. Un hijo para Anna .

De: Priss

31-ENE-06

22-AGT-06

Capitulo I: "Nuestro matrimonio".


Ella deseaba tener un hijo y él le había prometido dárselo; los sentimientos no estaban incluidos y sin embargo. . . él estaría ahí para ella. . . siempre.


El primer año de matrimonio fue difícil; el segundo fue peor. Y el tercero, bueno. . .

"Al menos ya no peleamos cada vez que nos vemos".

Pensaba el joven moreno, mientras conducía su auto.

Yoh Asakura nunca pensó que su vida se convertiría en esto.

Silencio, solo silencio era lo que la pareja podía compartir, esperando que el semáforo cambiara del rojo al verde.

Así que este era el resultado del acuerdo al que habían llegado. La idea era tratar de llevarse bien, no ignorarse o evitar dirigirse la apalabra lo más posible.

Y el tiempo que supuestamente debían pasar juntos, se resumía a ir juntos al trabajo. Hoy por ejemplo, era el turno del Asakura de llevar a su rubia mujer a la oficina.

¿Y cuál será la cena de esta noche?.

Preguntó el castaño, una vez que el color del semáforo le permitió seguir.

No lo sé, tu dime, yo tengo demasiado trabajo cómo para encargarme de eso.

Así es, Anna Kyouyama siempre tan sutil, cariñosa y comprensiva.

Algo en Yoh no aguantó al escuchar a su esposa, y es que para variar, no estaba de acuerdo con la forma en que ella resolvía sus asuntos de convivencia.

Espera un momento, yo me hice cargo de eso la semana pasada, esta era tu turno y. . .

Bien sabes que no me importa, come fuera, pide una pizza, me da igual.

El Asakura apretó los dientes con fuerza, estaba furioso.

Solo su esposa era capaz de hacerlo rabiar de ese modo, y eso que él por lo general es muy tranquilo y amigable. Pero con Anna. . .

Menos mal que ya había llegado donde la rubia laboraba, porque sinceramente ya no podían seguir aguantándose el uno al otro.

Ni creas que pasaré por ti en la tarde.

Dijo Yoh, poco antes de que la Kyouyama cerrara la puerta.

Has lo que quieras. . .

Y vaya que lo hizo.

El moreno cumplió su amenaza. . .

"Que regrese caminando, si es que quiere regresar".

Pensó el castaño, más ya pasaba de las once de la noche y Anna aun no llegaba.

El moreno iba de aquí para allá, asomándose por el ventanal de vez en cuando.

No es que estuviese preocupado, es solo que. . . no importaba cuan fuertes fueran sus peleas, ella siempre regresaba a casa cómo si nada, con el orgullo intacto, demostrándole a su marido que Anna Kyouyama no era cómo el resto de las mujeres que se van de la casa, haciéndose las ofendidas.

Y un montón de ideas comenzaron a asaltar la mente del Asakura. ¿Qué tal si le había pasado algo?; el transporte publico no era muy seguro que digamos y ni que decir de andar por las calles. ¿Quién sabe con que sujeto podría cruzarse, con intenciones no muy buenas?.

Y Anna era una mujer tan atractiva que podía volver loco a cualquier hombre con solo verla.

Qué tal si un pervertido puso los ojos en ella y. . .

Yoh pudo haber dejado que su mente siguiese armando suposiciones extremistas, de no ser por el sonido de la puerta que se abría, dejándole escuchar la voz de la Kyouyama, cuya ausencia lo había hecho culparse de no ir por ella al trabajo.

"Esta vez me va a escuchar, oh si".

Se decía el castaño mientras se dirigía a la estancia para enfrentar a su esposa.

Más cualquier reclamo que hubiese querido darle se esfumó en cuanto la vio.

Sus ojos sorprendidos se tornaron descoloridos, todavía incrédulos ante la imagen que veían.

¿Por qué me ves así?.

Tra, tra, traes un bebé contigo.

La rubia suspiró cansada, lo cierto es que su esposo había reaccionado mejor de lo que había esperado.

Por su parte, Yoh, a pesar del desconcierto, notó tantas emociones en los negros ojos de la joven rubia. Enojo, tristeza y si ponía un poco más de atención, ternura.

Anna sostenía entre sus brazos, tierna y protectoramente, al pequeño, cómo la madre que en realidad no era.

E Yoh solo tenía una cosa bien clara en ese momento. . . Anna tenía mucho que explicar.

Continuará.


Aquí mi nuevo fic por capítulos. Una idea muy ambiciosa de mi parte y es que es un YOHxANNA.

Así es, decidí olvidarme por un momento de Hao y le di chance al menor de los gemelos.

He de mencionar que el resultado me encantó, aunque no entiendo por qué.

Cómo sea, advierto que varios capítulos contendrán alto contenido erótico. Y claro, el mero titulo del fiction da una idea de todo lo que se viene.