DISCLAIMER APPLIED


-

-

-

-

And I know that he knows I'm unfaithful
And it kills him inside
To know that I am happy with some other guy
I can see him dying

-

-

-

-

La escuchó ahogar un gemido y apresuró las embestidas para hacerla gritar hasta rasgarse la garganta. La sintió bajo su cuerpo, sudorosa, retorciéndose de placer, volvía a ver su rostro orgásmico. Con los ojos cerrados, mordiéndose los labios en un intento de apaciguar el deseo que sentía en su vientre. Sintió endurecerse más con solo verla y lo único que quería era penetrarla aún más.

Aquel deseo incontenible hizo que en una embestida, tocara su punto sensible y la hiciera gritar desesperadamente su nombre. En un llamado de necesidad.

- Sasu...ke-kun... por favor – gimió ella bajo su cuerpo. Abrió los ojos esmeraldas oscurecidos para ver aquellos ojos negros hambrientos. Con una mano le tocó gentilmente el rostro y sus finos dedos acabaron en sus labios, delineando los mismos.

Cerró los ojos al sentir su tacto. El sentir aquel toque inocente y puro de la mujer que lo estaba volviendo loco. Pudo oler su fragancia mezclada con el sudor y el olor a sexo en toda su habitación. Se concentró en sentir todo su cuerpo alrededor de él. Como su piel suave y lisa acariciaba el suyo. Como sus manos vagaban por su cuerpo en una caricia ardiente. Como sus paredes vaginales eran calientes y se cerraban alrededor de su miembro erecto causándole escalofríos por todo su cuerpo. La locura lo poseyó, su cuerpo tuvo la necesidad de unirse aún más, de sentir aún más, de tenerla cerca suyo aún más. Abrió los ojos y aquellos ojos sangrientos le devolvieron la mirada a la pelirrosa bajo suyo.

Con una mano recorrió el contorno de su cara, pausando sobre sus labios ligeramente abiertos e hinchados por la agresividad de sus besos anteriores. Bajó por su cuello y con sus dedos acarició cada una de las mordidas que él le había hecho, algunas mas fuertes que otras, haciéndola sangrar.

Y es que hasta su sangre era adictiva.

Su mano terminó sobre sus cabellos húmedos por el sudor. Tomó un mechón y lo acercó a su nariz, oliéndolos profundamente. Frambuesa, a eso olía su cabello. Y cuando sus ojos chocaron con los suyos y vieron la silenciosa adoración, añoranza, necesidad y deseo en ellos. No aguantó más para empujarla contra la cama con violencia y embestirla con tanta salvajidad que escuchó la cama rechinar por la fuerza, así como también escuchó como el marco de la cama golpeaba con firmeza la pared.

- SASUKE-KUN – gritó ella del éxtasis. Y es que era tan grande que le rasgaba sus adentros. Le causaba un cosquilleo dentro de ella que se esparcía por todo su cuerpo y la hacían flotar sobre una dimensión que ella no quería bajar.

Intentó mantener aquel sentimiento por el mayor tiempo posible pero las embestidas de Sasuke, su olor, sus manos acariciando, apretando, pellizcando, su boca mordiendo, saboreando y lamiendo cada trazo de piel disponible y aquellos ojos. Kami, cómo podía olvidarse de aquellos ojos. Que la miraban con tanto deseo, con tanta ferocidad, parecía un lobo cazando a su oveja. Un león viendo a su presa indefensa. No pudo aguantar más, su cuerpo se retorció de placer y sus paredes vaginales se cerraron fuertemente alrededor de él y lo hicieron maldecir mientras se apresuraba a alcanzarla. A llegar junto a ella.

Sakura ahogó un grito y su boca quedó abierta cuando sintió que su cuerpo se elevaba y sentía que un fuerte estruendo se esparcía por su cuerpo dejándola tontamente perdida pero sumamente satisfecha y contenta. Pero un calor recorrió su vientre y sintió como Sasuke hacía un movimiento extraño con su caderas y la llevaba a repetir lo mismo de hace segundos nuevamente. Esta vez fue más fuerte porque la acompañaba Sasuke, se abrazó a él con tanta fuerza, envolvió sus piernas sobre su cintura y le mordió el hombro con tanta fuerza que sintió el sabor metálico y salado de la sangre en su lengua. Mientras tanto, Sasuke se abrazaba a ella y cerraba sus manos sobre su trasero, apretándola más a él, sus dientes apretados fuertemente.

Permanecieron así unos segundos, hasta que aquel cosquilleo o explosión desapareció lentamente. Sakura se relajó en el abrazo y apoyó su frente sobre su hombro dando fuertes bocanas de aire, podía sentir que Sasuke hacía lo mismo.

