Epílogo de Cásate si puedes. Mentiría si dijera que casi no estoy llorando...Casi.

Diclaimer:TODO esta onda de HP no es mio. Es de otra señora. La historia si es mía. Y emo el que la robe.

Epílogo.

-Mamá…mamá…mamá…MAMÁ!- Hermione se tapó la cabeza con la almohada tratando de apagar las voces.- Mamá, Scorpius me está molestando.- Hermione suspiro aun con la cabeza debajo de la almohada.

-Scorpius, deja a tu hermano.- murmuro con voz adormilada pero firme Draco Malfoy. Hermione sonrió internamente ante la respuesta del rubio. La castaña conocía a sus hijos y conocía a su marido, eran igual de tercos.

-Pero él empezó a molestarme.- Hermione sintió como la cama de movía insistentemente ante los saltos de sus pequeños.

-No me importa quien empezó primero, dejen de molestarse. Que les he dicho de no saltar en la cama cuando su madre está en ella?- se escucharon risas de niños y la cama moverse aun mas. Hermione se quitó la almohada de la cabeza, sonrió abiertamente y vislumbro a su familia. El rubio sentado en medio de la cama con dos 4 niños encima de él. Uno estaba sobre sus hombros, tratando de atacar su cabello, ese era Joshua, su pequeño sabelotodo de solo 5 años. Joshua siempre tenía una respuesta para todo y siempre te hacía saberlo…había sacado el cerebro de su madre y al arrogancia de su padre. El chico que estaba picándole la costilla a su marido era Andrew y el otro pequeño tratando de subir a la espalda del rubio junto con su hermano Joshua era Anthony y eran gemelos. Eran los más pequeños y tenían solo 3 años recién cumplidos. Eran perfectos. Rubios, risueños, con los ojos azules de Narcisa. Eran los más curiosos y por ende traviesos de la casa. Les encantaba vestirse igual para poder confundir a su padre. El pequeño en el regazo de Draco recibiéndolas cosquillas del rubio mayor era Scorpius, el mayor de 7 años. Era extremadamente protector de su familia, como Draco y nunca aceptaba un no por respuesta. Era demasiado terco y leal. Hermione sonrió al ver como Draco podía jugar con sus 4 hijos a la vez.

-Papi, tu barba pica.- dijo Andrew desde su lugar en la cama. Draco le sonrió, parando un poco el ataque de cosquillas.

-Eso es porque papi no ha tenido tiempo de afeitarse ya que ha sido atacado por una tribu de salvajes.- dijo viéndoles acusadoramente. Los niños se echaron a reír.

-Ruby dice que nos criaron las hienas.- dijo Anthony sonriendo. Draco frunció el ceño.

-Nunca le creas nada a Ruby. Ruby no es alguien de confianza.- dijo mirando a los gemelos. Hermione sonrió aun más.

-Ruby si es de confianza.- rebatió la castaña. El rubio la miro sorprendido.

-Oh, no. Su madre está apoyando a Ruby, la hemos perdido.- dijo el rubio. Hermione le aventó una almohada. Los niños rieron.- Que hacen ustedes levantados tan temprano?.- dijo el rubio mirando la hora.

-Son las nueve, Draco.- dijo Hermione. El rubio frunció el ceño.

-Es temprano como para despertar en domingo.- dijo el rubio. Los 4 niños le sonrieron.- además que les he dicho de saltar en la cama cuando su madre está en ella?.- Hermione rodo los ojos.

-No pasa nada, Draco. Estaban saltando en la cama, no sobre mí.- dijo Hermione tratando de calmarlo. Draco el miro con el ceño fruncido y devolvió la vista a sus hijos.

-Habíamos quedado que nada de saltar en la cama con su madre en ella, pueden lastimar a su madre y a su hermana…y luego quedaría como Ruby.-dijo el rubio haciendo una mueca de asco.

-Entonces quedará hermosa y tú sudarías tinte de todo lo que esa niña te haría pasar.- dijo Ruby con voz de burla desde el marco de la puerta. Los niños rieron junto con Hermione.

-Que haces aquí? Pensé que la nave nodriza había pasado por ti ayer.- dijo el rubio sonriendo de lado. Ruby bufo.

