Hola! este es mi primer Fic de esta serie, espero que les guste, a mi me ha gustado como ha quedado y deseo compartirlo con ustedes. Espero disfruten leyendolo como yo he disfrutado escribirlo.

Gracias a todos por tomarse un tiempo en darle una leida, pronto subire el segundo capitulo.

Un beso a todos... Ires

(y no olvides dejar reviews con sus comentarios)

Capitulo 1 "Cambios"

La luna brillaba intensamente, alumbrando toda la ciudad, el cielo estaba despejado, y el aire mecía los árboles lentamente en un vaivén que era un arrullo en la noche en el poblado de Hillwod, en una habitación, una niña rubia era alumbrada por esa misma luna, esta pequeña estaba sentada en el balcón de su habitación, con un hermoso libro de cuero sobre las piernas, a su alrededor las bolsas de las compras hechas esta mañana, aun sin desempacar, pero eso no le importaba, pues si alguien que no la conociera la viera en esos momentos pensaría que estaba triste, que algo muy malo le pasaba, pero no, Helga G. Pataki nunca estaba triste, era la peor chica del vecindario, como alguien iba a pensar que en ese momento su corazón estaba completamente destrozado.

El corazón de Helga latía lentamente, podía escuchar cada latido, cada ruido en la distancia pero la verdad no le prestaba atención a nada, ni siquiera a los gritos imperiosos de su padre, que estaba a punto de estallar por lo que habia hecho unas horas antes, si tan solo hubiera sabido que ese pequeño y maravilloso beso le traería todas estas consecuencias no lo habría besado por nada del mundo, de eso estaba segura.

Flash back

Ese día al medio día, el sol brillaba en todo su esplendor por las ventanas de las casas, y colándose entre las cortinas cerradas de una habitación en el segundo piso de una pequeña casa en el pequeño pueblo de Hillwold las cuales tenían ya casi 10 días cerradas a cal y canto.

Tumbada sobre la cama se encontraba una niña rubia con el cabello suelto esparcido sobre la almohada a primera vista parecía dormir todavía, pero estaba despierta tenia días sin dormir bien y también sin comer, en realidad solo se levantaba de la cama para ir al baño y tomar un poco de agua. En su cabeza solo paseaban los recuerdos ocurridos unos días atrás, cuando al fin le había abierto su corazón a su amado Arnold, y el parecía desconcertado y lo que ella dijo fue que todo había sido un error… y el no había hecho nada por investigar si era verdad o no, y desde ese día no había salido de casa, y ni como hablar con alguien si sus amigas o mejor dicho su mejor amiga andaba de vacaciones y volvía hasta un día antes de iniciar clases, ella se enderezo en la cama y estiro su mano hacia la mesita de noche junto a su cama, y tomo su pequeño diario y lo acaricio suavemente mientras giraba las hojas una tras otra y sentía sus ojos llenos de lagrimas. Llego a la ultima hoja y la observo dolida, esa era la ultima hoja que quedaba en blanco, y tenia tanto y tan poco que escribir, que haría a partir de ese momento? Como estar cerca de la persona que amas y que el lo sepa y no hacer nada? Estaba tan sumida en sus pensamientos que no escucho un automóvil detenerse frente a su casa.

En el primer piso el timbre sonaba fuertemente

- Ya voy, ya voy –decía Myriam desde la cocina – porque tanta insistencia – Al abrir la puerta el rostro de Myriam se ilumino – Olga querida que haces aquí?

- Mama! Hola! He regresado, después de que escuche que querían destruir el vecindario trate de volver lo antes posible, pero los vuelos salen solo de vez en cuando hacia la ciudad que no había podido regresar antes

- Vaya estas tan cambiada hija – El cabello de Olga estaba mas largo y recogido en una coleta, su piel estaba bronceada y lucia un poco mas de músculos en sus brazos, vestía un pantalón capri y unas botas negras que hacían juego con su playera negra.- Pareces toda una exploradora

- Y papa?

