Capítulo 9 - Seducción perfecta.

Lemon

Una extraña llamarada se apoderó del cuerpo de la pareja. El fuego de sus cuerpos era tan inmenso que salió por los poros de ambos hasta hacer una llama. Besos, caricias, mordisquitos seductores eran los reyes absolutos de la mesa de la cocina. Sus cuerpos desnudos se estaban derritiendo a cada instante, deseando que se unieran en uno solo y así satisfacer el instinto más básico de todo ser viviente.

Vegeta le comió los labios, el cuello y bajo hasta sus pezones para seguir subcionando esa textura, le estaba volviendo loco. Hoy había sido un día bastante extraño, entre las pretensiones de cada uno hasta el aguante monumental de él. Estaba que explotaba y solo deseaba unirse a ella nuevamente y como siempre haría. Acarició el ombligo de la mujer, haciendo círculos con su dedo, mientras que con la otra mano le acariciaba uno de sus pechos. Bulma no se quedaba atrás y mientras lo besa, usaba sus mano para apretar sensualmente su trasero y masajear uno de sus inminentes pectorales, todo su cuerpo era perfecto.

Los labios del saiyan se separaron de los de su esposa y mirándola fijamente.

-¿Has caido a mi seducción?.

-¿Y quién no caería a una seducción cómo la tuya?..-le sonrió...-¡ahora deja de hablar y vayamos a un asunto más importante!.

El saiyan asintió y volvió a comer de su boca, no quería dejar nada explorado por él, todo tenía que haber sido tocada y bañado con su propia saliva, tenía que tener el olor de su cuerpo, nadie podía tocar aquello que le pertenecía.

La acumulación de fuerza, energía y placer estaba tan hinchado que la sensación era un poco dolorosa, quería acabar con toda esta fase "romántica". El saiyan lamió el cuerpo de su esposa, llegando hacía su mentón y mirándola tiernamente a los ojos. La acarició, paso su mano por sus mejillas mientras la seguía observando detenidamente, no queriendo olvidar ninguna facción suya. Bulma alzó una ceja con curiosidad, él jamás había echo eso...

Abrió las piernas de su esposa con la ayuda de sus propias rodillas y mirándola detenidamente, besó sus párpados y bajando una mano llegó hasta el punto fuerte, lo cogió fuertemente de su mano y lo introdujo al interior de su esposa. La penetración fue lenta, moviéndose a cada momento con sensualidad y sin ejercer demasiada presión. Ante estos movimientos seguía observándola fijamente y no pudo aguantar más la tentación y besó sus labios con furia. Ahora, su parte "romántica" había desaparecido para venir en su lugar la bestia.

Las embestidas eran tranquilas y sin dureza, sabía que fuerza debía ejercer para que ella no saliera lastimada. Sus movimientos fueron claros y bastantes concirsos, no había fallo, era una unión perfecta. El climax llegó a un buen punto y ambos sintieron esa repentina sensación de fuegos artificiales. El gritó que salió de las gargantas de cada uno, se unión con el silencio de la sala. Salvó que sus respiración eran muy agitadas y necesitaba más aire del que disponían.

Vegeta salió de ella y se tumbó en la mesa, mientras Bulma respiraba copiosamente para normalizar su pulso. Ella giró su rostro para ver como su saiyan tenían los ojos cerrados..

-¿Agotado?..-esbozó una sonrisa divertida.

El saiyan le correspondió con una sonrisa maligna.

-En absoluto mujer, simplemente cojo más aire para el segundo asalto...-se apoyó en la mano y pasando su dedo por su pezón...-¿Estás tú lista?.

-Hace tiempo que estoy lista.

Vegeta le sonrió y se tiró nuevamente a sus labios, para seguir saboreándolos.

La noche se hizo presente y cuando estaba más que relajados y con la tensión más baja de lo normal, Bulma cogió el teléfono y marcó el número de la casa de Gokuh.

El ruido del teléfono sacó de sus pensamientos a Milk que estaba leyendo una revista. Se dirigió al aparato y cogiéndolo.

-¿Si?...-preguntó Milk al arquear la ceja con algo de curiosidad, ya que a estas horas nunca llamaban.

-Soy Bulma, ¿cómo se ha portado Trunks?...-preguntó la mujer.

Milk bufó con una sonrisa y dirigiendo su mirada, vio como los pequeños estaban tumbados en el sofá y dormían, mientras que Gokuh se desperezaba.

-Se ha portado muy bien, ahora los vamos a acostar...-tragó saliva...-¿ya estás mejor?.

Bulma no pudo aguantar la alegría que embargaba en su interior que comenzó a reir con picardía, en cambio la morena alzaba sus cejas con más curiosidad que antes, definitivamente esta mujer se estaba volviendo loca al pasar demasiado tiempo con Vegeta. Meneó la cabeza al pensar en el príncipe. Ese hombre nunca le había gustado, suspiró con resignación y...

-He estado...-habló Bulma de repente, pero se detuvo al mismo instante en que pronunció las palabras..

-¿El qué has echo?..-preguntó con curiosidad.

Bulma miró por el rabillo del ojo y que iba hacía la ventana, como la cámara de gravedad estaba en pleno funcionamiento. Sus ojos se llenaron de una nueva lujuría y soltó el gemido de placer, estaba recreando los momentos pasados con tal precisión que deseaba estar dentro otra vez.

-¡BULMA!, ¡EY ¿ME OYES?!..-gritó Milk.

Y volvió en sí.

-Ups, perdona Milk estaba recordando lo de esta tarde y cada vez que lo hago me quedo excitada.