Lentamente, él la soltó y la recostó sobre su cama. Salió de ella y Sakura gimió levemente pero lo suficientemente sensual para que Sasuke volviera a mirarla detenidamente. Siempre, al verla después del orgasmo, se veía hermosa, lo suficientemente irresistible para ponerle duro de nuevo.

Sintió unas ganas de volver a probarla y la besó. La besó nuevamente con salvajismo y pasión, con la añoranza de un nuevo orgasmo en aquel beso. Como si quisiese alcanzar nuevamente el pico con sus labios. Y ella le respondió con lentitud, con cansancio aparente. Pero apretó su agarre alrededor de ella e hizo que le respondiera como debía. La hizo gemir en su beso. La hizo desear. La hizo amarlo a él y a nadie más.

La soltó y ella recuperó el aire perdido de sus pulmones. La sentó sobre él y la penetró sin miramientos. Ella volvió a gritar pero su grito se vio opacado por los labios de Sasuke quienes la besaron nuevamente. Sus manos, alrededor de la cintura de Sakura, la hacían elevarse una y otra vez para acompañar sus embestidas. Cuando ella recobró el poder sobre si misma, se movió con más pasión, con más ganas y voracidad.

Ah, pero este hombre iba a volverla loca de pasión. Iba a agotarla sexualmente y nunca la dejaría salir de esta cama. Y no solamente por su aparente insaciabilidad, sino por que ¡no podría caminar!

Sabía que estaba mal lo que hacía. Su novio era Naruto. Pero Sasuke le había quitado la virginidad, y se había encargado de hacerlo numerosas veces, y que ella lo deseara tantas veces como lo hicieran. Pero no podía desechar el sentimiento de culpabilidad cada vez que veía o salía con Naruto. Sabía que lo estaba lastimando, pero no podía cortar con él, porque aunque Sasuke no lo aceptara, ella quería a Naruto.

Naruto había estado con ella. Le había apoyado. Le había proporcionado el cariño que Sasuke le había negado hacía más de tres años. Y a pesar de haber amado y seguir amando a Sasuke, Naruto le tendió la mano sin pedir nada a cambio, solo su presencia. Y ella lo había tomado. Había tomado todo de él y cuando creyó que podía seguir adelante, recuperarse de su amor por el Uchiha y devolverle el cariño a Naruto, finalmente... aparece Sasuke.

Y ahora... y ahora estaba tan confundida. No era posible amar a dos hombres al mismo tiempo. No era posible. Pero... amaba a Sasuke, amaba a Naruto. Y ella era totalmente egoísta por tener a ambos.

Le había dado a Sasuke su cuerpo, su virginidad, algo que ella le había prometido a Naruto el día de su casamiento, en su luna de miel. Se lo había dado porque lo deseaba también ser proclamada por el Uchiha. Era su sueño de joven.

Le había dado a Naruto su amor, su compañía y una razón para volver. Le había dado a Naruto el amor que él sentía por ella desde genins. Se lo había dado porque sabía que se lo merecía, pero en el camino... lo terminó amando.

Y ahora, estaba en la cama con Sasuke, en el distrito de los Uchihas después de haber ido a una cita con Naruto.

Era una basura, era una basura. Era la prostituta de Sasuke. La infiel de Naruto, pero... los amaba. Tanto que no podía decirles que no a ninguno de los dos.

Los necesitaba, tanto como ellos a ella.

Y esa era su maldición.

-

-

-

-

I don't wanna do this anymore
I don't wanna be the reason why
Everytime I walk out the door
I see him die a little more inside
I don't wanna hurt him anymore
I don't wanna take away his life
I don't wanna be...
A murderer

-

-

-

-

Cuando los días pasaban y se transformaban en semanas y ellos en meses, se dio cuenta que no podía seguir así. Intentaba detener su libido cada vez que lo encontraba, cada vez que aparecía en su ventana, en su habitación o cada vez que atendía a sus pacientes y podía sentir su mirada penetrante sobre su espalda.

Intentaba detener el escalofrío placentero que recorría su cuerpo cada vez que él la tocaba o la miraba de aquella manera.

Demonios¡ella lo intentaba!

Pero el dominio sobre si misma se perdía cada vez que su mano recorría sus curvas, cada vez que su cuerpo se movía rítmica y salvajemente sobre el suyo. Cada vez que sus ojos negros se clavaban en los suyos y le devolvía una miraba que le calentaba cada una de sus extremidades.

Oh kami, lo juraba. Juraba que lo intentaba. Pero no podía. Lo amaba, kami ¡LO AMABA!

Y quería más, necesitaba más, se apretaba a él y dejaba que su voz llenara la habitación con pequeños ahogados gemidos que repetían su nombre una y otra vez. Dejaba que él hiciese lo que quisiese con ella, porque ella lo quería así, lo deseaba así. Lo...

