Hola a todos, este es mi primer fic de Shaman King, esta es una de mi series favoritas, la historia esta con una pareja que la verdad nunca pensé en escribir, pero la encontré muy interesante al final de cuentas.

Bueno creo que les diré un poco de mi manera de escritura: -diálogos-, "pensamientos",(Notas de Autora), espero que les guste, cualquier comentario o sugerencia me lo dejan en un review XD!!!

Capitulo 1: El amor y los negocios no se mezclan

Revisaba los libros de contabilidad una y otra vez, las sumas no mentían por más que ella quisiera que eso fuera así, su empresa debía más de un millón de dólares y si no los pagaba en un plazo de un mes ella lo perdería todo. Anna se recostó en su silla de cuero negro, estaba exhausta, no había dormido bien por casi dos días, es más, se pasa más tiempo en la oficina que en su propia casa.

Anna recostó su cabeza en aquella silla y cerró sus ojos un momento, un rostro vino a su mente en ese momento... su prometido, Yoh Asakura, un hombre simple, muy sonriente, amable y que la apoyo tanto como pudo, pero es un error pensar que de amor se puede vivir, Anna pasaba todo su tiempo libre en la oficina, trabajando, resolviendo pagos, deudas entre otras cosas, muy pronto se alejo de lo que ella más amaba, miraba a Yoh con suerte una o dos veces al mes, ella siempre estaba ocupada y a menos que él hiciera una cita en su ocupada agenda él no podía verla, aun recordaba ese día... ese día donde se dio cuenta que su trabajo era su vida.

Inicio del Flash Back

Ya eran las 11:30 p.m. y ella llegó tan rápido como pudo al restaurante, ya estaban cerrando y todo el mundo se había ido, ella entró y lo busco con la mirada pero no encontró a ninguna persona a parte de los meseros, se adentro un poco más y dio un suspiro algo decepcionada.

-¿Se le ofrece algo señorita?- preguntó un mesero.

-Yo buscaba a alguien, es un chico blanco de cabello castaño, alto y bien parecido...- dijo aun buscando con la mirada.

-¿Se refiere a ese chico que estuvo aquí solo?... mmm, si estuvo aquí varias horas, creo que esperaba a alguien, pobre chico se miraba muy triste-

-¿Sabe a que hora se fue?- preguntó ella.

-Hace como 15 minutos-

Anna salió corriendo del lugar y fue a buscar a Yoh, no podía haberse ido muy lejos; Corrió incesantemente hasta que vio a alguien tirando unas rosas rojas a la basura caminando con la cabeza baja.

-¡Yoh!- gritó Anna corriendo hacia donde él estaba.

Yoh la vio con unos ojos bastante fríos y paró dejando que Anna lo alcanzara, ella lo vio sin saber exactamente que decir o que pensar, se sentía algo culpable por haber llegado tarde, pero él debía de entender que su trabajo era muy importante, es decir esa empresa había pertenecido a los Kyouyama desde hace tres generaciones y no estaba dispuesta a perderla por que su padre había hecho malas inversiones antes de morir, dejando más deudas que otra cosa a su familia.

-Yoh, quería llegar más temprano pero...-

-Sabes que Anna, ahorrate las excusazas por que la verdad no quiero oírlas, hoy cumplíamos tres años de ser novios y a ti no parece importarte...-

-No es eso, lo que pasa es...-

-Es que esa empresa es lo más importante para ti, y sabes... ya me canse de competir con eso, esto ya no funciona Anna... lo siento pero... esto termina aquí...-

Fin del Flash Back

-Señorita Anna- se escuchó una voz del otro lado de la puerta.

Anna se sentó de golpe en su silla despertando de aquel sueño, dio un pequeño bostezo y vio su reloj, eran las 7 de la mañana, se había quedado dormida. Anna se acento un poco el cabello y se arreglo un poco pare recibir a su secretaria.

-Pasa Tamao- dijo la rubia.

-Lamento interrumpirla pero ya llego su cita de hoy-

-¿Mi abogado ya esta aquí?-

-Si así es¿lo dejo pasar?-

-Claro, dile que entre-

Tamao da una pequeña reverencia antes de salir de la amplia oficina, Anna arreglo un poco su escritorio sacando unos cuantos papeles que sería necesarios revisar con él.

-¿No me digas que te quedaste dormida en tu oficina?... de nuevo-

-¿A qué se debe tu visita?- dijo algo molesta.

El chico de ojos dorados hizo una pequeña mueca de molestia y tomo asiento sacando su portafolio y poniéndolo encima de el escritorio de la chica de ojos negros.

-Sabes que tu padre dejo una gran deuda en esta empresa ¿no es así?-

-No tengo tiempo para hablar de cosas obvias Ren¿qué era tan importante que tenias que verme a primera hora de hoy?- preguntó con impaciencia la chica rubia.

Ren dio un pequeño suspiro y la vio fijamente a los ojos, ella poseía unos ojos de cansancio que de solo verlos le daban ganas de dormir y recuperar el sueño perdido.

-Anna... alguien esta interesado en comprar todas las acciones de tu empresa-

-¡QUE!- dijo la chica parándose de su silla.

-Ya me escuchaste, la empresa rival a la tuya-

-¡Sabes que la empresa Kyouyama es la más grande exportadora de sake en todo Japón!- (N/A El sake es el licor de Japón que esta hecho a base de arroz)

-Si, y por eso la empresa Daidoiji quiere comprar tu empresa, de esa manera manejaran toda la exportación de sake en Japón-

-¡Eso nunca lo voy a permitir!- dijo ella de una manera muy decidida.

