Bajo la luz de la Luna

Edward POV

La fresca brisa del anochecer rozaba mi rostro. El pequeño cuerpo de Bella se estremeció entre mis brazos y extendí mi mano para subir la mantilla aún más arriba de sus hombros.

-¿Segura que no quieres entrar?- le pregunté por enésima vez.

-No- murmuró. –se esta bien aquí- había pasado los últimos días recostada en su cama -luego de que le dieran de alta del hospital- y le había prometido que nos sentaríamos a ver el atardecer cuando se pusiera mejor. Claro que no iba a permitir que se congelara entre el frío de la noche y mi gélido cuerpo, pero ella no diría nada…

El sol comenzaba a ocultarse detrás del horizonte, regalándonos un hermoso cielo en tonalidades rojizas y violáceas.

Bella tenía su espalda acomodada sobre mi pecho con su cabeza en mi hombro, cerca de mi nariz, lo cual era algo bastante placentero ya que adoraba el aroma que desprendía su cabello. Me entretuve buen rato separándolo por mechones y retorciéndolos entre mis dedos. Eran tan suaves.

Mientras tanto mi mente vagaba libremente, disfrutando del silencio que había entre nosotros, el cual no era algo incomodo. Simplemente disfrutábamos de la cercanía del otro sin tener que rellenar el silencio con cualquier comentario. Por una parte me gustaba no poder escuchar sus pensamientos, podía sentir el silencio…pero por otro lado, muchas veces me frustraba no saber que pensaba.

La amaba. Y la necesitaba conmigo. Más que a nadie o nada en esta vida. Bella me la había devuelto. Me había salvado de llevar una existencia vacía y monótona. Era ella quien me hizo recordar que, aunque estuviera muerto, mi corazón estaba en el centro de mi pecho.

Aunque en cierta forma no fuera así. Mi corazón se lo había dado íntegramente a Bella. Ella era la única dueña. Sin ella yo no era nada. No quería nada.

En los últimos cien años nunca encontré algo que me importara más que mis hermanos o mis padres. Nunca me sentí intrigado por como seria estar con alguien más de la manera en que Alice pasaba tiempo en silencio con Jasper y menos de la forma en la que Emmett y Rosalie se acariciaban sutilmente –pero a la vez con pasión- Y me daba cuenta de que estar con Bella me resultaba fácil, natural, como si hubiera nacido para ser así. La amaba y la deseaba. Cosas que nunca creí que fueran tan intensos.

Cerré mis ojos inhalando profundamente, dejando que su dulce esencia llenara mis pulmones. Dulce. Ya no me resultaba tan duro como antes permanecer cerca de ella, no después de creer que desaparecería de mi vida para siempre. Mi concentración entonces pasó hacia su pulso. Aquel hermoso sonido era lo que me hacia conciente de cuanto la amaba como para apagar la música de su corazón. Era una de las cosas que adoraba de Bella, el sonido de su sangre corriendo por sus venas y bañando su corazón. Llevando aquel exquisito néctar a todo su cuerpo y notándose más en sus mejillas la mayor parte del tiempo. No podía negarlo, aun sentía algo de sed por ella. Mínima…pero ahí estaba.

-A veces me gustaría poder leer tu mente.- susurró Bella removiéndose entre mis brazos cuanto se lo permitía el yeso de su pierna. Había rezongado bastante cuando Carlisle le dijo que tendría que volver a enyesarla a causa de su 'cita con James' como se bromeaba en la casa. Pero era una broma de la cual no gustaba recordar.

Yo le sonreí depositando un beso en su cabeza. –Eso solo me recuerda lo mucho que me frustra no leer la tuya.

-Te reirías. Siempre es lo mismo. Tu, tu y tu.- se estaba ruborizando, pude sentir su rostro aumentar un poco de temperatura cuando pasé las yemas de mis pedos por sus mejillas.

-Oh, vamos…debe haber algo mas.- Irónico que yo dijera eso siendo que todo el tiempo pensaba en ella. Directa o indirectamente cada pensamiento que surgía en mi mente era de Bella.

