Hola!!

Aqui ando otra vez!! sorry por no publicar, la inspiracion se me fue y ni ganas de publicar me daban... con la escuela, mi familia y la cordinacion del grupo de mi iglesia pues no me daba ganas de otra cosa.-.-. u.u espero que aun quieran seguir con este fic... Bueno ahora comienza segun lo que deberia ser el capitulo 8, pero es una continuacion de él capitulo anterior llamado LAS COSAS SE COMPLICAN, que se dividio en varias partes, pero ahora esta sera la segunda parte, esto ya parece saga xD.---- Y se llaa

EL COMIENZO DEL FINAL...

8

Las cosas se complican

Parte 2

El comienzo del final

Harry viajaba montado sobre su Saeta de fuego. En realidad nunca iba estar más agradecido con Sirius por aquel regalo. A pesar de que salieran otras escobas mejores a la suya. Esta tendría un aprecio inimaginable. No solo por el hecho de que su padrino se la hubiera dado. Si no también por todo lo que había vivido con ella. Gracias a ella había ganado logrado pasar la primera prueba del torneo de los tres magos. Aunque muchos habían dicho que era gracias a su talento como buscador.

Aunque fuera una simple escoba. Un objeto tan común que otros magos pudieran tener. Era un regalo de su padrino. Era como si el estuviera a su lado en cada victoria. Le hacia recordar que el siempre estaría a su lado al igual que su padre. Ya que ese fue un motivo por el cual Sirius le regalo la escoba. Era para que nunca olvidara el parecido que tenia con sus padres. Para que apreciara ese sacrificio que ellos habían hecho por él. Y que ahora a el le tocaba corresponder a ello. Él sabia que con cada acción que realizaba podría corresponderle a ese acto tan generoso que ellos habían realizado. El despertar cada día con una sonrisa. El sentirse alegre de la vida. Pero si no le ponía un alto a Voldemort nunca lo haría…

-Gracias- Dijo Harry sonriendo para si mismo –Les aseguro que su aseguro que su sacrificio no será en vano- Dijo Harry para si mismo. Aunque en realidad sentía comos si ellos y Sirius escucharan sus palabras…

-Lo único que no entiendo es como me puse así de grave de repente- Decía Harry sin disminuir la velocidad. Claro esta que había tomado medidas extremas para no ser visto. Ni por Voldemort o sus mortifagos o por algún miembro de la orden. –Recuerdo que me habían dicho que fue debido a la maldición imperius. ¿Quién en Hogwars pudo hechizarme? También por alguna poción-

Harry se puso analizar que es lo que había ingerido semanas antes de haber ingresado a San Mungo. No recordaba que alguien le diera algo. No podía ser en la comida puesto que todos comieron y nadie tuvo sistemas extraños. Solo recordó que dos personas le habían dado una especie de poción reavilitizante. Y esas fueron Hermione y Ginny…

-Hermione no pudo haberlo hecho- Dijo Harry rotundamente espantando a unos pájaros que pasaban por ahí. –Bueno estábamos algo distanciados. Pero ella no seria capaz-

Harry recordó que Ron también había ingerido aquella poción. Había sido luego de uno de los entrenamientos de quidditch. Aunque ahí estuviera su prueba. No desconfiaría de ella.

-¿Entonces fue Ginny?- Se pregunto el moreno un poco desconcertado. Era un tanto inverosímil luego de que ella estaba supuestamente enamorada de el. Más bien, obsesionada. No creía que ella fuera capaz. Aun así. Podía desconfiar de Ginny más no de Hermione…

-Toma Harry- Dijo Ginny –Es jugo de calabaza. En realidad tiene una especie de poción reavilitizante que me dio madame Pomfrey- Le dijo Ginny sonriéndole angélicamente. Harry se encontraba en la sala común terminando una tarea de pociones. Aunque en realidad no le entendía ni jota. Bueno luego que el y Hermione no se hablaran lo tenia hecho un desastre. No le perdía la vista en ninguna clase. Pero no se atrevía hablarle.

-Gracias Ginny. Pero Hermione me acaba de dar una- Dijo Harry apenado. Al notar como ella agachaba la mirada algo dolida Harry se vio forzado a tomársela –Bueno no creo que pase nada- Dijo Harry sonriéndole. Mientras ella le daba el vaso y el ingería. En realidad estaba rico. Muchos sabían que a Harry le encantaba el jugo de calabaza y que no podía resistirse a un vaso de esa bebida –Esta muy rica- Le dijo Harry… después de eso… No supo nada y todo se volvió negro…

-Ella fue- Dijo Harry apretando con coraje el mando de su escoba… Por eso no recordaba la vez que ellos estuvieron juntos. De solo pensarlo se ruborizo –Fue la primera vez pudo tocarla. Que pude conocer su cuerpo como nunca- Harry sonrió al recordar aquello. Esa fue la primera vez que ellos habían dejado las caricias y los besos casi infantiles para pasar a unos totalmente diferentes. Uno cargados de pasión, deseo y lujuria… -Esa vez si que rompimos la barrera de la amistad- Dijo Harry

-Además no podía estar con ella por lo que paso con Ginny- Dijo Harry con pesar.

-Mi cabeza- Dijo Harry despertando de un largo sueno. No sabia donde estaba. Pero por el aroma. Sabía que no se encontraba en su habitación. Era un aroma a perfume. -¿Dónde estoy?- Dijo Harry incorporándose. Harry se percato que no traía nada de ropa y que tan solo una sabana color rosa cubría su cuerpo desnudo -¡Maldita sea!- Dijo el moreno volteando para todos lados. Al notar como una persona. Mas bien una chica se encontraba aun lado de el se sobresalto. Además la chica estaba en las mismas condiciones que ella.