-¿Cómo?...-un sonrojo se adueñó de las mejillas de la morena...-¿qué has echo?...-tragó saliva.

-Que no hemos echo...-comenzó a reir picaronamente...-lo hemos estado haciendo todo el rato en la cocina, concretamente en la mesa.

-¡¡QUÉEEE?!...

Milk se llevó la mano al pecho y comenzó a respirar acaloradamente, ella también se estaba excitando al imaginarse en una situación así, tan...¡¡FASCINANTE!! sintió una envidia increíble.

-Vaya, hemos estado jugando a la seducción y Vegeta me ha seducido, ¡¡y vaya forma!!...-finalizó con un grito...-hemos probado el bikini de chocolate, los aceites, los afrodísiacos...de todo Milk, y me ha encantado...-acercó más sus labios al auricular...-eso enciende la llama de la pasión por que puede llegar a apagarse...

-Increíble...-susurró incredúla.

La morena clavó sus ojos en Gokuh lo estaba estudiando, removía su cabeza y con su mirada penetraba la piel de su esposo, sentía una asquerosa envidia por su amiga, por que había disfrutado de eso y ella estaba en la cocina escuchando sus conversaciones sobre sexo. Grrr! Su mirada se volvió fría, entrecerró sus ojos y continuaba taladrando a su esposo, de pronto el cuerpo de Gokuh tembló y levantando levemente sus ojos comenzó a inspeccionar de donde venía esa sensación tan maligna, se quedo unos momentos parado para intentar localizar esa energía pero...no notaba nada. Se levantó y miro hacía su esposa, al verla Gokuh sonrió y le saludo para seguir mirando la televisión.

-Maldito..-susurro cruelmente.

-¿Perdona?...-preguntó Bulma...-¿por qué dices eso?.

-Por que tengo más telarañas que antes...-susurro fríamente al seguir mirándolo...-tengo más ganas de eso y vas tú y me cuentas tus experiencias sexuales..

-Provócalo..-comentó con decisión Bulma...-ponte el bikini de chocolate..

-¿Para qué?..-preguntó con fastidio...-se comerá el chocolate y a mi me dejará tirada, solo piensa con el estómago.

Bulma miró por ambos lados y su rostro se volvió negro.

-En el amor y en el juego todo vale Milk, así que demuéstrale a Gokuh que tu puedes provocarlo sexualmente...-sus ojos se volvieron más crueles...-pero no debes caer tú, es él quién debe caer, déjale excitado y hazte la dura, se lo merece.

-Si me pusiera un traje de combate seguro que me haría más caso...-apretó con fuerza su puño.

-Piensa Milk...

Milk estuvo pensando en todas las cosas que a su amiga se le ocurría y más le estaba comiendo la intriga, la sensación de volver a estar entre sus brazos, de suspirar de plácer y poder gritar como una condenada, solo deseaba eso.

Una risita distrajo a Bulma de sus explicaciones, para girarse y ver como Vegeta estaba apoyado en el marco de la puerta y cerraba los ojos.

-No le ayudes a la arpía, por que jamás podrá despertar el lado salvaje de Kakarotto..

-¡¡No digas eso Vegeta!!..-le gritó Bulma...-¡¡ella puede hacerlo, además Gokuh es un hombre y...todos sois iguales!!.

-Pero él no...-le miro directamente.

Milk entrecerró su mirada ante esa "verdad", Gokuh era distinto a todos pero aún así, seguía siendo un hombre.

-Se va a enterar...-habló la morena...-por que yo voy a seducirlo y voy a conseguir que Gokuh me bese los pies.

Y colgó.

Bulma se quedó observando el teléfono, lo colgó y girándose hacía su esposo.

-Eres cruel...-sonrió con picardía, tiró el teléfono al suelo y sentándose en la mesita...-¿Quieres jugar un ratito conmigo?.

Vegeta no dijo nada, simplemente se alejó del marco de la puerta y fue directo a su esposa.

Mientras tanto Milk se cruzó los brazos y seguía observando a su esposo, él también tenía que caer, debía sacar a la luz su femenidad y usarlo para conseguir que su esposo le hiciera el caso debido. Tenía sus necesidades.

Gokuh se levantó y yendo hacía su esposa, colocó una de sus manos en la nuca.

-¡Nos vamos a dormir Milk!..-exclamó el saiyan..-tengo bastante sueño.

-Claro..-susurro.

-¿Te ocurre algo?..-preguntó el saiyan al alzar una ceja...-¿Estas rara?.

-¿A mí?..-se señaló...-nada que no se pueda solucionar con algo de estrátegia.

El saiyan asintió no muy convencido con la respuesta de su esposa.

-Lo que tu digas Milk..

Gokuh sonrió y comenzó a caminar hacía su cuarto, mientras la cabeza de Milk seguía removiendo las ideas que se le estaban pasando. Debía conseguir la victoria sobre él. Esta vez el heroe debía acabar derrotado por una simple mujer, ella debía ganar y él debía ser el vencido, su reputación de mujer estaba entre dicho, además como cualquier ser humano tenía sus necesidades biológicas.

FIN

holas!

que rápido ha pasado los capítulos, se me ha echo corto y todo el fic. Pero ha sido necesario el final.

El lemon era la primera vez que lo hacía y aunque me ha quedado un poco corto, espero que hayan disfrutado de el. Puede que me anime a hacer la segunda parte, pero necesitaría tiempo y un poco de inspiración.

Muchas gracias a todos los reviews y por que hayais disfrutado del fic, os haya soltado carcajadas y en definitiva...haceros pasar un momento agradable.

Un fuerte abrazo y saludo a todos, nos vemos en los demás fics que tengo.