-De hecho vino, dijo que te estaban buscando, están esperando en la sala.- dijo señalando con el pulgar detrás de ella. El rubio bufo.

-Mami, tengo hambre.- dijo Joshua, frotándose el estomago. Hermione sonrió.

-Ok, suena bien panqueques?- dijo al castaña levantándose de la cama. Los niños gritaron un "sí" en unisonó.

-En forma de vaqueros?- dijeron al mismo tiempo los gemelos.

-Eso fue solo una vez y fue porque tu madre no sabe hacer un círculo para salvar su vida.- dijo Narcisa desde la entrada del cuarto junto con Ruby. Los niños sonrieron a su abuela.

-Eso fue solo una vez y estaba enferma.-dijo Hermione defendiéndose. Narcisa sonrió.

-Claro, también hace un mes cuando hiciste panqueques en forma de caballos porque estabas cansada. O cuando los hiciste en forma de cactus porque Draco no te había dejado de…

-Claro que serán en forma de vaqueros, amor.- dijo la castaña interrumpiendo a Narcisa. Los niños corrieron fuera del cuarto gritando, dejando a los 4 adultos solos.

-No creo que ese haya sido un comentario apto para niños.- dijo Hermione a Narcisa. La rubia solo sonrió.

-Por favor, si esos niños saben de dónde vienen los bebes, como, porqué y hasta pueden decirte con detalles como mami y papi hacían a su hermanita en su cuarto.- Hermione se sonrojo y salió del cuarto. Draco sonrió burlón.

-Además esos niños están más traumados que Luke cuando supo que Darth Vader era su padre.- dijo Ruby socarronamente. EL rubio le miro con el ceño fruncido, levantándose de la cama.

-Mis hijos no están traumados por nada. Son niños buenos y sanos que saben que sus padres se aman y tienen una buena vida sexual.- Ruby hizo una mueca de asco.

-Ponte ropa, hijo. Es domingo y la abuela Narcisa no quiere desayunar con su hijo semidesnudo.- dijo Narcisa dándose la vuelta y avanzando hacia el pasillo dejando al rubio y a Ruby solos.

-"…y tienen una buena vida sexual"- dijo Ruby imitando la voz del rubio.- Tu hijo mayor tiene 6, por Merlín.- dijo Ruby golpeándole el pecho desnudo al rubio. Draco sonrió burlón mientras seguía a Ruby.

-Envidiosa, eso es lo que eres.- dijo picándole las costillas. Ruby le golpeo la mano.

-Envidia de qué? Mi hombre me da todo lo que necesito, gracias.- El rubio sonrió aun mas.

-Apuesto a que Joe es gay, por eso tienes envidia de cómo a mi mujer no le falta nada en su vida y está satisfecha en cada aspecto.- dijo con saña, disfrutando de cómo cada apalabra pasaba por su lengua. Ruby soltó una risa.

-Já! Eso es tan verdad como que tus hijos fueron concebidos por obra de Merlín.- El rubio sonrió de medio lado, entrando a la cocina donde estaban Hermione cocinando, Narcisa hurgando en el refrigerador, los niños mayores sentados en la barrita de la cocina y lo gemelos peleando con Dragón.

-Pues mira que por obra de Merlín que tengo unos muy buenos movimientos que aseguraron la concepción de mis hijos.- Hermione rodo los ojos.

-Draco.- dijo en forma de reproche. El rubio se encogió de hombros.

-Deja de hablar de concepción, degenerado. Nada más falta que digas donde fueron concebidos tus hijos.- dijo Ruby con mueca de burla.

-Yo fui concebido en el sillón.- dijo Scorpius encogiéndose de hombros.

-Nosotros ratoncillados.- dijeron los gemelos a la vez. El rubio rió.

-Reconciliados. Tu madre y yo acabamos de pelear por…- Hermione miro a Draco amenazadoramente y el rubio calló.

-Yo no tengo ningún interés de saber cómo fui concebido, gracias.- dijo Andrew. El rubio sonrió.

-Porque diablos mis nietos saben de sus perversiones?.- dijo Narcisa sentada en una silla en la barra. Hermione se encogió de hombros.

-Draco no puede mantener la boca cerrada o puede decirles que no a los niños.- Narcisa negó con la cabeza.