-¿Ginny?-

-Harry ya despertaste. Fue la mejor noche de todas- Dijo Ginny abrazando al moreno por la espalda

-Esto no esta bien. No recuerdo ni como llegue aquí- Dijo Harry separándose de la pelirroja

-Pero si tú me pediste esto- Ginny comenzó a llorar –Me dijiste que deseabas estar conmigo

-¡Yo jamás diría eso!- Exclamo Harry molesto –Mira no se. Pero esto esta demasiado rato- Harry se incorporo busco sus gafas que estaban en el buró. Para así buscar su ropa que curiosamente estaba doblada también el buró.

-¡Pero Harry!- Le dijo ella enojada – ¿Acaso no te importa que me entregara a ti?- Le pregunto Ginny llorando. Harry se sintió un poco avergonzado. Pero luego de escucharla. No podía escucharse tan falso que hasta le daban ganas de reírse. Además aunque fuera verdad. No sentía nada. Le daba igual que Ginny se hubiera "entregado" a el. Como ella había dicho.

Harry comenzó a cambiarse. Ginny seguía en la cama.

-Lo siento Ginny. Pero lo que haya pasado es cosa del pasado. Sabes que yo no siento nada por ti- Le dijo el moreno seriamente

-Pero Harry- Ginny lo miro con dolor. Sus palabras dolían de una u otra manera. No podía evitarlo. Sentirse rechazada era algo que nunca había de admitir

-Lo siento, ya te lo dije-

-¿Es por ella?- Pregunto Ginny. Harry sabía que se refería a Hermione.

-Si- Dijo con pesar. Pues sabia que a partir de ahora seria mas difícil estar con ella.

-Por favor Harry- Le decía Ginny abrazándolo por la espalda. El ya se había cambiado, pero ella aun seguía desnuda. Simplemente la delgada sabana cubría su desnudez.

-No te lo pongas más difícil. A pesar de esto no cambiare de parecer-

-¿Crees que luego de esto ella va querer estar contigo?- Le pregunto ella con ira.

-Ya se que no. Pero yo no quiero estar contigo- Harry salio de la habitación echando humo por las orejas. Todo se había complicado…

-Por favor Harry. No hagas nada imprudente- Pensaba Remus mirando detenidamente a Voldemort. Crucio tras crucio era lo que el débil cuerpo de Remus recibía. Tonks no podía hacer nada. Ya que desviaba las maldiciones de los otros mortifagos.

-Crucio- Grito sin piedad Voldemort. Remus intentaba resistirse. Pero su cuerpo ya no daba para más. Simplemente soltaba gritos de dolor y desesperación. Tonks se sentía tan inútil. A pesar de querer intentar hacer algo. Ni los mortifagos cedían un centímetro.

-¿Ese no fue Remus?- Pregunto Ron angustiado

-¡No puede ser!- Hermione soltó un grito que fue ahogado por sus manos.

-¡No podemos quedarnos aquí y solamente ver!- Dijo Neville mirando a su profesor. Quien estaba retorciéndose de dolor en el suelo lodoso. El Grupo de jóvenes. Que anteriormente era llamado "ED" camino entre el suelo. Sus zapatos estaban llenos de lodo y sus túnicas pesadas debido a lo mojadas que se encontraban.

-Tendremos que separarnos- Dijo Hermione –Un grupo ira a detener el fuego- Le dijo a Neville, Luna, Seamus y a Lavender. –Otro irá conmigo para ver que no haya más heridos- Dirigiéndose a Ron, Parvati y Dean –Lo demás impidan que nadie entre o salga del castillo-

Todos asintieron y Ginny simplemente miraba a Hermione con algo de resentimiento. Simplemente le daba órdenes. Aunque en ese momento su cabeza no estaba en ese lugar

-Seré tonta- Pensó la pelirroja sin soltar su varita –Si le digo la verdad a el. De seguro no va aceptarlo- Una lagrima callo por su mejilla. Aquella lágrima se confundía con la lluvia que mojaba su cuerpo. Había caído en su juego. Y había perdido. Ella quería hacer lo mismo pero simplemente Hermione saldría ganando. –Hermione siempre se lleva todo el crédito- Dijo en un susurro que el viento se había llevado –Ella tiene su amor. A ella la aman los dos-

-Serás entupida- Escucho que le gritaban y la alejaban de ahí. Al parecer todos se habían refugiado. Puesto que los hechizos que lanzaban los mortifagos como los miembros de la orden salían dispersados a diestra y siniestra y terminaban en todos lados –Sabes que ese hechizo pudo dañarte- Le volvía a gritar mientras la tomaba del brazo a la fuerza

-Me esta lastimando- Le grito ella con lagrimas en los ojos. Luego comenzó a respirar rápidamente. Sabia que estaba a punto de morir y el fue el único que la había protegido. ¿Por qué el? ¿Acaso no le había dicho que amaba a Hermione? ¿Acaso no fueron esas sus palabras? ¡Prefería a Hermione!

-Yo te amo- Dijo el chico…


Qué chico es el que le dice eso a Ginny???... Harry????...

Como se daran cuenta... Harry y Ginny... bueno ellos.... u.u

MELINA KUDO OZORA