Crepusculo, Luna Nueva y Eclipse le pertenecen a S. Meyer.


Prefacio

Al fin, con la oscuridad a mi lado supe que al fin conseguiría lo que quería. Por fin viviría una noche eterna como quería que me la regalara mi ángel.

- ¿Entonces mi querida Bella, estas preparada? – Escuche decir a Aro, con voz condescendiente.

- Mi bebe…-las palabras no salían de los labios.

No, esto no debía ser de esta forma y menos en estas circunstancias. Toqué mi vientre ya crecido, mientras un escalofrío me recorría por doquier. Oh Edward…¿Por qué me abandonaste? Prometí ser tuya para la eternidad y ahora solo me quedan dos cosas: el anillo que permanece intacto en mi dedo anular y…

- Yo cuidaré de eso – la infantil voz de Jane masculló entre dientes.

Lancé un gemido de temor, sintiendo como me agazapaba de miedo. Sentí como que de un momento a otro podría comenzar a hiperventilar. No. Di mi palabra, y con Edward o sin el iba a cumplirla. Lo haría por el bien de lo único preciado que me quedaba.

- Pronto acabará, te lo prometo- con voz trémula, Aro aseguró- Cayo.

- Si – respondió entre dientes, y se acercó a mí. Quería que todo pasara rápido, pero sabía que no seria así.- Isabella, sentirás nada.

Ya que más daba. De todas maneras, ya no sentía nada.


Reviews a ver que les pareció-