-Me siento como en la casa de la perdición. Draco ponte una maldita playera por Merlín. Les vas a dar un mal ejemplo a los niños- Dijo Narcisa dando un sorbo a su botella de agua recién sacada del refrigerador.

-Muy tarde.- dijo Ruby notando como los 4 niños y Draco estaban solo con el pantalón de pijama puesto, sin playera alguna. Narcisa rodo los ojos y siguió tomando de su botella.

-Niños, busquen su plato para desayunar. Andrew y Anthony por favor sírvanle comida en el plato a Dragón, no quiero que le pasen comida por debajo de la mesa.- los gemelos asintieron y fueron corriendo por la comida de Dragón a la lavandería.- Joshua guarda ese libro, sabes que odio que leas en la mesa.- Hermione estaba juntando una pila de panqueques en un plato mientras hablaba.- no me ruedes los ojos, jovencito.

-No estaba rodando los ojos.- exclamo Joshua. Hermione le miro con cara de "me estás viendo la cara?"

-Te conozco, Joshua. No quiero libros en la mesa.- dijo apuntándole con la espátula.

-Pero, má…

-No discutas con tu madre, Jos. Ni me ruedes los ojos a mi.- dijo el rubio apuntándole con el periódico mientras tomaba asiento en la mesa. Hermione salió de la cocina para poner el plato de panqueques en el centro de la mesa, donde ya estaban sentados Joshua, Draco, Scorpius y Ruby.

-Mamá, sabias que hay estudios que dicen que leer mientras comes es muy sano y bueno para mi cerebro? Leer en la mesa es extremadamente sano.- comento el peque Joshua. Hermione le acaricio el cabello con una mano y le sonrió cálidamente.

-No en mi mesa, amor.- dijo mientras rodeaba la mesa para tomar su lugar junto a Draco.- y es para todos.- dijo quitándole el periódico a el rubio mayor. Draco frunció el ceño.

-Hey!.- se quejo Draco. Hermione le miro amenazadoramente y el rubio rodo los ojos.

-Niños, vengan a comer. Narcisa.- dijo la castaña mirando a la rubia que seguía sentada en la barrita de la cocina. Narcisa asintió y camino hacia la mesa junto con los gemelos que venían de la lavandería, ambos sonriendo. Hermione les sonrió también.- le sirvieron de comer a dragón?- ambos niños asintieron.- se lavaron las manos?- ambos volvieron a asentir. Hermione les miro sospechosamente. Ambos agrandaron su sonrisa.- saben que si no se lavan las manos después de tocar a un perro pueden convertirse en uno?

-En serio?- dijeron con sorpresa en el rostro. Hermione asintió. – genial.- dijeron al mismo tiempo mientras chocaban las manos en signo de celebración. Andrew se iba a llevar la mano a la boca cuando Hermione le detuvo.

-No, no, no. Mami estaba bromeando. Si no te lavas las manos te enfermaras…y sabes que a la tía Luna le gusta cuidarlos cuando están enfermos.- Anthony negó con la cabeza y Andrew hizo una mueca.

-Mykaéla nos peina. No me gusta que me peinen, mami.- dijo Andrew. Hermione les sonrió cálidamente.

-Bueno, entonces a lavarse las manos.- ambos asintieron y fueron a la cocina. Hermione vio como Draco le daba una mirada burlona.- qué?

-En serio? Crees que se lavaran las manos si les dices que se convertirán en perros? Parece que no conoces a tus hijos, Hermione.- la castaña le saco la lengua y vio como sus dos pequeños llegaban de nuevo a la mesa a sentarse. Todos estaban sirviéndose panqueques en silencio cuando hablo Narcisa.

-Soy la única que nota algo extraño aquí?.- dijo la rubia. Hermione y Draco levantaron la vista hacia ella. Narcisa les miro esperando la respuesta y fue Draco quién hablo.

-Qué hay de extraño aquí? Es un domingo normal.- Narcisa rodo los ojos.

-Playeras. Parece que están prohibidas en esta casa.- Draco frunció el ceño mirando a sus hijos que no llevaban playera justo como él. Hermione tenía una sonrisa casi imperceptible en rostro.

-No entiendo tu punto.- dijo el rubio mirando a su madre. Ruby bufó.