Maldición, lo necesitaba.

Quería sentir sus manos sobre su cuerpo desnudo, quería abrirse a él, quería sentir el salvajismo de sus embestidas, la espontánea penetración de su miembro dentro de ella. Quería sentirlo dentro suyo y que se vaciara en ella.

Y ya no estaba segura que estaba bien y que estaba mal cuando estaba con él. Ya no sabía SI estaba haciendo bien o si estaba haciendo mal. Ni siquiera sabía a quien debía dejar, pero sabia que quería a Sasuke. Al Sasuke que la tomaba desprevenida y con violencia. Al Sasuke que le daba placer tan fuerte e irresistible como si fuese su castigo por haber cometido algún pecado imperdonable. Al Sasuke, muchas veces desconocido, que se quedaba toda la noche despierto para verla dormir. Al Sasuke que le acariciaba sus cabellos, su cuerpo, su rostro con una dulzura que le ahogaba tanto y que le daban ganas de llorar y reír al mismo tiempo. Lo quería a él. Y no, no podía evitarlo. Lo amaba.

- Te amo. Te amo – repetía ella y lo abrazaba con fuerza, cerraba sus piernas sobre su cintura en un deseo de unir más sus cuerpos. – Te amo, te amo, te amo – le decía sin cansarse. Sus embestidas se hicieron más profundas, más rápidas. Notó el cambio de su respiración y como su cuerpo temblaba bajo el suyo cada vez que se lo repetía. – te amo, Sasuke-kun, te amo, te amo. – repitió sin aliento.

Y no se cansaría de decírselo, de hacérselo saber, porque era así. Ella lo amaba, demasiado, tanto. Siempre lo había hecho. Él la había cautivado de niños y su amor fue creciendo a medida que estaba con él, aunque él no le haya dado importancia al amor que ella podía brindarle, concentrándose en su venganza ciegamente. Y ahora, finalmente cuando ella creyó que ya lo había superado, que aquella herida se había cicatrizado, él volvió y vino a reclamar el amor que ella decía sentir por él.

Y se encontró con que ella había seguido adelante, que estaba de novia con Naruto (pensar en eso le hacía apretar el pecho por falta de aire) y pensar en el dolor que él podría haber sentido, al recordar como la había visto la vez que se encontraron solos después de aquella información. Ver la miraba de profunda decepción y dolor hizo que su corazón se rompiera en mil pedazos.

Kami, no podría seguir así. Pero lo amaba y quería borrar aquellas marcas de dolor de sus ojos, tomar su corazón y atesorarlo como una reliquia de oro que necesitase ser cuidado con suma delicadeza. Quería tomarlo en sus brazos y abrazarlo durante las noches de soledad, ayudarle a borrar los rastros de las pesadillas que lo mantenían despierto en su infierno personal. Porque sabía que ella era la única que podía hacerlo. Se daba cuenta en la forma en que él la abrazaba, en que él le hacía el amor, con tanta desesperación, con tanta necesidad de agarrarse de ella, como si fuese posible que pudiese desvanecerse.

Y ella lo tomaba y le daba todo lo que podía, porque si ella era su única luz haría todo lo que fuese necesario para sacarlo de su oscuridad.

- Te amo - le dijo en su oído cuando sintió que se llenaba de él dentro suyo. Cuando sintió que su agarre era mucho más fuerte y la apretaba tanto que no podía respirar. Y sintió como los dos temblaban al mismo tiempo y creyó que ningún orgasmo podía compararse a ese. Ni a lo lejos.

Y él la abrazó aún más fuerte. Se quedaron así unos segundos más, hasta que la pasión comenzó a extinguirse y el deseo abandono su cuerpo dejándolos en un reposo contento.

Él le tomó la cara con su mano, acarició con sus dedos la silueta de su rostro. Tomó su mentón y le miró los labios, su mirada se elevó y se clavó en sus ojos verdes.

Ojos negros apacibles distantes. Sakura podía ver un calor en ellos. Y le besó de pronto. Pero fue diferente al resto de sus besos. Este era suave y tierno, como si la estuviese besando por primera vez. Movía sus labios contra los de ella, en una suave caricia pero no tuvo el mismo efecto, sino uno mil veces más poderoso.

Y un escalofrío le recorrió el cuerpo, tomó el rostro de Sasuke entre sus manos y lo besó con la misma dulzura con la que él le besaba. Sentía las lágrimas caer sobre sus mejillas. Por que lo entendía. Entendía lo que ese beso significaba. Entendía lo que Sasuke intentaba decirle.

Oh que kami la perdone pero...

Te amo, Sasuke-kun.