-Bueno…nah, olvídalo.- suspiró elevando sus ojos hacia el cielo. Yo no lo hice. Había visto miles de noches como esta, prefería ver su rostro siendo iluminado por los nacientes rayos de la luna llena. Hermosa.

-Por favor- le supliqué a su oído, tratando de persuadirla.

-¿Cuánto tiempo mas nos quedaremos en Forks?- resoplé cerrando mis ojos una vez mas. Frustrado. No tenia que leer su mente para darme cuenta de que había cambiado de pregunta y no se animaba a la que tenia en su mente.

-Bella- gruñí suavemente. Si tan solo pudiera leer sus pensamientos...

-Sabes que te amo.- susurró tomándome de la mano.

-Y yo a ti.

Bella sonrió y suavemente comenzó a darle besos a las yemas de mis dedos. Algo dentro mío se sentía diferente ante esa suave caricia. El calor de sus labios y de su aliento enviaba una ola de cosquillas a mi cuerpo. Quise apartarme cuando me di cuenta de lo que me ocurría.

Nunca me había permitido pensar en Bella de esa manera. Al menos no abiertamente. Sabía que la mayoría de los deseos humanos estaba en mi…solo que permanecieron años escondidos detrás de otros aun mayores.

Pero estaban allí, de hecho Rosalie y Emmett se encargaban siempre de demostrar que eso era así.

Prefería no pensar en ello. Era algo inconcebible entre Bella y yo. La sola idea de pensar en eso me generaba tristeza. Era algo que no estaba seguro de poder llevar a cabo. Estaba aterrorizado de lastimar a Bella. Siempre tenía que prestar tanta atención antes de aproximarme a ella…no quería ni pensar en estar en aquella situación…donde lo mas seguro seria que pierda el control. Eso seria algo…terrible.

-Pero eso no es una pregunta.- puntualicé tratando de entender hacia donde quería llegar.

-Vas a enfadarte.

-No lo haré.- ¿acaso era tan malo lo que iba a preguntarme?

-Yo...yo me preguntaba por qué te rehúsas a transformarme. A Alice no parece importarle tanto.- me tensé y Bella se dio cuenta de ello. Ella se apartó primero de mí y luego yo me acomodé en la banca.

-Bella. Creí que eso no se discutía más. Que era algo terminado.

-¿Terminado?- me dijo bufando. –Jamás lo hablamos, no por lo menos todo lo que yo quisiera.

-Será mejor que entremos, la noche esta refrescando- dije tomándole de la mano pero, para mi sorpresa, Bella se apartó de mi.

-¡No! No hasta que me digas por qué no quieres que sea uno de ustedes.- me dolió verla a los ojos y ver en ellos que realmente sentía lo que decía. Bella realmente quería ser un…monstruo. ¿Cómo iba a explicárselo? Si nadie en mi familia entendía mi postura, ¿Cómo podía esperar que ella lo hiciera?

-Bella, es algo complicado. Partiendo por el hecho de que no quiero que desperdicies tu vida.

-¿Desperdiciarla? No te entiendo- susurró mirándose a sus manos.

-Bella, aun eres demasiado joven como para saber que es lo que querrás en diez años.

-Te quiero a ti. Te querré siempre. Por siempre.- contestó rápidamente. Volví a sentarme en la banca. Dándole antes un beso en la frente.

-Bella. Yo no tuve opción. Carlisle escogió entre esta vida para mi o dejarme morir. No tenía oportunidad alguna de sobrevivir. Y en tal caso, debería haber muerto…y tú deberías de haber llevado una vida normal.

-¿Te olvidas que si no fuera por tu familia yo no estaría aquí?- me dijo señalándose el hombro, recordándome al hombre que casi la mata por segunda vez. Para nuestra suerte, no habría una tercera oportunidad para él.

-No. Bella, ¿Por qué insistes con esto? Tienes toda una vida por delante…tienes la oportunidad de vivir lo que nosotros no podemos. Puedes casarte, tener hijos, envejecer.

