Disclamer: todos los personajes propiedad de JKR.

A pesar de la falta de rr. Sin mas preámbulos a leer………………..

Capitulo 28 La Esperanza de Draco. FINAL.

Titulo I. El proyecto Somaya y el despertar del lobo.

Las luces del norte eran simplemente impresionantes, las cortinas centellantes, bailaban en el cielo, pero algo diferente a la aurora se movía con una rapidez tal que era imposible enfocarlo con la vista. Harry perseguía a Lord Voldemort a través del cielo, lanzando hechizos, la velocidad del vuelo de ambos era vertiginosa, Harry se sentía agotado y hambriento, al parecer tanto despliegue de fuerza había acabado con las reservas energéticas de su cuerpo, paro un instante y respiro profundamente, su varita estaba firmemente agarrada en su mano, Voldemort se situó a 100 metros de distancia, al parecer analizando la situación. Harry observo los ojos rojos de Voldemort, que lucieron por un instante preocupados. Si quería destruirlo tenía que tomarlo por sorpresa. Por un instante vio dudar a Voldemort, al parecer iba a tomar una dirección contraria hacia donde estaba él. Harry en seguida se dio cuenta ………"El Horrocrux", "sabe que el Horrocrux esta en peligro"……… "algo ha pasado, quizás vaya a defenderlo", cuando Voldemort dio la vuelta, rápidamente Harry se echo sobre él, lo tomo y ascendió lo mas rápido que pudo, pronto dejo la aurora boreal abajo, Voldemort luchaba para deshacerse del brazo de Harry, con su varita lanzo par de Maldiciones asesinas, pero ninguna toco a Harry. Seguía subiendo, y pronto vio la curvatura de la tierra y la banda azul contra el negro del espacio, que le señalaba que no podía ir mas lejos hacia arriba, sintió el cuerpo de Voldemort estremecerse, lo lanzo lejos. Pudo percatarse, que el cuerpo de Voldemort se agrietaba y de esas grietas salían pequeños rayos de luz. "El Horrocrux ha sido destruido" ese pensamiento golpeo su mente como una porra, escalofríos recorrieron el cuerpo de Harry, quizás, "maldita sea, no", quizás de nuevo alguien había muerto por él.

-Has perdido Voldemort y lo sabes-Harry se coloco frente a él, levanto su varita, iba a hacer la ultima jugada en su juego de ajedrez mental, el jaque mate. Tom Riddle sabia que era su final, de alguna forma habían destruido el Horrocrux y su cuerpo se estaba consumiendo, dejando escapar la malignidad de que estaba hecho, el único consuelo era el pequeño horror que dejaba atrás, le gustaría saber quien era el que había muerto con el Horrocrux, tenia la certeza de que Potter sufriría con ello, algo que sin duda seria digno de presenciar.

-Yo desaparezco Potter, pero él que vendrá a tomar mi lugar será mucho peor- fue lo ultimo que dijo Voldemort antes que le rayo verde de Harry lo impactara, al mismo tiempo el cuerpo de Voldemort se desintegro en una gran explosión cargada de luz.

Todos en tierra pudieron apreciar un destello en el cielo, de pronto una sensación de felicidad y alivio se sintió en el ambiente, Luna, Percy y Lavender no se dejaron distraer y siguieron en una encarnizada lucha con los magos del proyecto Somaya. Estos estaban enmascarados, eran pocos, 10 aproximadamente y usaban varitas para defenderse. Hechizos y maldiciones iban y venían de un lado al otro. Detrás del frente de batalla, un hombre alto, de unos 35 años, de cabello rubio dorado y ojos celestes, con un rostro hermoso pero severo, que parecía ser quien dirigía la lucha, camino firme y erguido para informar a otro hombre, que sin duda era de un rango superior, que esperaba en la retaguardia, protegido por dos imponentes magos vestidos de blanco, ambos llevaban espadas, el hombre rubio se inclino levemente y después hizo un saludo militar:

-Cual es la situación Franz Metzger- dijo suavemente en un alemán con fuerte acento extranjero, el Hombre custodiado por los dos guardias.

-Lord Scythale, hemos de irnos, tendremos que dejar casi todo, pero no debemos arriesgar nuestra identidad. El Alephio, el Horrocrux y Lord Voldemort fueron destruidos, no podemos dejar que las manos de nuestros adversarios se posen sobre Ud. Tendremos una próxima oportunidad, lo juro, señoría. Recuperaremos los elementos- dijo Metzger respondiendo también en alemán, debajo de su túnica blanca, vestía un uniforme militar de color gris, con una cruz de hierro en el cuello, había visto todo lo que había ocurrido con un telescopio mágico.

-Lorcas Mander y sus vampiros- pregunto de nuevo Lord Scythale, le interesaba de sobremanera como habían destruido el Horrocrux, la maldición de Lord Voldemort era un trago amargo para cualquiera, un detalle cargado de genialidad. Había que admitirlo, hasta Voldemort tenia sus días inspirados. Y los vampiros tampoco eran unos enemigos faciles.

- Destruidos, todos incluyendo a la nueva, se metió en el Fiendfyre - contesto Metzger- Por ella perdimos el Horrocrux y a Voldemort.

Malcom Scythale era un hombre viejo, de cabello blanco, corto, con unos increíbles ojos negros como el carbón, y en una sus delgadas, arrugadas y blancas manos portaba un anillo con una piedra idéntica a la del anillo de la resurrección, asintió, su voz era suave como un murmullo, cuando hablo de nuevo se dirigió a su lugarteniente en gaélico, se sentía mas cómodo hablando su lengua materna.

-Tiene razón, Conde Metzger, debemos dejar las cosas como están e ir a preparar el regreso del otro, Voldemort no sirvió para nada, demasiada obsesión con ese Potter. Que perdida de tiempo- Se lamento Lord Scythale, si había algo que no le gustaba (y muy pocas cosas disgustaban a Lord Scythale, era tan imperturbable como una piedra) era perder su tiempo, quizás no analizo bien las profundas heridas emocionales de Lord Voldemort y su fijación con el joven elemento aire, ni había tomado en cuenta a los malditos ingleses, sobre todo a esos magos que habían aparecido en los helicópteros de guerra, y lo peor de todo, lo que le había costado la derrota, tampoco había tomado en cuenta a esa joven vampiro que se atrevió a enfrentarse al fuego maldito, realmente impresionante, a lo mejor no lo había logrado esta vez, pero la próxima no cometería los mismos errores, empezó a caminar y sus dos guardianes lo siguieron , Metzger camino a su lado.

-Su abuelo se sentiría orgulloso de Ud.- agrego Lord Scythale condescendiente, al ver la cara descompuesta de su subordinado, a Metzger no le gustaba perder, y eso era lo mejor de él, Franz era eficiente, discreto, inteligente, con temple de acero, demasiado disciplinado para su gusto, pero aun así un mago formidable, el perfecto integrante del Proyecto Somaya.

-Mi abuelo era un maldito nazi- contesto Franz Metzger , retomando su compostura, le hizo un saludo militar a Malcom Scythale, a modo de despedida sin embargo agrego- No puedo creer que un mago se rebajara y cometiera tal deshonra.

-Mi querido Franz, los nazis eran unos idiotas, pero no por ello dejaban de tener ideas interesantes- añadió Lord Scythale con una tenue sonrisa y agrego en alemán- Y tu abuelo era el nazi más brillante de todos, fue su idea la de los Einsantzgruppen.

- Deathcrows. Esos malditos locos- contesto Metzger estremeciéndose de escalofríos y asco al oír esa palabra, él era un mago oscuro, pero también un fanático del honor y los Einsantzgruppen contradecían todas sus convicciones, todo lo que había aprendido en Dumstrang y en la Academia Militar Alemana.

-Creo que necesitaremos a los "malditos locos" como tu los llamas, otra vez, es evidente que los Mortifagos son un fiasco- dijo Lord Scythale, los Einsantzgruppen, los Deathcrows, fueron la elite de la GESTAPO en la Segunda Guerra mundial, un montón de asesinos sádicos sin ningún tipo de control, una verdadera peste apocalíptica, todos les temían, hasta los mismos nazis, se habían extinguido porque se mataban entre ellos, solo por aburrimiento, y lo mejor de todo, eran brujos de magia negra, de la peor clase posible, Scythale sonrió al recordar sus tiempos de juventud- Pero basta de charla, debemos irnos, nuestro trabajo aquí, concluyo.

