CAP I- LA CHICA DEL SUEÑO

Se encontraba Ron sentado en su cama leyendo un libro sobre Quidditch y comiendo una caja de grageas de todos los sabores, cuando entra cierta chica en la habitación. Se acerca a él y golpea la mano del chico pelirrojo haciendo caer todos los dulces al suelo. Toma el cuello del aprendiz de mago con sus dos manos y lo besa apasionadamente

-¿Qué te pasa?- le pregunta él muy desconcertado por aquella reacción

-Ahora que estamos solos aprovechemos que los demás tardarán en volver- responde, con un brillo poco usual en ella.

Le da un empujón al chico haciendo que este quede recostado en su cama, aquella chica misteriosa queda encima de sus dos piernas y comienza a besarlo salvajemente. Ron comprendiendo, apenas, la situación comienza a desvestirse y a responderle con la misma pasión sus besos.

La chica al ver que este tiene problemas para desabrocharse la camisa, la toma y de un tirón se la abre, rompiendo todos los botones. Comienza a besarlo en el cuello, acariciando su pecho baja sus manos y comienza a desabrocharle el pantalón. El pelirrojo sostiene la estrecha cintura de la chica, jala la pegada camisa de ella hacia arriba dejándola en brassier, comienza a besar su cuello y con sus manos acaricia cada parte de su piel, toca delicadamente sus pechos por encima del brassier, esto hace que el muchacho comience a excitarse.

La chica con cada caricia de él y sus besos tan intensos comienza a excitarse también. En ese instante él baja sus manos hasta el trasero de ella, lo acaricia y lo aprieta un poco, no era grande pero si firme. Baja un poco más sus manos y acaricia sus muslos, estos se encuentran descubiertos ya que la chica traía una falda. Ahora va subiendo sus manos por debajo de la falda y roza su intimidad, al hacer esto claramente escucha como ella gime, cosa que lo excita más. Le baja su falda hasta quitársela, dejándola solamente en ropa interior. De un movimiento, cambia la posición que tenían, Ron queda encima de ella. Él también se encontraba ya en ropa interior, continua besándola en el cuello.

En ese momento oye que alguien grita su nombre,

-¡RON…!

-¡Ron, se hace tarde para las clases!-, fue lo que oyó gritar el pelirrojo a Harry, antes de despertase muy agitado por aquel sueño. Al tallarse los ojos, pensó en el sueño que acababa de tener, y en ese momento sintió que algo un poco más abajo de su ombligo se humedeció así que levantó la sabana con la que estaba tapado y estiró su mano hasta su entrepierna. Se sorprendió al tocar, estaba mojado y muy excitado, y antes de que Harry lo notará se puso una almohada encima. No entendía por que había soñado aquello, era la primera vez que tenía un "sueño húmedo" y lo que más le sorprendió fue que era con su mejor amiga: Hermione. Él había descubierto que le gustaba y no solo eso, sino que le encantaba, pero pensaba que esto se debía a que eran buenos amigos, él no aceptaba otra explicación para esto.

Después de vestirse y bajar al gran comedor en compañía de Harry, divisó como a la mitad de la mesa de Gryffindor a la dueña de su nueva fantasía sexual. Esta al verlos les sonrió y los saludó, Ron solo pudo sentir como un calor le lleno las mejillas, al tiempo que estas se le ruborizaban. En el desayuno Ron estuvo muy callado y no podía ver a la cara a Hermione, se sentía extraño. Así transcurrió el resto del día.

-Ron ¿Qué es lo que te pasa? ¿Por que has estado tan callado?- preguntó su amigo al quedarse solos a la hora de la cena

El pelirrojo lo miró confuso y respondió:

-no es nada… no lo entenderías

-y si no me lo dices, menos lo entenderé. Vamos, cuéntame que es lo que te pasa, tal vez si lo entiendo

Ron lo volvió a mirar indeciso, pero sabía que podía confiar en su amigo así que decidió contarle

-bueno te lo diré ahora que no esta Hermione. Lo que pasa…

-¿si?- dijo Harry esperando una explicación de su comportamiento

-lo que pasa es que tuve un sueño…- explico nervioso Ron

-ah, pero… ¿Qué de malo tiene eso? Digo, todos soñamos

-lo sé, pero no fue un sueño cualquiera...

-pues ¿Qué fue lo que soñaste?- pregunto confundido Harry

-soné… soné con Hermione, pero fue… raro, nunca había soñado algo parecido

-aahh… eso lo explica todo, ¡vamos Ron! se que te gusta, tú me lo confesaste - dijo algo divertido Harry -pero ¿que de particular tiene ese sueño? te veo raro...

-mmm… pues que el sueño fue un... un sueño erótico, eso es lo que tiene de "especial" ese sueño- termino de decir Ron

El ojiverde lo miró con los ojos muy abiertos, pues no esperaba esa respuesta, pero después de asimilarlo unos minutos, una amplia sonrisa se le dibujo en el rostro y comenzó a reír.

-¡jajaja! Siempre pensé que te gustaba, pero hasta ahora vengo a darme cuenta de cuanto, ¡jajaja!

-¡no es gracioso Harry! No lo tenía planeado…- dijo Ron algo molesto y rojo al igual que su cabellera

-pero no me puedes negar que te agrado ¿o si?- pregunto su amigo con picardía

-pues… mmm… no- contestó Ron bastante cohibido y más rojo que antes

Siguieron hablando un poco del tema ya estando los dos en sus camas, hasta que el pelirrojo se harto de que su amigo intentara investigar los detalles de aquel sueño, así que prefirió hacerse el dormido para que este lo dejara en paz. Bastó que pasaran 15 minutos más o menos para que se quedara dormido.