Hola! a todos, pues aqui les tengo una nueva historia, que tiene muuuuuuuuucho tiempo guardada y que al fin he decidido publicar, aunque aun tengo unas pendientes por terminar, pero esta me decia "PUBLICAME, PUBLICAME" espero que les agrade, ahora tengo mucho tiempo para escribir, y no me falta inspiracion, claro espero que no se acabe... Tanto olor a cafe me inspira (trabajo junto a un Starbuks)

En fin gracias a todos los que se tomen el tiempo de leer mi historia les mando mil besos y abrazos ... cuidense mucho

Ires.

CAPITULO 1

Desde hacia casi cuatro años su vida habia cambiado, a veces se ponia a pensar si hubiese tomado esta o aquella desicion, o hubiera dicho esto o aquello, pero la vida no era asi. No tienes una segunda oportunidad, pero no podia quejarse, su via iba por un camino que nunca creyo, y la verdad le gustaba bastante.

------------------------------------o-------------------------------------------

Despues de haberse separado de Terry, su vida habia sido un un pozo sin fondo, no habia manera de describirlo de otra manera, durante casi 6 meses estuvo recluida en Lakewood en compañia de sus amigas y Albert, quien resulto ser su tio abuelo, pero en ese momento le fue indiferente, sentia que su vida habia llegado a su fin, tantas cosas que habia hecho, peligros y circunstancias vividas y al final lo habia perdido. Porque? esa fue su pregunta dia y noche, pasaba las noches en vela, cuando sus amigas creian que dormia y la dejaban sola abria los ojos y sentia las lagrimas correr por sus mejillas. Hasta esa mañana, Candy se desperto el sol le calentaba la cara y le insitaba a despertar y salir a aprovechar el dia. Candy se puso de pie y se miro en el espejo completo que tenia al fondo de la habitacion, se le veia ojerosa y tambien muy palida, tenia tanto tiempo de no salir que casi era transparente. Candy se vistio aunque su ropa le venia grande pues habia dejado de comer un poco. Se trenzo el cabello y bajo. La casa aun estaba en silencio, solo podia escuchar el trajinar en la cocina. Era hora del desayuno. Candy entro en ella, y alli estaba Dorothy su inseparable amiga y mucama, quien le informo que Albert estaba en el comedor, Ahi Albert le informo de un amigo suyo que era medico y tenia una respetable escuela de medicina en California, y que le habia pedido cupo para enviarla a estudiar alli y el habia aceptado de inmediato. Candy no cabia en su asombro, era eso verdad? la tia abuela que diria? pero la respuesta de Albert fue clara y tranquila, su hermana habia aceptado la descicion de Albert de enviarla a estudiar, pero con la condicion de que viviria y estudiaria en el Colegio para Señoritas Miss Pomfrey para perfeccionar sus habitos dentro de la sociedad, pues por ser una Andley su deber era mantener el respeto del apellido, pues aunque no lo deseara formaria parte de esa familia ahora y siempre. Candy aunque no lo crean acepto.

Durante tres años estudio por las mañanas en el Colegio para Señoritas, por las tardes, medicina y relizaba sus practicas y por las noches cuando no tenia guardia, iba a todo tipo de cokteles o fiestas que daba la alta sociedad de California. Ahora vivia en el hospital, pues el Colegio lo habia terminado el año anterior, y solo le faltaban unas semanas para terminar su residencia y volver a casa.

----------------------------------------o------------------------------------------

"Al fin vuelto a casa! Chicago como te he extrañado" Ese era el pensamiento que ahora permanecia a diario en la cabeza Candy dia y noche, al fin despues de esos 4 años volveria a casa, se sentia distinta, habia logrado enterrar sus recuerdos, aun le dolian, no podia negarlo, pero lograba darle la vuelta a cualquier cosa que se lo recordara y eso era "el teatro" la alta sociedad de California era muy asidua a las obras teatrales las cuales hacian por caridad, y cada vez que habia una Candy lograba cambiar su turno. Ademas de que no podia negar los cambios que habia empezado a operarse en su vida, era muy feliz, no podia entenderlo, pero se habia adaptado con gusto a la vida de sociedad, a pesar de la superficialidad de algunas mujeres, conocio a otras que tenian tanto amor a la vida y a descubrir mas de esta pero no dejaban de lado sus buenos modales, esto le impresiono y le hizo querer crecer. Su cuerpo tambien habia cambiado, ahora tenia, 21 años, era toda una mujer su cabellera rubia siempre se la recogia en una peinado alto pues asi era mas facil trabajar, el sol de California era fuerte y habia bornceado su piel, donde relucian sus ojos verdes esmeralda. Si alguien que la hubiera conocido hace 4 años la viera ahora, no la reconocieria.

Candy estaba de guardia, aunque su turno estaba ya por finalizar, habia trabajado 24 horas, muchos medicos habian sido reclutados para la guerra y hacia falta mucho personal, pero amaba su trabajo y parecia nunca cansarse. Pero sabia que todo estaba por terminar, pronto regresaria a casa, en esos 4 años no habia viajado ella para alla, ni nadie habia venido a verla, eso por peticion de ella misma, pues queria terminar sus estudios sin distracciones, pues habia decidido ser doctora y sabia que necesitaba mas concentracion de la que tenia.

