AIME MOI

Amame

Capitulo final, contiene Lemon así que aguas XD; creado en su totalidad por LadySc-Maaya, y esta separado de mi contribución con unas líneas. Bno disfruten la lectura y el lemon quien lo quiera leer.


Capitulo XIX: Consumación

Sakura suspiró casi con cansancio frente a la lapida, solo su equipo y Tsunade están reunidos en aquel apartado lugar en un acto solemne y casi secreto, la kunoichi eleva el rostro al cielo y observa los últimos juegos de luces que anuncian el fin del día y se siente feliz porque su compañero finalmente ha regresado a su aldea, sabe que es una perdida que marcará a su equipo pero anteponiéndose a la tristeza que siente su amigo ella sonríe pues Sasuke finalmente ha alcanzado la paz que secretamente siempre anhelo.

La kunoichi giró su rostro hasta donde Naruto continuaba perdido con la vista clavada sobre el nombre del Uchiha, se acerca a él y toma con gentileza la mano del shinobi hablándole con voz tranquila.

-"Es hora de irnos Naruto"- La pelirosa lo piensa por un minuto antes de agregar –"Vamos te quedaras unos días en mi casa hasta que todo esto haya pasado"-

-"¡Ehh!. ¿Sakura-chan eso esta bien? ¿No tendrás problemas?"- Habló sorprendido por la propuesta de la chica.

-"Claro que no, mis padres no están en casa y de cualquier forma tu y yo somos amigos"-

Antes de que el rubio pudiera reprochar algo la kunoichi ya lo arrastraba hasta que llegaron a su casa.

Después de una semana Sakura se despedía de su amigo a las afueras de la tienda de ramen donde a petición del chico desayunaban todos los días.

Agitó su mano incluso después de que Naruto ya había desaparecido en la esquina, trató de calmar los nervios y tensión que dominaban su cuerpo cada que pensaba en él, respiró dejando escapar lentamente el aire en sus pulmones antes de encaminarse a la mansión Hyuga, dándole forma a las palabras que usaría cuando estuviera frente a él.

Hace días que se encontraba con un permiso especial por parte de la Hokage, su trabajo en el hospital era realizado por alguien más y puesto que tenía esos días libres usaba un sencillo vestido color paja con unas notas en rosa, perfecto para esa calurosa temporada.

Se arregló con nerviosismo el vestido y pasó una mano por su cabello rogándole a todos los dioses que conocía que su aspecto fuese al menos presentable, llamó a la puerta y su mano tembló un poco mientras escuchaba el sonido proveniente de interior de la mansión. Dejó pasar unos cuantos minutos antes de levantar de nuevo su mano hasta la campana pero ese gesto quedó en un mero intento, apenándose cuando una joven mujer salió en su encuentro.

Buscó la forma menos comprometedora para preguntar por el heredero del Bouke y mientras notaba como la mujer la observaba con curiosidad se dio cuenta de lo tonta que debía verse.

-"¡Sakura!. Bienvenida, que gusto volver a verte pero debiste avisar que vendrías podría haberte dado un mejor recibimiento"-

La kunoichi suspiró aliviada al escuchar a Hinata, la chica avanzó hasta Sakura recibiéndola con un abrazó despidiendo a la mujer con el movimiento de su mano, cuando estuvo segura que estaban solas susurró al oído de la pelirosa.

-"Lo lamento Sakura pero Neji no se encuentra en la casa"-

En esa ocasión los papeles se habían intercambiados y era Sakura quien se sonrojaba frente las palabras de la chica.

-"Me habían dicho que regresó ayer de su última misión"- Preguntó con timidez, notando la dulce sonrisa de Hinata mientras la conducía al interior de la mansión atravesando los amplios jardines.

-"Es cierto, pero salió muy temprano con mi padre y tal vez tarden en volver"- Explicó con un acostumbrado sentimiento de culpa.

Sakura tuvo que controlar el vacío que sintió en su interior buscando una rápida solución.

