Al fin actualización!! Para los que esperan también "El Sucesor", decir que el nuevo capítulo está en proceso, aunque con el asco de trabajo ya veré a ver cuando puedo actualizar...v.vU. Odio mi trabajo...sí, lo odio.

La lucha por la inocencia.

La visita al ministerio fue rápida y sumamente decepcionante. La noche pasó entre planes y estrategias. Ambos hombres revisaron una y otra vez sus posibilidades, llegando a la desesperante conclusión de que arrancar al muchacho de las garras del Ministerio sería poco menos complicado que intentar arrebatarle sus huevos a un dragón furioso. Fudge deseaba demasiado esa victoria como para permitir que se la arrebataran por dos estúpidos papeles curiosamente recién encontrados. Aún así, Severus había conservado la mínima esperanza de hacer entrar en razón al ministro sin tener que recurrir a complicados juicios que bien podrían alargarse durante interminables años. La condena por amenazar la paz del mundo mágico llegaría mucho antes a Harry y se llevaría a cabo sin poder demostrar su inocencia. Y aún en caso de conseguir retrasar la pena hasta el desenlace del juicio, para ese entonces la mente del chico ya habría sido consumida por los siniestros guardianes de Azkaban.

Sin embargo, no todo estaba perdido. Severus había podido ver el terror cruzando brevemente el rostro de Cornelius Fudge cuando las pruebas le fueron presentadas. Obviamente su aneuronal cerebro era capaz de comprender las implicaciones que tales escritos traían consigo. Trató de mostrarse impasible e incluso se pasó de ofensivo, pero su nerviosismo le delató según el pocionista. El ministro reconocía esas pruebas como legales, y veía peligrar su Orden de Merlín y el más que seguro puesto en la Confederación Internacional de Magos que le había sido ofertada tras su magnífica "captura". Todos los honores con los que pensaba rodearse se estaban yendo por el retrete por culpa de dos papelajos.

El maestro se dejó caer en su cómodo asiento, en su despacho, tan contrastable con las duras y desvencijadas sillas de la que había sido su habitación en el cuartel mortífago. Suspiró y lanzó una mirada a su alrededor. Los costosos ingredientes en la alacena, los raros especimenes embotellados en las estanterías, decenas de libros sobre artes oscuras, pociones, herbología, valorados en una fortuna. El antiguo escritorio de teca, perfectamente pulido, macizo, impresionante. Incluso la pluma de hipogrifo que utilizaba para escribir. Se había rodeado, en Hogwarts, de todos aquellos lujos y todas aquellas cosas que le gustaban, que hacían su vida más cómoda y agradable. Había creado un espacio personal y adecuado a sus necesidades en el que podría vivir eternamente sin aburrirse. O al menos así había sido en el pasado. Porque ahora se le antojaba vacío, carente de vida. Todo lo que había en esa habitación estaba muerto, a excepción de él mismo. Muerto y diseccionado, troceado, embalsamado. Se recostó sobre el respaldo del asiento, con el ceño fruncido, asqueado de su entorno. Volvería a las lóbregas habitaciones del castillo de Murd con gusto solo por volver a ver esos ojos verdes. Eso era lo que le faltaba para convertir cualquier lugar en SU lugar.

- Desde cuando te has vuelto tan sentimental, Severus Snape?- habló en voz alta, casi un suspiro.

- El amor nos cambia a todos, Severus.- la inesperada respuesta consiguió sobresaltarle y se puso en pie velozmente, empuñando su varita. Sin embargo, volvió a bajarla cuando descubrió la chispeante sonrisa del director abandonando las sombras de la puerta de su despacho.- Tan en forma como siempre, veo.- comentó el anciano, ignorando las sillas enfrente del imponente escritorio y haciendo aparecer una butaca más cómoda sin esperar invitación a quedarse.

- Si eso fuera cierto, habría sabido desde el primer momento que estabas ahí.- gruñó Severus, inconforme con haber sido descubierto en un momento de debilidad. Aunque si se ponía a contabilizar todos las "debilidades" que había dejado ver en los últimos meses, una más ya no importaba.

