17

17

El sol se asomaba detrás de los edificios de esa ciudad, estaba amaneciendo, y en la disco, sus concurrentes se iban uno a uno.

Ash, su amigo, y su compañero, caminaban por las calles, este último llevaba de la mano al chico de pelo blanco, quien no podía creer lo bien que terminaron las cosas para él.

-Vamos a tomar algo?- Sugirió animado, Ash.

-Claro- Su escultural compañero estaba dispuesto a seguir con su compañía.

Mientras que Shen, se sentía como mal tercio, aún así los acompañaba, en la caminata.

- Bailamos tanto que no tuvimos tiempo de hablar…- Ash dirigió su mirada al suelo, por temor a que aquella compañía solo dure una noche.

-No, pero que querés que te diga Ash? La verdad… nunca me dejaste terminar lo que tenía para decirte- Contestó – La persona en la que me fijé, no estaba interesada en mí- Dijo, y miró al joven de cabello blanco.

-Pero entonces, soy… tu premio consuelo?- Se detuvo, soltando su mano.

-No! Me gustás, pero, pensé… que… creerías que iba a usarte, estaba tratando de olvidarme de esa persona, ahora, que estoy mejor, estoy listo para estar… con vos…- Lo miró sonriente, y volvió a tomar su mano.

-Soy la segunda selección en tu vida- Dijo, Ash era demasiado vanidoso para aceptar ese papel.

-Ja! NO! Sos la mejor…- El rubio de cabellos erizados quería convencerlo a toda costa.

- Esa noche, me vestí pensando en vos, pero tenía miedo que… viejos sentimientos aparecieran, y por eso preferí evitarte por un tiempo, entendés?- Concluyó.

-Por mi?- Recordó aquella noche, su vestimenta y su peinado, como lo habían impactado – Estabas increíble- Sonrió, y siguió su camino.

Los dos iban hablando, de la mano por las calles vacías de South Town, en cuanto alguien se les cruzó en el camino.

Al final de la calle, parado en la esquina, con su espalda apoyada en la pared, cruzado de brazos, con un cigarrillo negro en su boca, movió la cabeza y los miró de perfil.

– Je… Así que vos fuiste- Dijo, tronándose los dedos.

Ash soltó a su acompañante, "Me habrán delatado?" pensó, "No, no creo…, pero él sabe" Se dijo, de inmediato se puso en posición de pelea, esperando a ser atacado, Shen, quien iba detrás de ellos veía todo, se detuvo a unos metros para espectar. "Este no se cansa nunca" Pensó.

-Benimaru! Dejalos que se arreglen!- Gritó Shen, mientras le hacía señas para que se acerque a él.

-Pero, que pasa acá?- El rubio no entendía nada.

-Nada! Dejame a mí- Ash no tenía ningún problema en enfrentarse al joven, después de todo el también era un luchador, y un enfrentamiento no lo asustaba para nada.

-Bien, al menos no sos cobarde!- Dijo, sacándose la campera y lanzándola al suelo.

Los dos hombres se quedaron mirándose, midiéndose, listos, esperando a que el otro ataque. En ese momento, un auto negro de vidrios polarizados dobló en la esquina a toda velocidad, parecía que no tocaba el suelo e iba con la música muy alta, Ash que estaba de frente lo vio y se corrió de inmediato, pero, Rock fue levantado en el aire y lanzado varios metros por el auto, este, pegó una frenada y luego de hacer varios trompos en el cruce de esquinas, se detuvo.

-Dios…- El rubio acompañante de Ash estaba que no lo creía, mientras que Shen contenía la risa.

-Pero que?- Ash miró al auto polarizado. Y luego a Rock. Este seguía en el suelo.

La música del auto se detuvo, la puerta se abrió, unas manos grandes y fuertes se asomaron, de inmediato pudieron ver de quien se trataba.

-Para ser el hijo de Geese, sos bastante idiota- Dijo el hombre, mirando de costado al chico, quien seguía en el suelo.

Caminó hasta él, con sus manos en los bolsillos, lo dio vuelta con el pie, dejándolo boca arriba.- Estás vivo?- Lo miró casi burlonamente.

Una jovencita salió de la puerta trasera del auto, corriendo hasta la escena. – Lo mataste!, te dijimos que no le pasaras con el auto por encima!- La chica rezongaba.