-Retirada- grito Metzger a sus compañeros, un humo blanco apareció y desoriento a Luna, Lavender y Percy, que pronto se vieron solos en la explanada, seguramente habían utilizado algún tipo de encantamiento ilusorio. George Weasley , Seamus Finnigan y Dean Thomas, llegaron corriendo con las respiraciones agitadas, mas atrás Neville.

-Creo que los perdimos- dijo Percy Weasley un poco frustrado.

-Pero ganamos la batalla- confirmo Neville, todos sonrieron.

-Vieron a Harry, lo vieron- gritaba Oliver Word, quien a pesar de tener varias heridas en los brazos, estaba emocionado, había visto en el cielo a Harry volando combatiendo a Lord Voldemort y lo divisaba regresando hacia ellos- Espero que le siga gustando el Quiddicth , por que le voy a ofrecer el puesto de buscador titular de los Puddlemore. Harry puede volar!!

-Estupendo- corearon George, Dean Thomas y Seaumus, ya imaginándose los partidos de Quiddicth.

-Vieron el destello de luz- dijo Percy feliz- además el ambiente se siente rebien, seguro que Harry acabo con Voldemort otra vez.

Y ya que la lucha había terminado, el bando victorioso empezó a celebrar, George abrazaba a Percy, dando saltitos hasta que Percy se deshizo de su hermano menor, con los lentes totalmente desacomodados.

-Madura, George, ni que tengas 100 años dejaras de portarte como un chiquillo- le dijo molesto Percy.

-Percy, tu siempre tan acartonado, cuando cumpla 100 haré una fiesta de strippers y no te invitare- George le revolvió el pelo a Percy, y este tuvo que sonreír a regañadientes.

Bill Weasley miraba a Theodore Nott abrazando a Pansy, una rabia incontrolable exploto en su corazón, una sensación tan extraña a él, que era un hombre muy comedido con sus emociones. "Dios, ten piedad de mi" se dijo a si mismo, quería agarrar por el cuello a Nott y apretar hasta matarlo, respiro profundamente y se sintió un poco mas aliviado. De alguna forma sus instintos animales estaban apareciendo, y tuvo miedo, miedo de convertirse en lobo, en hombre lobo, en 10 años había desechado totalmente esa posibilidad, pero esa chica había despertado lo que dormía dentro de él y lo sabia. Las únicas personas que podían ayudarlo a comprender, una estaba muerta y la otra en Azkaban, quizás no era buena idea hablar con Fenrir Greynback, pero tenia que hacerlo. Su mirada nuevamente se encontró con la de Pansy, pero no la desvió, ella seria su "perdición" y lo sabía. Se sorprendió un poco cuando ella se separo de Nott y fue directo hacia él.

-Hola- dijo Pansy, cautelosa, la mirada de ese hombre pesaba sobre ella y la llenaba de angustia, pero un impulso desconocido la había llevado a hablar con él- no nos hemos presentado correctamente, soy Alexandra Parkinson, pero puedes llamarme Pansy, te doy las gracias nuevamente.

-Bill……..William Weasley- respondió secamente Bill, sin estrecharle la mano, no quería tocarla, sentía que no podría controlarse. La miro un largo rato, ella tenia la cabeza rapada, pero eso solo acentuaba sus bellas facciones, como esculpidas por un artista, y unos ojos azul oscuro encantadores, alta, delgada, grácil y sutil en sus movimientos. Ella era hermosa, muy femenina, la mujer más bella que había visto nunca. Sin poder, evitarlo se emociono, la deseaba como nunca antes deseo algo. Cuando conoció a Fleur, se dejo subyugar por sus encantos de veela, pero algo en ella siempre le había parecido sobrenatural, parecía un hada, pero Pansy era completamente distinta, tenia un aura alrededor de ella que lo tenia absolutamente embriagado, era humana, tan humana que se sentía mas cerca de ella, que de cualquier otra persona en su vida, pero no podía dejarse llevar, tenia el presentimiento de que seria desastroso dejarse llevar. Además al parecer, ella estaba con otro.

-Quizás es una tontería- dijo ella, mirándolo con sus ojos azules llenos de interrogantes- pero por un momento, pensé que………….Tu me odias ¿no es así?, pero que yo sepa no te he hecho nada, ni siquiera te conozco.

-Tienes razón, nunca te había visto, hasta hoy- dijo Bill, su voz sonó ronca como un gruñido, no cortaba el contacto visual con ella- no te odio, pero seria mejor para ti sino volviésemos a vernos.

-No entiendo, ¿Qué te pasa conmigo?- Pansy podía ser bastante perceptiva, y apreciaba que ese hombre no le decía toda la verdad. Ella dio un paso hacia él, de nuevo atendiendo a sus impulsos, y Bill retrocedió obligado por su conciencia. Sintiendo de nuevo su corazón estallar en su pecho, se contuvo las ganas que tenia de apretarla contra él. "…Es un hecho……confirmado…." pensó Bill Weasley con tristeza "esta chica es mi perdición".

-Me pasan muchas cosas contigo, ni te lo imaginas, pero tómame la palabra, no te acerques a mi nunca, yo quiero que mi vida siga como hasta ahora y me imagino que tu también- Bill mantuvo su control y le hizo una inclinación de cabeza- No tientes al destino Alexandra Parkinson- se alejo caminando lentamente.

Pansy se quedo helada, esas palabras le habían hecho mella , ese hombre era mayor que ella, ni siquiera era guapo con todas esas cicatrices en su cara, pero sin duda alguna vez lo había sido, tenia unos rasgos muy armónicos en su cara, le gustaban sus ojos, castaños oscuros, profundos y enigmáticos, no era corpulento ni alto como Nott, mas bien delgado y fibroso como Harry, y tenia una forma de caminar, tranquilo y sereno como si nunca tuviera prisa, el rasgo mas distintivo, su largo cabello rojo, igual que el de Ron, pero sin embargo tenia un no se que, que la intrigaba y su forma de mirarla, mas aun, sin duda ese hombre en apariencia circunspecto y callado, tenia un gran conflicto en su interior, una lucha de emociones, tal como se lo había demostrado mirándola. Pero William Weasley también la atemorizaba, sentía que él podía sacar a la superficie, lo peor y lo mejor de ella. Se sentía desnuda bajo su escrutinio, vulnerable e indefensa y eso no le gustaba para nada.

-¿Qué paso?- le pregunto Nott, tomándola de la cintura, no le había gustado como ese Weasley miraba a Pansy. Y además podía sentir el miedo de Pansy,¿ porque ella le temía tanto a ese hombre?, pero ella le cerraba su mente en ese momento, lo cual no le sorprendía, ella controlaba cualquier tipo de energía, incluyendo el poder mental de él.

-Pudiste leerle el pensamiento- pregunto Pansy curiosa.

-Para nada. Ese es el medio lobo Weasley, el hermano mayor de Ron, querida, su mente es un caos, totalmente impredecible, como la de un animal, no me gusto que te acercaras a él, te mira de manera muy rara- contesto Nott. Pansy se estremeció al recordar los ojos de Bill, ella no había percibido peligro, sino algo mas, movió la cabeza deshaciéndose de algunos pensamientos. A ella de alguna forma le atraía ese hombre, lo encontraba totalmente irresistible, pero le haría caso a su alarma interior, que le pedía a gritos que tuviese cuidado con Bill Weasley .

-Tonterías tuyas Theo, solo quería presentarme, no lo conocía- dijo Pansy tratando de despejar las dudas de Nott, como Bill había dicho, ella quería que su vida siguiera tal cual como estaba.

Harry descendió hábilmente sobre le hielo, Lo había hecho otra vez había destruido a Voldemort, Theo y Pansy lo estaban esperando, el resto del ED se hallaba desperdigado apresando al resto de los mortifagos, los magos del proyecto Somaya se habían esfumado como por arte de magia. Theo le sonrió a Harry:

-Bien hecho- dijo Theo dándole una palmada en la espalda. Harry no le presto atención, solo divisaba una cabellera roja en la lejanía.

