Dura Lex, Sed Lex (La Ley es dura, pero es la Ley)

Title: Mea Culpa

Traduccion: Culpa mía

Rating: K +


Mea Culpa

Perfección. Modesta perfección.

Una familia perfecta, un esposo perfecto, una hija perfecta y un hijo perfecto.

Todo perfecto, una vida perfecta.

Es lo que piensas día a día; te sonríes a ti misma al reflexionar sobre tu vida y lo que te rodea, sabes que eres la envidia de muchas vecinas, te envidian por el equilibrio entre tus pares, por lo esforzado de tu marido, por lo risueña de tu hija, por la inteligencia de tu hijo.

Todo perfecto, una vida perfecta.

Tu esposo sale día a día, y a veces noche tras noche. No le guardas importancia, es su trabajo, y para lograr la limpia perfección se necesita a un marido trabajador, fuente del sustento, e inspirador de la admiración.

Tu hija te quiere, pero aún es demasiado volátil, una jovencita. Una perfecta jovencita, siempre sonriendo, pensando trivialidades, viviendo. Eres feliz por ella.

Tu hijo te respeta, siempre serio y cortés, con sus notas sobresalientes que te hacen tan orgullosa. Siempre perfecto, modélico en cada aspecto. Y aunque sabes que nunca te ha mirado como mira a su padre, no te importa ya que todo es perfecto.

Eres la dueña de casa, la mamá cariñosa. Y para tu hijo no eres nada más. Quizás tú tienes la culpa.

Pero eres feliz por él, sus ojos aún te cuentan de sueños juveniles, y sus rasgos aún conservan su tersidad infantil. No te importa como te mire y que su vista solo se ilumine al hablar complejidades. Ya ni siquiera su padre es capaz de inspirar aquella mirada.

Pero tienes a tu pequeña, que siempre te mira con ojos soñadores, con ojos contadores de historias y de un futuro inocente y esperanzador.

Todo es perfecto, una vida perfecta.

Hasta que llega ese asesino. Kira. Para arruinar lo que tantos años te ha costado levantar. Tu esposo trabaja día y noche, y nunca ha sido peor. Tu hija está preocupada, su padre nunca se encuentra. Y tu hijo, tu hijo se ha vuelta más serio y estoico de lo que lo recuerdas.

Pero un día tu perfecto hijo no llega, según tu esposo porque se ha ido a vivir con su novia, aquella chica sonriente de coletas y fachada oscura. Aceptas la noticia, pero sientes que algo no está bien, algo está condenadamente mal.

Cuando tu esposo no llega sabes que es verdad.

Todo era perfecto, una vida perfecta. Quizás tú tienes la culpa.

Los años han pasado, puedes sentir la familia desgastada. Tu hijo encabeza la investigación contra el asesino. Sus ojos se han vuelto más afilados que nunca y a veces te preguntas si alguna vez sonrió. No te importa, su familia distanciada está uniéndose, volviendo a ser como debe ser. Perfecta.

Pero todo se acaba en tan poco tiempo. Sayu no está, Soichiro tampoco, y de Light ya no sabes. Tu familia no existe. ¿Familia?

Soichiro está muerto. Por aquel asesino. Sientes que siempre supiste que ese iba a ser el final.

Sayu ya no es tu niña. Sus ojos se han vuelto opacos y ya no cuentan futuros inocentes y esperanzadores.

En poco tiempo todo se ha vuelto tan imperfecto y gris.

Pero aún tienes a tu hijo, aún tienes a Light. A tu niño de oro. No te importa su rostro impasible, su eterna actuación que no te engaña. Es tu hijo, lo único que tienes. El último rastro de tu pulcra perfección.

Sin embargo, ya ni siquiera él está. Muerto. Muerto. Un ataque al corazón.

Muerto en el caso Kira. Con tan solo veintitrés años. Tan joven, y con tanto porvenir.

Lloras, lloras por una familia destruida, lloras por tu esposo muerto, por tu hija más muerta que viva, y por tu hijo. Lloras por todo lo que has perdido, por la rapidez de la caída, por el golpe que sientes no podrás devolver.

Y sabes que estaba todo condenado, la perfección no existe, tu familia nunca lo fue. Y lloras por tu hijo, lloras por él y para él, porque sientes que en tu dorado Light está escrito el quiebre de la perfección. El destino maldito de tu familia.

Porque el culpable no es solo Kira.

Y la muerte tiene más de un nombre.

Y quizás tú tienes la culpa.


Notas de la autora: No, no creo que Sachiko tuviese la culpa xD, pero a veces llegaba a ser un poco cansador verla sonreír tanto…

Me da un montón de vergüenza no haber actualizado desde hace unos tres meses, así que espero ponerme al día más pronto .