- En la oficina

- Y mi hermanita bebe

- Creo que en su habitación

- Como que crees? –dijo Olga cargando de nuevo su equipaje- Mama creo que debes ponerle mas atención a Helga y si la secuestran y tu ni enterada estas?

- Pero tiene días sin salir de su habitación, ni siquiera ha querido comer

- Mama y que has hecho para que coma? Y si esta enferma achs –dijo y subió rápidamente las escaleras hasta pararse frente a la habitación de su hermana, toco un par de veces la puerta y al no recibir respuesta abrió la puerta, la habitación olía a encerrado y a pudrimiento por un poco de comida que había sobre el escritorio que parecía tener varios días.

- Hermanita bebe he regresado –dijo Olga mirándola

- Ah –y Helga se volvió a tumbar en la cama

- Pero que te pasa? Mira que delgada estas, no has comido verdad

- Olga déjame sola

- No!!! Como te voy a dejar sola, algo te sucede mira como estas, cuanto tiempo tienes sin salir de el cuarto? Casi están por terminar las vacaciones porque no andas con tus amiguitos, a ver – Olga aparto las cortinas y abrió las ventanas el aire fresco entraba por las ventanas y le quito lo lúgubre al cuarto, recogió la ropa del piso, saco el plato con comida y bajo al primer piso, minutos después regreso a sentarse con Helga en la cama y le traía un plato con comida que Myriam había preparado

- Olga no tengo hambre

- Debes comer o enfermaras, yo creo que estas enferma ya, pues no has gritado y repelado porque he vuelto, con tu forma tan particular de recibirme

- Pero Olga si te trato mal porque insistes?

- Pues porque te quiero tontita, y se que en algún lugar de ese corazón esta mi pequeña y cariñosa hermana, a ver dime que te pasa?

- Nada

- Nada?

- Si nada QUE NO ME ESCUCHASTE?

- Vaya esta saliendo la vieja Helga, pero creo que a esa vieja Helga no le quedara su ropa para la semana que entra

- Porque que pasara la semana que entra

- Pues entras a la escuela lo habías olvidado

- NO, solo que el tiempo se me escurrió y no me di cuenta,

- Mira que delgada estas a ver déjame revisar tu clóset

Olga se levanto y abrió el closet, empezó a sacar los vestidos, pantalones y blusas de Helga y comenzó a hacer una pila,

- creo que nada de esto te quedara, tenemos que ir de compras esta ropa me la podré llevar a San Lázaro a dársela a las jovencitas nativas de allá que te parece

- Yo no lo se, -Dijo tomando su viejo vestido rosa entre las manos

- Vaya aun lo tienes. Creo que con ese te puedo hacer una blusa o un bolso que te parece?

- Yo

- Anda métete a bañar iremos a comprar ropa además –dijo jalándole la pijama y asomándose dentro de ella – Creo que es hora de que compres sostenes

- OLGA!!!!! –Grito Helga cubriéndose con las manos y con las mejillas rojas carmín

- Anda te espero abajo en media hora y no te tardes –además ya te he visto así que no seas tan pudorosa –dijo tomándola de la cama y al estirarla para levantarla el diario de ella cayo al suelo –Mira se te cayo el diario –Ella volteo a verla para entregárselo y vio que en sus ojos tenia lagrimas

- Que te sucede hermanita bebe?