-

-

-

-

I feel it in the air
As I'm doing my hair
Preparing for another date
A kiss upon my cheek
As he reluctantly
Asks if I'm gonna be out late
I say I won't be long
Just hanging with the girls
A lie I didn't have to tell
Because we both know
Where I'm about to go
And we know it very well

-

-

-

-

- Sakura-chan – la llamó aquella voz por atrás.

Ella estaba feliz. Contenta por poder ver las cosas tan claras. Parecía que aquellas semanas de dolor, decepción y agonía se hubiesen esfumado en un instante. Se dio media vuelta y encontró una nueva razón para que el dolor se apretara en su pecho.

- Naruto – susurró ella.

Y la atmósfera cambió. El aire se hizo pesado y la distancia de tan solo tres pasos que los separaba se hizo demasiado grande. Sintió un rasguño en el pecho cuando vio aquellos ojos azules opacarse y una sonrisa dolorosa alcanzar su rostro.

Kami... ¿Qué... he hecho?

- Sakura-chan¿podemos hablar? – su tono de voz, cansado y temeroso. A leguas de distancia podía ver que esas palabras le costaron salir de su garganta. Como si no quisiera tener esa conversación.

Pero ambos sabían que era inevitable.

Ella asintió con la cabeza.

Y le abrió la puerta para que entrara a su oficina. Estaban en el hospital, a primera hora de la mañana. Naruto había pasado por el hospital para hacerse el chequeó cotidiano para presentar frente a la hokage.

La sensación que algo no estaba funcionando se hacía latente entre cada paso que daban. Las citas que antes eran divertidas y libres, ahora eran llenas por largos silencios incómodos, los besos antes dados llenos de amor, ahora eran renuentes si había alguno.

Suspiró cansado mientras cerraba la puerta detrás de él. Sakura estaba parada frente a su ventana. El reflejo del sol le iluminaba sus cabellos rosas y hacía que sus ojos verdes brillaran aún más.

- Sakura-chan – comenzó Naruto dando un paso delante. Aún estaban a cinco pasos de distancia, tan grandes que le era imposible avanzar más. Noasí.

Sakura le miró.

- Sakura-chan... – comenzó de nuevo Naruto – yo... sé que... no. Últimamente nosotros... – estaba balbuceando sin saber muy bien que decir – Creo que... argh, Sakura-chan, te amo.

Y el tiempo pareció detenerse, los ojos de Sakura se abrieron como platos y con ambas manos se tomó el pecho. Podía escuchar su corazón latir tan fuerte.

No, kami no.

- No tenía que decirlo así. – Se recriminó Naruto – pero es verdad. Te amo Sakura-chan, siempre lo he hecho. Y siempre lo haré. Sé que... ahora estás confundida y que... – no podía decirlo, aunque lo supiera y lo viera en sus ojos, no tenía el valor para decirlo. – no sabes... lo que haces, solo... lo sientes... – cerró los ojos del dolor. Así no tenía que ser. – Pero, Sakura-chan, puedo esperar. Puedes tomarte todo el tiempo que quieras, te he esperado años, puedo hacerlo por otros más. Así que... si aún no... Intenta pensarlo ¿si? Quiero que sepas que te amo. De verdad, Sakura-chan, te amo.

Espasmos comenzaron a correr por el pequeño cuerpo de la pelirrosa. Su cuerpo temblaba tanto que le parecía imposible contenerse. Se aferró a si misma con fuerza, las dos manos aún sobre su pecho. Se agachó y queda doblaba así opacaba más el dolor. Los sollozos caían de sus mejillas con libertad. Y el dolor de su pecho se hacía tan fuerte que le costaba respirar. Le dolía la cabeza, le dolía la garganta, le dolía todo su cuerpo pero nada se comparaba al dolor que sentía en el pecho. Quería sacarse el corazón y tirarlo lejos de ella, así no sentía más.

¿Cómo pudo hacer eso¿Cómo puedo hacerlo? Él la amaba tanto y ella lo había olvidado, dejado de lado, tirado y pisoteado y había ido con Sasuke, había dejado que él la tomara entre sus brazos y le hiciera todo de nuevo.

Kami¿¡CÓMO PUDO HABERLE HECHO ESO!?

- Na...ruto... – sollozó con fuerza y sintió que sus fuerzas la abandonaban y sus piernas flaqueaban. Caería al suelo.

Pero un par de brazos la tomaron y la arrastraron a un cuerpo grande y caliente. Oh kami... La abrazaron fuertemente, y al oler su fragancia masculina sintió desfallecerse. ¿Qué había hecho?

- Shh, está bien Sakura-chan... lo entiendo. Está todo bien – le había dicho acunándola como si fuese una criatura. Y ver que él le decía eso, cuando era ella la que... le había hecho tanto mal y él... – lo siento tanto Sakura-chan, lo siento.