- Hey Candy, acaso ya te vas? Pregunto un enfermero alto y moreno que estaba en recepción tomando los expedientes de algunos pacientes

- Hola Mark, no aun no me voy, pero empieza a contar a partir de mañana en una semana partire por la mañana.

- Que acaso no pensabas despedirte de mi? -dijo el poniendo cara de martir y tocando su pecho a la altura de el corazon con la mano derecha - pense que la ultima vez que habiamos salido la habías pasado muy bien que ya no podrias vivir sin mi

- Ja! Eso crees? Vaya si que eres egocentrico

- Yo egocentrico?, para nada solo digo que seria improbable que no hayas quedado prendada de mi ya que soy guapo, alto, de bellas facciones, listo a y rico

- Gracias por mencionar todas mis cualidades, pero creo que tengo trabajo que hacer y pacientes que atender -al decir esto le quito un expediente y se dirigio- a una cortina donde estaba una niña no mayor de 10 años con una rodilla inflamada- Bueno ahora dejame trabajar, tengo una princesa que atender y le sonrio guiñandole el ojo- que fue lo que te paso pequeña?

- Me caí

- A si de donde?

- De un Аrbol -dijo volteando a una mujer que estaba a su lado

- Esta niña que no entiende doctora, se la pasa sobre los Аrboles yo le dije que se iba a caer ahora mire las consecuencias

- Bueno, es que no es lo mismo ver un atardecer desde el piso que desde un Аrbol, pero dejame revisarte, creo que tienes el hueso roto, pero te mandare hacer una pruebas, te parece y despues te pondre un yeso para que no uses tu pierna hasta que ese hueso sano, eso tardara mas o menos 1 mes

- Por favor lleve a la niña por ese pasillo a los rayos x y ahi le tomaran una placa para revisarle el hueso por favor despues de regresar se acomodan en esta cortina y el doctor Patterson la seguirА atendiendo

- Gracias doctora -dijo la madre de la pequeña

- Candice, mi enfermera-residente casi doctora preferida

- Vaya Patt, las demАs enfermeras se pondrАn celosas por ese trato tan favoritista que tienes para conmigo

- Nada de eso todas te aman, no puedo creer que nos vayas a dejar

- Así es, no hay mas que decir

- Pero no podemos hacerte cambiar de parecer?

- Nop.

- Pero me falta personal y necesitamos toda la gente posible

- No lo siento, en verdad pero estoy segura que en esta semana podras encontrar a alguien, sueño con volver a casa y les dare la sorpresa de llegar antes de lo que esperan, asi que no, lo siento Patt me voy

- Muy bien, pero que mal que no podamos hacer nada, crees poder hacer cambiar de parecer a tu novio

- Mi novio? -dijo sintiendo que se le coloreaban las mejillas- no tengo novio

- A no? Creí que tu y Mark estaban saliendo

- Bueno una cosa es salir y la otra muy distinta que sea mi novio

- Bueno para mi es lo mismo, cuanto tienes "saliendo con el" (dijo recalcando esas ultimas palabras),

- Pues a ver, como 1 año y 11 meses -y la verdad, si eran novios, lo habia conocido desde el sus primeras clases en la escuela del Doctor Patterson, tenia 1 año mas avanzado en el curso que ella, y se comenzaron a tratar, ambos eran muy parecidos, tenian mucha alegria, y amor a la vida, esto fue lo que mas le atrajo de el, pues era un estado de animo que ama y habia olvidado, poco a poco comenzo a hacerla reir de nuevo, y se hicieron buenos amigos, por mas que Mark le insistia que salieran, ella no daba su brazo a torcer, y poco a poco el la conquisto, y al final hacia mas de 1 año, ella habia aceptado salir con el y poco despues se declararon novios formales, por la relacion en el trabajo habian decidido no hacerlo publico, pero en realidad todos sabian que ellos dos eran algo mas que amigos) Candy no hacia notar su apellido Andley, pues tenia miedo que la rechazaran por tener dinero, y era un tema que no habia tocado con Mark a pesar de tener tanto tiempo de conocerse. Mark sabia que Candy tenia un pasado, que era muy dificil para ella, pero el desde el primer momento en que la vio, se quedo prendado de sus ojos verdes, que solo reflejaban sinceridad y un gran dolor. Comenzo a tratarla y decidio que el la protegeria, que siempre estaria a su lado, y poco a poco ella lo acepto, el esperaria a que Candy hasta que ella estuviera segura.

- Ves ya son novios

- Oye no tengo que contarte de mi vida privada -volteo y le saco la lengua- terminó mi turno, me voy a mi habitacion tengo una cita -y le entrego el expediente de la niña a Patt

- Ves que te dije es tu novio -y tomo el expediente-pero por favor convencelo que no se vaya

- Se va a ir?

- Si no te lo ha dicho? Bueno , ya vete a descansar,yo terminare aqui -dijo empezando a leer el expediente y caminando hacia donde había estado la niña solo unos momentos antes

- Pero a donde se ira?

- Aun no le informan pero pregentale

Candy camino rumbo a los dormitorios, el de ella no era compartido así que lo habia adaptado como un mini departamento donde tenia todas las comodidades que podia necesitar, cerro la puerta y se dirigió a la regadera y abrio la llave dejando que el agua corriera hasta tener su temperatura deseada

Al salir del baño se puso un vestido corto de tirnates de seda, que le habia dado una duquesa en su cumpleaños, al parecer lo habia traido de Turquia, se sento a leer un libro mientras disfrutaba un cafe y se relajaba de el dia tan tenso que había tenido, solo su ultima paciente no habia estado grave, miro su departamento y vio que habia muchas cosas que tenia que comenzar a empacacar si no, no terminaria para el dia de su partida. Dio un suspiro y se levanto tenia que comenzar de una vez.