-Tu madre se refiere a que parece que es una maldita regla general andar semidesnudo en esta casa.- El rubio seguía con el ceño fruncido.

-Hermione lleva playera.- dijo el rubio encogiéndose de hombros. Narcisa rodo los ojos.

-Pero no lleva pantalones…además en una camisa tuya.- EL rubio seguía con el ceño fruncido.- eso puede traumar a los niños.- dijo Narcisa alarmada. Hermione aun tenía una ligera sonrisa.

-Son solo piernas Narcisa no es como si nunca las hubieran visto. Además yo los traje al mundo, así que creo que puedo andar por mi casa como yo quiera.- Narcisa suspiro rendida.

-Vas a ver que cuando nazca tu niña vas a querer a todo hombre a su alrededor completamente vestido.- el rubio frunció aun más el ceño.

-Que tiene que ver esto con mi niña? Por supuesto que no dejaré que ningún hombre semidesnudo se le acerque.- Tanto Draco como Scorpius asintieron y Hermione rodo los ojos.

-Vivirá con ustedes, un montón de hombres sin playera. Pronto cuando entré al colegio Muggle como insisten en llevarlos pensara que es normal estar rodeada de hombres semidesnudos. Los buscará en la escuela solo para sentirse en casa.- dijo Ruby como quien no quiere la cosa comiendo un pedazo de panqueque. Draco le miro molesto.

-Ok, definitivamente. Ustedes no se acercaran a mi hija.- dijo el rubio tomando la mano de Hermione sobre la mesa. Hermione le sonrió imperceptiblemente

-Pero yo soy la abuela.- reclamo Narcisa.

-Bueno, tal vez tu sí, pero Ruby que diablos hace aquí?- El rubio señalo a Ruby quién le miro desafiante.

-Sinceramente a mi me pagan por estar aquí, reclámale a ella.- dijo señalando a Narcisa con la cabeza.

-Eso quiere decir que no nos amas?.- pregunto Scorpius. Ruby le miró con una pequeña sonrisa.

-Claro que sí, pero la paga lo hace mucho mejor.- Draco rodo los ojos y quedaron en silencio de nuevo hasta que el silencio lo interrumpieron los gemelos.

-Anthony se hizo pipí.- dijo riendo y señalando el pantalón de su hermano que estaba mojado debido a que había derramado su bebida. El gemelo negó y frunció el ceño.

-A que no.- dijo haciendo un puchero.

-A que si.- contesto su gemelo aun con una sonrisa.

-Que no.

-Que si.

-Basta, Andrew. Deja a tu hermano.- Andrew aun tenía una sonrisa en la boca hasta que Anthony lo empujo de la silla y comenzaron a pelear en el suelo. Hermione negó con la cabeza y Ruby se levanto de su silla. El rubio la detuvo y la sentó de nuevo.

-Les doy dos minutos para que se sienten de nuevo y estén como si nada.- dijo el rubio a Ruby.

-Así que los dejaras pelear, imbécil?- dijo Ruby mirando al rubio. Draco sonrió.

-Dales dos minutos.- dijo confiado, llevándose un pedazo de panqueque a la boca. Ruby miro a ambos padres con el ceño fruncido y Hermione le sonrió.

-Son hermanos gemelos de la misma edad. Dales dos minutos.

-Pero…

-Mamá ahora también Andrew se hizo pipí.- dijo Anthony sonriendo de oreja a oreja cuando el pequeño señalaba el pantalón de su hermano ahora también mojado. Andrew se levanto del suelo también sonriendo.

-Ahora los dos nos hicimos pipí, mamá.- dijeron ambos sonriendo mientras se pasaban los brazos pro los hombros del otro. Hermione sonrió.

-Bien, ahora adivinen quien tendrán que bañarse aunque sea domingo?.- dijo la castaña. Los dos hicieron un puchero.

-Pero es domingo…todos saben que domingo es día de no bañarse, má.- Hermione les miro sonriendo.

-Eso hubieran pensado antes de mojarse.- los gemelos se miraron entre sí y se encogieron de hombros.- ahora terminen de comer o no irán con la abuela Weasley.- ambos asintieron y se sentaron de nuevo.