Pero ¿Por qué¿Por qué se disculpaba¡Si la culpa era de ella¿No podía verlo?

- Naruto... lo siento, perdóname... lo siento tanto – sollozó Sakura apretándose en el pecho de Naruto, mientras él le hacía patrones circulares en su espalda, tratando de calmarla.

- Shh – le decía en el oído. – Shh, está todo bien Sakura-chan, trabajaremos en esto. Te lo prometo, todo estará bien.

Y no importaba lo que él le dijera, porque nada podía borrar que ella fuese una basura de persona, una egoísta. Y el mero pensamiento le hacía llorar nuevamente.

Todo era tan injusto.

No importaba que tan verdes sean sus ojos, siempre se verán manchados por lágrimas de sangre.

-

-

-

-

Cause I know that he knows I'm unfaithful
And it kills him inside
To know that I am happy with some other guy
I can see him dying

-

-

-

-

Los días pasaron nuevamente y ella se sentía agotada día a día. Sus hombros le pesaban, sus manos le temblaban y sus ojos la traicionaban. Quería sacarse ese peso del corazón. Quería sacárselo.

Caminó por su oficina y acomodó las fichas de los pacientes que vería aquel día. Un suave golpe de puerta la distrajo.

- Adelante – llamó revisando sus papeles.

- Sakura-chan

Y ella se detuvo en seco. Miró hacia la puerta y vio que Naruto estaba vestido con sus ropas de jounin y llevaba su mochila sobre su hombro.

'Una misión' pensó la pelirrosa.

- Solo quería pasar a despedirme. – Dijo tímidamente el rubio – Ehm... nos vemos Sakura-chan.

- Es... ¡espera! – le dijo cuando vio como él se daba media vuelta para salir. - Yo... – no sabía que decirle. Se mordió el labio pensando, aún no lo había pensado.

- Está bien Sakura-chan, - Naruto le sonrió – Lo entiendo. No es necesario.

No, quiso negarle ella. No era así. Ella lo quería. Le amaba solo que... se mordió el labio. No podía hacerle eso. Pero irse así... a una misión, era suicidio.

- Naruto – susurró acercándose a él. Él levantó la mirada y se encontró con la de ella. No sabía que hacer, pero hizo lo que sentía, lo que primero se le apareció en la mente.

Y lo besó. Besó a Naruto como si aquella fuese la última vez. Lo besó con sentimiento, con deseo y furia. Con todo lo que sentía, se sacó todo lo que tenía en su pecho y lo besó.

Su lengua buscaba la suya, sus manos se encerraban en su cuello. Y las manos de Naruto se cerraban en su cintura. La atrajo más a él, en un deseo incontenible de pasión. La intensidad comenzó a decrecer a medida que pasaba el tiempo. Luego eran sus labios quienes respondían con lentitud y se separaron a falta de aire.

- Sakura-chan... – susurró Naruto. Sakura no queriendo encontrar su mirada, cerró los ojos y apoyó su cabeza sobre su hombro.

Naruto le acarició sus cabellos. Y respiró en paz. El beso, finalmente... Sakura-chan... finalmente... Una sonrisa contenta adornó su rostro.

Sakura-chan lo aceptaba.

Se separó de ella y le dio un pequeño beso sobre su frente. – Te prometo... – le dijo separándose de ella y avanzando hacia la puerta. Su mano tocó el picaporte. – Prometo hacerte feliz Sakura-chan – y sonrió con aquella sonrisa que Sakura conocía de chicos. Y sus ojos se abrieron de la sorpresa.

- Naruto... – comenzó Sakura, pero él ya se estaba dando media vuelta y salía de la oficina con una sonrisa alegre en su rostro.

Sakura se tomó la cabeza con ambas manos. Aquello no estaba saliendo bien. Y nuevas lágrimas comenzaron a caer por sus mejillas

-Todoes tan injusto. – murmuró cayendo de rodillas y llorando en silencio.

-

I don't wanna do this anymore
I don't wanna be the reason why
Everytime I walk out the door
I see him die a little more inside
I don't wanna hurt him anymore
I don't wanna take away his life
I don't wanna be...
A murderer

-

Tardó unos segundos en tomar predominio de su persona. Limpió sus lágrimas y respiró profundo intentando calmarse. Serenó sus sentidos y abrió la puerta de su oficina para comenzar su labor. Pero unos brazos la tomaron apenas abrió la puerta. Escuchó el clic del picaporte y se vio arrojada sobre una de las paredes.

Sintió el aliento de alguien sobre su cuello, haciéndole cosquillas. Respiró profundo y reconoció la fragancia que lentamente estaba llenando su habitación.