TOC, TOC, TOC

- Ya voy

- Hola pecas! -dijo Mark- puedo pasar?

- Claro, adelante, y ya te he dicho que no me llames asi

- Muy bien doña gruñona, oye estas lista para ir a cenar

- Si

- Bueno pues vamos, pero no puedes ir vestida asi, es muy informal...

- Se me ve mal? -pregunto mirandose frente al espejo a ella se le hacia que el vestido le quedaba muy bien

- No para nada, luces bellisima, en realidad te ves mejor que con el uniforme de enfermera, pero creo que te voy a pedir que te cambies y te pongas un lindo vestido de noche

- Pero porque? Acaso vamos a salir? Crei que nos quedarimos aqui? aun tengo mucho que empacar...

- Claro! era una sorpresa

- bueno entonces espera a que me arregle para la ocasion, asi que vete a tu habitacion y regresa en 20 minutos

- Pero Candy

- Anda no tardare

- Muy bien

Candy cerro la puerta y se acerco a su closet, tomo un vestido sencillo color perla -pero despues recordo y se metio al fondo del closet y saco un porta trajes -del cual saco un hermoso vestido color verde que le quedaba a la perfeccion y hacia resaltar mas sus ojos, se recogio el cabello dejando libres unos pequeños caireles, y se puso unos pasadores con pequeños diamantes incrustados que le habia enviado Anny y Patty en su ultimo cumpleaños se maquillo un poco y se puso unas zapatillas de tacon color plateadas, tomo su bolso y un pequeño chal y Salio al recibidor donde estaba esperАndola Mark

- Asi estoy mejor para la ocasion

- BellМsima, entonces nos vamos?

- Claro

Candy y Mark caminaron por todo New York, e iban platicando de cosas sin sentido, ambos reian como si tuvieran todo el tiempo del mundo sin verse y se veian muy felices, Mark vio a un hombre que vendia flores y dejo a Candy un momento para ir a comprarle un ramo. Candy se dio cuenta que estaban frente al teatro, cuanto tiempo tenia de no salir de la clinica? Claro si habia salido un par de veces a dar la vuelta pero no un paseo tan largo como el que estaba dando esa noche, sin darse cuenta se encontro frente al unico lugar donde no queria estar, y donde se exhibia con un gran poster la nueva obra. Al parecer estaban exhibiendo Romeo y Julieta. Ir al teatro aun le dolia, por eso desde que se habian separado habia dejado de ir. Candy se acerco, las luces estaban encendidas, al parecer habria funcion, coloco su mano sobre el poster cuando...

- Candy hola! -dijo poniendo el ramo de rosas enfrente haciondola salir de sus ensoñaciones - Mark son para mi? -Dijo al ver el ramo de rosa blancas que traМa en la mano- son bellisimas

- No, no son para ti, son para mi te las estaba presumiendo

- Hay que mal -dijo haciendo un puchero

- Claro de que son para ti, ven vamos a cenar

- Si, -tomo el ramo de rosas y se colgo de su cuello- gracias y le dio un beso en la mejilla

- Oye -la atrapo antes de que se soltara y le dio un beso en los labios - asi esta mejor y le paso un brazo por los hombros, ambos caminaron en silencio, Candy pensaba en la cartelera, y sus pensamientos volaron a Terry, cuanto tiempo hacia que no sabia nada de el? 2 o 3 años, habia decidido olvidarse de el por su propio bien y casi lo habia logrado, la verdad... no siempre pensaba en el, pero era un sentimiento confuso el que tenia, ahora Mark le habia ayudado, la habia conquistado y se sentia muy feliz a su lado, sabia que seria muy dificil ire a Chicago y separarse de el.
- y que quieres cenar? Candy, hola... Candy

- No lo se -dijo sonriendole al salir de sus pensamientos

- Donde andabas?

- Al rato te platico

- Ya se a donde vamos

- A donde vamos Mark

- A cenar, pero tenemos que cenar rapido aun tenemos cosas que hacer

- Pero yo estoy cansada -y se quedo parada donde estaba- mejor volvamos, y aun tengo que empacar para mi viaje

- No, vamos - al decir esto la tomo en sus brazos y camino con ella hasta un pequeño restaurante

- BАjame Mark -decia ella sintiendo como la sangre se agolpaba en sus mejillas mientras la gente los veia pasar

- Bien llegamos

- Pero aqui es...

- Si asi es...

- OH Mark crei que lo habian derrumbado

- Pues no es asi, ven vamos

Al entras a aquel restaurante, Candy se sorprendio, pues era igual como lo recordaba, el mismo mobiliario, las luces bajas y la musica al fondo, y alli en el mostrador una señora ya mayor les sonreia amablemente

- Candy, Mark que bueno volverlos a ver

- Amelie que gusto verte crei que tu restauran ya no existia -dijo Candy abrazandola-

- Asi iba a ser, pero gracias a un inversionista -dijo dandole un apreton en el hombro a Mark- no he tenido que terminar con el sueño de mi difunto amado

- Que bien, te ves muy, muy bien

- Tu tambien querida, pero pasen, su mesa esta lista

Al fondo del restauran habia una pequeña mesa iluminada solamente por unas velas y cerca de la ventana donde se podia observar una preciosa luna llena, encima de la mesa unas rosas blancas y una botella de vino al lado

- Pero que es esto?

