Disclaimer: los personajes y lugares pertenecen a Stephenie Meyer.

La historia original pertenece a VJGM y tengo su permiso para esta traducción.

Family Therapy - Cullen Style: www. fanfiction. net /s/ 3883938 /1/ Family therapy Cullen Style (sin espacios)

VJGM perfil: www. fanfiction. net /u/ 1378061 /vjgm (sin espacios)

--

¿Cómo se llama? - Carlisle POV

Habían pasado diez días desde que sugerí que todos fuéramos a terapia familiar y las cosas se habían calmado un poco entre los chicos, pero eso era porque la mayoría de ellos no se hablaban. Edward y Rosalie se rehusaban a estar en la misma habitación y Emmett y Alice se habían metido en una discusión sobre Jasper y termino mal, así que pasaban la mayor parte del día ignorándose.

Hoy era nuestra primera entrevista con el doctor. Esme y yo esperábamos pacientemente fuera de la oficina del doctor a que los chicos llegaran. Miré nuevamente al reloj y Esme apoyó su mano sobre mi pierna.

-Estarán aquí, Carlisle, te dieron su palabra. Edward seguramente dejó a Bella manejar para que les tomara más tiempo llegar hasta aquí.- Dijo con una sonrisa segura -Y conociendo a Emmett y a Jasper, habrán apostado a ver quién puede manejar más lento. Asegurémonos de mencionar su pequeña obsesión por las apuestas al doctor también…- No pude contener mi risa en ese punto y Esme tampoco.

Nuestro feliz momento fue interrumpido por un fuerte estruendo cuando las puertas dobles se abrieron de golpe, revelando a cinto vampiros enojados y una aterrorizada humana.

-Hola niños. ¿Están listos para la cita?- Traté de decirlo con falso entusiasmo. Recibí unos cuantos gruñidos del grupo.

-No le gruñan a su padre. Y recuerden, espero que todos se comporten cuando entremos por esa puerta. Su padre trabaja en este hospital, por favor no olviden eso.- Esme miró a cada uno de sus rostros antes de abrir la puerta de la oficina del doctor. Uno a uno llenó la habitación, con las cabezas gachas hacia el suelo. Yo esperé, hasta que todos estaban seguros, dentro de la oficina antes de entrar.

Aquí vamos. Me dije a mí mismo.

Fuimos acomodados en una larga sala de conferencias con una mesa ovalada en el medio, rodeada por doce sillas. La recepcionista nos pidió que nos pusiéramos cómodos y que el doctor estaría con nosotros en unos minutos.

-¿Qué…no hay sillones?- preguntó Alice decepcionada. -Pensé que íbamos a recostarnos y a soltar la lengua.

-Yo esperaba tomar una siesta…- resopló Rosalie.

Respiré profundamente y traté de tranquilizarme. Solo iba a empeorar las cosas...Emmett se puso de pie comenzó a leer los diplomas enmarcados que colgaban de la pared. Su rostro examinaba uno que a decir por el formato del mismo era la licencia del Dr. Dover cuando de repente comenzó a reírse a carcajadas. Unos segundos después, Edward rió histéricamente, aparentemente vio que le había causado tanta gracia a Emmett.

-¿Les molestaría compartir que es lo gracioso, o prefieren mantenerlo en una broma privada?- traté de sonar tan desinteresado como pude, esperando que se tranquilizaran antes de que el doctor llegara.

Edward inspiró antes de soltar unas cuantas palabras, -Su...nombre...Dr...Dover...Benjamin...en...ingles es...oh Dios...- A este punto Bella y Jasper explotaron en risas e hicieron que Emmett comenzara nuevamente.

Mire a Edward y pensé ¿Que es lo gracioso Edward? Actúan como niños de dos años.

Edward cerró sus ojos para controlarse, sabiendo que mi paciencia estaba pasando el límite y aun no habíamos visto al doctor. -Carlisle...su nombre es Benjamin Dover...prénsalo en ingles...- Alice y Rosalie comenzaron a sonreír, así que obviamente lo entendían. -Dr. Ben...Dover...es como si se llamara...Incli...Nate. Sus padres no deberían de quererle mucho que digamos...- Y con eso mi habitualmente tranquilo hijo, se cayó de su silla.

