Las Cartas

Prologo - La soledad

" El viento pasaba por alrededor de mi cuerpo, se juntaba con el aire que expulsaba de mis pulmones, para unirse al viento que me estaba asolando por completo, alcé mi rostro y allí dentro estaba la entrada a esa extraña cueva, no sabía de la existencia de ella y jamás me lo había contado, si lo hubiera echo no le hubiera dado importancia a ese comentario, que estupidez por mi parte. Y allínuevamente recordé todo, desde ese fatídico día, hace ya 1 año entero..

Todo ese tiempo que no me ha estado permitido estar a tu lado, por que te has ido y no por voluntad propia, si no, que la mortalidad de cada ser vivo llamo a las puertas de tu vida, para hacer que empezarás un camino bastante distinto al mío. Noté como mis labios se estaban enfriando y decidí entrar, ya había esperado mucho tiempo y seguro que después de esto, tendría más tiempo sin estar a tu lado, pero debía hacerlo y deseaba verte, te he echado tanto de menos, eres el verdadero amor de mi vida.

Apreté con fuerza una carta y noté que seguía cerrada, era la ultima que recibía y segun unas instrucciones debía abrirla mientras entraba en el interior de la cueva, ¿qué nueva palabra me dirás en esta?, había sido tantas que no encontraba el significado de ninguna.

-Bulma...-el viento se llevo ese nombre y el gran significado de el, haciendo que el hombre entrará en el interior de la cueva."

Y mientras iba atravesando el pasillo que lo separaba de ella, su mente comenzó a recordar todo, desde el primer momento en que esas cartas llegaron a él y le llevaron a un destino marcado por el misterio y el descubriento de algo.

Un año atras

La habitación estaba en completa oscuridad, ningun rayo solar podía penetrar en las cortinas que tapaban las ventanas, ni había indicios de vida en su interior, ni un solo ruido que pudiera significar que alguién estaba viviendo hay. Todo estaba en su sitio, con el polvo incrustado en muchos objetos. No había ni rastro de ropa tirada en el suelo, ni marcas de huellas en ningun mueble, solo había silencio y pronto una respiración se oyo.

Algo se escuchó en todo ese lugar, cerrado a cal y canto. Y cerca de la cama sentado en el borde de ella, había una silueta, pertenecía a un hombre, alguién muy conocido por la escasez de sus sentimientos, alguién que siempre se había mostrado duro y frío ante todos, pero que ella supo atravesar y ver el interior de su corazón, ese que reclamaba amor, aquel que desde muy pequeño jamás conoció. Y se lo enseñó, lo más puro y hermoso que todo ser necesita.

Unas lágrimas resbalaban por los ojos oscuros de ese hombre, todos le tachaba de frío, orgullo y calculador, pero que solo se mostraba ante la gente, ya que la unica persona que podía ver más allá de todo era ella. Él era una persona muy reservada, le costaba demostrar sus sentimientos, decir un "te quiero" le era sumamente difícil, pero si lo decía, cuando se dignaba a decir esa palabra...¡era de verdad!

Pero ahora,..estaba solo!

Ella se había ido, le había dejado solo en un mundo que no quería estar, todo su cuerpo suspiraba por el nombre de su amada, sus labios solo deseaban sentir el contacto de los labios de ella, todo su ser le pertenecía y orgulloso se sentía. La soledad le estaba consumiendo y no tenía ganas de respirar, ni de abrir los ojos, solo en sus sueños sabía que ella se encontraba. Así que siempre los cerraba, con tal ilusión de poder encontrarse allí en el mundo de los sueños, aquellos que jamás se interpondría entre ellos.

Entre sus manos había una foto, donde ella estaba, la miraba fijamente con la esperanza de ver algo en ella, verla. Pero se maldecia interiormente, nunca volverían a estar juntos, la muerte la alejó de él y eso le sumió en la peor de sus temores. Había que ser sincero, era mortal y al final siempre te acaba pillando.

-Bulma...-susurró con fuerza.

Ese nombre tenía mucho efecto en él.