- Ven vamos

Los dos degustaron la cena, platicaron de todo, pero a la vez de nada tenian mas de 3 años juntos estudiando y trabajando y 1 año y 4 meses de novios, Mark sabia que ella era huerfana y que la habian adoptado, que habia vivido en estudiado en Ingalterra y despues habia vuelto a casa, pero no le habia querido contar de la familia a la que pertenecia, pues todos en la clinica eran personas de bajos recuersos que habian luchado por llegar alli y criticaban a todo aquel que tenia dinero, conocia a Mark y sabia que el no haria eso pero nunca se lo habia dicho y el nunca le habia preguntado, ella conocia de Mark que era hijo unico y viva con sus abuelos en California, tambien era huerfano. Sus abuelos eran Ingleses, pero tenian una empresa de viñedos en Italia y casi siempre estaban alla. el habia decidio estudiar en medicina y ellos lo habian apoyado.

- Oye alguna ves te dije que yo fui Julieta, -dijo cortando la conversacion de Mark sobre las obras de Shakspear-

- En verdad?

- Si en un festival en el colegio donde estudiaba

- Sabes, me da gusto que hayas estudiado medicina

- A si? Porque?

- Porque de no ser asi no te hubiera conocido, que bueno que tu familia te apoyo

- Si, ellos han sido muy buenos conmigo oye Mark

- dime Candy

- Sabes, he estado pensando en nosotros, bueno en realidad en ti

- Vaya me siento alagado por saber que vivo en tus pensamientos

- -Candy se sonrojo y bajo la mirada- si lo haces, pero no por eso, estoy pensando en que el lunes partire a Chicago y me duele dejarte, pero debo volver a casa y yo no se...

- Oye Candy has visto lo que te trajo Amelie? -dijo Mark cambiando la conversacion

- Que?

- Si tu postre

- Mark esto es importante -dijo Candy sintiendose de pronto molesta - acaso no te intesa saber que va a pasar con nosotros yo quiero quedarme, pero no puedo debo volver a casa, es necesario y tu piensas en el postre

- Como no! no es un delicioso pastel de chocolate, vamos Candy pruebalo -dijo Mark con una sonrisa ladeada que parecia estar disfrutando el enojo de Candy-

- Mark por favor pon atencion

- Ya, abre la boca y prueba- dijo el dandole una pedazo a comer

Candy abrio la boca y comio el bocado que el le habia dado, se sentia molesta, acaso a el no le importaba separarse? ya se habia separado una vez y su corazon parecia haber vuelto a dolerle de pronto porque? porque se sentia asi? ella sabia que lo queria, que lo amaba, pero el...

- pero que? Y se saco aquel objeto que estaba dentro del pastel y para su sorpesa era un anillo de compromiso -©????

- Candy seria un honor para mi, que consideraras ser mi esposa y estar el resto de tu vida al lado de este loco que te ama con todo su corazon -y al decir esto se puso con una rodilla al suelo - Se que deseas volver a tu casa y esta bien, a donde tu vayas yo ire, si me aceptas a tu lado, Candy te amo, me aceptaras?

- Mark yo┘-sintio que las lagrimas empezaban a salir sin poder deternerlas y la voz se le habia extinguido, como habia pensado que a el no le importaba, si tantas veces antes se lo habia demostrado, ella solo consigio mover la cabeza en forma afirmativa

- Acepto Amelie, acepto, -y se acerco a Candy y la beso suavemente en los labios- te amo pequeña Candy desde el primer momento que te vi

- Y yo a ti tambien te amo

Despues de terminar el postre salieron ambos tomados de la mano, caminando hacia el teatro por donde habian pasado anteriormente

- pero a donde vamos

- pues al teatro no te lo dije?

- No, -dijo sintiendo que la sangre se le bajaba hasta los pies de pensar en ir, solo rogaba que el no fuera el estelar

- Lo siento es que mi abuelo es fanatico al teatro y apoya una obra de caridad y como el no pudo venir me envio a mi. Se que a ti no te gusta ir al teatro pero por favor, por esta vez acompañame y nunca mas te lo pedire

- Bien, -dijo sintiendo el anillo de compromiso con su dedo pulgar- Te acompañare -le sonrio deslumbrantemente - hoy y todas las veces que quieras

- Si? -el la abrazo y la beso en los labios- Por eso te amo mi querida Candy - el se separo de el y le dijo -pero, para que veas, no iremos al coctel al finalizar la obra pero...- su cara cambio de una de alegria a otra de resignacion y dijo - creo que tendremos que hacerlo -y una mujer se acerco a el y le pellizco la mejilla-

- Pero Marco Antonio que grande estas! Mirate nada mas y que galante, ya veo que te pareces tanto a tu madre, pero que se le va a hacer, mira que fuerte estas aunque estas algo delgado, muy mal, muy mal, debes alimentarte mejor

- Abuela que gusto verte crei que estarian en Vermont hasta el fin de semana -dijo dАndole un beso en la mejilla

- Abuelo es un honor verlo

- Marco ya casi te recibes de medico, ahora es hora en que debes dedicarte a los negocios de la familia yo creo...