- Sasu- - pero unos labios le callaron rudamente, aplastándola contra un cuerpo y haciendo golpear la cabeza contra la pared.

Notó sus manos recorrer su cintura y separarle las piernas hasta envolverlas sobre su cintura. Ella se envolvió en él y sintió su cuerpo arder cuando Sasuke comenzó a hacer fricción sobre sus sexos. Haciendo movimientos circulares sobre su vientre. Podía sentir a través de la ropa su miembro erecto. Aquello no hizo más que causarle un gemido de sus labios.

Quiso sacarle las ropas, luchó contra el cinto de su pantalón pero Sasuke sonrió en su cuello y embistió en ella más fuerte, haciendo que las manos de ella cayeran inertes a ambos lados de su cuerpo. Su cabeza tiró para atrás, arrancando varios gemidos de su garganta.

- Ooh, Sasuke-kun... – gimió ella cuando sentía como su vientre se movía al suyo en compás. Quería arrancar la ropa que había entre ellos. Y dejar que él la tomara como quisiese. Pero no soportaba que la provocara de esa manera. – Sasuke-kun – gimió su nombre mientras sus manos se cerraban en sus cabellos y tiraba de ellos. Sintió como Sasuke le mordía el cuello extasiado. Oh si, aquello le gustaba.

Se separó de ella solo para luchar con su cinturón y cierre del pantalón, le subió la pollera y sonrió agradecido que no llevara las calzas debajo. De una, clavó su miembro dentro de ella y la empujó contra la pared al tiempo que ambos se acostumbraban a sentir la presencia del otro. Sin esperar mucho, comenzó a embestirla.

Escuchaba el choque de sus sexos como si fuese música para sus oídos. Escuchaba los gritos apagados de su garganta, la urgencia de sus caricias y notaba como los fluidos se resbalaban por su miembro y piernas. Ajustó su agarre y le tomó, con ambas manos abiertas, su trasero y aprisionó sobre él para tenerla lo más cerca posible.

- SAsuke-KUN – ahogó ella un gritó sobre su hombro. Sasuke la tomó entre sus brazos y la llevó hasta el escritorio. Tiró algunos papeles y la recostó encima quedando él arriba. La volvió a aprisionar contra él, embistiendo lo suficiente para que sienta la madera debajo de ella. Y la besó, la mordisqueó, saboreó la sangre de ella en su boca y no aguantó mucho más. Movió sus caderas en una posición extraña, levantó la parte baja del cuerpo de Sakura y la penetró aún más.

Y sintió que estaba tocando el mismo cielo cuando gritó su nombre.

-

Our love, his trust
I might as well take a gun and put it to his head
Get it over with
I don't wanna do this
Anymore
Uh
Anymore (anymore)

-

Pasados los minutos recuperaron el aliento y comenzaron a vestirse. El sonrojo todavía permanecía en sus mejillas. Él sonrió satisfecho.

Ella se apresuró a arreglar su cabello y su ropa, bajando su pollera y alisándola. Respiró profundamente y abrió los ojos, solo para encontrar con unos ojos negros delante suyo. Sasuke la tomó entre sus brazos y la apoyó contra su escritorio. Ambos parados, sin espacio entre ellos. La abrazó y apoyó su cabeza en su hombro. Respiró profundamente sobre su cuello. Sakura le abrazó y también, apoyó su frente en su hombro. Respiró profundamente.

Aquello pose ya era costumbre entre ellos.

Sasuke levantó el rostro e hizo que Sakura hiciese lo mismo. La miró directamente a los ojos. – Dilo.

- uh?

- Dilo, Sakura.

- Sasuke-kun – dijo ella en voz baja.

Sasuke sonrió. – No, eso no. Lo otro.

Sakura vio como sus ojos se hipnotizaban mirando sus ojos negros. – Yo... – suspiró y sus manos tocaron ambas mejillas de su rostro. El dolor en su pecho comenzó a incrementar. - Te amo, Sasu-

Y en otro beso la acalló. Sintió sus labios sobre los suyos en una débil caricia. Moviéndolos suavemente sobre los de ella. Succionando el labio inferior y mordiéndolos suavemente hasta cambiar y moverse a su labio superior. Era un beso tan... conmovedoramente tierno.

Felicidad.

Eso sentía.

Pura y completa felicidad. Y no quería que se acabara.

- SAKURA-CHAN! Me olvidé de-

La puerta de su oficina se había abierto y un rubio ruidoso había entrado sin golpear. De pronto la habitación se quedó en silencio y Sakura estática.

Naruto quedó con la boca abierta mirando, sin poder creerlo, como la pareja delante de ellos se estaban besando.