-Voy a matar a Ginny- dijo Harry bastante molesto, ella se había puesto deliberadamente en peligro y él estaba preocupado, empezó a caminar hacia sus compañeros del ED que se hallaban a cierta distancia. Ginny sintió que la estaban observando y volteo, lo vio y sin poder contenerse corrió hacia él. Cuando lo tuvo cerca salto a sus brazos, enredando sus piernas en él para no caer. Harry se sorprendió totalmente, sin embargo la abrazo para sostenerla, Ginny lo miro intensamente, tenia su cara cerca de la de él.

-Te extrañe-le dijo Ginny con voz inocente. Harry sentía que su cabeza daba vueltas, él también la había extrañado, demasiado.

-Te amo- dijo Harry y le clavo un beso, todos aplaudieron, Harry camino hacia sus amigos cargando a Ginny a horcajadas, ella tenia puesto un brazo alrededor de sus hombros y le besaba el cuello a Harry, él nuevamente le busco la boca dándole un ardoroso beso. George y Percy miraban estupefactos la escena, nunca pensaron que su hermanita fuera capaz de demostrar tanta pasión como lo estaba haciendo y menos aun Harry.

-Ahora vuelas- le dijo Ginny al oído- sabia que haces cosas extraordinarias pero me gustaría mas que las reservaras solo para ciertas ocasiones- Harry no pudo evitar sonrojarse, sabia exactamente lo que ella quería decir..

-Tengo que contarles algo a todos- le dijo Harry, definitivamente había que dar muchas explicaciones.

Harry la deposito en el suelo y la tomo de la mano. Pudo ver un helicóptero en el cielo. Saludo a todos. Neville le dio un gran abrazo.

-Como lo hicieron- pregunto Harry asombrado, Ginny rió, pero fue Lavender Brown quien contesto.

-Nunca te he dicho quien es mi esposo, Harry- dijo Lavender ruiseña, Harry la miro sin comprender-Gordon Brown, el primer ministro muggle, digamos que tenemos una división de la Royal Navy con nosotros, por supuesto hay algunos squid y magos en las fuerzas armadas inglesas, pero la mayoría va a ser desmemoriado.

-Eres increíble-Harry le dio un abrazo, nunca pensó que le fuese a caer tan bien Lavender.

-No podía dejar a Ro Ro en medio del ártico- Lavender se rió a carcajadas y tomo la mano de Luna quien también sonreía ante el chiste.

-Vinieron todos los de ED y la Orden- pregunto Harry mirando alrededor

-Hagrid esta en un portaviones, no cabía en los helicópteros-aclaro Luna- ¿Y Ron?.

-No lo se, pero destruyeron el Horrocrux- contesto Harry, sintió una punzada en el pecho, recordaba las palabras de Voldemort y no quería analizar su significado, no todavía.

Bill Weasley se acerco a Harry con unos pergaminos.

-Los magos de blanco huyeron, desaparecieron. Encontramos esto, es un lenguaje antiguo, seguro que en Hogwarts, sabrán que hacer con ellos, tengo el presentimiento que el ministerio no debe saber de esto.

Antes de que Harry pudiese contestar, todos divisaron a dos figuras caminando por la explanada de hielo, en la lejanía, dos perros corrían delante de ellos, llegaron primeros y se echaron en la nieve, cautelosos ante tanta gente. Ron caminaba lentamente acompañado de Malfoy quien todavía esgrimía en su mano la espada de Griffyndor. A Ron se le veían las lagrimas en la cara, pero el rostro de Draco era totalmente inexpresivo, se detuvo en el lugar justo donde estaban las perras, Ron siguió adelante a encontrarse con su familia y amigos, al llegar, miro a Harry y luego abrazo como un oso a su esposa, Luna le correspondió y no pudo dejar de contener las lagrimas, ella le acaricio el cabello, Ron le susurro en el oído "Tenemos mucho de que hablar, perdóname", y ella lo abrazo mas fuerte. Ron le extendió una mano cerrada, a Harry y la abrió, allí estaba el anillo con la piedra de la Resurrección, Harry lo tomo confundido. Nadie hablaba, solo Harry después de un rato camino hacia Draco, había algo muy extraño en su semblante, Draco no soltaba la espada y temblaba perceptiblemente a pesar de la expresión de su cara.

-Donde esta Hermione- le pregunto a Malfoy. Harry nunca había visto a Draco tan perturbado.

A Draco le destellaron sus fríos ojos grises, esa era una pregunta que definitivamente no quería contestar.

0o0o0o0o0o0o0o0o0o0o0o0o0o0o0o0ooo0o0o0o0o0o0o0oo0o00o0

Titulo II. La virtud y el silencio.

Draco Malfoy decidió ir a Howargts, habían pasado 5 meses de la muerte de Hermione, y él había decidido abandonar para siempre el mundo mágico, se iba embarcar en un barco mercante e iba a ir hasta el fin del mundo si eso era posible, no podía quedarse en Inglaterra, iba a morir de dolor. Solo Ron y él sabían exactamente lo que había pasado y como había desaparecido Hermione, Harry solo lo sospechaba pero no insistió en saber los detalles, Ron estaba dolido e igual de impactado que Draco, pero por lo menos tenia una familia. Él , Draco Malfoy estaba absolutamente solo. Harry y Ginny se habían casado, boda a la que asistió prácticamente obligado, se sentía profundamente desgraciado y había tomado la decisión de alejarse de todos voluntariamente, exiliándose para siempre, era eso o el suicidio. Pero antes quería echar un último vistazo a Hogwarts, al parecer Dumblendore quería hablar con él y aprovecharía la visita para dejar la espada. El Draco Malfoy que atravesó las verjas de los terrenos del colegio, era incluso mas frió y mas duro, que el mortifago que había salido de allí, hacia 11 años, su corazón se había quedado por siempre en el Artico, junto a Hermione. Y también tenia 5 meses encerrado en un absoluto mutismo, no hablaba con nadie, todos estaban muy preocupados, Theo y Pansy lo habían intentado pero el dolor no lo dejaba expresarse con palabras, solo Dumblendore escucharía su voz de nuevo. Esa era la penitencia que se había autoimpuesto, no volver a hablar jamás.

Al llegar al Despacho, el retrato de Dumblendore lo esperaba con su habitual calma, frente a él un gran espejo, que Draco había visto en contadas ocasiones, solo que en otro sitio.

-Profesor, vengo a traer la espada- dijo él sin mucho protocolo, el sonido de su propia voz dirigiéndose a alguien, le resultaba extraño después de tanto tiempo.

-Hola Draco, como estas- le dijo Dumblendore con voz calmada.

-Mal- contesto Draco de manera muy seca, esa era justamente la palabra que lo definía todo "mal".

- Quieres hablar de ello- le pregunto Albus Dumblendore con un dejo de preocupación en su tono de voz.- podrías incluso reconsiderar tus opciones.

-La verdad es que no quiero- contesto Draco tajante pero sin ser grosero- pronto no tendré que preocuparme de nada. No voy a cambiar de idea, ella no esta y mi vida no tiene sentido- dijo Draco de mal humor- Pero le prometí vivir y eso haré, solo que lejos de aquí, todo me recuerda a ella.

-Entiendo-dijo Dumblendore sombriamente, nunca se había detenido a pensar en las verdaderas consecuencias de toda la situación, sin embargo, él sabia que de alguna forma, todo se había solucionado, solo que Draco era Draco Malfoy e iba a tener que verlo con sus propios ojos.

-Quiero contarle algo- le dijo Draco cambiando el tema, mientras sacaba la espada de la funda y la colocaba sobre el escritorio, el brillo de la espada disminuyo cuando dejo de tocarla- me paso algo muy raro con la espada de Gryffindor, era como si ella formara parte de mi, inclusive logre adoptar sus propiedades metálicas, y adaptarlas a mi cuerpo, además la escuchaba, era como si cantara para mi.

-Uhmmmmm- contesto Dumblendore con los ojos abiertos como platos, pocas cosas lo sorprendían, pero esta sin duda era una- Draco , creo que esa espada es tuya , por lo menos hasta que mueras.

