Seducciéndonos

Capítulo 1 - Una seducción deseada.

Había pasado 5 meses de la batalla contra Boo y Gokuh había vuelto a hacer su vida con su familia, después de 7 largos años. Ahora todo era tranquilidad y goce.

Bulma estaba en la mesa de la cocina removiendo la taza de café mientras observaba por la ventana la cámara de gravedad y las luces que se emitía en su interior, de seguro que su adorado saiyan estaba entrenando duramente. Resopló ante este pensamientos, desde hacía un tiempo no sentía la emoción de la seducción. Amaba con locura a su saiyan, pero ya no había ese fuego de juego. Esa seducción antes del coito había desaparecido, ahora solo las caricias y a algun arrumaco para luego estar haciendo el amor noche tras noche.

Suspiró y apoyó su cabeza en sus manos, el humillo del café la estaba envolviendo y le estaba provocando que miles de pensamientos se mezclara entre ellos. Puso morros ante esto echo, quería sentirse seducida por su saiyan, pero esté no entendía nada de eso y seguro que se quejaría de que son cosas humanas y que no tenían la menor importancia. Meneó la cabeza y cogió su taza de té para irse al comedor y poner la televisión para intentar distraerse de algo más interesante.

Comenzó a hacer zapping a todos los canales pero ninguno le parecía adecuado para ver y solo provocaba que su mente siguierá removiendo los pensamientos anteriores, curvó sus labios y bostezó, esto solo le estaba provocando tener más sueño. Cuando iba a apagar el aparato algo captó su atención, consiguiendo que clavará su mirada en eso.

-Toda mujer a cualquier edad le gusta sentirse deseada, todas queremos que nuestras parejas nos seduzcan y nos hagan revivir viejos tiempos, en donde el juego de la seducción era algo básico.

Bulma asintió ante las sabías palabras de esa mujer. Y todas las mujeres que había de público en ese programa aplaudieron a esa gran verdad, todas y a cualquier edad queremos que nuestros amados nos seduzcan.

- Muchos se rinden ante esa solución, por que ya piensan que nos tienen ¿para qué molestarse?, pero es ahí donde se equivocan, la seducción es algo importante y ayuda mucho a la pareja para que su autoestima sea más fuerte, la llama debe seguir floreciendo y no hay que dejar que se apague.

Más aplausos se escuchó en la sala, todas las mujeres se levantaron para admirar las sabias palabras de la mujer. Incluso Bulma aplaudió, ella se sentía de esa manera, su saiyan no hacía ningun esfuerzo por seducirla y eso le amargaba, por que sus miedos le estaba atacando ¿y si ya no era sexy?, arrugó la nariz ante esa pregunta, no podía ser cierto.

-Hay muchos métodos para seducir, la seducción es un juego muy excitante que ayuda a la pareja a tener un nivel sexual más fuerte que antes, no sean tímidas y expóngales sus dudas a sus maridos, no se lo guarden que será peor, el sexo está muy bien si viene acompañado de preliminares y juegos.

Y ahí estaba la duda, como exponerle a Vegeta que la seduzca. Bueno, él ya la seducía con mucha facilidad pero ella quería antes ese juego del que había escuchado, ese cosquilleo en el estómago, ver la mirada lujuriosa de su pareja al comprobar que todos sus juegos estaban dando resultado. Se llevó el café a la boca, para escupirlo en el mismo instante en que toco sus labios, estaba frío y asqueroso, eso pasaba por haberle prestado más atención al programa que a su desayuno. Unos ruidos le llamaron la atención para girarse y ver como su hijo se acercaba a ella, con una enorme sonrisa en los labios.

-Buenos días mamá.

-Hola mi niño...-sonrió nerviosa.

Trunks alzó una ceja con curiosidad y adelantándose un poco más vio el café desparramado en el suelo.

-¿Qué ha pasado?.

-¿Eh?..-miro de reojo el suele manchado y volviendo a dirigirla hasta su niño...-está frío y por tanto malo.

El niño de cabellos lilas encogió los hombros y cogiendo a su madre de las manos, la levantó, ante la curiosidad de Bulma.

-¿Qué pasa?.

-Mamá ¿no te acuerdas?...-puso morros al ver la cara de interrogación de su hijo...-me tienes que acompañar al centro comercial a comprarme la ropa que me prometistes.

La mente de Bulma comenzó a removerse por completo, ahora mismo las necesidades de su hijo no estaban incristas como algo importante, solo estaba la palabra Seducción y más Seducción, sin darse cuenta sus mejillas se volvieron rojas y Trunks alzó una ceja al ver la cara de su madre.

-Mamá ¿te encuentras bien?...-preguntó curiosamente.

Bulma abrió los ojos de golpe y notando como un sofoco de calor la estaba invadiendo. Observó a su hijo que la miraba curioso y le negó.

-Nada, es solo que no me he tomado el café a gusto y estoy algo fría.

Y salió rumbo a su cuarto para cambiarse de ropa, mientras hacía esto, su mente nuevamente estaba imaginando miles de escenas de seducción con Vegeta, él que la prisiona en la pared y lame su cuerpo, otra en la cual esta el saiyan en la cama y tapado solo con una sábana sus intimidades, otra que llena el cuarto entero con pétalos de rosas y comienzar a hacerlo entre ellas.. antes estos pensamientos el pulso y corazón de Bulma comenzaron a florecer con más fuerza, estaba respirando copiosamente ante estos pensamientos tan calientes y tan deseados por ella.