-Para evitarlo tienes un mes para pagar las deudas que tiene la empresa y evitar perderla del todo... Anna lo que necesitas es dinero, demasiado dinero-

-Gracias, eso ya lo sé... "No sé como lo conseguiré, pero lo haré"-

0-0-0-0-0

Ya estaba oscureciendo y por fin había llegado el día más esperado de la semana, el viernes... era día de divertirse y pasarla bien. Él iba en su carro convertible conduciendo por la carretera pensando a que bar de moda iría ese día, después de todo Japón era muy conocido por sus centros nocturnos, además de que era ya una rutina para él, el viernes buscaba a una "presa" como él les solía decir, les hablaba seductoramente, las llevaba a uno de los mejores hoteles de la ciudad, las metía a la cama y desaparecía al día siguiente, con las únicas que aun tenía contacto era con las que él consideraba las mejores en la cama y desea repetir la experiencia.

Todas las mujeres lo conocían, era uno de los hombres más cotizados de todo el país, era rico, carismático y sumamente atractivo, su pelo castaño y largo, sus ojos negros y profundos y claro esta, una sonrisa que derretiría a cualquier mujer. Mujeres hermosas jamás le faltaron, siempre tuvo de todo, modelos, cantantes, empresarias, etc.

Esa noche deseaba ver que era lo que había en el menú, quien sería la afortunada de poderlo complacer esa noche. Estaciono el auto y entró a el bar con aire de seducción como siempre, al entrar muchas mujeres lo vieron con ojos soñadores y suspirando, él por su parte solo daba una pequeña sonrisa viendo lo patéticas que se podían ver, tomo lugar en una mesa apartada especialmente para él en el fondo del bar, ordeno una bebida y empezó a investigar la zona¿quien sería? Se preguntaba él, siguió pasando sus ojos algo desinteresadamente hasta que vio algo que le llamó la atención, era una chica con el pelo rubio y ojos negros, Hao la vio minuciosamente, tenía puesto una pequeña falda negra que dejaba ver unas largas y hermosas piernas blancas, subió un poco la mirada y vio que tenía una blusa negra con un pequeño escote, donde se podía apreciar su cuello largo y blanco, sus ojos eran negros y profundos, tenía tan solo un poco de lápiz labial rojo y el pelo suelto hasta los hombros.

-Serás tú... – dijo él en forma divertida con media sonrisa.

Hao se puso de pie y camino hacia donde la chica de ojos negros se encontraba, ella por su parte tenía un martini en la mano, con una pequeña aceituna verde a un lado de la copa.

-¿Qué hace alguien tan hermosa como tú en un lugar como este?- dijo él con una pequeña sonrisa en el rostro.

-Estar sola- dijo ella casi ignorándolo por completo.

-"Con que te harás la difícil... veamos cuanto tiempo resistes" De ser así no me gustaría seguir molestándola...-

-Bien, entonces no lo haga y lárguese- dijo ella ya molesta.

Hao arqueo una ceja y la vio algo sorprendido por sus palabras, la vio más detenidamente y se dio cuenta que seguramente había pasado por un mal día, posiblemente era una empleada de una empresa explotadora o había tenido algún problema con su pareja; él vio un reto aun más desafiante, dio una media sonrisa y se sentó enfrente de la chica que lo vio con una mirada fría y asesina.

-Por lo que se ve no tuvo un buen día, déjeme recompensar tan mal día- dijo con él una pequeña sonrisa.

-¿Y como piensa hacer eso exactamente?- dijo ella viéndolo de pies a cabeza.

-Déjeme invitarle un trago- dijo él llamando al mesero con una mano.

Hao ordeno otro martini para Anna que aun poseía una mirada fría y una cara muy seria, Hao solo le sonreía y la miraba fijamente, ella era solo otra de las que al principio era difíciles de dominar, pero una vez que un hombre "de buen corazón" se sentaba con ellas a escuchar sus problemas, ellas caían aun más rápidamente en sus brazos. Para Hao eso de la seducción era tan solo un juego, y él se sabía cada truco de ese juego; el martini llego y ella pareció verlo interesadamente... lo había logrado.

-Usted resulto ser una persona muy amable...- dijo ella viendo su copa de cristal.

-Simplemente se que es lo que una mujer necesita... "una buena noche de pasión"-

-Me imagino que usted debe de ser todo un experto...- dijo ella de una manera algo sensual.

Hao dio una cálida sonrisa y se acercó un poco a ella, sabía que una vez que consiguiera el primer beso de la noche, lo demás vendría por si solo; ella se acercó un poco a él quedando a unos cuantos centímetros de su rostro, Hao sonreía con malicia mientras esperaba que ella hiciera su siguiente movimiento.

-Me imagino que sabe exactamente lo que haré ahora...- dijo ella de manera seductora.

-Lo que ha esperado hacer desde que me vio- respondió él de la misma forma.

Anna hizo una pequeña sonrisa y se acercó a el oído de él.

-Exactamente-

Después de esa corta frase Anna tiro toda la bebida encima de la cabeza de su acompañante haciendo que él se parara casi de inmediato confundido por aquella reacción por parte de la joven mujer.

-Ahora si me disculpa tengo cosas mejores que hacer que hablar con patanes como usted- dijo ella parándose de su asiento y retirándose del lugar.

Todas las personas se quedaron asombrados al ver a alguien tan imponente como Hao ser rechazado de esa manera; Hao solo miraba como ella salía del bar y en ese momento sus ojos se llenaron de rencor y furia, nadie nunca lo había rechazado antes, NADIE y esa chica prepotente no iba a ser la primera... se arrepentiría de lo que le había hecho, nadie hacia quedar en ridículo a Hao Asakura y se iba como si nada.

Bien eso es todo del primer capitulo, espero que les haya gustado, ya saben comentarios, dudas, sugerencias etc. Se reciben con gusto. Gracias por leer XD!!!