-¡No!- ahogó un grito. Alzó su rostro hacia mí con sus ojos llenos de lágrimas de rabia. –No quiero nada de eso ¿acaso no lo entiendes? No me importa…nada tiene sentido si no es contigo Edward. Solo dime por qué…- la acerqué a mi pecho. Odiaba verla llorar, y odiaba ser el causante de sus lágrimas. Pero mas me dolía que quisiera esta existencia con tanta fuerza.

Dolía desear lo mismo que ella y saber que no debía entregárselo. Sabía que era la única forma en que ambos –y todos- podríamos ser felices, pero también sabía que no era lo correcto. No podía condenar su alma por mi capricho de querer que permanezca a mi lado para siempre. Simplemente no podía.

-Bella. Se que no lo entenderás…pero no quiero, no puedo condenar tu alma.- Bella alzó su rostro confundida.

-¿Qué tiene que ver mi alma en todo esto?

-Mira mi familia y yo tenemos diferentes posturas en cuanto a esta existencia. Al igual que Carlisle creo en la existencia de un Dios, así como del cielo…y el infierno. Se que para los humanos hay una vida mas allá de la muerte. Pero no para nosotros. Bella, nosotros estamos malditos, vivimos eternamente…pero a cambio de nuestra alma.- Bella analizó mi expresión durante unos instantes.

-¿Solo eso es el problema?- preguntó suavemente. ¿Solo eso? Pregunta ella. Sabía que no iba a entenderme. Tampoco esperaba que lo hiciera Bella era bastante cabezota.

-Si, ese es EL problema. Es la razón por la que no voy a dejar que Carlisle te transforme.

-¿Carlisle? ¿Quién dijo algo de él?- Bella sonrió nerviosamente, de seguro a causa de la expresión de perplejidad de mi rostro.

-¿Entonces?- temí hacer esa pregunta. Temí su respuesta.

-Bueno…yo…quería que lo hicieras tú- me contestó dejando que su cabello cayera como una cortina entremedio de nosotros. Esta charla se estaba yendo de control.

Después de que terminara de decir aquello me recliné contra el respaldo de la banca, cerrando mis ojos. Indirecta o directamente Bella me estaba pidiendo que fuera yo quien acabase con su vida humana. Comenzaba a sentirme aturdido ante la inminente batalla interna que se me sobrevenía.

-Bella, eso es algo…imposible. No soy tan fuerte como crees.- murmuré.

-Si lo eres. Tengo pruebas de ello.- abrí mis ojos para ver a Bella pasando su mano por el hombro donde James le había mordido. –Es solo que…todo seria más fácil para nosotros y para nuestra familia.

Me acerqué a ella tomando su suave y frágil rostro entre mis manos. Clavé mi mirada en sus ojos un buen rato. No quería seguir hablando de esto, no ahora que me encontraba con distintas emociones dentro de mí. Recordé lo que Alice me había dicho en una ocasión. Nuestros instintos eran bastante potentes para los humanos, así que aunque estuviera mal traté de que Bella se olvidara del tema.

-Bella, por favor- susurré mirándola a los ojos y enviando mi aliento a su rostro. –No ahora…te prometo que lo hablaremos después.- había funcionado. Los ojos de Bella se veían débiles mientras comenzaban a cerrarse. Bella se inclinó más hacia mí y las comisuras de mis labios se extendieron antes de besarla dulcemente.

Otro día me preocuparía por la batalla interna entre lo correcto y lo que deseaba. Ahora me concentraría de disfrutar de lo que tenía en mis manos; al amor de mi existencia.

--

Jasper POV

Alice estaba recostada a mi lado en el sofá de nuestra habitación. Repentinamente me había sentido invadido por unas ganas enormes de estar a su lado y simplemente disfrutar de su cercanía. Entonces escuché la suave risa de Bella. Su habitación estaba ubicada justamente debajo de la nuestra y le había pedido a Edward que se sentasen en el bacón a observar el atardecer. Quizás de ahí provenía aquella sensación que me invadía.