Sakura y Sasuke miraron donde estaba el rubio. Sakura sintió un dolor en el pecho cuando vio como ojos se Naruto bajaban completamente heridos, hasta creyó escuchar como su corazón se rompía en pedazos.

Sasuke, por su parte, todavía mantenía en pie su posición con Sakura. No pensaba moverse, tal vez de esa forma, Naruto se diese cuenta quien era el dueño de la pelirrosa. Estaba bastante satisfecho que los hayan visto.

- Sasuke... – murmuró en voz baja Naruto. El tono de su voz tembló un poco al salir de su boca.

- hn

- ¿Qué estás haciendo? – preguntó, todavía con la cabeza baja.

- Creo, que es bastante obvio. Estaba besando a Sakura.

Sakura abrió los ojos al notar como los puños de Naruto comenzaban a temblar.

- Ella esmi novia – musitó Naruto.

- Era. - puntualizó Sasuke. – Ya no más.

Naruto levantó la mirada. Furia comenzaba a fluir de sus ojos. Sakura intentó separarse de Sasuke para acercarse a él, pero fue en vano. Sasuke no pensaba soltarla.

- Deberías de haberlo sabido, Naruto – dijo Sasuke con una sonrisa en el rostro. – Sakura nunca fue tuya, siempre fue mía.

La connotación de aquellas palabras hizo que Sakura ahogara un grito y que Naruto entrecerrara los ojos de la furia. Podía sentir como el chakra comenzaba a juntarse alrededor de él.

- Tu... – musitó Naruto enojado.

- Si, yo tomé a Sakura una y otra vez... – dijo, en una sonrisa maliciosa, el joven Uchiha.

Sakura quiso detenerlo. Taparle la boca para que no diga nada más, pero sentía sus extremidades pesadas y su boca seca. No podía hablar, no podía moverse, solo escuchar y mirar.

- Naruto, Naruto – Sasuke saboreó su nombre como si cada tono de voz le rompiera más - ¿Cuándo vas a entender? Sakura me ama. Siempre lo hizo. Siempre lo hará. Tu... solo eres un reemplazo. Y ya terminó tu tiempo. Ella es mía.

- Te mataré – musitó enojado Naruto abalanzándose hacia Sasuke. Éste esquivó el ataque y se apresuró a avanzar hacía Naruto preparando otro ataque.

- ¡NO! - gritó Sakura intentando separarlos. Pero ya ninguno de los dos la escuchaba. Estaban muy compenetrados con la pelea que se avecinaba. Vio como ambos se dirigieron una mirada y caminaron hasta la puerta con tranquilidad.

Cerraron la puerta detrás de ella.

Y ella se resbaló hasta caer en el suelo, se tomó la cabeza entre sus manos y comenzó a llorar.

Esto no estaba pasando, esto no estaba ocurriendo. ¿Cómo pudo haber terminado en esto? Kami... ella no quería esto.

Recuperó el dominio sobre si misma y se apresuró a salir. Subió las escaleras y corrió hasta llegar a la terraza. Allí estaban.

Naruto a unos diez pasos de distancia de Sasuke.

Las sábanas blancas colgadas.

Quiso gritarles y detenerles, pero cuando un viento levantó a las sábanas, se abalanzaron entre ellos.

Sasuke tenía listo su puño derecho, al igual que Sasuke y ambos chocaron sus puños en un ataque de fuerza contenida. Sin daño aparente, saltaron hacia atrás.

Notó como Naruto hacía unos signos con las manos y dejaba escapar varios clones de él alrededor suyo. En un grito de furia, todos se abalanzaron a Sasuke.

Este, acumuló chakra en cada una de sus piernas y puños y sus ojos relucieron el sharingan. Podía verlos a través de ellos. Sabía cuales era los falsos y cual el verdadero. Saltó al tiempo que daba patadas, giró sobre sus manos y escuchó el PLOP de cada clon al caer el suelo y desvanecerse.

Y solo quedaron tres Naruto's. Y aquellos tres estaban detrás del original haciendo la técnica favorita del ninja. Sasuke, previendo lo que estaba a punto de ocurrir. Se alejó unos pasos y concentró chakra sobre su mano derecha, con su mano izquierda se tomaba de la muñeca. Un chillido de pájaros se escuchó en la terraza.

Sakura abrió los ojos asustada.

Era su culpa.

Aquello no estaba pasando

Era su culpa

Aquello no estaba pasando.

Ella.

Ella.

La culpable.

La prostituta de Sasuke.

La infiel de Naruto.

¡Ella!

Quién no sabía que hacer ni por quien decidirse porque ¡los amaba a los dos!

Y no podría vivir si esta pelea llegaba a su final.

- ¡RASENGAN!

- ¡CHIDORI!

