Bueno antes de empezar solo les quería decir que esto es la secuela del fic "El diario".

Todo por un diario.

Pov Misty.

— ¿Y como estas Misty?

Estaba hablando por teléfono con una de mis amigas: Dawn.

—Bien —sonreí—, ya me lo habías preguntado.

—Cierto —recordó ella avergonzada—, pero sabes que tengo que asegurarme que mi amiga se sienta bien…

— ¿Podrás venir para la boda? —pregunte intrigada.

—Hare en lo posible de convencer a Paul, no te preocupes.

Y antes de poder añadir algo, la línea se corto.

Suspire.

Sabía que tenía que estar contenta. Solo faltaban tres días para la boda, pero sinceramente estos días no me sentía muy bien que digamos…

Quizá es la ansiedad.

—Podría darle utilidad al diario y desahogarme escribiendo…Ah no, mejor no —resople imaginándolo—. Seguramente Ash lo leerá después.

Más tarde me sentía peor, por lo que opte ir discretamente al hospital para revisar que todo anduviese bien. No quería que Ash se enterara y preocupara.

Estuve como una hora en el hospital para que me atendieran y solo me dijeran: "mañana ven a buscar los resultados de tus análisis" Grr quería matar a alguien. Frustrada volví al gimnasio.

Mi querido y futuro marido ya se encontraba allí.

— ¿Dónde estabas? —pregunto preocupado apenas me vio ¿No es lindo?

¡Céntrate Misty!

—Solo…paseaba —respondí nerviosa pero intentado sonar convincente.

Ash alzo una de sus cejas y me inspecciono. Me sentí incomoda, ¿será que ahora notaba más las cosas?

— ¿Ah si, solo a pasear?...Mist quiero que seas sincera…no hace poquito he llegado para darme cuenta que no estuviste aquí hace como una hora.

Rayos. Un cambio de tema, sí, eso necesito…

Y me quede pensando.

— ¿Y…?

—Ehh…yo… ¡Cierto! Casi lo olvido, hum, llamo Dawn.

Observe aliviada que su expresión se tornaba sorprendida y olvidaba lo anterior.

— ¿Dawn?, ¿qué te dijo, que hablaron?

—Una pregunta a la vez —me queje —.Solo llamo para saber como estábamos…y también le pregunte si vendría a la boda.

— ¿Y te dijo que si?

—Dijo que haría lo posible para convencer a Paul.

La cara de Ash daba gracia.

— ¿Qu-que? ¿Paul? ¡No, no y no! —Salto molesto —.No quiero verlo ni en figurita.

—Oh y yo que te quería mostrar el reportaje que le hicieron en una revista —me burle y él me fulmino con la mirada.

— Definitivamente Paul no vendrá…ya tengo mucho con Gary —se quejaba frustrado.

—Vamos Ash no seas malo. Paul vendrá al igual que Gary fin del asunto.

—Oye…no es justo…—parecía un niño que lo habían regañado. Adorable —.Entiendo que venga Paul, pero, ¿Por qué Gary también?

—Porque vendrá con su abuelo y porque es un gran amigo mío.

Aquello lo sorprendió y con cara de enfado dijo:

— ¿Desde cuándo que yo no me entere?

—Desde que tu viajabas…si no venia nuestro amigo Tracey venia él…—sabiendo que estaba celoso, añadí —.Ahora que lo pienso fue muy buena compañía.

—Si claro —musito sarcástico —.Bueno pasare por Pueblo Paleta… ¿podrás estar sola hasta pasado mañana?

—Mmm si claro no te preocupes…solo procura llegar PASADO MAÑANA y no en tres, cuatro ni cinco días —le advertí —. Porque en tres días…

—Será la boda, si lo se, no te preocupes amor —me interrumpió. Se acerco, me dio un beso y se alejo—.Adiós.

—Adiós —Cuando desapareció de mi campo de visión pensé que hacer.

Iba a acostarme pero me tente pasando por la cocina y decidí husmear en el refrigerador y mi cara se ilumino al ver…Helado. Contenta me senté y disfrute.

—Bueno ¡ahora si! Iré a dormir y mañana pasare por el hospital —después de tener planeado lo que haría mañana, me acomode en mi hermosa cama y comencé a soñar.

A la mañana siguiente me levante fatigada y por encima de todo, con dolor.

—Mi panza —me queje maldiciendo al helado.

Cuando más tarde ya estaba bien despierta decidí ir al hospital.

Al llegar por suerte me entregaron los análisis rápido. Cuando estaba saliendo de dicho lugar tranquilamente comencé a ver cual era la causa de mis pobres dolores.

—Ahhhhhhh ¡no me hubiese imaginado esto! —dije casi aturdiendo a la gente que se encontraba cerca de mí.

— ¿Misty?

Una joven de cabello castaño y ojos azules me miro.

Nerviosa guarde los papeles y comencé a decir:

— ¿May? ¿Qué haces aquí?... ¿te sientes mal? ¿Le ocurrió algo a los mellizos? O estas otra vez embarazada —la acuse sorprendida.

Ella resoplo.

—Por supuesto que no…gracias por preocuparte, no es nada grave, solo vine para que vean si mis mellis están bien.

—Ahh eso significa que conoceré a las preciosuras.

May sonrió dulcemente.

— Si pero ahora están de paseo con el padre mientras yo espero el turno —me miro de pies a cabeza y me pregunto — ¿tu estas bien? ¿Por qué estas aquí?

—Humm yo es que…pasaba cerca del hospital y vi que tu estabas aquí entonces vine a ver si está todo bien —la peor excusa del mundo.

—Ahh ok —acepto sin pensar bien mi patética explicación. Seguramente tenia preocupaciones más importante para darse cuenta de mi mentira— ¿Esperaras o tienes que seguir con algo de tu boda?