- No abuelo por favor, no empecemos con eso de nuevo -dijo poniendo cara de desesperacion y volteando a ver a Candy quien solo miraba la escena divertida-

- Pero valgame quien es esta perciosura -dijo la abuela mirando a Candy que estaba tomada del brazo de Mark

- Abuelo, Abuela ella es mi prometida Candy Withe

- Vaya nunca escuche ese apellido -dijo la Abuela

- Candy ellos son mis abuelos la Duquesa Aurora y el Duque Felipe de Grobe- -
- Es un honor -dijo dandoles la mano- Soy Candice Withe Andley -se acerco a Mark y le dijo Duque?
- Era mi papa, y lo soy yo, pero no por el titulo me vayas a rechazar.

- Vaya pero si eres una Andley, debi haberlo supesto, eres muy bella, tienes muy buen gusto Marco Antonio, el joven William Andley es un amor, tenemos conociendonos desde que era un bebe, el y su hermana son los que ahora estan frente a la familia no es asi?, pero vaya el aun es tan joven, no como su hermana que ha de tener mi edad, pero eso tu ya lo has de saber-dijo soltando una sonora carcajada- Tenemos una propiedad en Chicago, y es por eso que lo conocemos, ademas de que cuando van a Escocia, tambien los vemos alla, el mundo es pequeño si tienes dinero, es un gusto conocerte querida y espero que me den el gusto de hacer una hermosa fiesta de compromiso para ustedes, por cierto ya saludaste a tu William? hace un rato lo vimos por ahi, dijo que estaria en la misma mesa del coctel que nosotros. Ustedes se sentaran a nuestro lado no es asi?

- No aun no lo he visto - dijo sintiendose emocionada de ver a Albert al fin, despues de tanto tiempo.

- Pero que hacen aqui? -dijo Mark - crei que me habian dicho que viniera yo porque...

- Bueno fue una excusa mia, para que vinieras, tenia ganas de verte eres mi unico nieto, y siempre estas en ese hospital, pero has venido y nos vimos y he conocido a tu prometida, ves fue una buena trampa de mi parte

- Abuela UU" Por cierto, no iremos al coktel

- Pero porque?

- Mark, por favor vamos -dijo Candy sonriendole picaronamente

- Bueno esta bien alli estaremos Abuela

- Muy bien, tenemos mucho de que hablar, Felipe, acompaña a este hermosa jovencita, y Marco me acompañara a nuestros asientos, -dijo tomando el brazo de el y casi llevandolo a rastras- no te apures querida te lo devolvere

- No le hagas caso a mi mujer -dijo el Duque - esa mujercita mia nunca cambiara

- Entonces son duques

- En realidad solo es el titulo - dijo el duque ofreciendole el brazo y caminando a su lado- ven vamos por un trago y podremos platicar la obra empieza en unos minutos, pero tenemos tiempo aun para tomar algo

- Gracias

- Como te decia, solo es el titulo el padre de mi padre, fue nombrado Duque en Inglaterra, pero unos años mas tarde el se quedo alla y mi padre decidio venir a los Estados Unidos a exportar su vino, porque no se si Marco te ha contado tenemos una empresa de vino y lo exportamos a todo los estados Unidos y gran parte de Europa., y siendo Marco el unico heredero esperabamos que decidiera continuar con el negocio pero por lo visto ha decidido no hacerlo y quiso ser medico, pero se que dentro de el muy en el fondo el ama ese negocio, espero que a ti tambien te guste, pero claro que te gustara, tienes cara de que te encanta la libertad, nuestros terrernos son tan bastos y fructiferos hemos sido muy bendecidos por Dios, pero esperemos que con esta guerra no termine nuestra empresa en Italia, todo en Europa ahora es un caos, esta obra de caridad, es para ayudar a los hospitales que estan atendiendo a esos tantos heridos que han regresado del frente con vida, pero no hablemos de cosas tan tristes, dime donde lo conociste?

- Bueno -decia Candy algo apenada-

- Vamos sin tapujos, no creas que por el titulo somos muy creidos, he somos tan sencillos como cualquier otro, bueno con clase pero sencillos -dijo el riendo- vamos donde se conocieron

- Bueno el y yo estudiamos juntos el es doctor y yo soy enfermera aunque pedi el pase para estudiar mi carrera y la de medico y ya estoy terminando la residencia para poder ser medica general

- Vaya pues un par de doctores, y dime cuando te pidio matrimonio

- Hace unas horas

- Vaya mi nieto no pierde el tiempo, se parece a mi, se conocen y en un segundo ya esta enamorado, que bueno que bueno.

- Bueno ya estan anunciando la primera llamada, ven querida -dijo el anciano ofreciendole el brazo- ahora seras mi nieta Candy

- Gracias Duque

- No, no llamame Abuelo

- Gracias Abuelo

- De nada

Ambos caminaron los Abuelos de Mark estaban en el balcon y el salio a recibirla

- Cariño dejame decirte que te aman

- Gracias, por lo visto me ocultaste muchas cosas, como que eres un duque?

- Bueno es solo un titulo.

- El titulo de un duque!

- Asi es, pero por el momento soy Marco Antonio de Grobe, ademas con o sin titulo soy el mismo loco que te ama. Ademas tu no me dijiste que eras una Andley

- Nunca me lo preguntaste, acaso te interesaba saber que era la A. al final de mi nombre

- Pense que era tu apellido pero no que eras Andley, bueno vamos a nuestros lugares. Y despues tendremos que ir a ese coktel -dijo Mark saliendo del balcon

- Pero no estaremos aqui?