-No entiendo- dijo Draco- no se supone que la espada es para el mejor Gryffindor del año o algo así- Severus Snape abrió los ojos y emitió un sonido de risa ahogada ante el comentario sarcástico de Malfoy, todos los demás cuadros que estaban escuchando atentamente, igual de sorprendidos que Albus, lo miraron con ojos asesinos, Snape se callo.

-No, la espada es de quien demuestre ser un verdadero Gryffindor y tú sin duda lo hiciste- respondió Albus Dumblendore, él conocía la historia de la espada, pero solo le diría a Draco la parte más importante- demostraste valentía, coraje y verdadero desinterés por lo que me han contado. Incluso me atrevo a pensar que ahora tienes mas cualidades que te señalarían como Gryffindor en lugar de Slytherin.

-Pero Potter hizo lo mismo esta vez y la anterior- contesto Draco, aun sin creer toda la sarta de elogios dirigidos hacia él.

-Es diferente y te contare porque, creo saber la razón por la cual la espada te reconoce como su dueño- dijo Dumblendore, con una mirada penetrante en sus ojos azules-Sabes la historia de Godric Gryffinidor.

-No- y era la mas absoluta verdad, Draco no había prestado gran atención a Historia de la Magia, y todos los hechos históricos que se sabia estaban relacionados directamente con Salazar Slytherin y su casa.

-Godric Gryffindor embrujo esa espada para que formara parte de su cuerpo, de su alma y de su magia. La espada de Griffyndor conserva su espíritu. Su poder solo fue revelado, cuando Gryffindor tuvo que salvar a su amada de la muerte a manos de Salazar Slytherin, lo cual degenero en una profunda enemistad entre ellos.

-¿Y cual es su relación conmigo?- dijo Draco todavía sin comprender.

-Que usaste la espada para matar a Mander y llegar hasta Hermione Granger, por amor, destruiste el Horrocrux a pesar de que significo el fin de ella, por que te lo pidió - dijo Dumblendore, Draco se sobresalto como podía saber el Director eso, si solo lo sabían Ron y él- La Señorita Granger y la amada de Godric Gryffindor son ambas hijas de muggles. La espada, por lo que dices, se comporto contigo de la misma manera que lo hizo con Godric, y me atrevería a decir que con mejores resultados………

Draco se quedo callado analizando la información. Era cierto, todo lo que había hecho en ese viaje, desde el inicio hasta el final , había sido por ella. Inclusive la decisión de no utilizar la piedra de la resurrección, clavarle la espada, dejarla morir y esparcir sus cenizas para que no volviera como un terrible vampiro había sido por ella, esas imágenes no lo dejaban vivir, no podía dormir e inclusive cada vez con mas frecuencia tenia un dolor indescriptible en el pecho, estaba a punto de cometer una locura, solo lo atajaban las promesas hechas a ella, de ahí su decisión de olvidarse de su vida e ir al mundo muggle.

-El amor necesario para borrar todas las creencias en cuanto a la pureza de sangre y dejar atrás todas tus convicciones, debió haber sido muy fuerte, para que la espada reconociera el sentimiento, confundiéndote al principio con el verdadero Godric Gryffindor y revelara el verdadero poder que hay en ti Draco Malfoy, llévatela, presiento que esa espada todavía tiene cosas portentosas que hacer contigo- Dumbledore no podía ocultar su regocijo, a pesar de todo, no solo Harry había llegado a las fronteras de la magia conocida.

-Pero entonces la espada cree que soy Griffyndor- esta vez Draco se encogió de hombros en un gesto de escepticismo.

-No lo se- dijo Dumblendore- lo mas probable es que sepa ya quien eres, no es tonta, pero te ha aceptado, hay una guerra en un futuro cercano, donde será necesaria y tu también. No te apartes, te lo pido.

-Se refiere a los textos que encontramos- pregunto Draco-Esa gran guerra mágica. El enfrentamiento definitivo entre el bien y el mal.

-A eso me refiero precisamente- dijo Dumblendore- Es un arma de gran poder, lo pudiste sentir, no es así.

Draco tomo la espada nuevamente y sintió su reconfortante energía, sin embargo una oleada de frustración lo invadió.

-No sirvió para nada, igual ella esta muerta, destruida- dijo después de un rato, donde apretó el mango de la espada tan fuerte que su mano se torno blanca.

-Harry me dijo que no llevas varita- observo Dumblendore- ¿Qué le ha sucedido?.

-No necesito la varita, puedo hacer magia sin ella- le contesto Draco. Iba a contarle lo del Maesltrön, pero callo, había hecho una promesa y los Malfoy nunca faltaban a una. Dumblendore no pudo evitar asombrarse de nuevo, ese joven era especial sin duda alguna.

Draco hizo ademán de retirarse, pero Dumblendore le pidió que esperase un momento.

-Draco hijo, porque no echas una ojeada al espejo- dijo Dumblendore.

-No, ese espejo no muestra la realidad, sino nuestros mas profundos deseos- dijo Draco secamente con amargura.

-A veces, en contadas ocasiones la realidad y los deseos son lo mismo- Dumblendore miro el espejo.

Draco se acerco cautelosamente al espejo de OËSED, pudo ver los terrenos del castillo reflejados en el espejo, la cabaña de Hagrid y la entrada al bosque prohibido, después de un rato vio otra cabaña, mas pequeña, con un pequeño jardín, y de pronto………… vio algo que se le hacia totalmente descabellado.

0o0o0o0o0o0o0o0o0o0o0o0o0o0o0o0o0o0o0o0o0o0o00o

Titulo III. Paraíso Perdido.

Una luz blanca intensa la despertó, el terrible dolor ceso y de pronto se encontró tendida en lo que parecía ser una pradera, se incorporo y pude ver sus manos, estaban intactas, no había rastros de quemaduras y tampoco se veían surcadas de venas, sus uñas estaban cortas, se llevo una mano a su boca y pudo apreciar que sus facciones parecían estar bien y además no tenia colmillos, miro hacia el cielo y este lucia de un color opaco, como anaranjado, como si estuviese atardeciendo, lo extraño era que se veían las estrellas claramente y las nebulosas, se levanto del suelo y decidió caminar, cuando de pronto pudo observar dos figuras sonrientes que venían hacia ella, decidió esperar y le llego parte de la animada conversación:

-Como te decia Elaine, ya nuestra chica esta aquí- dijo el viejo hombre vestido con un overol, botas de trabajo y un sombrero de paja. Su ojos de un color indescriptible brillaban como dos estrellas, y tenia la voz mas clara y dulce que Hermione había escuchado alguna vez.

-Si, muy bonita, la verdad, Zacharias- le contesto la mujer, que lucia como de 60 años, pañoleta en la cabeza, traje floreado con un delantal y un cesto con flores de todos los tamaños y colores. Al igual que el hombre despedía una aura de serenidad.

Hermione se sorprendió un poco y cuando miro sus propias ropas, eran un vestido sencillo de estampado floreado color azul y estaba descalza, la hierba en el suelo le hacia cosquillas en los pies.

-Disculpen- dijo un poco desconcertada, cuando la pareja se situó frente a ella- ¿donde estoy?.

La pareja la examino un momento y luego le sonrieron.

-Estas en la tierra de los muertos que viven, niña, recuerda, tu moriste- le dijo Zacharias con cortesía, le hizo una inclinación de cabeza- Yo soy Zacharias y ella es mi consorte, Elaine, los hombres y los magos nos dan muchos nombres, pero nosotros preferimos llamarnos así, somos los Guardianes.

-Ah- dijo Hermione, ella sabia que estaba muerta, no pudo haber sobrevivido al fuego, ni tampoco a la espada de Gryffindor , pero que hacia allí, no se suponía que la esperaba el infierno o algo peor por ser un vampiro.

-Te estábamos esperando desde hace mucho, Albus nos dijo que vendrías, ya que sacrificarías todo por amor y eso te traería hasta nosotros- dijo Elaine- Fuiste inteligente al no ponerte ese anillo, superaste la tentación, mejor dicho, él lo hizo, hubieses sido…………..peor que cualquier demonio

-Dumblendore esta aquí- Hermione estaba sorprendida, miro hacia los lados buscandolo- puedo hablar con el profesor.