Permanecíamos allí echados en los brazos del otro mientras escuchábamos en silencio la charla de Edward y de Bella. La cual no había terminado en ningún punto en particular, o por lo menos con alguna respuesta firme para Bella. Edward estaba equivocado si se pensaba que Bella se conformaría con un aplazo de la charla y se olvidaría de ella. Estaba seguro de que le atosigaría con su idea de ser trasformada hasta que consiguiera su cometido.

Bella era bastante terca. Al igual que él. Sin duda estaban cortados por la misma tijera.

Antes de que Bella apareciera en nuestras vidas Edward era feliz...pero no a este nivel. Era extraño verle sonreír con tanta amplitud o escucharle tocar melodías románticas y apasionadas en su piano. Realmente debíamos de dar gracias a Dios por habernos enviado a aquel ángel. Había echo maravillas en nuestra familia.

Desde el día en que casi muere a manos de James –hacia pocos días- toda la casa había cambiado. Todos éramos conscientes de que Bella parecía ser una especie de amuleto para atraer la mala suerte. Estábamos de acuerdo de que todo esto no tendría un buen final...a menos que...Bella obtuviera lo que tanto quería. En la que más había notado el cambio fue en Rosalie.

Creí que nunca daría su brazo a torcer con ella, pero después de que casi la perdemos ya no le siento celosa o embroncada con Bella. ¿Quién sabe? Quizás con un poco más de tiempo lleguen a ser tan buenas hermanas como con Alice. A menos que claro, supiera lo que Bella quería para su futuro. Eso seria regresar las cosas a como estaban años atrás y quizás peor.

Rosalie no se lo perdonaría jamás y menos si Carlisle accede a hacerlo. De todos nosotros, ella es la que mas se resiste a nuestra naturaleza...y si Bella desperdiciaba la oportunidad de tener la vida humana que Rose nunca tuvo…simplemente las cosas no se pondrían nada agradables entre ellas dos.

Edward amaba a Bella, con todas sus fuerzas. Eso lo veía y lo sentía. Por eso mismo no podía entender por que no accedía a transformarla. Yo no podría imaginar una vida sin Alice. No entendía como él podía pensar en mantenerla humana. ¿Que ganaría con ello? Bella algún día moriría, tarde o temprano. ¿Qué era lo que haría ahí? ¿Por qué le era tan importante su alma?

Éramos seres inmortales...el alma no nos servia de nada, era la entrada un lugar al cual teníamos muy pocas posibilidades de ir. ¿Acaso no le gustaba la idea de pasar una eternidad con Bella? a mi me parecía simplemente perfecto, mientras Alice me quisiera, claro.

Nunca le entendería. Pero algo dentro de mí me decía que Bella no duraría mucho como humana, por alguna razón o por otra...seria como nosotros.

Sentí los labios de Alice rozándome el brazo.

-¿Estas bien Jazz?

-Si. Solo pensaba.

-¿De enserio?- me preguntó abriendo sus ojos como si estuviera sorprendida, mientras una hermosa y burlona sonrisa se cruzaba por sus labios.

-Muy graciosa, Alice.- susurré dándole un beso en la frente. –Pensaba en Edward y en Bella. Realmente se ven lindos juntos.

-Lo se.- me sonrió. Alice era la que mas entusiasmada estaba con todo esto. Era la única que no pensaba en la posibilidad de que pudiera salir algo mal. Siempre anteponía las pequeñas alegrías a los grandes problemas. Realmente era una persona excepcional y esa era una de las tantas cosas por las que la amaba. –y va a transformarla. Lo veo. Solo que le tomara un poco mas de tiempo.

-Edward es feliz...me molesta que no vea que Bella realmente quiere dejar todo por él. Seria más feliz de lo que es ahora.

-Solo necesita tiempo, Jazz. Solo trata de aplazar algo que todos sabemos que sucederá- me sonrió.

-¿Sabes que es lo que siento la mayoría de las veces cuando estoy cerca de ellos, además de amor?- Alice me sacudió su cabeza negando. –De parte de Edward siento esperanza.

-¿Esperanza?- me preguntó Alice alzando una ceja.