- Yo… se me ha terminado el diario

- Pero no llores, te prometo que te comprare uno muy lindo para este nuevo año que comienza

- Gracias Olga – y algo inesperado por parte de ambas Helga la abrazo fuertemente y Olga después de la sorpresa le devolvió el abrazo

- De nada hermanita bebe, mete a bañar te veré en media hora abajo yo iré a cambiarme y a ducharme también. –Olga la beso en la frente y entro en su habitación -

Media hora mas tarde, Helga dejo sobre la cama su vestido rosa, que como decía Olga le venia grande, al igual que toda su ropa, al fin encontró un viejo pantalón de mezclilla y una blusa de cuando era mas pequeña que le venia a la perfección. Se sentó frente a su tocador y se miro al espejo, era ella pero se sentía tan distinta, que raro se sentía tener el corazón tan lastimado, pero porque estaba lastimado, era una niña, ambos eran unos niños, pero vaya que le amaba, y el aun sabiéndolo no sentía lo mismo por ella. Miro su listón rosa el que siempre lucia en el cabello, y siempre lo traia por el y se trenzo el cabello con ese mismo listón cambiando totalmente la imagen de la Helga que siempre había mostrado, ahora sus ojos lucían una profunda tristeza ya no había ni rastro de la fuerza que emanaba por sus ojos y que todos temían, al llegar a la sala, escucho a Olga riñendo a su madre

- Mama no sabes lo delgada que esta! Si no hubiera llegado pudo haber muerto de inanición o pudo haber enfermado que te sucede madre?

- Olga yo

- No te preocupes Olga, estoy bien –dijo entrando con las manos en las bolsillos

Mira que hermosa te vez!!! –dijo Olga, - Es la primera vez que te veo con otro peinado

- Helga te encuentras bien –dijo Myriam mirando azorada a su hija

- Claro Myriam

- Y que harán?

- Iremos de compras –dijo Olga saltando de alegría

- Vaya –dijo Helga poniendo los ojos en blanco, sentía que todo volvía poco a poco a la normalidad

- Mama puedo tomar tu auto?

- Si, Claro, solo manejen con cuidado

- Muy bien vamos –Olga tomo de la mano a Helga y subieron al auto arrancando a toda velocidad.

Mientras tanto en otro lado de la ciudad

Ese mismo día, las ventanas de la habitación que daba a la azotea estaban abiertas de par en par, y el aire entraba y recorría toda la habitación, sentado en la cama estaba un niño con cabeza de balón, y en el sofá frente a el su mejor amigo que escuchaba atentamente todo lo que decía

- Vaya Arnold, y que piensas hacer?

- No lo se Gerald, pero es que yo sabia que Helga era distinta a todo lo que todos creen

- Y porque no me lo dijiste después de que paso

- Te recuerdo que acabas de llegar de ir a ver a tu abuela

- Es verdad –dijo Gerald tumbándose en el sofá –y?

- Y que?

- Que sientes tu por ella

- Yo pues… -y volteo a ver hacia fuera – no lo se

- Como que no lo sabes amigo, es Helga G. Pataki

- Pero ella es, tan…

- Tan escalofriante?

- No es tan distinta y tan… no lo se, Gerald, no lo se.

- Oye Arnold, porque no vamos al centro comercial

- Al centro comercial, no me apetece ir

- Anda vamos, ya tienes toda la semana aquí encerrado es hora de que salgas

- Bueno,

- Y dime has sabido algo de Helga?

- No, la verdad he pasado por fuera de su casa, pero no la he visto, y Phoebe aun no regresa así que pues no esta con ella tampoco

- Bueno vamos a despejarnos la cabeza jugando en las maquinitas.

- Bien deja me cambio.

Mientras tanto en el automóvil, Helga y Olga

- Oye Olga que te sucede?

- De que hablas hermanita bebe?

- Pues de tu manera de ser? Porque te interesas tanto en mi?