Miré a Esme, quien trataba con todas sus fuerzas de no reírse, en estos momentos. Sacudí mi cabeza diciendo -Quizás deberíamos irnos, esto nunca va a dar resultado.- Ni bien terminé de decir aquello, la puerta de la sala de conferencias se abrió y el Dr. Dover se quedó paralizado en la puerta, sorprendido ante la escena.

Edward estaba desparramado por el suelo, Emmett estaba reclinado contra la pared riéndose con tanta fuerza que los diplomas y las fotos se sacudían, las chicas tenían sus rostros escondidos entre sus brazos sobre la mesa y Jasper estaba sentado agarrándose su estomago sin poder hablar. Mortificado, me puse de pie y extendí mi mano al doctor -Dr. Dover muchas gracias por vernos. Esta es mi esposa Esme...y estos son nuestros niños...creo que están un poco nerviosos.- Murmuré esperando explicar su bizarro comportamiento.

Esme tomó control de la situación -Chicos, por favor contrólense para que podamos presentarles con el Dr. Dover.- Instantáneamente todos se tranquilizaron, Bella aun seguía respirando bocanadas de aire y su rostro estaba de un brillante color rosa. Los chicos se mordieron sus labios y Alice tapó su boca con sus manos para calmar sus risitas. -Gracias.- Dijo Esme volviéndose a sentar en la mesa.

Los chicos rodearon la mesa y se presentaron ante el doctor, y todos trataron de mantener la compostura cuándo lo hicieron, gracias a Dios.

-Entonces Carlisle ¿Puedes explicarme porque decidiste probar la terapia familiar?- preguntó el Dr. Dover mientras se inclinaba hacia la mesa, interesado.

-Bueno, tenemos una situación bastante inusual en nuestra casa. Habiendo adoptado tantos chicos de la misma edad, nos ha dado una gran variedad de problemas. Cinco adolescentes bajo un mismo techo por tantos años y todos en relaciones pueden hacer las cosas un poco estresantes a veces. También nos hemos mudado varias veces, para añadir más estrés seguramente.- Parecía como si hubiera estado hablando demasiado tiempo así que mire a Esme para que me ayudara.

-Creemos que los chicos podrían hablar un poco sobre las cosas que les molestan, limpiar el aire si puede, luego podríamos trabajar para arreglar nuestros problemas y seguir adelante. Creo que por eso estamos aquí doctor.- Dijo Esme con confianza. Los chicos se negaban a mirarse entre ellos o al doctor, probablemente temían volver a reírse.

El Dr. Dover se aclaró la garganta cuando termino de anotar las cosas en su cuadernillo. -Ok, déjenme ver si entendí la dinámica familiar… ¿Rosalie y Jasper son gemelos?- ambos asintieron con sus cabezas, -¿Y Emmett, Alice y Edward son hermanos?- Edward asintió por los tres. Entonces el Doctor se dirigió a Bella, -¿Y tu Bella, eres la novia de Edward?- Bella, obviamente, se ruborizó y respondió con un rápido 'Si'. El doctor apuntó unas cosas más antes de volver a ver a Bella.

-Entonces,- comenzó el doctor Dover -¿Por dónde empezamos?- Una inocente pregunta, pero sin embargo creo que no espero ver cinco dedos señalando a la misma persona; Edward.

-Te dije que esto era una mala idea.- Gruñó Edward a Bella quien era la única persona que no le señalaba, cuando el doctor hizo su pregunta.

-¿Por qué crees que todos te señalaron cuando hice la pregunta, Edward?- preguntó el doctor con curiosidad. Su bolígrafo estaba sobre el anotador esperando escribir su respuesta.

-Por qué me odian.- Dijo simplemente, con su voz carente de expresión.

-Edward no te odiamos, es solo que tienes problemas, graves problemas, Edward.- Dijo Alice.

-¿Y Alice, cuales crees que sean los problemas de Edward?- preguntó el Dr. Dover.

-Bueno, veamos, no soy profesional, pero en el pasado ha tenido tendencias suicidas, suele sobreactuar, es sobre protector, es masoquista y constantemente se refiere a si mismo como un monstruo, solo por mencionar algunas…- Alice relato algunas cosas de Edward sin detenerse para respirar.