- No ellos prefieren el balcon, porque asi es menos ruido, a nosotros nos han tocado muy buenos lugares, es la 4 fila en el centro

- Pero son los asientos principales

- Es que tu y yo somos importantes

- Candy en verdad debemos ir al coktel

- Claro! habra baile

- Genial -dijo en tono sarcastico Mark

- Prometo bailar contigo

- Toda la noche?

- Solo un rato porque tenemos guardia mañana, solo es por complacer a tus abuelos -dijo Candy

- Te amo Srita Andley

- Y yo a usted Duque de Grobe -y dejo que la besara suavemente en los labios

- Oye Mark -dijo al despegase un poco de el - porque no me habias dicho que iras a la guerra?

- Pues es algo, que nadie sabia solo Patt... y veo que te lo ha dicho

- Y cuando te vas?

- En dos meses

- Pero tan pronto

- Si necesitan medicos alla y me ofreci de voluntario, eso fue hace mas de 1 año, tu me gustabas en ese tiempo, pero nunca diste razon alguna de que yo a ti tambien, hasta unos meses despues de que me enliste, mis abuelos no lo saben y se que los mataria el que me fuera, pero se que es necesario que vaya, hay muchos heridos, lo que ahora me duele es que estoy perdida y locamente enamorado de ti, y no quisiera serpararme de ti, pero se que pronto terminara la guerra y volveremos a estar juntos.

- Pero Mark, cariño, me ire contigo

- NO! -dijo levantando la voz, las luces estaban apagandos y Candy dejo pasar a unas cuantas personas despues, el silencio se prolongo ni ella ni Mark habian dicho nada despues de eso y escucho...

- Mama, porque nos hemos sentado atras? nuestros lugares siempre son la fila de adelante

- Callate Elisa, eso es en Chicago, aqui es California, hemos sido invitados por parte de la tia abuela y debemos estar agradecidas

- Si claro...

- Amor no te molestes -dijo Mark acercandose a ella las estaban completamente apagadas

- Pero no te puedes ir solo tu, yo tambien ire a trabajar a tu lado recuerda somos un equipo

- Por ese equipo que somos deseo que aceptes casarte conmigo antes de que me vaya

- Pero no te puedes ir, no me puedes dejar -dijo sintiendo las lagrimas calientes caer por sus mejillas

- Candy mi amor, no llores -aun estoy aqu- no puedo dejar que te pase nada, no me lo perdonaria

- Y yo a ti si? -dijo esto y el telon se abrio- nos casaremos de inmediato, pero no puedes obligarme a que te deje ir, tan tranquila, si nos casamos me ire contigo. -Dijo candy dando por terminada la charla y mirando hacia el frente, Mark le tomo la mano y se la apreto, ella volteo a verlo y le hablo en un susurro - Esta bien lo hablaremos mas tarde, mientras tanto, dejame disfrutarte a mi lado con la dicha que tengo porque pronto seras mi esposa

- Te amo Mark - dijo mirando al frente, rogando que Terry no apareciera en escena, Terry... su querido Terry

////////////////////////////////////////// Tras bastidores ////////////////////////////////////

- Vamos Terry es hora de la funcion

- Si ya voy -dijo poniendose en su poscion - Se sabia esa obra de memoria, amaba el teatro, desde que la habia perdido se habia encerrado en el, despues de que Albert lo llevo ante ella se dio cuenta de que debia luchar y sobrevivir, su esperanza era de que pronto estarian juntos, el se arrepentia por haberla abandonado, por haberla dejado irse, cuando el debio haber dejado a Susana. Albert le habia dicho que estaba estudiando medicina en otro estado, y no la habian visto, pero el la extrañaba, la habia buscado en cada uno de los lugares que habian estado pero no la encontro, ahora California, era la primera vez que llegaban a California, pero pronto se irian, no tendria tiempo de ir a buscarla. Si tan solo pudiera encontrarla, ese era su deseo, Susana habia muerto unos meses despues de que ellos se separaron, despues de estar en el techo, le habia dado una fuerte pulmonia y no habia sobrevivido, desde ese momento no habia dejado de buscarla... El telon se abrio la funcion comenzo, miles de rostros, rostros que lo miraban y admiraban siempre era lo mismo, actuaba con pasion, solo para ella, esperoando que ella al fin lo viera, pero nunca estaba hasta esa noche. Ahi en la fila central estaba ella, la vio desde el primer momento. no podia creerlo tanto buscarla y al fin la habia encontrado. Aun a pesar de la oscuridad reinante sabia que era ella. Esta vez no la dejaria ir...

La obra termino con una lluvia de rosas y aplausos, el telon tuvo que abrirse 4 veces para que se obasionara a los artistas que habian captado la atencion de su publico en aquella obra, Candy se dio cuenta que el la habia visto, que la habia reconocido, no podia quedarse, no despues de verlo, sentia que las piernas le temblaban, se abrazo a Mark y salio del teatro. Pasaron a la recepcion que seria en el 1er piso de el edificio en el centro social del tratro, Terry actuo fabulosamente, ella lo veia desde su asiento y comenzo a recordar los dias en el San Pablo, porque? al fin creyo haberlo olvidado y ahora otra vez, sentia ese dolor y opresion en el pecho. Queria salir corriendo de alli, el solo hecho de verlo le dolia, pero sentia el suave contacto de la mano de Mark junto a la suya, eso le ayudo a permanecer en su lugar.