-"Hinata sé que es muy atrevido de mi parte pero podría esperarlo; necesito hablar con él y no puede esperar"-

La tímida heredera observó sorprendida a su amiga logrando que Sakura dudará un instante de su petición pero finalmente la chica sonrió tomando su mano conduciéndola por los tranquilos pasillos de la casa. Sakura miró hacía atrás cuando la casa principal quedó a sus espaldas y Hinata seguía avanzando.

-"Mi padre le cedió la segunda casa hace poco, mencionó algo acerca de tenerle confianza y concederle libertad, aunque no es común que la use; a decir verdad pasa mucho tiempo fuera así que solo usa su habitación, por eso es mejor que lo esperes ahí"-

Explicó con toda naturalidad logrando incrementar las preocupaciones de la kunoichi, pero también fue un alivió que pasará toda la tarde junto a Hinata; la chica se había ofrecido a hacerle compañía mientras su padre y su primo regresaban. Antes de que el sol se pusiera se disculpó con su amiga para retirarse.

Sakura se puso de pie notando como sus músculos se habían agarrotado por la inactividad, inspeccionó el lugar hasta detenerse frente la puerta que conectaba el pasillo con la habitación del hombre y sin poder contenerse entró notando el drástico cambio de la sobriedad de la habitación con el resto del lugar. Era un lugar amplio y sencillo, con los elementos justos, un armario en un extremo de la pared y frente a él la puerta que conectaba con el pequeño jardín, en medio de la habitación un futon y sobre una pared una vieja inscripción en japonés antiguo.

La kunoichi apenas fue consiente del ruido de la puerta al cerrarse avanzando con precaución hasta instalarse en una esquina, aguardando paciente a que el shinobi regresará.

Transcurrido un par de horas se puso de pie corriendo la puerta al sentir el frío de la noche, notando como sus dedos se habían congelado sobre el delicado papel de arroz justo como su corazón al escuchar la fría voz del shinobi.

-"Así que eras tu. Una criada me dijo que alguien había venido a buscarme por la mañana pero no esperaba que estuviera a estas horas y mucho menos que fueses tu"-

Habló con tranquilidad el Hyuga mientras avanzaba hacía la chica sin preocuparse por encender la luz, notando gracias a la escasa luz de la luna los sorprendidos ojos de la chica, dirigiendo la mirada a su cuerpo ceñido con el vestido de seda.

-"Yo... tenía ganas de verte por eso esperé a que volvieras"-

La kunoichi notó como su respiración se cortaba cuando él estaba frente a ella pero entonces pareció no notarla y pasarla de largo hasta donde se encontraba una mesa.

-"Ha paso mucho tiempo"-

Soltó de pronto dándole la espalda gastando más tiempo del normal en lavarse el rostro y manos en el balde con agua perfumada que una criada había dejado ahí hace ya muchas horas.

-- -- -- -- --

Sakura giró sobre sus talones topándose con la ancha espalda del hombre, buscando las palabras que secretamente había seleccionado horas atrás, escritas allí.

-"Neji… yo.."-llevó sus manos al pecho temerosa de que él escuchara los latidos de su corazón.-"Yo…"-cerró sus ojos abriéndolos casi de inmediato, encontrándose con las lunas blancas del Hyuga, observándola de tal forma que podría asegurar que sin el byakugan era capaz de ver más allá de los puntos de presión, su alma y sus sentimientos.

-"Sakura…"- intentó agregar algo pero fue interrumpido por ella.

-"Neji yo quiero"-tomó aire intentando armarse de valor.-"Quiero saber si aún sientes algo por mí." –bajó la cabeza avergonzada.-"Si me rechazas entender…

Las verdes pupilas se abrieron, impresionadas al sentir las grandes manos del muchacho sujetando su rostro y el suave pero firme choque de sus labios con los masculinos.

Dejándose guiar por él, cerró los ojos disfrutando del contacto entre sus bocas, notando hasta ese momento cuanto había extrañado el sabor de sus besos, su aliento mezclándose con el suyo y la calidez de su cuerpo contra el propio.

