reveló en un murmullo-, mi maldad quiere matarlos Hermione.

Poco a poco el miedo que sentía creció, Harry se volvía extraño, en actitud y expresiones. Tapo sus ojos con la mano pálida, se los tallaba constantemente, tratando de controlar los impulsos.

-Harry por favor¿qué te pasa?- pregunto aún más alarmada-, dímelo.

-¡Aléjense de mi, tú y todos los demás!

Saco una espada con mango de serpiente, con decorados en plata y esmeralda en piedras preciosas, su mirada cambio a una más asustadiza, llena de maldad de rencor. Empuño la espada y se la puso en el cuello.

-¡Maldita sangre sucia¡Eres indigna de estar conmigo!-grito furioso- ¡Tú y los de tu especie tienen que ser eliminados!

Se acerco amenazante, obligándola a ponerse contra el borde del peñasco. Cómo era posible el hecho de que Harry estuviera diciendo eso, no daba crédito a sus oídos.

-¡Teme de mí sangre sucia, pronto me rogaran piedad!

-¡Harry!-grito con horror, cuando este elevó la espada y la dirigió directo a su cuello.

Se levanto empapada en sudor, con el consuelo de que se encontraba en una habitación oscura y no en aquel terrorífico lugar. Miró alrededor, logró distinguir con su limitada visión el cuerpo de alguien recostado en una cama a su lado. Debía ser Ginny, y ella ahora estaba con los Weasley. Con su mano derecha limpió el sudor de su frente y salió de la cama; podía escuchar murmullos detrás de la puerta y un hilo de luz amarillenta que penetraba por la abertura de debajo de la ella. Con dificultad se puso unas pantuflas, y se acerco a tratar de escuchar más.

-¡Moody por favor se lo suplico, piénselo de nuevo!- suplico la señora Weasley.

-¡Ellos tienen que saber! –replico Moody-¡ De nada sirve ocultarles la verdad!

-Pero Moody…

-Lo siento Molly, es por su bien.

Moody abrió la puerta con sus manos calludas, Hermione a penas y logro aventarse hacia atrás y evitar el golpe. El viejo auror la miro, pero no le dijo nada.

-Vístase por favor, baje dentro de quince minutos a la sala.

-¡¿Qué a pasado?!-pregunto alarmada.

-Asesinaron a los Dursley-contesto Moody.

- - - - -

-Mi señor, eh enviado los mensajes que me ha pedido-informó Lucius a Harry.

El recién proclamado nuevo Dark Lord lo miró con frialdad inmutable, lo cual Lucius percibió como un gesto de aprobación. Bellatrix Lestrange y otros mortífagos más se hallaban hincados frente a Harry en forma de respeto, aunque dentro de la mente de más de uno aquello era una sorpresa desagradable, más bien una locura.

-¿Dónde esta Voldemort?-pregunto Harry-, necesito saber de él.

-Se ha retirado ha Escocia mi señor-contesto Lestrange-, volverá pronto.

Harry no se sintió muy conforme con la respuesta, aunque minutos después la interpreto como una forma de demostrarle que ya todo quedaba en sus manos.

-De seguro estarán preocupados por mi-comenzó a decir-¡los idiotas ni se imaginan que yo seré su verdugo, su peor enemigo!, pero ahora tengo una venganza que clamar¡quiero la cabeza de Albus Dumbledore!

Fue una sorpresa cuando la mayoría de los mortífagos presentes vitorearon la decisión de Harry, éste sonrió complacido. Decidió que era el momento perfecto para comenzar a mover sus piezas en la guerra que pensaba iniciar.

-Lucius, necesito algo de tus influencias en el Ministerio, todo lo que puedas organizar contra Hogwarts y cada una de las personas que trabajan ahí-se dirigió al rubio-¡debilitaremos todas sus cartas hasta que la Orden del Fénix quede completamente vacía¡Atacaremos a cada punto estratégico, hasta derrocar al ministro y obligarle a ceder ante nuestro poder!