- Bueno, Helga la verdad es que la verdad, todo este tiempo que he pasado en San Lazaro, me ha hecho pensar en lo maravillosa que es nuestra vida, y que nunca nos ha faltado nada, y a pesar de todo siempre hemos querido mas, me di cuenta en que yo era tan superficial, y que papa y mama siempre te hicieron a un lado siempre estaban sobre mi, sin ver lo maravillosa que eres, tan inteligente, eres una poeta, alegre, buena amiga, en fin tantas cualidades que tienes muy por encima de mi, yo solo soy hermosa, no soy tan lista como tu, y pues quiero recompensar el tiempo perdido, quiero volver a ser tu hermana y que me consideres una de tus amigas en el tiempo que este aquí contigo, pues en 2 meses regresare a San Lázaro

- Eso no es verdad…

- Vamos hermanita bebe, es verdad, y papa y mama tienen que ver su error, para que te tomen en cuenta como deberías, eres tan buena y linda y te ocultas en esa actitud de chica mala, que la verdad te queda muy bien pero es hora de cambiar

- Es hora de cambiar… -dijo Helga en un susurro mientras miraba por la ventana

- Ahora si hermanita dime que te pasa

- Nada

- Como de que nada, tu nunca has estado melancólica, así que dime que es… es por un chico?

- Helga levanto la vista y vio el reflejo de Olga en el vidrio que la veía con una sonrisa en la cara mientras esperaba que el semáforo cambiara al verde- Si

- Lo sabia, ahora cuéntame todo

- OLGA!!! Nunca te has metido en mi vida y es incomodo que lo hagas en estos momentos,

- Es el mejor momento hermanita, y yo estoy aquí para apoyarte

- Pues veras…

Al llegar al centro comercial

- Vaya Helga, nunca pensé que sintieras eso por el

- Crees que he sido exagerada?

- Oh claro de que no, es muy lindo, y que pena que el nunca se haya dado cuenta de tu amor por el

- Si, sabes, me siento mucho mejor ahora que he hablado contigo, como Phebs no esta no había podido hablar con nadie

- Ves que bueno, ahora vamos de compras

Olga llevo a Helga a recorrer todas las tiendas de ropa y zapatos, le compro varios vestidos, pantalones y blusas, así como los zapatos que le iban a juego y un par de bolsas. Después de estas compras la llevo al salón de belleza

- Hola Maria

- Olga querida! Cuanto tiempo sin verte, donde has estado niña

- En San Lázaro, es un poblado pequeño en Puerto Rico, pero ya he vuelto

- Mira tu cabello, con que lo has estado lavando?

- Con una mezcla que hacen allá.

- Muy mal, se te dañara, pasa, pasa, pero dime a quien traes contigo?

- Es mi hermana pequeña, Helga, Helga ella es Maria mi estilista de toda la vida

- Vaya te hace falta una manita de gato niña

Después de un par de horas en el salón de belleza Olga se veía radiante, le habían arreglado el cabello y le hicieron un facial y la pintaron. Y Helga, era otra al verse al espejo ni se reconoció, le habían hecho u facial, y le habían depilado las cejas las cuales le dieron una forma curva que le resaltaba los ojos, le hicieron un corte a los hombros grafilado y con un poco de fleco, también la habían maquillado muy poco pero se veía fabulosa, ni ella misma se reconocía

- Vaya Helga te ves hermosa

- Que me hicieron esta no soy yo

- Claro de que si, ahora déjame ver, mira este vestido, estos zapatos y este bra… ve al baño y póntelos

- NO, que te pasa? Claro de que no haré eso, te imaginas si alguien me ve

- Que? Pensara que eres hermosa, que como no lo había visto

- No, no y no

- Ándale si, hazlo por mi hermanita bebe – y volteo a verla con una mirada de suplica de esas que uno nunca puede rechazar

- Achs esta bien, ahora vuelvo.

Si alguien viera a Helga en esos momentos no la reconocería. El vestido era recto, y con el pequeño bra que Olga le había reglado le aumentaba un poco el busto así que le daba cuerpo, las zapatillas eran de listones y le sentaban muy bien.

- Ya esta contenta?

- Helga pareces una princesa

- Si claro! Ya vamonos

- Bueno Maria gracias por este milagro ahora nos vamos

- Muy bien, regresa cuando quieras.