—No, no te preocupes, por suerte esta todo bien.

—Que suerte, me alegro que Ash te haya pedido matrimonio, creí que nunca lo haría.

Me reí.

—Yo tampoco.

May tenía que esperar unos cuantos turnos antes que ella por lo que esperamos en la entrada del hospital. Pasaron unos quince minutos cuando advertí que un joven de ojos y cabello verde se nos acerco empujando un cochecito doble.

—Drew ¿Cómo estás?

— ¿Misty? Bien ¿tu? —pregunto un poco sorprendido.

—Bien, gracias.

—Bueno Misty te presento a mis mellizos— me decía May.

Drew se aclaro la garganta.

— ¿Mis mellizos? ¿No será, nuestros mellizos?

—Si —se corrigió ella—, eso… ¿y para que te quejas si ya lo sabes? —protesto.

—Solo te corrijo mi querida May. En fin, iré a preguntar como van los turnos —y se fue.

—Ajá —la castaña no muy convencida miraba a su marido hasta que se fue, después me miro a mi sonriente—.Bien, Misty, ellos son: Matthew y Daniel.

Observe a los bebés, que eran muy parecidos a sus padres, en especial a Drew.

—Vaya que bonitos son y tienen nombres muy lindos.

—Oh gracias.

—May ya he preguntado, nos atenderán en el próximo turno —aviso él cuando regreso.

—Al fin —festejaba May casi llorando de la felicidad.

—Bueno lo mejor será irme —mientras hablaba veía los hermosos bebés de May y Drew, Matthew se podía notar que es más parecido a su madre, y que Daniel al padre —,que tenga suerte, cuídense.

—Igualmente Misty, nos veremos en la boda —dijo la chica emocionada.

—Claro.

Después de saludar a cada uno, me dirigí al gimnasio.

Al llegar tenia pensado hacerme una gran cena e irme a dormir.

Pero claro mis planes se arruinaron mientras hacia mi adorada cena, Ash llamo para ver si todo iba bien y que ya mismo se dirigía para aquí.

En medio del llamado pude olfatear mi comida…quemada.

Ash avergonzado pidió disculpas y creo que corto rápido para que no le echase la culpa.

Después de satisfacer mí estomago, me fui hacia mi cama pero no podía dormir, estaba muy nerviosa, al pensar que mañana se cumpliría mi mayor deseo.

Pero qué va, al cabo de una hora termine durmiéndome.

— ¡Buenos días amor! —Ese grito me despertó exaltada, el muy maldito Ash me asusto.

—Um, Hola —respondí adormilada.

— ¿Me extrañaste?— pregunto sonriente.

—A decir verdad —bromee haciéndome la pensativa —definitivamente no.

Me fulmino con la mirada y cambio el tema:

— ¿Donde volviste a ir ayer?

— ¿Qué? —la pregunta me tomo por sorpresa. Ups.

— Mist ¿te crees que solo una vez intente llamar ayer?, tu contestaste la llamada número cinco —me informo.

—Ahh, si, es que como me aburría decidí pasear y no se como fui a parar al hospital, donde me encontré con May y Drew con sus hermosos bebés.

—Que bueno— dijo sonriente.

Asentí con la cabeza, devolviéndole la sonrisa.

—Bueno Mist, iré a ver como van las cosas de la boda… te veré en el altar.

—Claro amor —me dio un bonito beso y se fue.

— ¡Rayos! Que nervios —me queje. Estaba frente al espejo con mi vestido blanco, largo, con hermosos adornos y con un velo que hacia combinación.

— ¿Ya está la novia?— Brock mi mejor amigo, padrino de mi boda, estaba del otro lado de la puerta esperándome.

—Tranquila Misty, todo saldrá bien —trate de darme ánimos a mi misma y Salí con mi mejor amigo.

Y así fue. La boda fue de lo más hermosa

Estuvieron todos allí: Delia, el profesor Oak, Gary, Dawn, Paul, May, Drew, Matthew, Daniel, Brock, Tracey, mis hermanas y muchos más.

La fiesta ni la menciono, en una palabra: maravillosa.

Después de la fiesta, la noche de bodas:

Ash comenzó a besarme apasionadamente, sus besos me derretían, pero decidí detenerlo.

— ¿Qué ocurre?— pregunto extrañado.

—Tengo algo que contarte…el día de ayer yo…no fui por coincidencia al hospital…es que me sentía mal.

— ¿Es algo grave? —Inquirió, olvidándose de lo demás.

—No, al contrario —sonreí —tu y yo seremos padres.

En ese momento creí que Ash me felicitaría y se pondría feliz pero se quedo sorprendido, en shock.

— ¿Qué has dicho?

—Que seremos padres —repetí.

Oh rayos, lo que paso después… Ash tirado en el suelo: se me desmayo.

Querido diario:

Hoy es el cumpleaños número 10 de Marina.

Ahora que ya tiene edad para comenzar su viaje Pokemon demostrare que es toda un ketchum y Waterflower.

¿Que mas te puedo contar? Ahh claro había olvidado que no escribía hace mucho.

Quede embarazada otra vez, por suerte Ash no se desmayo si no que esta vez reacciono como no lo hizo con el embarazo de Marina

Paul y Dawn se casaron hace 2 años pero Dawn dijo que no tenía apuros de tener hijos

May y Drew pos creo que se conforman que esos hermosos niños que tienen, ya que dicen que no quieren tener otro

Por suerte todo marcha de maravilla, y espero que sea para siempre, porque así como son las cosas ahora, van muy bien.

Con cariño Misty

PD: le he puesto candado al diario muajaja

-O-

Agradezco a Saori Lyz y a Ivette por ayudarme n.n

Muchas gracias por leer

Dejen reviews