-No te olvides de que es un reprimido sexual- se entrometió Emmett. Edward se levantó de la mesa y estuvo a punto de salir por la puerta.

-Si querido hermano, puede que sea un reprimido, pero tú, tú y tu compañera sin embargo ¡Son dos pervertidos sexuales!- Los ojos de Edward estaban negros como el carbón mientras hablaba. Bella corrió a su lado tratando de tranquilizarlo.

-Emmett ¿Por qué siempre tienes que hacerle eso? Sabes que le molesta y aun así no pierdes la oportunidad de meter tus garras...- Nunca antes había visto a Bella tan enfadada con Emmett. Esto no sería bueno...Rosalie se puso de pie.

-No te atrevas a hablarle así a mí…hermano…insignificante niñita.- Rosalie editó bien su oración, pero Bella le entendió. Volvía a ser insultada por ser humana. Ahí iba Edward…

-Discúlpate con ella, Rose.- Ordenó Edward. El, por supuesto, se paró delante de Bella, asumiendo una postura protectora. En todo este tiempo el doctor escribía furiosamente…

¡genial, ya había llegado a la segunda página!

-Vamos chicos, relájense.- dijo Jasper mientras sentía una extraña sensación en mi estomago. Edward se tranquilizó un poco pero entonces, Bella, se inclinó hacia él y le besó, tomándole desprevenido. Vi a Jasper reírse.

-¡Jasper Hale! Detente ahora mismo.- Le regañé. ¿Cómo pudo hacer eso? Nos calmó a todos pero hizo que Bella se sintiera lujuriosa frente al doctor.

¡Ahora Bella era la que parecía una pervertida! Bella se ruborizó en nuevos tonos de rosa antes de alejarse corriendo de Edward y esconder su rostro en la mesa. Edward, esperando confortarla, fue hacia ella y tomó su mano gentilmente, sin apartar sus ojos de Jasper. Escuché como el lápiz del doctor se detenía de a poco.

-Ok, eso fue un buen intercambio...Edward, ya que eres el centro del mismo ¿Te molestaría responderme unas cosas de las que tu hermana acaba de decir?- preguntó el Dr. Dover cuidadosamente. Se daba cuenta de que si presionaba demasiado a Edward se iría, y quizás nunca volvería. En eso tenía razón.

¿Por favor Edward? Solo inténtalo...por mí. Pensé. Escuché a Edward respirar profundamente.

-¿Que quiere saber?- Su voz sonaba más tranquila de lo que esperaba. Abrirse resultaría más difícil para Edward que para cualquiera de los demás.

-¿Es verdad que trataste de suicidarte?- la cabeza de Bella se alzó, con sus ojos llenos de lagrimas.

-Sí.

-¿Hace cuanto fue?

-Hace más o menos cuatro meses.

-¿Puedes decirme que te llevó a eso?- Presionó el doctor…los ojos de Bella estaban bien abiertos y rozaba la mano de Edward, mirándole de cerca. Edward miró a Rosalie y le lanzó una mirada, solo Dios sabe lo que acaba de pensar, y entonces vi las comisuras de sus labios curvándose sutilmente.

Edward... fue todo lo que pude pensar antes de que hablara.

-Todo fue un malentendido. Estoy bien y no tengo intenciones de morir, jamás.- ¿Ahora hacia bromas? Esto iba a ponerse feo, Edward nunca hacia bromas.

-Edward, me resulta difícil creer que estas perfectamente luego de sentir tanto despecho como para considerar quitarte la vida. ¿Qué fue lo que te llevo a querer matarte?- dijo el doctor, con una nueva página dedicada al suicidio de Edward, esperando ser usada.

Edward se detuvo unos instantes, y Rosalie y Alice se removieron incomodas en sus sillas. El doctor notó su comportamiento y anotó algo. Rosalie no pudo aguantar más la mirada de Edward y abrió su boca -¡Fue culpa de Bella! Por ella es que intento matarse.- Genial.

Bella se sorprendió, Edward sonrió, lo cual no era la reacción que esperaba de él, y Alice chilló, enterrando su rostro en el hombro de Jasper. Emmett solo sacudió su cabeza en dirección a Edward, en señal de advertencia.