-Aun no estoy seguro de que...pero quizás es esperanza de que de alguna forma todo resulte bien para ambos. De que ambos puedan de alguna forma encontrar la felicidad.

-Y lo harán.- susurró con una sonrisa.

-¿De verdad lo crees? No veo como, Edward no quiere saber nada con transformar a Bella.

-Puede no quererlo ahora…pero el tiempo le hará ver que es lo mejor para ambos. Es la única forma en la que pueden ser felices por siempre…

Alcé una ceja. -¿Cómo lo sabes?

-No lo se- susurró dándome un beso en la frente. –Lo vi.

--

Si, no leen mal. Es el final. Ultimo capitulo; Epilogo.

Ahora si, los correspondientes agradecimientos;

A Rizzy por ayudarme siempre con su opinión. A Ruby por ser mi beta de este capitulo. Mil gracias a ellas. A las vampiresas del club I LoveEdward Cullen. Es maravilloso haber conocido gente tan inda!

Un abrazo y agradecimiento a aquellas que siempre estuvieron dandome animos; Namine1993, Asuka Ishida, im-your-nightmare, Viridiana, cagalli-marian-tao-hiwatari, Sowelu, PknaPcosa, Hik-y, pansy paternerita, Cecilia A. Garcia, 3rill Cullen, Johanna, Edward-and-Bella-lover, Dolce-Sherry, Guishe, rosewg, Lynn Cullen, makygirly, nonblondes, Tatarata, Tat-chan, Greendoe, Katurix Gaunt, subaku no mika, Ylaris, Arsa, teresa, Samantha uchiha, Ludmy, GA, Cecilia A. Garcia, Lovemamoru, Magdalena Black, selene mindthelay, ana, ady, LoReNiTa.WeAsLeY, Diana, More, Nittta, Andre, yuko, anais, nAnIa LoKa, rochelle93, emykull, Naiara185, Lynn Cullen, Blue-Bird07, Malfoy.Girl.Potter, Amedelune, Esme, Ginevra Hale, maria, Arsa Pantera, Tatarata, tmm, tsukiyono tanuki, Verito.S, LadyBlacky, Franshquiquis, Miss-Mandy-Scarmander, aniita, Drii, cathyouchka, Yimy, Willow Anne Summers, brand-of-heroine, Rominitap Moon, Hel.Cullen, Minerva Temis, Bybell, clau17, Artemisa Black, Ely Potter Black, Bea Snape, GeliyBelly, VaNpIrAMeTaL, Lady night, Jaitah.Potter.de.Cullen, NeoReina-sailormoon, Lovemamoru, PiRRa, sylvia, ana karen malfoy, Meems Asakura, LoReNiTa.WeAsLeY, Patricia, miiaPotter, FaithShinpo, karyta34, Kota iero, emykull, Su-chan, maria, Ludmy, Anyer, ana karen malfoy, Hel.Cullen, itza Masen, Ely Potter Black, Mari-Hyuga, Leah Masen Cullen, contaku, belem, Elanor Black, ERY MALFOY, sofi, Selene Mindthelay, ichiko Matsuo, lauriska malfoy, SurferBabe69, Adri Cullen, Drea Cullen, MiZuCull3n, konii, xXElizabethXx, lullabie, laurus cullen weasley, bunny1986, Rochuz Prongs de Potter, Malu Snape Rickman, angela, BECKI, crepusculo.maniatic94, clara, kgs, Andre, sanny-potter, Ang3l4Kullen, lollipop.panic, emma cullen, elisabet weasley cullen, Mari-Cullen, The little Cullen, Lia Du Black, black.bella, Sandra, norii, eranndDii, alejandra marie cullen, ViCtOriA!, wirhaven, Yume Hyuuga Uchiha...

Y a todas las que han pasado alguna vez...mil gracias!

Recuerden que solo un vampiro las amará por siempre!!

28/7: Para las que venían leyendo…NO haré la secuela…subí varios capítulos pero no me veía nada conforme con ella. Quizás algún día –no probable.