-No le pasé por encima, lo empujé nada más!- El hombre se defendía.

-Maldito… Yamazaki…- El chico recuperó la conciencia, sabiendo quien lo había atacado.

-Te lo mereces- Dijo,- No somos idiotas, te vimos salir, y seguirlos a ellos – Señalando a Ash y compañía.

Rock trató de levantarse, pero estaba algo dolorido, se apoyó con sus brazos, y se sentó en el medio de la calle.

-La verdad que armar una pelea en el medio de la calle… es medio inconciente- Dijo la jovencita.

El resto de los ocupantes del auto salieron de este, caminaron hasta donde estaba Rock, para mirarlo de cerca.

Benimaru y Shen también se acercaron.

-No tendríamos que llamar a una ambulancia?- Sugirió el rubio, acomodándose su prominente cresta.

- No, estoy bien- Dijo el chico.

-Bueno, esperá que arranque el auto, y te paso por arriba, y solucionamos todo.- Dijo, jocosamente Ryuji.

-No sé Uds., pero yo no pienso ayudarlo- Ash se cruzó de brazos, se dio media vuelta y siguió caminando para el lado contrario. Shen miró por unos segundos la escena, miró hacia su amigo y decidió seguirlo. Benimaru no tuvo otra opción que hacer lo mismo.

-Adiós, y gracias!- Ash se despidió mientras caminaba, levantó su mano para saludar y siguió su camino.

-Vamos a casa- Ryuji caminó hasta el auto, y se subió a este, lo puso en marcha

– Y?! Suban!- Gritó al resto, que seguían mirando a Rock.

Así, el grupo subió al auto,. Y partieron rumbo a la zona portuaria. El auto se marchó por la misma calle, una vez más la música a todo volumen se hizo presente.

Al volante, él, mirando a su compañero, este, se fue quedando dormido por el camino, un naranja pálido de dibujaba en el contorno de su rostro. Miró por el retrovisor, los otros dos acompañantes también se habían quedado dormidos, con sus cabezas juntas, apoyándose uno en el otro.

Después de casi media hora de viaje, era hora de que uno de ellos despertara, ya habían llegado a su casa. – Billy! Dale!- Dijo Ryuji, volteando a ver al hombre.

-Ya voy…- Medio dormido, el hombre se bajó del auto, apenas saludó con la mano y se metió adentro de un viejo galpón, donde le gustaba pasar sus días, odiaba la vieja oficina de Geese, el prefería ese galpón, donde también seguía practicando con su guitarra.

El auto volvió a emprender la marcha, Gato se despertó en cuanto sintió la puerta del auto abrirse.- Ya llegamos?- Miraba algo adormecido a su compañero.

-No, seguí durmiendo- Ryuji seguía conduciendo sin emitir queja alguna.

-Bueno…- Volteó a ver a su hermana, esta, seguía completamente dormida – No la levanta nadie – Dijo, volteó hacia delante, y una vez más le ganó el sueño.

El auto seguía rumbo a la zona portuaria, al departamento, ese enorme y lujosamente amoblado departamento, que ocupaba todo un piso.

Era de mañana, Ryuji miraba a su alrededor, la gente que salía a la calle, hombres, mujeres, niños, familias enteras que salían a disfrutar del domingo. "Cuando despierten, podemos ir a la playa" pensó, miró sus propios ojos reflejados en el espejo del auto "Estás hecho un viejo idiota, Ryuji" Se dijo, sonrió calidamente, volvió a mirar a su compañero, y siguió su rumbo.

Cosas interesantes que suelen pasar en esa frenética ciudad, verdad?

Mientras que, en la calle aún desierta, entrando en la zona fabril, un joven seguía quejándose:

-Puta madre! Llamen a un medico, carajo! Que soy invisible!!-

FIN (XD)

Comentarios: JUAAAAAAAAAAAAAAA!

Te la merecías Rock!! XD, bueno lamento este fic, al que no le haya gustado, pos… UU, lo siento.

Quiero agradecer, a… nadie? XD, Saludos a todos dejen reviews, ya apareceré con otra historia, jojojoo…. Saludos saludetes, cuídense el oje…. ()