Ahora que está apunto de salir en castellano el último libro me decidí a escribir los momentos ocultos del Príncipe Mestizo, era ahora o nunca. Es como... "el otro Príncipe Mestizo" Lo que todos nos imaginamos o ocurrió pero J.K.Rowling no contó. Todos los capítulos son situaciones y conversaciones que yo me imaginé que tenían que ocurrir en el sexto libro. Ya saben, mucho amor, mucha inseguridad, muchas hormonas sueltas y muchas palabras bonitas... Espero que les guste y me den su opinión. Y sin espera... el primer capítulo...

1. Sueños agitados

Hermione entró en la sala común de Griffindor con un montón de libros en las manos. Esa noche se le había hecho bastante tarde estudiando en la biblioteca. Hacía un par de horas que debería haberse ido a la cama, pero la tentación de acabar una redacción de herbología era demasiado grande. Caminaba distraída por la sala de camino a las escaleras de los dormitorios cuando escuchó algo caer. Se giró asustada y comprobó que alguien estaba sentado en uno de los sillones de la sala. Cuando se acercó para ver quién era aquella persona pudo comprobar con sorpresa que Ginny Weasley estaba recostada y dormida en aquella improvisada cama.

Se acercó a ella y vio como su amida dormía plácidamente. Aunque al principio dudó si debía despertarla, acabó dándole unos pequeños golpecitos en la cabeza para que despertara.

- Ginny. Ginny despierta.

- ¿Mmm?- Ginny abrió un ojo y al ver a Hermione lo volvió a cerrar.

- Ginny… acabarás haciéndote daño si duermes de esta postura, tienes que irte a la cama.

Ginny volvió a abrir el mismo ojo y la miró con cara de mucho sueño. Acto seguido se incorporó mientras se estiraba y bostezaba ruidosamente. Abrió los ojos, esta vez muy despiertos, y contempló a Hermione y su pila de libros.

- ¿Vienes ahora de la biblioteca?- Se extrañó.- Si no te conociese bien diría que tienes una relación a escondidas y que lo de estudiar en la biblioteca es sólo una excusa…

- Muy graciosa… Pero sí, vengo ahora. Se me hizo tarde terminando una redacción.

- Una redacción que seguro que no es para mañana.- Dijo Ginny riendo.

Hermione se sonrojó un poco y la miró acusadoramente.- Pues no, no es para mañana. Pero eso da igual, no dejes para mañana lo que puedas hacer hoy ¿No? Sólo me adelanto trabajo, nada más. Tú deberías hacer lo mismo.

- Está bien, está bien. Si yo no digo nada…

- ¿Y tú que haces aquí? Todo el mundo en sus camas y tú durmiendo en un sillón de la sala común. ¿Tan cansada has acabado del entrenamiento de hoy?- Dijo mientras se sentaba al lado de su amiga.

- Mejor ni me hables de los entrenamientos…- Ginny suspiró.

- ¿Tan mal va la cosa?

- No van mal. El equipo que a elegido Harry está muy bien y no lo hacemos nada mal. Sin mencionar que tener a Harry de buscador suma muchos puntos a nuestra favor porque juega muy bien, pero…

- ¿Ron?- Hermione la miró preocupada.

- Sí… De verdad que Ron es muy bueno, pero esos nervios que tiene no le ayudan nada. La verdad es que tiene muy poca confianza en sí mismo.- Ginny rodó los ojos.- Bueno, para lo que quiere.

- ¿Qué quieres decir?- Preguntó extrañada.

- Hoy al acabar el entrenamiento Ron nos ha visto a Dean y a mí besándonos en un pasillo.

- No…- Hermione la miraba con los ojos abiertos, sorprendida y a la vez alarmada.

- Créeme que sí.

- Y con lo tolerante que es Ron respecto a tus novios debió ser todo un caballero y rebosar amabilidad contigo ¿me equivoco?- Ironizó Hermione que podía imaginarse la situación perfectamente.

- La verdad es que yo tampoco me porté muy bien con él. Le dije cosas que no tenía que haber dicho, y menos delante de Harry. Me porté fatal.- Dijo la pelirroja apenada.

- ¿Harry también estaba allí?

- Sí, él y Ron nos vieron y cuando Dean se fue Ron y yo empezamos a discutir delante de él.- Ginny estaba muy arrepentida por aquella discusión y Hermione podía notarlo perfectamente.

- ¿Tan fuerte fue la discusión?