-No- dijo Zacharias poniendo semblante serio- él decidió seguir adelante, solo un eco de Dumblendore existe en tu mundo. Debido a tus buenas acciones, Hermione Granger, Elaine y yo hemos decidido darte una oportunidad. Si así lo deseas puedes……. volver.

Varios sentimientos entraron en conflicto dentro del corazón de Hermione y ella dudo, había sufrido mucho y su alma necesitaba un poco de descanso, el dolor que le provoco el Fiendfyre fue tan indescriptible que mas allá del daño físico le perforo el espíritu, y al final, lo peor fue estar en los brazos de él, ella no sintió la espada, pero si el corazón de Draco deteniéndose por un instante, al momento de atravesarla y luego la nada, el vació, la no existencia, hasta que... ( no sabia realmente cuanto tiempo transcurrió), abrió los ojos en ese lugar que la hacia sentir tan segura . Y en el reverso de la misma moneda, él, Draco, había tardado en darse cuenta pero al final lo hizo, estuviese en donde estuviese, sucediese lo que sucediese, su vida no tendría sentido si no estaba con él. Su mente, su alma, su espíritu y su cuerpo le pedían a gritos buscarlo y finalmente unirse para siempre a él, porque ella sabia que ya no habría mas separaciones, nunca mas. Contra todo pronostico e increíblemente a pesar de estar muerta, lo seguía amando, siempre lo había hecho, desde que vio realmente quien era hacia tanto tiempo y sus miradas de niños se encontraron, padeciendo el sufrimiento de haberse enamorado cada uno del enemigo impuesto por sus creencias de sangre. Las tres figuras se miraron sin hablar, solo compartiendo pensamientos y sentimientos, hasta que al final un profundo entendimiento surgió entre los tres, Hermione hablo firme y segura.

-Deseo volver- dijo calmadamente.

-Así lo creímos, no serás mas un vampiro, sin embargo tus dones naturales permanecerán contigo, uno de ellos, tu magia- dijo Elaine enigmáticamente- pero antes de que te vayas, quiero que veas algo, te estuvo esperando muchos años.

Hermione vio de pronto una pequeña partícula de luz que apareció de la nada, abrió los ojos como platos y sintió que su corazón iba a estallar de felicidad, nunca en su vida había sentido esa sensación de gozo, la partícula revoloteaba alegre alrededor de ella, las lagrimas acudieron a sus ojos, era totalmente inesperado, de pronto volvía a ser aquella chica de 16 años, emocionada por la vida que crecía dentro de ella, y lo entendió, miro a Elaine quien tenia una esplendida sonrisa.

-No…….no puede ser- dijo Hermione entre lágrimas, la partícula de luz se había posado en su mano, una oleada de amor la invadió.

-Ese es nuestro regalo, niña- dijo Zacharias sonriendo- por todas tus penas.

-En la tierra de los muertos que viven, habitan las almas de los niños que nunca nacieron, y ella…….. Quiere volver contigo- dijo Elaine, atrapando con su mano la partícula de luz y luego se la coloco a Hermione en el vientre, ella sintió un inmenso calor y de pronto se vio rodeada de luz y todo a su alrededor se volvió de un cegador blanco.

0o0o0o0o0o0o0o0o0o0o0o0o0o0o0o0o0o0o0o0o0o0o0o0o0o0o0

Titulo IV . Angeles.

-No es posible- dijo Draco atemorizado y esperanzado a la vez, la espada de Griffyndor cayo pesadamente al suelo.

-Por que no te cercioras tu mismo- le contesto Dumblendore.

Draco nunca supo como salio del castillo, solo corría como un desesperado por el Bosque Prohibido, cuando su túnica empezó a enredarse con las ramas de los árboles se la quito y siguió corriendo, de pronto vio la pequeña cabaña, pero no había ninguna persona esperando. Se paro jadeando, con lagrimas saliéndole de los ojos, maldecía mentalmente, cuando de pronto la vio, saliendo de la casa, una mujer con el cabello castaño cayendo hasta la espalda en una cascada de suaves ondulaciones, vestida con una blusa azul y un pantalón gris claro, que brillaba con luz propia, no lo podría creer era Ella, la mujer lo miro y le sonrió, él corrió hacia ella y la abrazo llorando.

-Te estabas tardando mucho, Draco, llevo horas aquí- le dijo Hermione con voz clara, se separo un poco de él y le quito un mechón de pelo del rostro, Draco no se había cortado el cabello en 6 meses y lo tenia bastante largo, de un color rubio claro como la paja, mas nunca seria rubio platino- me gusta mas así- le dijo finalmente ella.

-Estas viva!- Draco hablaba atropelladamente, la sujeto contra él, algo o alguien le habia concedido lo único que deseo toda la vida, estar con ella. Era demasiado irreal para ser verdad, pero allí estaba Hermione , en carne y hueso, respirando, viva.

-Te amo- le dijo Hermione pegándose contra el pecho de él, sintiendo de nuevo su calor

-Te amo- le contesto Draco aspirando el aroma de sus cabellos, percibiendo en el pecho de ella, la sensación mas maravillosa del mundo, el latido de su corazón, le acaricia con una mano la cabeza y luego le beso la coronilla.

-Hermione, lo lamento tanto- dijo él al final de un largo rato, donde habían permanecido abrazados, en silencio, nadie sabia lo que sufrió ese día, en el que eligió la muerte de ella- Tengo cinco meses sin dormir, por lo que tuve que hacerte.

-No importa, lo hiciste por mi, ya paso, estoy aquí, contigo- Ella pego sus labios contra los de él y Draco sintió estallar su cabeza de emoción y deseo, los labios y la boca de ella eran calidas, muy diferentes a lo que él recordaba, Draco rodeo la cintura de Hermione y la apretó contra él, quería hacerla suya ahí mismo, sin embargo se contuvo porque antes quería preguntar algo importante.

-Como lo hiciste- pregunto él- y además ya no eres un vampiro, lo se, sea lo que sea eres algo infinitamente mas atractivo, eres tu.

-Es una larga historia- dijo Hermione con tono despreocupado, le tomo de la mano y lo invito a pasar a la cabaña-¿seguro que quieres oírla?

-Tengo todo el tiempo del mundo para ti- Draco le apretó la mano- pero antes quisiera tenerte en mis brazos un largo rato, ¿sabes?, he esperado mucho tiempo por esto- Hermione le dio un golpecito de complicidad en un brazo y lo beso riéndose. Draco, que nunca la había oído reírse de una manera tan espontánea y vivaz, sonrió con todo su rostro, dedicándole igualmente a ella su sonrisa mas sincera y despreocupada, de alguna forma con ese simple gesto, Hermione y Draco estaban marcado un antes y después en su difícil relación, señalada como un amor imposible, llena de dolor, frustración y tristeza, pero sin duda, lo mas importante era que……… era su increíble historia de amor.

0o0o0o0o0o0o0o0o0o0o0o0o0o0o0o0o0o0o0o00

Titulo V. Inesperado.

9 meses después.

Draco Malfoy caminaba nervioso de un lado a otro en un pasillo de San Mungo, frente a la puerta de la Maternidad, cada vez que salía alguien de la Sala de Parto, el rápidamente abordaba a la persona, pero la respuesta era la misma, todavía Hermione estaba en labor, y que apenas llevaba pocas horas, al ser su primer hijo se iba a tardar bastante. Draco Malfoy estaba vestido a la manera muggle, con jeans y su habitual swetter de cuello de tortuga negro, lo que levanto ciertos cuchicheos al entrar al hospital, con una Hermione radiante con su panza de nueve meses, y Sascha y Tatiana que correteaban alegremente por el pasillo del hospital, en San Mungo era habitual ver animagos, y esas dos perras casi eran humanas, pero ver a los señores Malfoy (Draco Malfoy y la desconocida que era su esposa, miembros de una de las mas ilustres familias de magos puros) vestidos de muggle se había hecho la novedad del día .A Draco siempre le llamo la atención, lo bonita que estuvo Hermione durante el embarazo, era la primera mujer que veía en ese estado, que le parecía tan sexy. Draco se aparto un mechón de cabello del rostro, no podía de dejar de sonreír al pensar lo que ellos estaban haciendo antes de que Hermione empezara con las contracciones, bueno el medico muggle les había dicho que si ella se sentía bien, podían continuar con su vida sexual con total normalidad, que era totalmente natural. De nuevo se sumergió en su preocupación, quería ver a su hija sana y salva. Mientras seguía caminando distraído choco con Ron Weasley que venia caminando hacia él.