-Lo siento, fue mi culpa. Por mi culpa trato de matarse y nunca me lo perdonare. Pero fui a salvarlo ¿Recuerdas Rosalie? Fui yo quien lo trajo en una pieza.- Dijo Bella entre sollozos.

-¿Edward?- el Dr. Dover le miró seriamente, tratando de leer las expresiones de su rostro. Edward era el que mejor controlaba sus expresiones, el doctor no podía obtener ninguna información útil a menos que Edward quisiera dársela.

-Fue todo un mal entendido como dije. Traté me matarme, pero solo fue porque creí que Bella había muerto y no iba a vivir sin ella.- Estaba siendo honesto, eso era bueno. Nuevamente las comisuras e sus labios se curvaron, probablemente estaba leyendo la mente del doctor y preparando su próxima respuesta.

-¿De qué va ese malentendido al que te refieres?- preguntó el doctor.

-Mis hermanas me mintieron y me dijeron que Bella estaba muerta, así que creo que es su culpa que haya tratado de matarme.- Dijo Edward, a decir verdad quería estrangularlo.

La reacción de Bella fue de sorpresa, Emmett, Jasper, Rosalie y Alice estaban de pie gritándole a Edward quien estaba sentado tranquilamente en la silla, sonriendo. Realmente estaba sonriendo. Las manos del doctor volaban por las hojas mientras trataba de grabar la escena que presenciaba. Paso rápidamente unas cuantas páginas de anotaciones, creo que iban unas siete…la mano de Esme fue hacia su boca cuando se volteo hacia mí, -Carlisle ¿En que estábamos pensando? Si no estuviera muerta, definitivamente me moriría de la vergüenza.- Susurró con una pequeña sonrisa en su rostro.

-Gracias a Dios por la confidencialidad doctor-paciente.- Bromeé. Miré a Alice quien estaba de pie sobre la silla sacudiendo su dedo hacia Edward.

-¿Te olvidas que fue tu culpa que Bella saltara de el acantilado en primer lugar? Tu eres el que la abandono, le partiste el corazón.- Las palabras de Alice golpearon duro a Bella y a Edward. Ambos se sintieron dolidos al recordar aquella oscura época en la cual ambos eran tan miserables.

De todas formas, Edward se recuperó rápidamente, -Bueno, no olvidemos la razón por la cual yo la deje en primer lugar, porque Jasper trato de matarla en su cumpleaños ¿Recuerdas eso? ¡Trataba de mantenerla a salvo!- Jasper se quedó estático al recordar su tropezón. Una ola de culpa nos invadió a todos haciendo que todos nos sentáramos en nuestras sillas. Bella se cruzó por la mesa para tomar la mano de Jasper.

-Sabes que te he perdonado ¿Verdad?- Realmente era una persona especial. Edward tenía suerte de tenerla. Jasper le dio una suave sonrisa y asintió con su cabeza. Ahora el alivio flotaba por la habitación mientras dábamos un suspiro colectivo y nos tranquilizábamos.

El Dr. Dover se sentó aturdido y sacudió su mano, seguramente se le estaba acalambrando de tomar tantas notas. Estábamos sentados en silencio mientras él volvió a mirar sus notas, asegurándose de haber apuntado la información pertinente.

-Entonces, solo quiero asegurarme de que tengo bien las cosas. Hace cuatro meses, Edward trato de matarse porque pensó que Bella había muerto. Esto fue una malinterpretada información que sus hermanas le dieron, pero ellas creían que era correcta ¿Verdad?- Todos murmuraron un rápido 'si'.

-De alguna forma Bella le salvo y ahora son felices. Y la razón por la cual Edward y Bella no fueron felices antes y Edward la dejo, para mantenerla a salvo, fue después de que Jasper tratara de matarla en su cumpleaños. Pero Bella le perdono por eso. ¿Eso es bastante acertado?- El doctor escaneó la sala esperando nuestra reacción.

Los ocho asentimos confirmando la información. El doctor respiró profundamente y tomó el teléfono. -Stephenie, cancele mis próximas tres citas, esto me tomara un tiempo.