Neji rompió el contacto sin abrir los ojos y con el rostro de Sakura en sus manos, descansó su frente sobre la femenina, queriendo hacer aquel momento eterno.

-"Hablas demasiado"-argumentó y Sakura dejó escapar una risita que inconcientemente le hizo sonreír.

-"¿Aún sigue en pie la propuesta que me hiciste en Suna?"-preguntó con algo de vergüenza antes de rodear el cuello de Neji con sus brazos, él abrió sus ojos notando el ardor en las mejillas de la Kunoichi, completamente sonrojadas.

Deslizó sus manos por los costados del entallado vestido hasta llegar a la estrecha cintura, la cual rodeó atrayéndola hacia sí, borrando la poca distancia que había entre ellos tomando los rosados labios con pasión y deseo, depositando todo el sentimiento que en algún momento dio por perdido, queriendo que sintiera todo lo que le era imposible decir.

Se separó de su boca tan solo lo justo para que las palabras corrieran a través de su lengua y llegaran como un suspiro entrecortado a los oídos de Sakura.

-"Espero…haber…respondido a tu pregunta."-

Sin dejarlo articular más de lo necesario, esta vez ella se hizo dueña de los finos labios del Shinobi, acariciándolos, rozándolos, alejándose para volver a tomarlos entre los suyos a un ritmo embriagante, que les exigía el depositar todo lo que se jugaban por el otro, adentrando sus lenguas, entrelazándolas, tornando aquel contacto más profundo, más intenso, más caliente.

Separó su boca en busca del contacto con la piel de la Kunoichi, que ardía bajo el tacto de sus labios. Sintiéndose como niño curioso, continuó con el descenso dejando un húmedo camino sobre su mejilla, su mandíbula, su mentón.

Ella al sentirlo tan cerca de su cuello, inclinó su cabeza hacia atrás facilitándole el acceso, percibiendo cada contacto más candente que el anterior. El Hyuga se detuvo sobre su clavícula y escuchó como inhalaba sobre su piel quemándole con su aliento.

Una de las manos que se había dedicado a regalarle breves caricias en sus caderas, ahora deslizaba las yemas de los dedos sobre su columna cubierta por el delgado vestido, llegando más arriba del cierre haciendo contacto con la piel desnuda que se estremecía bajo su tacto; continuó ascendiendo hasta alcanzar el tirante de su hombro izquierdo el cual deslizó lentamente, mientras acercaba sus labios al lugar donde anteriormente se encontraba el delgado trozo de tela, besando la piel a su paso con devoción.

Sakura aún con los ojos cerrados acariciaba los fuertes músculos por encima de la Yukata, buscando la abertura a ciegas, presionando sus palmas contra el musculoso pecho, introduciéndolas debajo de la tela para despojarlo de ella en un movimiento lento, casi tortuoso, ejerciendo fuerza en cada toque, en cada caricia haciéndole olvidar la poca cordura que creía conservar hasta el momento.

Dejó de besar el hombro desnudo de la joven, levantando la cabeza haciendo contacto directo con los ojos claros, perdiéndose en la inmensidad de sus lagunas verdes, viéndose a si mismo ahogado en el deseo de permanecer siempre con ella.

Rozó el dorso de su mano con la mejilla ruborizada de Sakura, preguntándole con un gesto silencioso su disposición, que ella no tardó en responder, asintiendo segura.

Con suaves pasos y sin abandonar sus ojos, la guió hasta el futón en donde se dejaron caer arrodillados, sin prisa, queriendo conservar cada minuto vivido allí entre sus memorias más preciadas.

Neji colocó una de sus manos sobre el tirante faltante aún sobre el blanco hombro, dejándolo caer junto al resto del vestido, descubriendo los blancos montículos coronados con dos aureolas rosadas.