Helga y Olga caminaban por los corredores y todos las volteaban a ver

- Que miran he? –le dijo Helga a dos jóvenes que las miraban sonriendo

- Helga cálmate, tienes 12 años, es hora de que los chicos se fijen en ti

- Se fijen en mi? Olga mírame

- Te miro, y te ves fantástica

- Si ya me los has dicho, pero yo no soy así, yo…

- Tu???

- En realidad me gusta como me veo, pero aun no quiero que los chicos se fijen en mi, en realidad solo hay uno que me gustaría que se fijara en mi

- Veras que se dará cuenta tarde o temprano, mira Helga la Liberia ve a buscar el diario que necesitas para este año

- Bien

- Yo te esperare aquí

Helga entro en la Liberia y Olga se quedo afuera con todos los paquetes en ese momento frente a el se detuvo un chico rubio con cabeza de balón

- Tu eres Olga verdad

- Si, y tu eres Arnold el amiguito de mi hermana bebe

- Así es, el es

- Gerald, lo se

- Acabas de llegar?

- Así es, esta mañana

- Como esta Helga?

- La verdad muy bien

- En serio, -dijo Arnold volteando a verla a los ojos – esta bien?

- Si muy bien, porque no vas a verla esta tarde

- Pues yo

- Claro que nos gustara ir a visitarla verdad viejo –Dijo Gerald

- Si

- Bueno le diré que irán

- Si gracias hasta luego

- Adiós – Y los vio caminar hacia el local de videojuegos

Helga salio con una bolsa donde venia el diario que había escogido

- Con quien hablabas Olga

- Solo me pidieron la hora

- Ah bien, ya nos vamos

- Si, espera a que papa te vea así tan linda

- Si claro –Dijo Helga poniendo los ojos en blanco mientras seguía a su hermana detrás

Al llegar a la casa, vieron el auto de su padre estacionado, ambas entraron con las bolsas en las manos, y las dejaron en el recibidor, en la sala se escuchaba la voz de su padre, hablando con gran felicidad

- Como ves a las chicas les encantara no lo crees Myriam?

- Yo creo que si, es maravilloso Bob

- Y a que hora llegaran?

- Ya estamos aquí papi

- Olga querida mira que bien te ves con quien vienes?

- Con Helga papa

- Helga? Vaya Helga, te ves gauu muy linda, casi creí que eras Olga a las 12 años

- Gracias papa, porque Myriam y tu están vestido así?

- Yo, bueno, vamos a ir a celebrar

- A celebrar? Que papa? –pregunto Olga

- Ya se los diremos en el restaurante, vamonos

- Pero no podemos irnos –dijo Olga recordando que irían mas tarde Arnold y Gerald

- Porque no Olga

- Bueno pues, no tengo ganas de salir

- Eso no importa vamonos al auto en este momento

- Pero papa! No quiero –dijo Olga haciendo un puchero que sabia que convencían a su padre

- He dicho que iremos y ni una palabras mas jovencita, deberías aprender a Helga vamos al auto las 3

Y sin esperar otra queja de Olga, Bob las arrastro a las 2 con Myriam detrás al auto.

Se detuvieron frente al Oh la la Paris, y al entrar el Hostess los recibio.

- Buenas noches tiene reservación

- Si a nombre de Bob Pataki

- Adelante por favor

Al sentarse Bob pidió vino para 3 y un refresco para Helga

- Bueno esto es demasiado sospechoso, que es lo que sucede papa? –dijo Helga sentandose con los brazos cruzados

- Helga sientate bien, como una señorita – le dijo Olga viendo como se acomodaba Helga en la silla

- Esta bien, bien Bob estamos esperando

- Pues queremos anunciarles que Radiolocalizadores Bob se ha fusionado

- Fuisionado? De que hablas papa? –dijo Olga

- Asi es, después de lo que paso hace unos dias, vinieron de Canada y me ofrecieron asociarme con una empresa de telefonia que esta alla en esa ciudad, y pues es una gran empresa se llama Telnet y al asociarnos hemos ganado casi 2 millones de dolares, pues ya nuestros productos se estan vendiendo, y la red es mas amplia

- Eso es fabuloso papa –dijo Helga

- Si que bien, ves papi todo tu esfuerzo a tenido su recompensa

- Te dije que les alegraría –dijo Myriam

- Ahora la otra noticia –dijo Bob sonriendoles

- Cual?