-Ah, eres tu- dijo Draco un poco desanimado esperaba que Harry fuese el primero en llegar.

-Siempre tan amable, Malfoy- dijo un Ron con una gran sonrisa, ahora llevaba el cabello un poco mas corto, le había hecho caso a Luna, a medias, pero se veía muy atractivo, como siempre- ¿Cómo esta?

-Ya sabes como es la primera vez, va a ser largo- dijo Draco todo acongojado.

-No te preocupes, ya nacerá- le contesto Ron, Luna de pronto se acerco y saludo a Draco con un cariñoso beso en la mejilla, él le apretó la mano. Su relación con los Weasley´s había cambiado bastante, gracias a Hermione, Ron y Malfoy habían descubierto que aparte de su pasión mutua por el ajedrez, compartían su habilidad para los negocios, así que ya no peleaban tanto, si en su trato había algún tipo de descortesía era mas en broma que otra cosa. Pero igual siempre serian el fuego y el agua, totalmente incompatibles.

Draco finalmente se sentó y Luna le empezó a explicar como había sido el parto de los gemelos, con lo cual él se termino de aterrorizar.

Pansy y Nott llegaron finalmente, tomados de la mano y haciéndose cariñitos, ella lucia muy contenta, Draco aprecio que estaba muy roja, lucia como acalorada, su cabello estaba muy corto, pero ese estilo le favorecía, por supuesto estaba vestida elegantemente, con un pantalón verde oscuro y camisa blanca, Nott iba como siempre, jeans, camisa a cuadros y su gorro de lana, como todo un marino. "Que pareja mas dispareja", pensó Malfoy y sonrió para si mismo. Se levanto para saludarlos, Pansy se le echo al cuello.

-Tenemos que darte una noticia, Draco- dijo ella colgada de su cuello.

-Hola Nott- dijo Draco medio asfixiado, Nott la miro levantando una ceja, Pansy entendió el mensaje y se desafo de Draco. Ella era demasiado cariñosa con todos y Theodore demasiado celoso.

-Nos vamos a casar- Nott esta vez sonrió. Draco le estrecho la mano y luego le dio un abrazo. Pansy se fue a hablar con Luna.

- Al ministerio no le va a gustar nada la noticia- dijo Draco mirando fijamente a Pansy, tenían que solicitar un permiso especial para poder casarse, al igual que Ginny y Harry, el Ministerio de Magia, no quería, temía la unión de dos líneas genéticas con poderes extraordinarios, al enterarse de la existencia de los 5 elementos, los inefables declararon que eran los magos mas poderosos sobre la faz de la tierra, así que habían bastantes expectativas sobre la descendencia de todos, incluso habían planes para evitar que tuviesen hijos. Kingsley no estaba de acuerdo con eso, ya se estaban haciendo avances, pero el Departamento de Misterios no paraba de enviar informes solicitando cautela. Como Hermione estaba legalmente muerta, ellos no tenían ese problema, simplemente no se casaron, pero Hermione lucia su alianza en su mano, para todo el mundo ella era la señora Ingrid Malfoy, la esposa extrajera proveniente del lejano norte. Dumblendore había tenido la idea, de ocultar la identidad de ella, muy pocas personas lo sabían, entre ellos la familia Weasley, los amigos, y el ED. Draco les decía a Ron y a Harry en broma, "no estoy casado, pero me tienen bien atado". Ambos consideraron que después de todo lo que habían vivido, era completamente innecesario consolidar una unión, que estaba basada en lazos más profundos que un matrimonio mágico. Además el pequeño detalle de la resurrección de Hermione de por si era bastante escandaloso y ella no quería atraer la atención del Ministerio sobre ellos, ahora menos que nunca, con la bebe en camino.

-Lo se, ya escribí a Mc Gonnagall, Dumblendore nos dira que hacer- dijo Nott con el seño fruncido- igual Pansy y yo vamos a vivir en Noruega, ella quiere irse de Inglaterra, Draco, se lo prometí y a pesar de todas las dificultades que implica, lo voy a hacer.

-Pansy es una gran chica- esta vez Draco sonrió- estoy feliz por ti, ya veras que todo sale bien- Draco abrazo a Nott- cuídala.

-Gracias, ¿Cómo te sientes? Papa Malfoy -pregunto Nott, aunque sabia que la niña no había nacido, le encantaba ver a Draco en apuros, nervioso. La extraña conexión telepática con Hermione no había cesado, al contrario era mas fuerte aun, mas estrecha que con ningún otro ser sobre la tierra, así que Nott sabría exactamente el momento del nacimiento, pero lo guardaría para si. Draco se encogió de hombros dándole a entender que la bebe no había nacido.

Luego llego la tropa Weasley, Arthur y Molly Weasley con los gemelos de Ron, George con Angelina y Ginny llevando de la mano a Molly, la pequeña hija de Percy, a la que estaba cuidando porque sus padres estaban de viaje. Todos saludaron a Malfoy cortésmente, y George le dio una palmada en la cabeza. Bill no estaba y Pansy suspiro aliviada, gesto que no le paso desapercibido a Nott, quien seguía igual de desconcertado por el temor que tenia Pansy hacia el medio lobo Weasley.

-Hola socio, ya llego el paquete- le dijo George bastante ruiseño.

-No me golpees, socio- dijo Malfoy jugándose con George, de todos los Weasley´s, George era con el que mejor se llevaba, eran amigos, ya que compartían un perverso sentido del Humor. Ron, George y Malfoy se habían convertido en socios y planeaban convertir sortilegios Weasley´s en una transnacional, Draco no le incluyo el nombre Malfoy porque decía que su apellido no atraería muchos compradores.

Pasaron algunas horas mas y los empleados del hospital amenazaron con sacarlos a todos, ya que hacían bastante ruido, pero cuando George, Theo, Ron, Pansy, Ginny, Arthur Weasley y la misma Molly hicieron ademán de sacar sus varitas, además de Sascha y Tatiana quienes mostraron los colmillos, los empleados se retiraron discretamente.

Finalmente llego Harry con un hurón blanco de peluche gigantesco, al verlo Draco hizo una mueca y todos se echaron a reír, recordando el chiste familiar, Draco Malfoy el increíble hurón botador, pero generalmente no se lo decían en la cara.

-Bueno esto es para que mi ahijada, vaya conociendo a su padre- dijo Harry, todos rieron a carcajadas nuevamente.

-Voy a matarte, Potter- le dijo Draco fingiendo molestia, le dio la mano a Harry.

-Tienes 17 años diciendo lo mismo, Malfoy- le dio la mano a Draco y le sonrió. Tatiana le lamió la mano a Malfoy (él era su amo favorito) y Sascha le movía la cola alegremente a Harry celebrándole el chiste. De alguna forma Harry se sentia inmerso y participe de tanta felicidad, puso sus ojos por un momento en Draco, quien sonreía discretamente a todos, visiblemente feliz, se pasaba inconscientemente la mano por su cabello, inquieto para luego lucir bastante reservado y callado, pero Harry pensaba que solo era una mascara para ocultar su ansiedad, Draco sabia que ese día, mas que ningún otro, el día del nacimiento de su hija, cambiaria su vida para siempre. Después de mas de un año tratándolo y charlando con él, Harry se había dado cuenta de que Malfoy había cambiado mucho, quizás en esencia, todavía seguía siendo cínico, sarcástico y un poco arrogante, pero había visto en él otras cualidades: valentía, desinterés, daba sin esperar nada a cambio, perseverante, amigo incondicional, justo, y además en él coexistian en un precario equilibrio la terquedad y la idiotez, sobre todo cuando se trataba de Hermione.Y por ultimo, ellos eran amigos, por increíble que pareciera, verdaderos amigos.