En un ataque de pudor Sakura atinó a cubrir su desnudez con sus brazos siendo detenida en el acto por las manos del Shinobi, que no tardó en encontrar la suya y entrelazar sus dedos, acercándose peligrosamente a su rostro hipnotizándola con el movimiento de sus labios al pronunciar palabras sordas que chocaban contra su boca y se perdían en un beso sereno como las olas al romper en las playas, tornándose poco a poco tan fuerte como un tsunami en pleno apogeo.

Inclinándose sobre ella, la recostó con sumo cuidado de no aplastarla, apoyando ambos codos a los costados y dejándola sedienta de sus labios, fue tomando posesión de su piel regando besos a su paso entre intervalos de suspiros.

Recorrió el camino dejándole en llamas, hasta sus pechos en donde prestó especial atención a los rosados pezones jugueteando con ellos hasta dejarlos completamente erectos, continuó su trayectoria deteniéndose en el ombligo, besando el contorno descendiendo hasta toparse con la ropa interior femenina, deslizándola por las estilizadas piernas.

Aprovechando la posición se deshizo de la Yukata que seguía cubriendo la parte inferior de su cuerpo y de sus boxers negros mostrando la potente erección de su miembro.

Sakura se sonrojó aún más de lo que estaba ya al ver la imponente figura masculina, con su pálido rostro adornado por el rubor en sus cachetes y sus ojos bañados de una pasión que iba más allá de la carne, desnudándole el alma.

Le sintió cuando su piel caliente rozaba sobre la suya, al momento de volver a su antigua posición, esta vez buscando un lugar entre sus piernas haciendo contacto sus intimidades, con movimientos sutiles sin penetrarla y buscando los labios que palpitaban hinchados, ansiando nuevamente tocar los suyos.

El vaivén de las caderas del Shinobi, lentos y dolorosos para ambos, fueron dirigiendo su curso hacia la entrada de la que pronto sería mujer.

Abrió sus blancos ojos sin soltar el labio inferior de Sakura, en busca de alguna negativa por su parte, pero solo pudo ver en sus ojos entrecerrados, amor, entrega y seguridad, más todo se reafirmó cuando la escuchó susurrar:

-"Te amo…"

A pesar de ser tan solo dos palabras tan cortas, tan llenas de significado supo que confiaba ciegamente en él, sellando aquel silencioso contrato escrito con besos y caricias que se firmaría con la consumación del acto.

Empujó su pene sobre la mojada cavidad, lentamente conteniendo sus propias ansias, la sintió rodearle la cintura con sus piernas y le abrazó, preparada para romper la barrera que dejaría atrás sus años como niña y la convertiría en mujer.

Ella inhaló y exhaló pesadamente contra sus labios antes de sentirle atravesar la delgada pared.

Intentando disipar la molestia provocada, intentó concentrarse en los labios del ahora su amante, prestándole especial atención a la exploración de su boca, jugueteando con su lengua en unas con lentitud y en otras con ferocidad, cambiando la intensidad del beso con cada embestida del hombre.

Sabiéndose consiente del dolor que le causó detuvo el constante movimiento de caderas, siendo sorprendido con la tímida sonrisa de la muchacha, pidiéndole continuar apretando el contacto de sus intimidades, presionándolo cada vez más con el abrazo que le infringía.

Accediendo a su petición, sin salir de ella y con sus piernas rodeándole las caderas, se sentó sobre el futón, encerrándola entre sus brazos besando casi dolorosamente su sien.

-"No quise hacerte daño"- Le escuchó decir contra su frente.

Sakura se separó pocos centímetros de su rostro para contemplar el retrato en claro oscuro del rostro de Neji, le delineó sus aristocráticas facciones con una dulce caricia que terminó tocando los labios rojos que besaron las yemas de sus dedos.

-"No lo has hecho"- susurró antes de tomar con fuerza su boca, levantando sus caderas, provocando que un leve gemido saliera del Shinobi, dando pie a la constante y casi inconsciente fricción entre sus cuerpos unidos, haciéndoles caer víctimas de la pasión y la lujuria.