- Nos murdaremos a Canada

- QUEEEEEEEEE? –GRITO OLGA y Helga se habia quedado de piedra con el eco de la voz de su padre con lo que le acababa de decir – No podemos marcharnos papa tu no lo entiendes

- Olga que te sucede? Si crei que esto te daria mas gusto a ti que a Helga, crei que ella era quien me iba a hacer show pero por lo visto no

- Papa no podemos irnos, es importante

- La decisión esta tomada, nos mudaremos el dia de mañana

- Mañana? –Olga volteo a ver a Helga que estaba blanca como la cera

- Si, tenemos muchas cosas que preparar, ustedes y su madre se iran mañana por la mañana y yo organizare la mudanza asi que después de la cena regresaremos a que empaquen sus pertenencias.

- Pero es muy pronto papa

- No, es necesario, es por su futuro

- La decisión esta tomada, Helga ya esta inscrita en un colegio para Señoritas, en el cual le enseñaran a ser una dama de sociedad

- No ire

- Que dijiste Helga

- No ire papa –dijo Helga con los ojos llenos de lagrimas

- No te estamos preguntando

- Mama no quiero irme

- Helga escucha a tu padre

- No no quiero, porque nunca me preguntan, mi vida es un caos y lo unico que les interesa son sus radiolocalizadores y telefonos?

- Es por tu futuro Helga

- Mi futuro esta bien aquí papa, en realidad esta excelente, nunca se han preocupado por mi porque ahora tanto interes, de los tres

- Helga por favor calmate –dijo Olga

- No, no me calmare, ya estoy harta de que siempre tengo que ceder

- Helga G. Pataki, no te estamos preguntando ni a ti Olga –dijo Bob al ver que Olga iba a replicar- la decisión esta tomada les guste o no. Ahora vamos a cenar y después iremos a casa

- No, me voy a casa papa –dijo Helga con los ojos llenos de lagrimas – Si me vas a obligar a irme, esta bien me ire, pero en este momento me voy. –Helga se levanto de la mesa y salio rapidamente del restaurante.

- Helga –dijo Olga tratando de levantarse

- Dejala Olga –mas tarde hablaremos con ella –dijo Bob sintiendose mal por la reaccion que habia tenido Helga.

- Creo que no estan viejo –dijo Gerald que esperaba a Arnold en la banqueta frente a la casa de Helga

- Pero Olga dijo que nos esperaria

- Si tal vez no ha vuelto o tuvieron que salir

- Si a lo mejor

- Vamos a dar una vuelta y regresamos mas tarde

-Si

Helga corria por las calles, con los ojos las mejillas surcadas por las lagrimas se detuvo en el parque y se sento en una banca y se cubrio la cara con las manos, en ese momento no podia dejar de llorar, lloraba por todo lo ocurrido por su gran amor no correspondido, por su cabello recien cortado, por su cambio que aunque no se veia mal, no se sentia ella, por la decisión de sus padres, por sus sueños rotos… por Arnold, habia estado tanto tiempo guardando sus sentimientos, siendo dura y cruel, y evitando llorar, que ahora no podia parar, la verdad no le importaba que alguien la viera en ese estado, ya no mas, estaba harta de fingir algo que no era, seria ella misma, ya no lo ocultaria, pero era tan doloroso, que no sabia si en algun momento dejaria de llorar

"Mírame, pensarías que soy, la que crees que soy

Mas eso es imposible

Cada vez hago yo un nuevo papel

Ahora se que con el disfraz se puede engañar

Mas nunca a mi corazón"

- Helga? –Ella escucho una voz que la llamaba frente a ella, conocia esa voz, pero que hacia el allí? Debería estar en un campamento no? –Helga calmate, estas bien?