- Si Harry no se hubiese interpuesto entre nosotros dos ahora mismo no estarías hablando conmigo. Ron y yo estaríamos castigados por atacar a otro alumno. ¡Esa regla debería no servir para personas de la misma familia!

- Sí que fue fuerte, sí… Pero si hablas con tu hermano y le pides perdón puede que solucionéis las cosas entre los dos.

- ¿Pedirle disculpas¿Y él qué? También me las tendría que pedir a mí después de todo lo que me dijo e insinuó… Además no eres la más indicada para darme consejos sobre cómo hacer las paces con Ronald Weasley, aunque sea la que más veces discute con él al año.

Hermione se sonrojó un poco y se aclaró la garganta mientras seguía hablando como si aquello no fuera con ella.- Bueno y ¿qué dijo o insinuó de ti?

- Insinuó que yo era una… una cualquiera...- A Ginny no le salían las palabras.- Bueno, que yo era una… que era un poco fresca, vamos…

- Vale, lo he entendido.- Dijo Hermione antes de que Ginny siguiese explicándolo.- Pero no sé por qué piensa eso. ¿Sólo por que te ha visto besándote con tu novio? Es una cosa de lo más normal.

- Eso pienso yo, pero ya sabes lo cabezota que puede llegar a ser Ron cuando quiere. Y como él nunca a estado con una chica supongo que le molesta aun más que su hermana pequeña tenga más experiencia, por minúscula que sea, que él.

Hermione se quedó callada sin saber que decir. Era cierto que Ron nunca había estado con ninguna chica. Y eso a ella le gustaba. No se creía capaz de soportar ver a Ron a los besuqueos y arrumacos con otra chica. Pero a veces se sentía culpable. Ron y ella nunca aclaraban lo que había entre ellos, y a Hermione no le gustaba imaginarse ver a Ron cerca de otra, pero en el fondo ella estuvo con Krum. Era cierto que sólo se besaron un par de veces, pero había estado con otro y nunca se lo había dicho a Ron o a Harry. Y si era sincera consigo misma tenía que admitir también era cierto que cuando besó a Viktor sólo podía pensar en cómo habría sido aquel beso si hubiese sido con Ron. Pero todo aquello ya era parte del pasado. Sólo podía esperar que no se le acercase ninguna tía a Ron.

Hermione, que había estado distraída durante unos segundos, se fijó en Ginny, quien se tapaba la cara con las manos apoyando los codos en las rodillas. Sabía que algo le pasaba a su amiga. Siempre se ponía mal cuando discutía con Ron, pero esta vez estaba diferente. Estaba pensativa, en un mundo que no alcanzaba a ver Hermione.

- ¿Te ocurre algo Ginny?

- ¿Qué? Mmm… nada, nada.-Dijo mientras sacudía la cabeza y se encogía de hombros.

- No me mientas, sé que te pasa algo. Y no es por Ron.

Ginny miró a su amiga. Claro que le pasaba algo. Y no había podido dejar de pensar en ello desde aquella tarde. Pero si se lo contaba a su amiga, esta se disgustaría como lo estaba ella y no quería. Con una de las dos pensativa en problemas de adolescentes ya bastaba.

- Ginny… sabes que puedes confiar en mí.

- Es por Harry.- Dijo tras una pausa con la mirada en el suelo.

- ¿Por Harry?- Se sorprendió Hermione.- Yo creí que Harry ya no te interesaba…

- Sabes que ya he tirado la toalla con Harry y que me gusta Dean, y estoy bien con él, pero nunca dejará de interesarme Harry.- Hermione le miró triste.- ¿Ves? No te lo quería decir por eso. Sabía que si te lo contaba te disgustarías y me darías una charla sobre "cómo olvidarse de Harry Potter por milésima vez". Y no estoy de humor.

- Ya sé que hace tiempo que te diste por vencida con él, pero entonces ¿A que viene que lleves todo él día pensando en Harry?

- Es por lo que dijo Ron. Bueno, eso y…- Ginny miró a Hermione con tristeza al recordar.- Deberías haber visto como me miraron los dos cuando me vieron con Dean. Vale, de Ron me lo esperaba y lo podría justificar por todo eso de que soy su hermana pequeña y que él nunca ha estado con nadie y no sabe lo que es dejarse llevar, pero de Harry… Me miró de un modo Hermione, como si le hubiese decepcionado. Como si estuviese de acuerdo con Ron en todo lo que dijo.