- Mark yo ire al tocador

- Estas bien? -dijo al verla con un tono palido en las mejillas

- Si, solo estoy un poco cansada

- Nos podemos ir, si quieres

- No, solo necesito refrescarme un poco. Adelantate te vere en la recepcion.

- Estoy bien -ella se acerco y lo abrazo fuertemente-

- Candy que te pasa -dijo al sentirla temblar un poco

- nada estoy bien -lo beso en los labios y se dio la vuelta -te veo en unos minutos.

Candy camino, y entro en el baño, sentia una fuerte opresion en el pecho, debia irse, pero no podia, ahora era distinto, ella ya no lo amaba -se miro en el espejo y vio sus ojos pensando para si misma "es pasado, ya lo olvide" o no era asi? porque? porque el le provocaba esto? era injusto. Se limpio las lagrimas que comenzaban a correr por sus mejillas y escucho la puerta abrirse.

- Pero Candy! -dijo una pelisroja - Eres tu? -dijo mirandola de arriba abajo -Crei que no dejaban entrar pordioseras

- Hola Elisa, Sra. Liggan

- Candice

- Como entraste? te colaste? porque la Tia abuela, nos envio a nosotras y no nos dijo que estarias aqui? acaso crees que Terry aun te ama y has venido a buscarlo -dijo riendo

- Elisa, por favor, madura ya - se dio la vuelta y le sonrio - Me retiro, me he tardado y se preocuparan, si se quedan al coktel - y salio de alli

- Prometido? ja! debe ser una broma quien se fijaria en ti -dijo antes de que ella saliera del baño

Candy camino por el teatro, habia rostros conocidos para ella, pues la alta sociedad estaba reunida y conocia a todos los rostros de Chicago, se detenia y saludaba, platicaba un poco y continuaba con la busqueda de Mark deseando no toparselo de pronto choco contra la espalda de alguien

- Lo siento tanto! -dijo Candy

- No, se encuentra bien? -dijo el hombre contra el que habia chocado de pronto se sorprendio al ver quien era la chica - Candy!

- Albert!!!! oh Albert!!!

- Pero mirate nada mas! eres toda una mujer, y estas muy muy guapa

- Gracias, tu no te quedas atras, ahora luces muy atractivo como jefe de la familia

- Te he extrañado tanto Candy, y tambien Archie, Annie y Patty

- Y yo a ustedes, pero pronto ire para Chicago

- Te esperaremos con ansia

- Albert te tengo una maravillosa noticia y... -de pronto lo vio a lo lejos... y se acercaba a ellos - Pero te lo dire en otro momento, ya me retirare, nos vemos en Chicago

- Pero Candy... -ella se acerco a el, lo beso en la mejilla y desaparecio entre la gente

- Albert viejo amigo -Dijo Terry detras de el, en ese momento entendio la tan repentina huida de Candy

- Terry excelente obra

- Ah si oye... no olvidalo. Gracias, como estan todos?

- Muy bien, Annie y Archie se casaron

- Se casaron, la callada y ese Archibald mira que bien y la gordita

- Oye Patty no esta gordita

- Lo mismo me hubiera dicho Candy -dijo riendo y de pronto cambiando su mirada y recorriendo el salon- Patty como esta?

- Bien, muy bien tambien.

- Que bueno, y Candy -dijo el pidiendole una respuesta con la mirada-

- Terry ella esta bien, pero no creo que sea bueno que la busques

- Albert yo la amo, y debo encontrarla, debo decirle que me perdone, que...

- Ella es feliz, y no deseo volver a verla en ese estado depresivo en que estuvo, eres mi mejor amigo, pero ella ya ha sufrido bastante, porque no la dejas en paz

- No Albert a menos que ella me lo diga... no lo hare.

- Hola Terry -dijo una pelisroja detras de el

- Elisa...

- William estas aqui? -dijo Elisa

- Tio, por favor Elisa

- Och... Terry me gustaria que bailaras conmigo

- Tengo que negar tu ofrecimiento, Albert fue un honor verte, en mis vacaciones ire a verte

- Sera un honor Terry -Terry comenzo a caminar cuando escucho que Elisa le decia con desprecio

- Vamos Terry ya olvidala -dijo Elisa pero el no se detuvo y continuo caminando

- Siempre tan linda como siempre Elisa -dijo Albert sonriendole - Vamos acompañame al lado de tu madre -le ofrecio el brazo y caminaron rumbo a la mesa de los Liggan

Terry saludo a muchas personas, quienes lo felicitaban, pero en realidad, deseaba encontrarla, queria que fuera verdad que ella estaba alli, que al fin despues de todo este tiempo la encontraria. y nunca, nunca mas la dejaria, al fondo del salon habia un balcon, necesitaba aire, necesitaba estar solo un momento para pensar. Al entrar vio que estaba ocupado, solo habia una joven, estaba de espaldas a el, era alta y rubia, su piel era dorada, y tenia mil pecas en la espalda que estaba descubierta hasta la mitad, el vestido era color verde esmeralda, era del mismo color que de los ojos de ella... de su pecosa... una aristocrata mas en ese salon, le era tan estressante estar alli, pero era parte de su contrato, asi que cada vez que podia escapaba a un lugar solitario hasta que todo terminara, la chica parecia, perdida en sus pensamientos admiraba la luna, al entrar ella levanto la cabeza

- Lamento haberla molestado Señorita, solo necesito un poco de aire

- "esa voz" -respiro hondo y volteo a verlo- No hay problema debo volver a mi mesa - Se dio la vuelta y se dirigio a la puerta, Terry al verla se quedo impactado, era ella, era Candy, su Candy, ahora se veia distinta, sus facciones eran mas finas, habia crecido unos cuantos centimetros, y su cuerpo era perfecto, su piel estaba dorada por el sol, asi que ahi habia estado todo el tiempo, en California, al fin habia dado con ella

- Candy!!!!