Sin comprender porque ella se lanzo a el y siguió llorando en su hombro, el hipo no le dejaba hablar pero no podia dejar de llorar, el siempre habia sido muy lindo con ella, con el ella se sentia muy a gusto y sin mas ni mas, se abrazo a el y lloro sin saber cuanto tiempo

Lorenzo iba pasando por el parque en la limosina de su padre, cuando vio a Helga corriendo hacia el parque, traia otro corte pero estaba seguro que era ella, y algo que le sorprendió iba llorando. Le pidio a su chofer que se detuviera frente al parque y se bajo del auto, se acerco lentamente para no asustarla se puso de rodillas y despacio la llamo, ella parecio escucharlo cuando de repente ella se abalanzo sobre el y lo abrazo, el por un momento no supo como reaccionar y despues la abrazo, el la conocia muy bien, sabia que ella no lloraba por cualquier cosa, en realidad nunca la habia visto tan vulnerable. El le acarcio el cabello y se quedo en esa posición hasta que poco a poco ella se calmo.

Quien es a quien yo vi, viendo fijamente a mi

El reflejo es de alguien que no reconocí

Ahora estoy escondiendo todo mi corazón

Y todo en lo que creo

Tratare de enseñar al mundo lo que hay en mi

Seré amada por quien soy

Quien es a quien yo vi viendo fijamente a mi

El reflejo es de alguien que no reconocí

Ambos estaban de rodillas Helga poco a poco se separo de el y le sonrio tistemente

- Lorenzo lamento esto, yo…

- No te preocupes ya estas mejor

- Si gracias, yo…

- No te preocupes no le dire a nadie

- Eso no me preocupa, yo manche tu camisa con el tonto maquillaje que me puso mi hermana

- Pero te va muy bien, aunque ahora esta un poco arruinado –Lorenzo saco su pañuelo y le comenzó a limpiar los rastros de maquillaje de el rostro muy lentamente –Ahora si ya te ves muy linda

- Gracias…

Debo aparentar que soy

Alguien mas que no soy, mas este reflejo va

A mostrar quien soy

Dentro mi alma sueña ya, con ser libre

Que más necesitaría saber para dar

Ya no hay que ocultar mi sentir, mi pensar

Un secreto acaso hay que guardar aun

- yo…

- Ese corte te va muy bien

- Gracias –y bajo la cabeza

- Ya estas mejor? –y le levanto la cabeza de la barbilla mientras le dirigia una sonrisa radiante

- Si gracias Lorenzo

- Deseas que te acompañe a casa?

- No, estoy bien de verdad

- Segura, no hay problema

- Esta bien gracias.

- Pero iremos a pie, le dije a mi chofer que me iria yo solo

- No hay problema

Debo aparentar que soy alguien más que no soy

Mas este reflejo va a mostrar quien soy

Mas este reflejo va a mostrar quien soy

Lorenzo se levanto y le tendio la mano ella se la dio, y al tratar de levantarse, el tacon de la zapatilla se le doblo y casi cae pero se sostuvo de Lorenzo quedando a pocos centímetros de su cara

- Yo lo siento, -dijo ella sintiendose muy abochornada

- No hay de que vamos, te acompañare a casa –el le ofrecio el brazo y salio del parque con Helga recargada en su hombro

- Eres un gran amigo Lorenzo

- Gracias por considerarme asi

- De nada

Mientras frente al parque unos jovencitos los miraban salir de el parque en la cara de uno habia una gran sorpresa

- Vaya viejo esa era Helga? Se ve muy linda

- … - y en la cara de el chico cabeza de balon habia una expresión de… Celos?

continuara...

Espero que les haya gustado tratare de subir pronto el segundo capitulo +

Hasta pronto