- Igual solamente estaba sorprendido al verte en esa situación, nada más.

- No sólo era sorpresa lo que decían sus ojos… No sé bien que era, pero no le gustó aquello en absoluto.

- No sé…

- Sé que entre Harry y yo no hay nada, pero es mi amigo. Y no quiero que piense que me voy besando con cualquiera en cualquier lado. Además, antes de que ellos viniesen aquel pasillo estaba vacío.

- Podría preguntarle si quieres sobre…

- ¿Y que piense que sigo enamorada de él? No gracias.

- Hombre. Sé que te gusta Dean, pero si Harry diese la más mínima señal de interés hacia ti lo dejarías todo por él.

Ginny se uso roja y sonrió.- Pero ese es un secreto entre tú y yo. Sólo espero que Harry no piense que soy una cualquiera, después de todo sigue siendo mi amigo…- Se pusieron de pie y caminaron hacia las escaleras con el propósito de descansar después de aquel ajetreado día.- Además.- Dijo Ginny antes de despedirse de Hermione con una sonrisa en la cara.- ¿Te imaginas a Harry soñando conmigo por las noches? Eso nuca ocurrirá, lo tengo asumido.

oOoOoOoOoOoOoOoOoOoOoOoOoOoOoOoOoOoOoOoOoOo

Harry estaba en la cama durmiendo. Estaba muy cansado por el día tan ajetreado que había tenido por lo que se había ido directo a la cama sin cenar. Hacía una semana que había visto a Ginny y Dean besándose en el pasillo y desde entonces no podía dejar de pensar en otra cosa. ¿Qué le estaba pasando?

Se repetía una y mil veces que lo que sentía por ella era un cariño fraternal y nada más. Pero luego se imaginaba situaciones en las que ella acababa besándolo apasionadamente y declaraba la profunda atracción que sentían hacia él y eso le hacía ver que no era un sentimiento fraternal ni por asomo. Después de todo, él consideraba a Hermione como una hermana, y no se imaginaba cosas así con ella. Entonces escuchó un ruido, se levantó y cogió su varita. Las cortinas de su cama estaban cerradas por lo que no veía nada de la habitación. Escuchó un portazo y ruido de pies por lo que imaginó que alguno de sus compañeros había entrado con el propósito de irse a la cama.

Dejó la varita debajo de la cama y volvió a echarse en la cama. Fue a cerrar los ojos pero algo lo sobresaltó. Alguien había abierto las cortinas de par en par y le miraba fijamente.

- ¡Ginny¿Qué haces aquí? Me has asustado.

- No era mi intención asustarte en absoluto.

Ginny le miraba juguetonamente y con una media sonrisa que le ponía nervioso.

- ¿Has venido a buscar a Dean? Porque no está.

- Olvida a Dean, he venido a buscarte a ti Harry Potter.- Ginny se había subido a la cama y se acercaba a él poco a poco con una mirada que indicaba que no quería solamente charlar.

- ¿A mi¿Por qué?- Harry estaba cada vez más y más nervioso.

- No finjas más Harry. He visto como me miras desde hace unos días, cómo te quedas embobado cada vez que me ves pasar y lo celoso que te pones cuando estoy con Dean. Se que deseas estar conmigo no lo niegues.- Ginny estaba ya a una distancia peligrosamente cerca de Harry y él sentía que no podría aguantarse mucho más tiempo.

- ¿Pero qué va a decir Ron si te ve aquí?

- A él le parece bien esto Harry. Es más, quiere que estemos juntos...

Ginny había logrado su objetivo y estaba encima de Harry y a dos dedos de su cara. Cuando hablaba, su aliento rozaba los labios de Harry y hacía que el chico se pusiese más y más nervioso.

- Vamos Harry, bésame, lo estás deseando.

- Pero...

- Sólo bésame.

Harry no se hizo de rogar y la besó. Un beso tan apasionado y acelerado que hacía que de la boca de Ginny salieran pequeños gemidos de placer. Harry la besaba con ganas, con ansia de ella. Empezó a bajar la mano cautelosamente y llegó a su objetivo, el culo de Ginny. Por Merlín que nunca había experimentado una sensación que le gustase tanto. Ginny seguía besándole apasionadamente y él le respondía con tanto entusiasmo que creía que el monstruo que desde hacía poco vivía en su estómago estaría en medio de un terremoto. A los minutos de estar besándose Ginny se apartó un poco de él y se llevó las manos a la blusa del uniforme.