- Imagino que tenías cosas más importantes en las que pensar.- sonrió Albus.

- Alguna novedad?- cambió hábilmente de tema el maestro, poco dispuesto a hablar de sus sentimientos a un anciano demasiado inclinado al cotilleo. El rostro de Albus se tornó serio y cruzó los dedos cómodamente sobre su larga barba, en su regazo.

- He hablado con Wilelmina. – Severus prestó especial atención entonces. Wilelmina Vincus era jefa y directriz del Wizengamot, el principal jurado de crímenes contra la comunidad mágica y su estado de secreto de Inglaterra.- Ha accedido a un juicio tentativo para investigar las posibles pruebas.

- Quién las presentará?- inquirió, ansioso, Severus. Una buena defensa era imprescindible. Se les concedía una oportunidad. Una sola. Si no lograban convencer al Wizengamot de la legalidad de los fideicomisos, que respaldaban la inocencia de Harry, ya no habría nada más que hacer. Legalmente, al menos.

- Yo.- la respuesta consiguió dejar sin habla al maestro por unos momentos. Y después frunció el ceño.

- No es posible.- negó con la cabeza.- No puedes involucrarte, formas parte del Wizengamot…

- Ya no.- atajó el anciano. Y una vez más Severus encontró dificultades para encontrar las palabras en su cabeza.

- Has renunciado al cargo?- murmuró, incrédulo.

- Esta mañana.- anunció Albus, mesándose la barba como si no hablaran de nada trascendental.- Lo cierto es que comenzaba a ser demasiado trabajo para un anciano como yo. El colegio requiere últimamente toda mi atención.- el maestro permaneció en silencio, y después no pudo evitar una sarcástica sonrisa.

- Ya.- dijo únicamente, recargándose en el respaldo de su asiento. Al parecer el muchacho contaba con el mejor aliado posible. Y él que daba las gracias por ello. Necesitarían la estratégica mente del director y su gran inteligencia para lidiar con los inconmensurablemente estúpidos aunque poderosos miembros del Ministerio. Si no lo conseguían asaltar Azkaban era su último recurso, aunque desde luego no sería la mejor idea…

- Me halagas. Y no, no es una buena idea. Harry sería relativamente libre, pero seguiría siendo considerado culpable por la comunidad mágica. No creo que el exilio le resulte agradable.- comentó Albus, haciendo aparecer un juego de te e invitando a su profesor, al cual se le había agriado bastante la expresión, a servirse por si mismo.

- Deja de leer mi mente cuando se te antoja!- replicó, molesto.

- No es culpa mía que dejes tus pensamientos flotando en el aire, Severus.- sonrió pícaramente el director, ignorando la expresión huraña del hombre y su ceño fruncido. Aunque pronto se olvidó de su enojo y su expresión pasó a otra más reflexiva.

- Como se le ocurrió?- murmuró, más para sí mismo que para el director. Finalmente aceptó el ofrecimiento de Albus y cogió una taza de té, aunque al primer sorbo frunció el ceño con una mueca inconforme y cambió el té por café. Demasiado acuoso para su gusto.- Como se le ocurrió lo de los fideicomisos? Ya en aquellos tiempos prácticamente no lo utilizaba nadie. Además era una…

- Sangre-sucia?- completó Albus por él al advertir el repentino silencio de su profesor.

- Hija de muggles.- murmuró Severus, corrigiendo sus propios pensamientos. Si ya no era mortífago no tenía porque hablar como tal. El viejo director le dirigió una mirada complacida.- Se supone que no debería haber estado tan informada sobre determinadas costumbres de nuestro mundo que además estaban a punto de desaparecer. Es absurdo.- ciertamente, como hija de una familia completamente muggle, no tenía sentido que Lilian conociera tan al detalle un sistema como ese. A menos que Potter le hubiera dado la idea…

- Era una bruja inteligente, Severus.- contestó el anciano, algo melancólico.- Tanto que a Tom no le importó su ascendencia a la hora de intentar que se pasara a su causa. Como ves, los ideales de Voldemort siempre han sido un tanto volubles según su conveniencia. Realmente creo que él solo anhelaba el poder. Toda esa campaña de los sangre limpia e hijos de muggles…- Albus chascó la lengua con disgusto.- Una excelente excusa para conseguir aliados, pero nada que le importara en realidad. El mismo Tom era mestizo.