-No puedo creer que no les regañes por decir pipí en la mesa pero a mí me regañes por leer.- dijo Joshua frunciendo el ceño.

-Já! Tú a su edad decías pipí y te hacías pipí en la sala…o encima del perro. Porque crees que Dragón no se te acerca?- dijo Scorpius sonriendo burlón. Joshua frunció el ceño y el saco la lengua. Draco rió.

-O cuando Scorpius fue dejado en el centro comercial por Zabinni…-dijo el rubio riendo, luego frunció el ceño y se puso serio.- Maldito Zabinni idiota dejando a mi único bebe en la fuente.- Hermione le frunció el ceño.

-Espero que no tenga hijos o que no los pierda en las fuentes de los centros comerciales.-dijo Hermione.

-Já! Pedirle eso a ese imbécil es como pedirle que deje de ser un pelmazo…O a Draco que se deje de pintar el cabello.- dijo Ruby sonriendo burlona. El rubio puso los ojos en blanco.

-O pedirte a ti que nos dejes en paz y te largues a África o no sé.- Ruby sonrió de lado e iba a contestar cuando la interrumpieron.

-Nosotros no queremos que te vayas Ruby.- dijo Andrew con un puchero. Anthony también hizo un puchero. Ruby les miro.

-El día en que me vaya esta casa se va a caer a pedazo, ustedes se convierten en vagos, tontos o drogadictos y mi conciencia no podría con eso. Además tu abuela me necesita más que al vodka y eso ya es decir mucho.- Narcisa le hizo una mueca y Ruby rio. Hermione sonrió y se levanto de la mesa.

-Bueno niños, al baño si no, no vamos con la abuela Weasley.- Joshua se levanto de la mesa, cogió su libro y se fue al su cuarto.

-Podemos bañarnos en el patio con Dragón?- Preguntaron los gemelos. Hermione suspiro.

-Bien, pero con sus trajes de baño. No quiero ver a mis hijos desnudos en el patio.- dijo Hermione recogiendo su plato ya que los niños ya habían levantado el suyo.

-Y no hagan que su madre se agache.- grito el rubio a los gemelos que corrían hacia su cuarto ya solo en ropa interior.

-Draco…- se quejo Hermione cuando el rubio le quito los platos de las manos y el los llevo al fregadero de la cocina.

-Qué?- dijo el rubio dándole un beso en la frente. Hermione le sonrió.

-No es necesario que los laves.-dijo la castaña. El rubio le miro.

-Quien dijo que los iba a lavar yo? Scorpius perdió el juego de ayer. El va a lavar los platos.- dijo el rubio mayor. Hermione frunció el ceño y miro a su hijo mayo, buscando una explicación lógica.

-Me quede por poco, má. Joshua ganó. Solo porque sabe contar cartas.- dijo en voz baja lo último. Hermione miro a Draco ofendida.

-Cartas? Draco, ya habíamos hablado de eso. No juegos de apuestas con los niños.- El rubio volvió a besarle la frente.

-Ya, amor. No hagas corajes que le afecta a Hermione Junior primera.-Hermione rodo los ojos ante el estúpido sobrenombre que le habían puesto a su bebe. El rubio le acaricio el estomago sobre su camisa y Hermione le beso la mandíbula.

-De ninguna manera le pondremos Hermione Junior a mi hija, Draco Malfoy.- dijo avanzando hacia la sala con Dragón a sus pies. El perro había agarrado esa costumbre con los embarazos de Hermione o los niños. Cuando Hermione estaba embarazada o cargando a un bebe, Dragón la seguía por toda la casa. Lo mismo cuando los niños estaban pequeños, los seguía a todos lados.

-Bien, bien, como quieras. Tú puedes nombrar a nuestra hija…siempre y cuando yo nombre al que sigue.- Hermione se detuvo en seco y le miro sorprendida.

-Oh, no Draco. No. Esta fábrica está cerrada. Cinco hijos son suficientes. Estábamos buscando a la pequeña y ahora que la vamos a tener, cerramos el negocio.- dijo mirándole a los ojos. El rubio sonrió.

-Eso dices siempre, amor. Pero cuando tienes al bebe en brazos lo primero que dices es "quiero otro, Draco". Eres adicta a los bebes…Sobre todo a nuestros rubios.- Hermione le sonrió dulcemente y le palmeo la mejilla.