- ¿Qué haces, Ginny?

- Shhh calla.

Ginny le puso un dedo en la boca para que no dijese nada y empezó a desabrocharse los botones de la blusa.

Primero uno...

Luego otro...

Y otro...

Y...

- ¡Harry despierta de una vez!

- ¿Qué?

Harry se levantó de un salto. Estaba sudando y sofocado y Ron, Neville, Dean y Seamus le miraban con el ceño fruncido.

- No estarías soñando con quién-tú-sabes...- preguntó su amigo preocupado.

- No tranquilo Ron, no estaba soñando con él.

Harry se pasó una mano por la nuca y notó que estaba sudando un poco. Se puso las gafas para ver con claridad y vio a todos sus compañeros de clase mirándole.

- ¿Es muy tarde? Tengo ganas de desayunar.

- No, tranquilo. Nosotros bajábamos ahora.- Le dijo Neville mientras salía por la puerta.

- ¿Seguro que estás bien?- Volvió a preguntar Ron acercándose a Harry aun un poco preocupado.

- Sí, de verdad Ron, estoy bien. Sólo he tenido un sueño un poco agitado nada más.

Harry y Ron escucharon como Dean y Seamus reían tontamente desde el otro lado de la habitación- Oh... Ya entiendo, así que un sueño agitado...- le decía Seamus sonriendo mientras él y Dean seguían riendo.

- ¿Qué es lo que pasa?- preguntaba Ron desconcertado.

- Tranquilo Harry, todos hemos tenido sueños de esos alguna vez. Ya sabes… sueños un poco… "agitados"- Decía Dean mientras se acercaba a él y le daba una palmadita en la espalda.- Pero no con ninguna hermana pequeña de algún amigo, por supuesto. Con ellas nunca.- Se apresuró a decir ante la mirada de Ron que acaba de enterarse del tipo de sueño que había tenido su amigo.

- Nosotros también nos bajamos a desayunar, vamos Dean.

- Hasta luego.- decía el novio de Ginny intentando pasar lo más lejos posible de donde se encontraba Ron.

Ron se levantó y se sentó en su cama.

- ¿De verdad has soñado con una chica de ese modo?- preguntó alzando las cejas interesado.

- ¡No! Claro que no...- Harry no sabía como salir de aquello.- Y no estaba soñando con Quien-tú-sabes. Sólo era una pesadilla. Sí, una pesadilla normal y corriente...

- Esta bien, lo que tú digas. Sólo digo que si lo hubieses hecho tampoco sería tan raro ¿no?- Ron le miraba pidiendo una confirmación por parte de su amigo, Harry ya se imaginaba con quién había tenido Ron aquellos sueños tan particulares…

- Claro, claro. Sería muy normal, pero… no es mi caso, de verdad Ron. Sólo a sido una pesadilla normal y corriente.

- Vale, te creo. Por cierto¿Crees que Dean habrá soñado de "ese modo" con Ginny?

Harry no sabía que responder. Si a Dean le gustaba Ginny al menos la mitad que a él estaba seguro de que sí. En ese momento Harry no podía evitar pensar que era imposible no soñar con ella así aunque no te gustase, aunque sólo te pareciese que era guapa… Ron le miraba como temiendo la respuesta.

- Eh… pues no lo sé de verdad.

- Seguro que sí... ¿Pero cómo es posible soñar con mi hermana de se modo?

- Créeme, es posible...- Dijo Harry murmurando mientras recordaba el sueño que acababa de tener.

- ¿Qué?

- Nada.

- Bueno, entonces bajemos a desayunar, tengo mucha hambre.- Decía Ron poniéndose en pie.- E intenta dormir mejor por las noches, estos últimos días has tenido muchas pesadillas de esas.

- Sí... eh... Ron¿Por qué no vas bajando tú mientras yo me visto y me guardas un sitio eh?- Le decía Harry a su amigo aun desde la cama.

- Claro, te espero en el comedor.

- Estupendo. ¡Adiós!

En cuanto Ron se fue por la puerta Harry se quitó las sábanas de encima y se miró los pantalones del pijama que estaban ligeramente mojados en cierta parte. Harry rodó los ojos y resopló.

- Genial...


¡¡¡Hola!!! Espero que les haya gustado y me den su opinión, lo que supone... reviews, jejeje. Pronto el segundo capítulo... si esque agustado, si no... una historia ás frustrada. Un beso¡¡¡Agur!!!