- Lo se.- esta vez fue el director quien alzó las cejas con sorpresa.- Soy espía, recuerdas? Mi deber es saberlo todo.- comentó Severus, con una sonrisa algo arrogante.

- Por supuesto, por supuesto.- concedió Albus, conteniendo el temblor de sus barbas.

--ººº--

Estaba oscuro, hacía frío y todo estaba asquerosamente sucio. A excepción de ese último detalle, no encontró mayor diferencia con el que había sido su hogar durante los últimos cinco años. Aunque tal vez fuera más acertado el adjetivo de cárcel. Por más que la jaula fuera de oro… Irónico destino, salir de una cárcel para terminar en otra. "Por poco tiempo, espero.", pensó para sí el joven recargando la espalda contra la mugrienta pared de piedra. Se removió, incómodo y fastidiado, las cadenas no habían aflojado su agarre y las llevaba incómodamente ceñidas al tórax. Había tenido tiempo de sobras para analizar los hechizos que las protegían: un logro francamente loable para magos tan ineptos como los del Ministerio. Una mezcla de runas, poderes antiguos y, que irónico, magia negra que mantenía sus flujos de magia a un nivel poco más que a un uno por ciento. Probablemente ni siquiera sería capaz de hacer levitar a una de las cucarachas que pululaban por la celda a dos centímetros del suelo.

El joven suspiró quedamente y sus ojos se cerraron, pesados. Si algo había aprendido del gran bastardo era que un mago necesitaba su magia hasta para respirar. Literalmente. Tendría que sacarle mucho partido a ese uno por ciento.

Una sombra oscureció por unos momentos la escasa luz que le llegaba a través del ventanuco de la puerta de su celda cuando uno de los gigantescos guardias pasó por delante. Trolls. Apestosos, sucios, e increíblemente estúpidos trolls. Azkaban había perdido mucho rango desde que los dementores se aliaran al bando del Lord y abandonaran la vigilancia de la cárcel mágica. Y sin embargo, por absurdo que pareciera, ni un solo preso había conseguido escapar desde la imposición de la nueva guardia. Tal vez porque la mayoría pretendía razonar con tales criaturas, llevados por la tonta convicción que eran capaces de tal cosa, aunque a un grado muy mínimo. Trolls, que eran incapaces de racionalizar una frase de más de tres palabras, y que se aturdían con conceptos tan simples como "amistad" o "soborno". Y cuya bestial concepción de "solucionar el problema" radicaba básicamente en aplastar la cabeza de quien les desconcertaba con tan complicadas frases. Así acababan la mayoría de los que lo intentaban. Desde luego, no es que a nadie, dentro o fuera de la prisión, le importara demasiado. Harry sonrió para sí con sarcasmo. Tan sencillo como era… Toda criatura, humana o no, poseía, siempre, un punto débil. Otra de las grandes enseñanzas de su "Maestro". El de esas estúpidas criaturas era tan evidente que hasta un niño se habría dado cuenta. Era tan fácil como plantarse delante de uno de esos fétidos trolls, señalar a otro, su inmensa porra y abrir los brazos tanto como se pudiera. El concepto más básico de competitividad o "su porra es más grande". Absurdo pero efectivo. Generalmente el asunto solía terminar con una pelea sangrienta y a muerte entre ambas criaturas, y lo único que debía hacer era esperar a que se mataran entre ellos… Y escapar.