Mientras él estaba cerrado a toda persona en su habitación, el timbre se escucho, la puerta de la Corp. Capsule se abrió de par en par, para mostrarse ante su visita, Trunks bostezó y se rasgo los ojos, alzó su rostro y vio al cartero.

-Buenos días Trunks Briefs...-soltó amablemente el cartero.

-Buenos días Joshua...-respondió somnoliento...-¿qué me traes?

Joshua metió las manos en su mochila estrayendo un cumulo de cartas, seguro que todas serían cartas en señal de condolencia por la muerte de su madre, estaba un poco cansado de eso, pero no iba a rechazarlas.

-¿Cómo se encuentra su familia?...-preguntó Joshua preocupado..

-Normal..-respondió con una sonrisa...-superando la pérdida, mi hermana ha salido con Goten y yo pues...-alzó su rostro a la ventana de la habitación de sus padres...-haciendo compañia.

-El Sr. Vegeta debe estar agradecido de tener a un hijo tan pendiente como usted...

Emitió un sonrisa forzada, dudaba de eso, estaba convencido que ahora su padre solo deseaba estar solo, sin la compañia de nadie, a la unica que más o menos dejaba acercarse era a Bra.

-¡Por supuesto!...-exclamó.

-¡Oh aquí tiene unas cartas de muchos amigos suyos, espero que le animen mucho!...

Trunks se lo agradeció y cerró la puerta tras de él, comenzó a ojerlas sin mucho interés, todas traían en el reverso el nombre de "Familia briefs", estaba un tanto cansado de todo este asunto. Desde hacía una semana que recibía cartas de muchas personas que desconocian, todas con las mismas palabras. Las unicas palabras que le interesaban era los de sus amigos verdaderos aquellos que siempre estubieron cerca, en los peores momentos, salvo Gokuh, él se largo hace más tiempo que su madre, así que por lo menos tenía el consuelo de que no estaba sola, que tenía la compañia de su mejor amigo, aquel que veía como un hermano.

Estaba por dejar las cartas encima de la encimera, cuando una le llamo mucho la atención, allí estaba el nombre de su padre. "para Vegeta", eso le extraño mucho, su padre no tenía amigos aquí, entonces, ¿quién podía ser?.

Miro por detrás con la esperanza de ver alguna referencia, pero venía en blanco, dudo en dejarla en la encimera, cuando por instinto se la llevo a su padre.

Subió las escaleras pausadamente, respirando y esperando el rechazo de su progenitor, pero debía hacerlo. Tocó la puerta pero no escucho nada del interior, así que abrió por si mismo, encontrandósela en completa oscuridad, bufó y fijo más sus ojos en la silueta de su padre. Siempre en la misma posición.

-Papá..-murmuró suavemente...-ha llegado una carta para tí..

El silencio fue su respuesta..

-¿No quieres leerla?.

Nuevamente el silencio le respondía.

-¿Me dejas abrirla?..-se fijo como por el rabillo del ojo su padre le miraba, carraspeo y...-¿puedo?

-Haz lo que quieras.

Estrajo la carta y abrió los ojos...

-Papá...-dijo con terror...-es de mamá.

Levantó lentamente el rostro para ver como su padre estaba delante de él, nuevamente había usado su velocidad saiyan para mostrarse ante alguién, después de haberla dejado dormir durante mucho tiempo. Trunks le entregó la carta mientras temblaba y el rostro de Vegeta se volvió pálido.

Continuara

holas!¿que tal? se que el prologo es corto, pero los siguientes seran mas largos.

En esa historia aparecera un misterio especial para nuestro saiyan, es la primera vez que hago una de este tipo, estube mucho tiempo pensando en la trama y por ahora la tengo clara, espero que siga asi hasta el final. Aviso que no habra humor en este fic, lamentablemente no esta foncado a eso, pero prometo hacer uno con humor, mas adelante.

Y si, Gokuh esta muerto, lo siento por las fans de el, pero tranquilas que puede aparecer un milagro. Jeje.

sin nada mas que decir, espero que vayan disfrutando del fic, como a mi hacerlo. saludos.