Aumentando la marcha, disminuyéndola a momentos tocando la luna en el cielo a ratos para volver a la tierra presionados con las embestidas y los movimientos de caderas que acompasaban rítmicamente en un baile en donde las notas musicales eran los gemidos y jadeos salidos de la más profunda satisfacción de amar hasta la locura al acompañante.

Enfocados en la nueva sensación que acudía a sus cuerpos, sintiendo la sangre bombear como si de un río de magma se tratase, quemando las venas por dentro, destrozándoles el alma con heridas de deseo, se miraron fugazmente previniendo al otro de lo que venía.

Neji bajó sus manos hasta las torneadas nalgas de Sakura, en un vago intento de subir aún más el compás de las sacudidas de sus cuerpos, haciéndoles sentir las brazas del infierno calentarles y tocar las puertas del cielo todo en un solo segundo despedido en una explosión espontánea, dejándolos completamente agotados.

Se besaron pactando una promesa jamás dicha antes de que Neji se dejara caer hacía atrás con Sakura descansando sobre su pecho, tiró de las sábanas a su costado cubriendo la desnudez de sus cuerpos, la vio cerrar sus ojos y respirar agitada, tratando de recuperar el aliento.

La contempló unos segundos después encontrándola dormida, antes de cerrar sus ojos esbozando sobre su corazón algo que creyó hace mucho tiempo perdido, la sensación de sentirse completamente satisfecho en muchos años.

Las perladas gotas que recorrían sus cuerpos junto a la luna en la ventana fueron testigos y huellas de lo que había acontecido en aquella habitación sumergida en la oscuridad de la noche de verano completo.

-- -- -- -- --

La noche transcurrió con una lenta calma dándole la impresión al Hyuga que el tiempo se había puesto a su favor congelando las memorias de hace unas horas, observó a la mujer que dormía a su lado y junto a ese níveo rostro encontró ese febril y delirante amor por ella. Recostó su cabeza en la curva que formaba el cuello y clavícula de la chica, aspiró el embriagante aroma de la mujer y al poco tiempo se quedó dormido con el calor que desprendía su cuerpo.

Cuando las primeras gotas de la regadera que hicieron contacto con su cuerpo disiparon el extraño sopor con que se había despertado el hombre, alzó el rostro y cerró los ojos dejando que el agua fría recorriera su faz mezclándose con unos mechones castaños que ya cubrían parte de su semblante mientras se dedicaba a meditar las palabras que tiempo atrás le dijera su tío.

Apenas si había rebasado los cinco meses de aquella conversación con Hiashi, una plática tediosa, bochornosa en cierto sentido y completamente innecesaria, porque desde el principio Neji imaginaba los motivos de dicha reunión pues parte de ser un genio consistía en conocer los lineamientos y tradiciones de su clan, era consiente de su posición como heredero del Bouke y más recientemente favorito y protegido de Hiashi por eso cuando el hombre le informó de sus obligaciones como futuro líder de la rama secundaría y su deber por desposar a una mujer no mostró ni una pizca de sorpresa, junto a su habitual seriedad y respeto hacía el hombre declinó la oferta sin darle alguna explicación.

Pues en ese entonces no era capaz de definir si su rechazo se debía a un completo desinterés en el tema o porque inconscientemente seguía esperando a que Sakura regresara.

Cuando salió del baño dirigió su vista hacía el patio donde la kunoichi se ocupaba en alguna clase de deber que tendría que corresponderle a una de las criadas, se quedó de pie mirando los sutiles movimientos de la chica con una yukata visiblemente más grande que las medidas de su cuerpo notando el cambio tan abismal que había sufrido su vida.

Sakura giró mirando al interior de la habitación captando la figura del hombre le lanzó una dulce sonrisa y en un extraño acto de timidez sujeto con una mano los extremos de la yukata recordando que más de la mitad de sus pechos quedaban libres de la tela.

Neji correspondió su saludo con una inclinación del rostro antes de salir de la habitación. No pasó mucho para que Sakura se le uniera en la sala aun con el cabello húmedo y con el mismo vestido del día anterior.

-"Prepararé algo de té"- Advirtió cruzando la habitación en dirección ala cocina.