-Para que me molesto...-se cruzó de brazos...-jamás pondría pétalos de rosa en el piso, lo único que habría serían agujeros con sus típicos arranques de mal humor y parecería un campo de batalla...-se sentó en la cama y nuevamente suspiró, ella quería seducción a toda regla.

-¡Mamá que vamos a llegar tarde!..-exclamó su hijo desde la otra parte de la puerta...-¡luego he quedado con Goten!

Se vistió con más rapideza y salió del cuarto, ambos bajaron por las escaleras para encontrarse con el saiyan que iba hacía la cocina.

-¡Vegeta!..-exclamó con sorpresa.

El susodicho se paró y la observó detenidamente, alzó una ceja con curiosidad al percatarse que su esposa estaba sonrojada y su labio se movía.

-¿Qué quieres mujer?..-le preguntó con un tono fastidiado.

Bulma le negó y se acercó para darle un beso en la mejilla, con lo que esta vez el saiyan se sonrojó considerablemente, se limpió la zona donde su esposa le había dado un beso y tembló ante esta acción, las escenas románticas de su mujer no le molestaban, pero no le gustaba nada que lo hiciera en público, Trunks medio sonrió.

Y Vegeta entrecerró su mirada al ver a su descendiente tapándose los labios con las manos.

-¿De qué te ries mocoso?...-preguntó toscamente.

-Lo siento papá..-agachó la cabeza, pero pronto la levantó al recordar donde tenía que ir...-¡¡mamá hay que irse!!.

-¿A dónde váis?...-habló Vegeta al sentarse en las sillas y comenzar a devorar el poco postre que había.

-¿Cómo?..-abrió la boca Bulma, consiguiendo la atención de su marido e hijo...-¡es cierto, tenemos que irnos!

Y tan pronto como volvió a pensar en las necesidades de su hijo, lo cogió por el brazo y salió corriendo. Vegeta suspiró y prosiguió con su desayuno, evitando las tonterías de su mujer.

-Está loca.

Durante la mañana, Bulma iba detrás de su hijo por todas las tiendas del centro comercial y su mente seguía en las miles de fantasias que estaba creando en torno a Vegeta y en la seducción perfecta, suspiró con pena y se detuvo en una librería, entró en su interior mientras su hijo estaba en un local de videojuegos y comenzó a ojear todos los libros que había. Hasta llegar a la sección de pareja, entre el Kamasutra y Los Afrodisíacos su mente comenzó a llenarse de información necesaria. Y fue alzar su vista para leer "El arte de la seducción" abrió la boca con sorpresa y alargó su mano para hacerse con ese libro, leyó el indice donde había muchos pasos para seguir, desde el número uno hasta el treinta.

-¡Tantos!..-exclamó con sorpresa.

Y ahora recordó la conversación de ese programa, apretó con fuerza el libro y no se lo pensó dos veces, iba a leer sus métodos y conseguir seduccir a Vegeta pero...¿no era al revés?, si, tenía que hablar con su marido para proponerse ese juego.

-Una base fundamental de toda relación es la comunicación...-susurro con credibilidad.

Al acabar las compras del centro comercial volvieron al Corp. Capsule, viendo como su marido aún estaba en la cámara de gravedad, suspiró con amargura, ahora no podía interrumpirle. Anduvo al interior de su casa y Trunks se fue corriendo a su cuarto para jugar con el juego nuevo, mientras tanto Bulma se sentó en el sofá y abrió la primera hoja.

"Nota 1

Habla no te cortes, no debes escatipar la conversación ya que es lo más importante que tiene un seductor."

Alzó su vista para ver como Vegeta estaba enfrente de ella con los brazos cruzados y la miraba curioso.

-¿Quieres algo Vegeta?.

-La comida...-habló..-¿cuándo estará lista?.

-¡Ahora cuando me ponga!..-cerró el libro, sin apartar la mirada de su saiyan y usando la primera nota del libro, habló con sensualidad...-¿quieres algo más Vegeta mío?...-paso su dedo por el pecho duro del saiyan.

Ahora el sorprendido era el saiyan que entrecerró su mirada con curiosidad.

-¿Te pasa algo raro mujer?..-preguntó confundido...-¿A que viene ese tono de voz?.

-¿A mí?..-se excusó sonrojada...-¡nada ¿y a tí?...-jugueteó con sus labios ante la visión asombrada de su marido.

El saiyan no se movió de su sitio, si no, que observaba con más curiosidad la actitud de su mujer, estaba rara y eso no le gustaba, ya que cuando estaba así era difícil de preveer sus movimientos, mientras que Bulma solo deseaba que participará en su juego de seducción. ¿Lo habrá pillado?.

La guerra de miradas era bastante notoria.

Continuará...

Holas, después de escribir fics dramáticos he decidido escribir uno cómico.

¿Quién no ha deseado sentirse seduciada por su pareja, después de tanto tiempo juntos?¿Quién no desea el juego de la seducción, y da igual la edad que tengas?, pues Bulma lo desea mucho..¿conseguirá que Vegeta participe en ese juego?.