Harry tenía una voz potente capaz de persuadir a los que en algún tiempo fueron sus enemigos, quienes se alentaron con cada frase y plan que él decía.

-Bellatrix, necesito que formes un frente, reúne a los mejores que acabaremos con Azkaban, hasta que cada fiel seguidor se encuentre aquí con nosotros.

Se aclaro fuerte la garganta, su voz sonaba tan imponen y espectral que no le fue necesario hablar en un tono muy alto, ya que sus palabras impactaron a cada mortífago presente.

-¡Gigantes, Dementores y cualquier criatura que el Ministerio persiga debe estar nuestro lado¡Armaremos un ejercito poderoso eh invencible¡El mundo temblará y arderá en sangre cuando conozcan el poder de su nuevo Lord y alabarán mi grandeza hasta su muerte!

- - - - -

Lupin y Snape se encontraron en el inició de la escalera; se miraron con frialda, una señal de una rivalidad jurada hasta la muerte, pero al final se saludaron de mala gana.

-¿Y Dumbledore?-pregunto Lupin.

-No lo sé.

Para alivio de sus dos ex-alumnos, el viejo director de Hogwarts se apareció justo detrás de ellos, provocando el ruido de las oxidadas bisagras de una puerta antigua. Los miró gentilmente, aunque a los años de conocerse, pudieron identificar en su expresión un rastro de preocupación oculto en su piel agrietada, pero ellos no dijeron nada.

-Será mejor que subamos-dijo Dumbledore-, esta casa en tan vieja, los años han hecho estragos desde que la compre.

No comentaron nada, creyeron que era más prudente discutir las cosas hasta llegar arriba. Cuando subieron, Dumbledore los guió hacia un viejo estudio con muebles apolillados y un ligero olor a humedad; El viejo tomó asiento e invito a los dos ha imitarle.

-La situación es grave como saben-dijo Dumbledore-, los Dursley están muertos y parece que mis sospechas son ciertas después de todo.

-¿Sospechas?-inquirió Lupin.

-Siempre regreso a Harry con los Dursley cada verano para mantenerlo protegido, aunque se perfectamente que él no siempre lo comprende y no es para menos-hizo una ligera pausa-, sin embargo, esta vez todo fue más lejos de lo que creí.

Snape le dedico una mirada significativa, parecía comprender el punto que Dumbledore intentaba tocar.

-Siempre vigilo a Harry, pero las personas que lo vigilan no pueden siempre ayudarle, y su carácter se volvió impredecible, se deprimió tanto que colapso de la peor manera.

-¿Qué quiere decir?-pregunto Lupin.

-Que ayer Lord Voldemort visitó a Harry y uso toda su frustración y odio para convencerlo de que se uniera con él al lado oscuro.

El licántropo salto de su silla alarmado y confundido, Snape lo miró molesto por sus ademanes.

-¡Eso es imposible!-grito Lupin-¡¿Esta diciendo que Harry ahora esta contra nosotros?!

-Me temo que no sólo eso Remus, estoy diciendo que Harry ahora se ha convertido en nuestro peor enemigo.

-¡Esta usted loco, eso es imposible!

-Lord Voldemort es extremadamente persuasivo-hablo al fin Snape-, Potter era como una oveja ante un lobo y termino cediendo ante su poder.

-Pero ¿por qué?...

-Es mi culpa Remus, traté de ser precavido con las cosas que contaba a Harry, era mejor que el las fuera descubriendo poco a poco, pero eso termino por frustrarlo y orillarlo a dudar de todo el mundo, se harto de no saber nada; después llega Voldemort a ofrecerle un mundo de posibilidades y la libertad que él tanto añoraba. Termino por caer finalmente.

Poco a poco cada uno entro en cuenta de su situación, y las cosas que el futuro deparaba para su destino y el de los demás. Lupin se tranquilizo y se sentó de nuevo.

-No hay soluciones prontas, devolver a Harry al camino es muy difícil y se necesita demasiado esfuerzo-dijo con pesadumbre Dumblerode-, sin embargo no es imposible y el esfuerzo tenemos que hacerlo. Voldemort es demasiado poderoso ahora y me temo que no podremos contra él hasta que reunamos todas las fuerzas posibles.