-"Déjalo así, no viniste hasta acá para comportante como una criada si no para ser mi mujer"-

Le susurró cerca de su oído cuando la tomó por detrás de su cintura y cuando ella se giró hasta él se aseguró de probar algo mejor que una insípida taza de té.

-"Le pediré a la Hokage unos días de asueto, tenemos muchas cosas que hacer y la primera es hablar con tus padres"-

La chica enarcó una ceja divertida por las palabras del shinobi y sin poder evitar una magistral sonrisa habló.

-"Eso tengo que verlo. No conoces aún el carácter de mi padre así que será digno de presenciar"- Hizo un mohín la nariz divertida por la situación antes de devolverle el beso.

-"No creo que sea tan difícil.."-Comentó el Hyuga cuando habían atravesado más de la mitad del corredor y cuando la pelirosa lo miró sin comprender sus palabras continuó –"Tratar con tu padre, es decir he lidiado con el carácter de su hija y hasta ahora todo ha estado bien"-

La chica lo codeó argumentando en su propia defensa logrando con eso las cada vez más frecuentes sonrisas del hombre. Se acercó a él y tiró de uno de los mechones chocolates que caían libres sobre los hombros del shinobi.

-"Sabes, no es justo que tu cabello sea más largo que el mío"- Exclamó con una seriedad que rayaba en lo absurdo.

-"Son cuestiones del clan Hyuga"-

-"¡A sí! y que otras cosas son cuestiones del clan Hyuga, joven heredero"-

-"Varias más, pero con el tiempo las sabrás Sakura Hyuga"- Recalcó el futuro nombre de la chica esperando su reacción.

-"Hyuga, me gusta como suena"- Concluyó después de meditarlo un instante colocándose de puntitas para alcanzar los labios del joven Bouke sin percatarse de la presencia de Hiashi Hyuga.

Sakura se despidió del shinobi negándose a que él la acompañara y cuando ella desapareció entre la gente que transitaba por las calles Neji regresó al interior de la mansión tratando de restarle importancia a la presencia de su tío cuando pasó a su lado.

-"Por lo visto haz cambiado de opinión a hace cinco meses"-Habló el hombre logrando frenar el andar del shinobi.

-"Espero que mi elección sea de su agrado Hiashi-sama, de lo contrario estaremos en un severo problema"-

-"Es una buena elección, es la joya de Tsunade, es inteligente, hermosa y es la mujer que amas así que en hora buena"-

Lo observó por encima de su hombro otorgándole una sonrisa de agradecimiento antes de seguir su camino, preguntándose cuanto tiempo pasaría antes de que tanto Hinata como Hanabi que se escondían detrás del corredor comenzaran con sus grititos y exclamaciones de chicas tontas y justo cuando las escuchó le fue imposible borrar la misma sonrisa tonta de su rostro.


Después de tantos meses y tantas cosas que en su momento se me ocurrieron he terminado de escribir –Aime Moi-. Enserio muchas gracias por todo su apoyo, ya muchas veces lo he dicho pero si les gusta mi trabajo yo soy feliz. Kikyoni, Lia Du Black, motoko simbelmyne, omtatelo, magical-wisser, LadySc-Maaya-, Muren, eLiihxsan, tatiana, Viridiana, thebettersanimes, Trinity17, y a Todas.

Tal vez en un futuro escriba otro Neji-Sakura, pero ahora quiero enfocarme en un Neji-Tenten que tengo desde hace mucho.

-Sherrice Adjani-

Bueno aquí yo la autora del Lemon LadySc-Maaya-: esta es mi forma de decirle gracias a la bruja (sherrice adjani) por dedicarme este espectacular fic en sus inicios para mi cumpleaños, y no veo otra forma mejor de agradecerle que metiendo mis manos, aportando un granito de arena para complacer a las que siguieron la historia.

De mi parte muchísimas gracias por apoyar la historia y a la bruja.

PD: descuiden xD yo me encargo de que vuelva con esta pareja.