De pronto una luz rosada, se prendió en la maternidad, todos se levantaron, claro ellos sabían que era niña, pero estaban emocionados ante la expectativa del nacimiento. La multitud corrió en desbandada hacia la puerta, dejando a Draco atrás, que solo miraba temeroso la luz rosada, la puerta se abrió, dejando ver una medimaga con tapaboca que llevaba un pequeño bulto. Todos trataban de ver a la pequeña, hasta que Malfoy grito.

-Si no quieren que les envié una maldición ahora mismo, se apartan para que yo pueda ver a mi hija- Draco dijo esto sin admitir ninguna replica, de pronto volvió a adoptar su expresión dura y fría, la gente se aparto. La medimaga le entrego el bebe un poco asustada.

Draco miro a su pequeña, blanca como la nieve, con el cabello de un color rojo oscuro, brillante y liso, él hizo una mueca, Ron se echo a reír, pero callo cuando se dio cuenta que Draco lo quería asesinar allí mismo, no desconfiaba de Hermione, pero se le hacia fastidioso que la bebe fuese pelirroja, pero cuando la niña de pronto abrió los ojos, eran de un color gris mercurio, exactamente iguales a los de Draco y todos los Malfoy antes que él, además la facciones de la recién nacida era una versión miniaturizada de las de su padre, él abrió la boca, y recordó lo que le había contado Hermione en relación a la niña y el pequeño milagro que significaba que estuviese allí, viva, con ellos, profundamente emocionado, le dio un beso en la frente a su bebe y le susurro a la pequeña, "debiste haber llegado mucho antes a mi vida, te amo", despues de un rato cargado de emocion, trago saliva y hablo finalmente:

-Creo que nunca he comentado que mi tío-abuelo Calixto Malfoy era pelirrojo- dijo como al descuido, pero pronunciando claramente cada palabra para que fuese bien entendida por todos- al parecer en mi familia eso significa que eres mestizo, saben ,su madre era muggle, lo cual fue muy bien ocultado en la familia Malfoy- de pronto se echo a reír sonoramente, disipando cualquier tensión o duda-Hasta parece una Weasley- todos rieron.

Sostuvo a la niña como un trofeo delante de todos los presentes.

-Elaine Narcissa Malfoy, te presento a tu familia- le llevo la bebe a sus amigos para que la vieran.

Después de unas horas, Draco estaba acostado en una cama, con Elaine dormida en su regazo y la cabeza de Hermione apoyada en su brazo, ella estaba acurrucada hacia él de medio lado, con los ojos cerrados y la niña se movía de vez en cuando o bostezaba, parecía muy a gusto en el pecho de su padre, Draco acariciaba la suave piel de pequeña con un dedo, le encantaba su hija, se había enamorado a primera vista de ella, y pensándolo bien ese cabello rojo oscuro no estaba tan mal, seria una joven muy hermosa, en el futuro. Se volteo hacia Hermione y vio que había despertado, ella estaba contemplando fascinada a la niña, la obligo a alzar el rostro y le dio un corto beso en los labios.

-Sabes que te amo, ¿no?- Draco siempre se lo preguntaba, en su corazón todavía rondaba un sentimiento de culpabilidad, Hermione lo miro con ternura y asintió-Solo tu podías crear algo tan perfecto como mi hija. La llamaremos Elie, Elaine es muy largo- dijo Draco y agrego un poco inquieto- estas segura de lo de la clarividencia.

-Totalmente, primero ella quiso volver conmigo, cuando vi que tenia el pelo rojo, lo confirme- dijo Hermione un poco desanimada, al parecer todas sus dificultades no iban a terminar en un "comieron perdices y fueron felices"- las profecías en los textos hablaban de una tercera guerra y una vidente de cabello rojo que volvería en el vientre de su madre desde el mas allá, además del mago con los 5 elementos fundidos en uno, me imagino que aun no ha nacido, pero podría ser cualquiera de los hijos de Ron, los nuestros o los que tendrán Harry , Nott o Pansy o alguien desconocido. Por cierto, nadie en tu familia a tenido nunca el cabello rojo, ¿cierto?

-Bueno dije la mentirilla, para no tener que explicar muchas cosas y además para que nadie crea que me montantes los cuernos con Ron- dijo Draco un poco hosco, pero Hermione le dio otro beso, la molestia se disipo como el humo, cada vez que ella lo besaba se aturdía y momentáneamente dejaba de respirar, no le importaba nada mas que sumergirse en los labios de ella, luego de un rato, empezó a hablar atropelladamente- quiero protegerla lo mas que pueda, debemos prepararnos para la fulana 3era guerra, ya Dumblendore me dio un discurso acerca de la espada y además tengo que ir a…………..

- Por ahora Sr. Malfoy, usted se queda conmigo y con su hija, descansando- dijo Hermione con determinación, él le había cambiado el significado de muchas cosas a su vida, Draco era apasionado, temerario, y valiente, pero sin duda lo que mas amaba de él era su lealtad hacia ella, su instinto irrefrenable de protegerla de todo, a ella y a Elie, pero necesitaba que se diera un descanso, para que ella pudiera cuidarlo, se lo debía por todo lo que había hecho y ademas se lo merecía. Hermione lo amaba con locura, había regresado por él y nada mas que por él, necesitaba tenerlo cerca y sentir el contacto de su piel todo el tiempo, si poder resistirse se pego mas a su cuerpo, Draco dio un profundo suspiro y sonrió, le encantaba tenerla acurrucada contra él, como una niña indefensa, aun cuando ya no era un vampiro, Hermione era dura de roer, con un carácter voluntarioso, su vulnerabilidad solo se la demostraba a él. Ya habían tenido suficientes episodios sobrenaturales por un tiempo, cuando Elie estuviese mas grande ya verían que hacer, tenían que enseñarla a utilizar su don y nadie debería enterarse, mucho menos el Ministerio de Magia. Al parecer la historia no terminaba allí, pero por lo menos había conseguido su objetivo, Hermione estaba con él y formarían una gran familia, la que él nunca tuvo.

-Soy condenadamente feliz- paso su brazo por debajo de Hermione, la atrajo hacia él, coloco la otra mano sobre el cuerpo de la bebe para protegerla y cerro los ojos mas tranquilo y sereno de lo que había estado en la vida.

FIN

Gracias a todos, siiiiiiiiii!!, el final tiene bastantes cabos sueltos, pero espero que les haya gustado, de alguna forma quisiera construir una continuación, así que si bien trate de explicar todo lo que se relacionaba con este fic, introduje ciertos elementos nuevos, que serian los que determinarían parte de la segunda parte de la historia, aquí algunos abrebocas y además les debo unas cuanta explicaciones, por si se aburrieron y querían dejar nuestra relación escritor/lector hasta aquí, j aja j aja:

1)Pansy y Nott se casaran, es un hecho lo harán, ella quiere casarse. Pansy y Bill, bueno de alguna forma, esta pareja se metió en mi cabeza, pero ¿Por qué? Si todo estaba bien con Theodore, pero de verdad por un lado pensé, Pansy estuvo detrás de Theo muchos años y él la hizo sufrir con su indiferencia, por lo que quise castigarlo un poco, pero se me salio de las manos simplemente, me quedo mejor de lo que hubiese previsto, (claro a mi juicio personal). Mi idea es que bueno, Bill no tiene ningún control por lo que siente, se trata de la imprimacion lo recuerdan, así que no hay ninguna duda, de que él la desea al menos, así que la decisión será solamente de ella. Me pregunto ¿puede ser verdadero un amor impuesto por el instinto? ¿en todo caso si Pansy ama a Nott, que la llevaría eventualmente a sentir lo mismo por Bill, a ella no la mordió ningún lobo? ¿Será que se puede amar a dos personas al mismo tiempo y con igual intensidad?, ¿serias capaz de llevar ambos amores hasta las ultimas consecuencias? y ¿Serias capaz de entregarte a ambos sin ninguna reserva o remordimiento?,en el final de esta parte Pansy ama a Nott, pero Bill la perturba demasiado. (me imagino que Pansy se la va a pasar genial, en los brazos de ambos, ojo que no estoy pensando en trios, ni nada de eso, va a ser super romántico, lo prometo y mejor que Memorias de Idhun, j aja ja)En cuanto a la idea de Bill de hablar con Fenrir Graynback, honestamente, es la peor idea que podrá tener. Esta historia va a ser muy importante en la segunda parte del fic, casi como el Dramione, porque aquí Bill Weasley pondrá a prueba sus lealtades, cuando lo deje todo y traicione a todos por ella, y veremos lo que Theo Nott llegaría a sacrificar con tal de verla feliz. El plato de la tragedia y el sufrimiento esta servido. Ah y por cierto, creo que mi Pansy es un ser humano maravilloso, lleno de amor y profundamente leal a sus sentimientos y ya lo verán cuando la lean.