No, esto no estaba pasando. Sus piernas se movieron sola y creyó escuchar que había gritado "BASTA" pero había tanto ruido que no sabía que escuchaba en verdad.

También creyó escuchar los gritos de Naruto y de Sasuke a lo lejos.

Aquello era un deja vu.

Aquello no estaba pasando.

Ella era la culpable.

Ella.

Ella.

ELLA. LA QUE HABÍA EMPEZADO TODO.

LA QUE ERA LA CULPABLE DE QUE LA AMISTAD DE ESTOS DOS AMIGOS SE VIERA DESTRUIDA.

ELLA TENÍA LA CULPA DEL CAMINO DE LAS COSAS.

MALDICIÓN. ERA TODO SU CULPA.

- ¡SAKURA-CHAN!

- ¡SAKURA!

Y no podía detenerse y sonrió porque de pronto todo en silencio y blanco como las sábanas limpias del hospital.

Sonrió porque finalmente, todo había acabado.

-

- ¿Dónde DEMONIOS está Kakashi?

- Sakura-chan...

Sollozos, gimoteos y palabras de negación se escucharon en la terraza.

- No... Sakura-chan... no...

- Estúpida... Eres tan estúpida...

El tono de voz triste y ahogado en cada uno de los chicos le hizo tener dominio sobre la situación. Abrió los ojos y sintió como un frío le recorría toda la espalda. Sus extremidades estaban congeladas y no sentía nada más que dolor.

Sus ojos verdes vieron como unos ojos negros la miraban con dolor incomprensible. Y vio como unos ojos azules la miraban con agonía pero ambos compartían lo mismo.

Arrepentimiento.

- Sakura-chan... yo... no quería que esto pasara. Lo juro Sakura-chan

- Na...ruto – su voz sonaba ahogada y rasposa. Como si tuviera la garganta seca.

- Estúpida. Siempre fuiste tan estúpida, tan molesta. Eres una idiota¿lo sabes? Una idiota impulsiva.

Sakura sonrió. – Aa... Sa...suke-kun.

Sentí debilitarse y notaba humedad en sus cabellos pero no le dio importancia. Cerró los ojos y suspiró. Su rostro se contorsionó en dolor y ahogó el llanto que amenazaba a salir.

- ¡Sakura-chan¡Sakura-chan!

- ¡Sakura! No te atrevas a dejarme. – Quiso sonreír y decirle que no se iba a ir a ningún lado, pero el sueño le estaba ganando y sentía una calidez extraña a la que quería sumergirse – DEMONIOS SAKURA¡ABRE LOS OJOS!

- PELEA SAKURA-CHAN. NO TE RINDAS

El gritó la desperezó y abrió los ojos débilmente. Ya no tenía más fuerzas para hacerlo otra vez.

Y vio sus siluetas borrosas, ya que su vista no estaba en foco. No escuchó como ellos le gritaban. Notó manos sobre las suyas y se la apretaban con fuerza. Pero estaba tan... agotada.

Quiso decirles algo. Las últimas palabras. Quería decirles que... que no pelearan... que sean amigos... que... quería decirles... quería... ella... amaba...

Pero el sueño la envolvió y cerró los ojos con una sonrisa en sus labios.

Injustamente, todo había terminado.

- ¡SAKURA-CHAN!

- ¡SAKURA!

-

-

-

-

I don't wanna do this anymore
I don't wanna be the reason why
And everytime I walk out the door
I see him die a little more inside
And I don't wanna hurt him anymore
I don't wanna take away his life
I don't wanna be...
A murderer (a murderer)

No no no no

Yeah yeah yeah

-

-

-

-


No sabía de que otra forma terminarlo. Tampoco sé si quedo angst como yo quería, pero es drama. Eso si. Sakura siempre fue la del medio.

No hay continuación ppl. Acá termina Unfaithful Love. De verdad les recomiendo leer este twoshot con el tema de Rihanna, es muy bueno y conmovedor.

-

-

Para cambiar los aires (?) les cuento que el MIERCOLES 24 DE OCTUBRE FUI A VER A 30 SECONDS TO MARS. Y FUE ESPECTACULAR.

TOMO, JARED, SHANNON Y TIM!
AAAAAAAAAAAAAAAAAH Y PIENSAN VOLVER A LA ARGENTINA
EN ABRIIIIIIL!

Sigo emocionada y en estado de shock. Dios, estuvieron en ARG y los VIIIII!


Una última cosa, para este twoshot me inspiré con un AMV, el que lo quiera ver ya saben, se los mando por review reply? o por mail. Si quieren no? Dejen sus reviews con sus mails y se los mando. Es muuuuuuuuy lindo ese AMV.

Ahora si¿Qué les pareció?
Revieeew-Revieeeeew