Harry abrió los ojos, se puso trabajosamente en pie preguntándose de quien habría sido la idea de esa andrajosa túnica de rayas blancas y grises, y apoyó los codos en la estrecha ventana enrejada de su celda, aguantándose la barbilla con las manos. Era curioso que Azkaban poseyera las mejores vistas del Atlántico de todo el islote.

No iba a escapar. Poseía un gran aliado. Dos, si el viejo había decidido jugársela por él, cosa de la que no estaba seguro. La sonrisa que había aparecido en sus labios al pensar en Severus se difuminó un poco al recordar que el hombre siempre había pertenecido al bando de Dumbledore. No quería hacerlo, y sin embargo no podía evitar dudar. Severus había sido su único apoyo en esos cinco largos años de oscuridad, su única luz. Ya hacía un par de años que intuía algo extraño en sus lealtades, pero jamás tuvo la completa seguridad de a quien pertenecía su alma. Siempre le gustó imaginarlo como al más libre de todos ellos, sin someterse ni a un bando ni a otro, al menos nunca del todo. O al menos eso creía hasta que le vio en aquel despacho. Al parecer Severus Snape contaba con muchos recursos a la hora de camuflar sus traiciones porque jamás nadie intuyó, ni el Lord, ni los mortífagos, ni el propio Harry, que el fracaso de la mayoría de misiones se debían a sus filtraciones de información.

Y si todo no había sido más que puro teatro? Y si en realidad no contaba con ningún aliado? Y si nadie estaba luchando por él ahí afuera? Agotado, el muchacho se dejó caer de nuevo en el sucio suelo, decaído. Severus no era solo un aliado, era un amigo. Su único amigo. Y debía confiar en él. Sin embargo, en su fuero interno, una vocecilla oscura le hablaba colando la duda más profundamente: "Eras su enemigo. De verdad crees que si se acercó a ti no fue por espiarte? Por mantener vigilados todos tus pasos? El futuro Lord… El siguiente en la lista después de Voldemort".

Harry encogió las piernas, cruzó los brazos sobre las rodillas y enterró la cara en ellos. Encerrándose en su mundo y sin saber ya qué pensar.


Bueno! Este capítulo no tiene nada de especial, pero necesitaba explicar como estaban las cosas con el Ministerio y algo de los pensamientos de Harry. Tal vez algunos ya se den cuenta que el chico no es un cordero inocente, después de todo, cinco años bajo la más oscura de las influencias alguna huella debe dejar :D. Para los que se sintieron decepcionados con que realmente Harry no sea un dark Lord…bueno, puede que no sea Lord, pero definitivamente, no es achuchable…( o si XD, pero en un sentido algo más tenebroso). Se perfilará más su carácter más adelante. Piensen que el nene ha matado a Voldemort a sangre fría! XD.

Valethsnape: Bueno, respecto a Ron y Hermione…tengamos en cuenta que Harry se pasa al lado oscuro ya en su primer año, y que a mediados de este ya comenzó a alejarse de sus amigos. En realidad, podría decirse que estos tres se conocieron poco más que cuatro o cinco meses si llega. Creen que hay mucho que perdonar de alguien que casi no conocen? De todos modos, se verá más adelante algo de estos dos. Aunque supongo que a partir de la historia original, pueden deducir que ha pasado con Ron y Hermione sin Harry de por medio :P.

Kaixo: A mi también me pasa XD. Cuando paso tiempo sin tocarlos tengo que releérmelos para recuperar el ritmo y tardo todavía más en actualizar. A mi también me da rabia…v.vU. Juas XD, difícil o casi imposible! Pero acepto sugerencias sobre lo que les gustaría que pasara con Harry y Severus. Por ahí tengo una excelente propuesta de exiliarlos en Oriente que me atrae mucho :D.

anita1989: Ortografía! Estás hablando con alguien que, en su primer fic, no puso un solo acento XDD. Estoy curada de espanto créeme XD. Me alegro de que te haya gustado mi fic y espero que sigas leyendo aunque tarde tanto en actualizar v.vU.