-Con Potter de su lado sus propósitos han cambiado-dijo Snape-, o por lo menos la forma de conseguir las cosas.

Dumbledore los miró con intensidad.

-Snape, ve con la orden y avísales de todo lo que yo te eh dicho, Lupin, ven conmigo.

- - - - -

Hermione y Ron estaban sentados afuera de la madriguera, Molly se negó rotundamente a dejar que Moody se los llevara hasta que Dumbledore apareciera. Para esas horas, la duda era insoportable.

-Es demasiado el tiempo que ha pasado-dijo Hermione-, no puedo soportar más sin tener noticias.

Ron compartió su preocupación.

-¡Harry tiene que estar bien¡Tiene que hacerlo!

Para cuando el terminó de hablar, Moody se apareció en la puerta.

-Vengan conmigo.

Ellos se pararon sin titubear un momento, temiendo lo peor a cada paso que daban dentro de la Madriguera. Cuando llegaron adentro y vieron a Snape hablando con el padre de Ron, un sentimiento los envolvió enteramente.

-¡¿Esta bien Harry?!-pregunto Hermione sin rodeos.

Arthur Weasley trago saliva antes de contestar, una mala señal.

-Si, esta vivo-declaro.

Su alma volvió a su cuerpo, y respiraron tan hondo que sus pulmones se llenaron rápido. Sin embargo poco duró su alivió, cuando vieron que la expresión de todos seguía igual de seria que antes.

-Ron, Hermione, Harry se unió con Voldemort.

Todos los presentes, excepto ellos, bajaron de inmediato la mirada. El par de amigos simplemente no pudo dar crédito a las palabras dichas por el padre de Ron, es que aquello era una posibilidad tan imposible, que escucharlo fue algo extraño.

-¡No, eso no puede ser!-grito Ron desesperado-¡Harry nunca haría algo así, jamás!

-Créelo Ron, es una realidad, nosotros nos encontramos igual de confundidos.

-¡Harry jamás, Voldemort mató a sus padres¡El lo odia!

-Harry mató a los Dursley-dijo Snape.

-¡Es imposible¡Usted lo esta inventando todo!-grito aún más desesperado-¡No creeré ninguna palabra suya, usted odia a Harry!

Hermione, que había permanecido callada todo el rato, hizo memoria y comenzó a atar cabos en su mente. Todo era tan confuso eh increíble, pero el rastro del sueño pasado hizo darle un poco de lógica a lo que estaba pasando. Tal vez su sueño era verdad y ahora Harry se había convertido en su peor enemigo.

-¿Cómo es que lo saben?-preguntó con voz ligeramente baja.

-Arabella Figg vió cuando Harry fue guiado hasta Voldemort, pero no pudo ver más, se quedó paralizada por el miedo.

- - - - -

Dumbledore y Lupin llegaron hasta un bosque extraño cerca del mar, el romper de las olas era audible desde su posición.

-¿Qué hacemos aquí?-pregunto Lupin.

-Ya lo verás.

Siguieron caminando, esquivando cualquier cantidad de obstáculos del camino. El viento salino hizo temblar las hojas a su paso, y una de ellas choco contra los ojos de Lupin. Mientras él se quitaba los restos de hoja de su ojo, Dumbledore se detuvo en seco, casi al borde de un peñasco; con su limitada visión Lupin distinguió a un hombre de negro parado justo al final.

-Para que me has citado aquí, Harry-preguntó tranquilo Dumbledore, haciendo énfasis en su nombre.

Al escuchar a Harry, Lupin hizo un esfuerzo sobrehumano para abrir sus ojos lastimados de par en par, y comprobar plenamente que el hombre al final del peñasco era el ojiverde.

-No has sido tan cobarde de enfrentarme esta vez-dijo espectral Potter.

-¿Ha que te refieres?

-Otras veces me has huido de la manera más vil y cobarde.