2) Si, la pequeña Elie es el bebe que Hermione perdió a los 16 años, pensé si regreso a la madre, porque no regresar a la niña, Elie, todo un primor (tenia que ponerla pelirroja, el color rojo esta relacionado con los poderes extrasensoriales, y había que darle algo a Ron al final, j aja ja), tengo miedo de que no les haya gustado como resucite a Herms, pero bueno, se me ocurrió así, Draco es el mas poderoso de los 5 (ya se fijaron porque), la historia de la espada esta completa, Draco y Hermione no todo será color de rosas, pero están juntos. Estoy muy satisfecha de que les haya gustado su historia. Espero que hayan sufrido, llorado y reído como yo. Trate de resolver todo mi enredo de la mejor manera posible, matar a Hermione era la única salida, porque definitivamente Draco vampiro no encajaba en mi final feliz, además como se habrán dado cuenta, hice mucho énfasis en la historia con el embarazo de Hermione a los 16 años y en las reacciones que ese precoz embarazo genero en ella y en él, se mantuvo presente a lo largo del fic y no era de a gratis. Así que si quería a Elie de vuelta, Hermione tenia que ser humana a juro. En cuanto a Eliane y Zacharias, son inspirados en Tom Bombadil y Baya de Oro, personajes del Señor de los Anillos, no hablare mucho de ellos, para no meterme en asuntos sobrenaturales que van mas allá de mi comprensión, j aja ja, basta con saber que existen, por lo menos en mi historia. Porque Eliane Narcissa en lugar de Eliane Jane, me gusto mas la primera elección y además Hermione decidió el primer nombre y Draco el segundo.

3) Harry es doblemente mas sexy, Ron y Luna de alguna manera se arreglaron, pero créanlo su matrimonio nunca será igual, para la segunda parte Ron ya ha guardado dentro de su corazón lo que siente por Hermione, esta mucho mas calmado. Saben que la constitución anatómica de Harry cambio, al convertirse en aire, ahora su cuerpo y sus músculos, poseen mas conexiones neuronales que ningún otro humano, de hecho las respuestas de Harry son demasiado rápidas para el ojo humano, es decir imagínense a un insecto, traten de atraparlo en el aire y verán que no pueden, los reflejos del insecto son tan rápidos que ni siguieran llegan al cerebro, ni a la medula espinal, donde están las neuronas del arco reflejo, ellos los procesan directamente en los músculos (mas preciso en la placa neuromuscular, como lo hace mi Harry).

4) Proyecto Somaya: de verdad que no quiero que crean que son una cuerda de nazis pasados de moda o algo, así, los nazis son importantes pero como referencia. Empecemos por el malo mas malo ( al parecer era el jefe de Voldemort, recorcholis!!imagínense dándole el cheque del salario a Voldy), y luego con el malo Sexy, digamos que los del proyecto Somaya y toda mi idea tiene que ver mucho con la película The Highlanders y con el libro La conspiración de las tinieblas (esoterismo y nazis). Ustedes se preguntaran te lo inventaste todo al final, no quiza adorne algunas cosas al terminar, pero todo este fic ha estado cuidadosamente planeado, de inicio a fin, de hecho tengo cientos de hojas con esquemas y lineas temporales.

Malcom Scythale: la descripción física, me imagine a Sean Connery o a Cristhofer Lee en el papel del conde Dukoo en Stars Wars, la nacionalidad, la tendrán que descubrir ustedes, se podría decir que es el jefe visible del proyecto Somaya, educado, aristócrata (es un Lord), no le gustan los ingleses, en su juventud perteneció a los Deathcrows, es el ultimo que queda, sobrevivió porque no estaba tan loco como los demás, calmado, una inteligencia súper dotada, reflexivo y paciente, incapaz de sentir ninguna emoción profunda, solo el sadismo logra despertar algo en él y le gusta, no en vano era un Deathcrow, digamos que él es esencialmente tan malo, que te parece un viejito inofensivo y bueno con esa vocecita tan particular, pero es de lo que deberían tener un aviso luminoso en la frente que titilee en color rojo WARNING, es un mago tenebroso tan talentoso como Voldemort y Tom Riddle lo conocia desde la juventud. Como termino conociendo y siendo adiestrado por otro mago tenebroso, y como formo el Proyecto Somaya y para que , constituyen el eje central de la próxima historia así que solo lo presento. Scythale es un personaje de la saga DUNE de Franz Herbert, tan perturbador como mi Scythale.

Franz Metzger: cuando me lo imagine, me vino a la mente, Daniel Craig, pero no él esta muy viejo, así que me decidí por Ewan McGregor (me encanta este jueguito de ponerle cara a mis personajes), digamos que es un joven alto, rubio, apuesto, ojos celestes, sabemos que es alemán, militar, mago oscuro, que fue a Dumstrang, ¿¿será que algún personaje del libro lo conoce?? Es un aristócrata (es conde) y además tiene una historia familiar que para los pelos…….es decir, su dichoso abuelo, sin contarles que es un detallista de mierda, un fanático del honor y es el asesino perfecto, eficiente, rápido y limpio, detesta la vista de la sangre, a diferencia de Lord Scythale, que es un desgraciado sádico, ambos son muy poco emocionales y totalmente imperturbables, digamos que tienen un punto en común que se descubrirá a su tiempo. Su apodo, le dicen "la muerte blanca" y si algún día leen mi próximo fic, sabrán porque, aunque ya les di bastante detalles para que sepan el significado del apodo. FRANZ METZGER , HOMBRE DE ALTO ALTISIMO CUIDADO Y PELIGROSIDAD, PARA AMBOS BANDOS, este personaje es una cajita de sorpresas y va constituir la Némesis de Draco en todos los sentidos, TODOS LOS SENTIDOS, en la segunda parte del fic. Ah se me olvidaba decirles, esta soltero y sin compromiso. Ahí se las dejo.

Los DEATHCROWS son millones de veces peores que los mortifagos o los infieri, espero que lo hayan entendido asi, sin embargo deberan renacer de sus cenizas. Lord Scythale se encargara de ello.

Tres preguntas: ¿Quién es el abuelo de Franz Metzger? (ANTES DE QUE ME LO DIGAN, NO ES ADOLFO HITLER OKEY, es un personaje de JK Rowling) ¿Qué mago oscuro reemplazara a Lord Voldemort? ¿Quiénes serán convertidos en los nuevos Deathcrows?

bueno material para mi próximo fic, la continuación de Polaris, que algún día escribiré. Perdonen mi aleman, lo de los Einsantzgruppen es cierto, revisen libros de historia de la WWII y sabran de que se trata, escalofriante, de veras, mas aterrador que cualquier cosa que pudiera escribirles aquí, busquen fotos. No prometo nada Polaris me dejo exhausta, y no le voy a poner Solaris ni nada por el estilo, solo Polaris II igualmente seria un Dramione, pero claro me imagino que como ahora estan juntos, la situación va ha ser un poco diferente, pero no por eso menos excitante, LO PROMETO.

Un Beso, saludos a todas, los review los contestare después en un segundo aviso. POR FAVOR YA TERMINAMOS LA HISTORIA, ASI QUE ESPERO QUE TODO EL MUNDO QUE LA LEYO, ME ESCRIBA SU OPINION, BUENA O MALA, COMPAÑERO LECTOR DE FANFICTION. NET, ME GUSTARIA SABER QUE IMPRESIONES O EMOCIONES PRODUJERON EN TI MIS IDEAS Y MIS PALABRAS ESCRITAS, ASI QUE DEJAME UN REVIEW.