Carolina HP: por el momento no tengo intención de dejar ninguno, aunque algunos ya llevan en hiato un tiempo considerable (mi musa quiere divorciarse de mi y me tiene metida en juicios…).

kat basted: Ya decía yo que últimamente me veía las orejas más grandes…

serenamar1: Pues sí, tarde lo que vulgarmente se dice "un huevo" XDD. Pero aquí estoy y espero que vosotros también :D. Que sería de este fic sin sus lectores!!

Morgan'Scat: XDDDDD. Loca!! Na XD, a mi también me pasa con los fics que leo, habitualmente me relajo y espero planeando torturas para los autores en mi bloc de notas negro XDD. Pues aquí no aparece la prueba no, pero muchos lectores ya han pillado de que va! Si es que me reventáis las sorpresas!! XDDD.

Velia: Humm…lo de la profecía con su firma mágica es bueno o.O! Lástima que no se me ocurriera antes XDD. Na, es algo mucho más sencillo. Reconozco que las pruebas con las que cuentan estos dos no son especialmente buenas, pero de la esperanza se vive…y quizás tengan que optar por algo más…radical, para liberar a Harry :D.

La verdad es que estoy estresa…v.v, pero me sale disculparme por los retrasos, sobretodo si son como el último! O.O

Marat: Pues nada, aquí traigo la actualización :D.

MYsweetAngel: Pos sí XDD, me encanta dejaros con el "continuará" XDDD. Mala malosa, lo se XD.

BISHOUJO-HENTAI: XDDDDD. Ostras, por largo no es… Pero al menos no he tardado tanto como la última vez :D. El nuevo capi del Sucesor está en camino.

Jean-Slytherin: Bueno, si te fijas bien, en realidad Lilian sí vio todo eso. Harry sí fue a Hogwarts, pero a final de su primer año desapareció para unirse al Lord. Por ese entonces ya era el jugador de Quidditch más joven en los últimos cien años de escuela, y ya había pasado por alguna que otra travesurilla con Ron y Hermione….solo que para mediados de curso abandonó todo eso . Lilian era vidente, pero nunca existe una única línea de tiempo. Ella quiso ver la que representaba la mejor opción de futuro para su hijo…pero nadie dijo que sería más sencilla que las demás :D.

Arundhel-Snape: semejante poder que tiene el mocos! Exacto XD. Tal vez lo mismo pase por la corrupta mentecilla del Ministro…Que peligroso sería dejar suelto a semejante productor de magia….por muy inocente que fuera, verdad? XD.

Black Lady: Lilian lo sabía desde mucho antes de escribir la carta XD. Era una mujer resignada ha hacerlo lo mejor posible en el momento de dejar sus fideicomisos. XDDD, en cuanto a los de las chicas…Bueno, ya se verá. Pero de todos modos…Harry tenía once años al leer la carta y Lilian conocía lo suficiente a su hermana como para saber que jamás explicaría a Harry el concepto "los niños con las niñas, excepto en algunos casos" XDDD. Pero esa posdata habría sido genial XDDD. Y Harry pensando " Que soy guay? Oh bueno…si mama lo dice…" XDDDD. Yo también te extrañé!! ( música lacrimógena, prados verdes con margaritas y Voldemort bajo un árbol tocando el violín).

Mireya Humbolt: Muy buena esa frase! Y en serio me recomiendan??O.O, me siento honrada y Feliciano de la vida XD.

VICKY: Aaah! Es que Harry de lord Oscuro? No lo veo! De nene un poco cabroncete sí XD, pero de ahí a destruir el mundo…creo que tiene demasiado corazón :D.

Yoyi: Oh…ya decía yo que Sev me desaparecía de tanto en tanto y regresaba con marcas de cuerda en las muñecas…pero creí que era algún jueguecito con Harry y preferí no preguntar! XD

Artemis Shiro: Hummm…a quien más? Excelente pregunta! :D

Reviews? Mis neuronas andan espitosas pidiendo comentarios y amenazan con encadenarse a las conexiones nerviosas!!