-Qué tal si esperamos a que uno de todos nuestros hijos vaya a Hogwarts para seguir pensando en otro, ok?- Draco hizo una mueca y le beso en los labios levemente.

-Pobres ilusos, creen que solo tendrán un hijo más y ya. La chica da a luz en camadas no de uno en uno.- dijo Ruby a Narcisa. La rubia soltó una risa.

-La gente pensará que ya se convirtió en una Weasley si siguen teniendo hijos así.- dijo Narcisa desde la cocina. Ruby le miro incrédula.

-No es como si te estuvieras quejando o algo. Amarías si te siguieran dando nietos como si fueran ipods en china o algo así.- Narcisa sonrió satisfecha.

-Es extraño que me alegre que de mi hijo tenga una buena vida sexual? Digo, gracias a eso me dan nietos.- Dijo Narcisa mirando por la ventana de la cocina como Hermione apuntaba a sus 4 hijos con la manguera mientras estos corrían por el patio persiguiendo a Dragón que evitaba ser mojado junto con Joshua. Draco llego por detrás de Hermione y la cargo, haciendo que el rubio la mojara. Los gemelos tomaron la manguera y comenzaron a mojar a sus padres. Hermione tenía escondida su cabeza en el cuello del rubio mientras Draco recibía el agua por parte de sus hijos.

-Si, es extraño. Tienes que admitir que esa niña es lo mejor que les ha pasado a los Malfoy en toda su vida…a parte de la muerte de Lucius.- dijo Ruby mirando también a la ventana. Narcisa sonrió.

-La zorra lagartona roba hijos resulto ser buena para él. Pero eso siempre lo supe…- Ruby soltó una risa y Narcisa le sonrió.- después de todo supero todo mi drama.- se quedaron calladas un momento y Draco entró mojado y corriendo a la cocina directo al refrigerador. Saco una botella de jugo y se quedo junto a las dos mujeres viendo a su familia por la ventana sin decir nada. Ambas sabían que el jugo era para Hermione. Draco se mataba y mataba gente solo para conseguir lo que su mujer le había mencionado que tenia de antojo. Había sido igual en los otros tres embarazos pasados.

-Definitivamente necesitamos más hijos.-dijo el rubio viendo a su familia.

-No me molesta para nada.- dijo Narcisa. El rubio sonrió y le beso la mejilla a su madre. Narcisa le sonrió.

-Gracias por haber recapacitado en la boda. No sé qué hubiera pasado si no hubieras aceptado la relación.- dijo el rubio quedamente. Ruby y Narcisa le miraron con los ojos abiertos.

-No sé de que hablas, Draco.- dijo Narcisa. El rubio sonrió.

-Crees que nunca me di cuenta de cómo le hacías la vida imposible a Hermione? Por favor, madre. Nadie es tan despistado…incluyendo al idiota de Potter.- El rubio iba a salir de la cocina cuando se regreso.- dile a Severus que tenemos juego de cartas hoy en casa de Potter. Dile que Joshua no jugará ya que tiene que hacer un proyecto con James o algo así. Y tú dile a Joe, Ruby. Dile que patearé su moreno y desnudo trasero de Stripper en la noche.- el rubio salió de la cocina dejando a las mujeres solas.

-Ahora sería un buen momento donde puedes aceptar venderme tu arma de una jodida vez.- dijo Narcisa mirando a Ruby.


awwwww. No puedo creer que de verdad ya haya terminado Cásate. Quiero agradecer a TODOS y CADA UNO de ustedes que dejaron review y que con sus comentarios, quejas y sugerencias alegraron mi día, en serio. Sin ustedes esta historia no sería ni la mitad de lo que es. Gracias a aquellos que leyeron y no dejaron review porque sin ellos, no tendria de quipen quejarme aqui en FF.

A todos, GRACIAS!

Subí un , porsi quieren pasar a leerlo o pasar por mi profile a leer mis otras historia o checar las fotos de esta historia. Probablemente lo continueré, no sé. Lo que si sé es que volveré con otra historia que contarles, con algo más que decirles, con algo más de que quejarme, con algo más que compartirles. Volveré. :)

Atte: friidaaa (1O junio del 2O1O)