La mirada fría de Harry y el tono de sus ojos les hizo estremecer. Era como enfrentar a él mismo Voldemort, pero con el doble de maldad y odio.

-¿Qué quieres de mí?

-No es obvio, quiero enfrentarte.

-Harry, no podemos enfrentarnos, no enfrentare a un joven que es como un hijo para mi.

El viento arremetió fuertemente de nuevo, y pareció impactar la paciencia de Harry, que se enfureció ante el comentario del director de Hogwarts.

-¡Yo jamás seré el hijo de un bastardo como tú!-grito furioso-¡Pagarás por todo lo que me hiciste, a mi y a mis padres!... ¡Hoy morirás Dumbledore!

Fue algo estremecedor. Recordar al viejo Harry y ahora ver a esa bestia llena de odio y venganza, podía revolver el estómago de cualquiera, y Lupin se sintió atacado cuando el nuevo Lord lo miró.

-Que bien que hayas traído compañía, para que mirara tu muerte.

Diciendo esto, desenfundo una espada con decorados en verde y plata, con una serpiente grabada al final. Dumbledore, para sorpresa de Lupin, sacó su varita.

-Ahora eres un Slytherin, lo podías ser si lo querías.

-Tú me convertiste en esto, ahora atente a las consecuencias.

La pelea estaba a punto de comenzar, cuando Dumbledore inesperadamente arrojo su varita y alzo las manos.

-Yo no peleare contigo, jamás lo haré-dijo intensamente-.Eres un gran muchacho Harry, piensa de nuevo lo que éstas haciendo, Voldemort asesinó a tus padres…

-¡Voldemort es el único que jamás me ha mentido!-grito embravecido-¡Tu en cambio me llenaste de mentiras, y me ocultabas la verdad¡Tu asesinaste a mis padres!

El azul de los ojos de Dumbledore se volvió de derrota, un hechizo salió de la mano de Harry y le impacto el pecho, que hizo que chocara violentamente contra un árbol, mientras que lanzó a Lupin un hechizo que lo ató de manos y pies, mientras se revolcaba en el piso con desesperación. Dumbledore y Harry compartieron miradas intensas, y el director de Hogwarts se paro con pesadez.

-¡Paga por todo lo que me hiciste!

Harry lanzo un fino hilo de luz verde, que tomó y elevo a Dumbledore y lo dejó caer bruscamente contra las rocas detrás de el. Para cuando el viejo director se incorporó, dio cuenta que estaba al borde del peñasco, y unas rocas filosas eran impactadas por las olas al final del vacío.

-Adios, Albus Dumbledore-pronunció mortal.

El grito desesperado de Lupin, contrasto con el impacto que Dumbledore recibió con el hechizo que Harry le lanzó. Albus Dumbledore se cayo al precipicio mortal, Harry hizo una mueca triunfal y sonrió ante la seguridad de su victoria. Se acerco al final del peñasco para comprobar que el mar se había tragado a aquel hombre.

-Siempre fue un cobarde-dijo mirando al vacío.

-¡Tú eres un cobarde¡Eres un bastardo, no eres digno de ser un Potter!

-¡Crucio

Se retorció tanto de dolor, y las lágrimas aparecieron en sus ojos.Harry se acerco y le tomó con fuerza el cabello, obligándole a levantar la cara. La expresión de dolor y frustración de Lupin era incomparable.

-Te dejaré vivir para que veas como me alzo y triunfo, pedirás de rodillas compasión. ¡Diles a tus amigos sangre sucia que iré por ellos pronto!

Soltó a Lupin y desapareció en el bosque.

- - - - -

¡Hola!

Disculpen por mi tardanza en actualizar pero el tiempo ya es más corto, y como estoy en último año de prepa ya me abruman las tareas :D. Pero hago el mejor esfuerzo por actualizar.

Gracias a todos los que leyeron el fan fic, gracias por sus palabras :D. Siento ser tan corta pero ahora estoy en el trabajo de contrabando subiendo el capitulo.

Un abrazo, cuídense.

SilverWomen