- Terrance -dijo ella mirandolo a los ojos y despues bajando la mirada - No te reconoci, es un honor volver a verte

- Terrance? Candy soy Terry te he extrañado -se acerco a ella y la quiso abrazar pero ella se separo

- Candy que sucede...

- Terry yo... -de pronto se esucho en el salon la voz del presentador

"BUENAS NOCHES DAMAS Y CABALLEROS, ES UN PALCER TENER TAN DISTINGUIDA COMPAÑA ESTA NOCHE, ESPERAMOS QUE TODOS HAYAN DISFRUTADO ESTA FUNCION DE CARIDAD, PERO ESO NO ES TODO, ESTA NOCHE TENDREMOS TAMBIEN UNA SUBASTA -los murmullos comenzaros a escucharse- PERO NO SE PREOCUPEN SEÑORITAS, ESTA NOCHE SUBASTAREMOS A LOS CABALLEROS PRESENTES, ASI QUE TODOS AQUELLOS QUE SEAN ESCOGIDOS POR NUESTRO PERSONAL PASARA AL FRENTE ESTO ESTARA ASI, EL CABALLERO SUBASTADO BAILARA 3 PIEZAS YA QUE SUBASTAREMOS 3 CANCIONES, ASI EL CABALLERO TENDRA A 3 LINDAS DAMAS CON EL ESTA NOCHE, EN 3 PIEZAS DIFERENTES ASI QUE ADELANTE QUE EMPIECE LA SUBASTA

- Debo volver -Candy entro y camino a su mesa donde Mark al verla dio un susprio de alivio

- Donde estabas? te estuve buscando, tardaste demasiado

- Estoy bien -dijo dandole la mano -ya volvi -de pronto un mesero se acerco a el y le pidio que pasara al frente

- Espero que me compres -dijo Mark al ser escogido

- Pero no traigo dinero conmigo

- No es necesario querida, -Dijo Aurora sonriendo- das tu nombre y el numero de tu cuenta y se hara un traspaso de ella para el pago de la subasta

- Muy bien, entonces espero completar

La subasta comenzo, solo se escuchaban los gritos por la compra de los caballeros en venta, Candy logro comprar la 1era subasta de Albert, y la ultima de Mark, de pronto un joven se acerco a Candy y le entrego una nota que decia "usted es la compradora numero 3 de Terrance Grandchester

- Pero que es esto? Yo no lo compre esta usted equivocado

- Usted es Candice Andley

- Asi es

- Pues la compra esta a su nombre

- Gracias -dijo sintiendo un escalofrio y el joven se retiro

- A ver a quien compraste? -le dijo tomando los sobres Albert, Mark y Terrance - Vaya lograste una de Mark

- Es muy popular entre las chicas -dijo Candy sonriendo

- Si querida, pero no te preocupes se que solo tiene ojos para ti, lo conozco muy bien

- Gracias, eso tambien yo lo se

- Pero has comprado una del actor?

- No, crei haber comprado la tercera de Mark pero me han entregado una de Terrance

- Bueno es buen mozo, tambien, diviertete un poco

- Gracias

El baile comenzo, se Acerco a Albert y comenzo la musica

- Como has estado pecosa?

- Bien Albert

- Como estas con respecto a cierto joven actor

- Bien, ya es pasado

- Y como es que compraste una pieza con el

- Yo no la compre, alguien me la envio -pero como te has enterado

- Elisa muere de celos - ha visto la lista, pero dime Candy segura que estas bien?

- Si Albert ya lo he superado -dijo desviando la mirada

- Aun te duele no es asi?

- Porque me debes conocer tanto? -dijo mirnadolo a los ojos-

- Candy estas muy hermosa, por poco no te reconozco, y sabes algo, Elisa esta celosa de ti

- Vaya que novedad

- y que era eso que querias decirme -En ese momento la musica termino de tocar y las parejas comenzaron a cambiarse

- Preciosa te he encontrado -dijo Mark mirandola aun en brazon de Albert a quien reconocio de inmediato

- William Albert Andley?

- Mark?!!! vaya mira que grande estas, hace cuanto no nos vemos? 10 años?

- Aproximadamente

- Tu lo conoces Candy?

- Si

- No te lo ha dicho aun -dijo mirando a ambos sorprendido -

- Decirme? que debes decirme?

- Esta linda chica ha aceptado comprometerse conmigo, en 1 mes sera mi esposa -Albert la miro sorpendido

- Vaya felicidades - la musica comenzo a tocar - Bueno hablaremos mas tarde. - Tomo la mano de una morena que habia llegado a su lado, y comenzo a bailar

- Y porque no me compraste las 2 piezas siguientes?

- Oye no soy tan rica como tu -dijo sonriendo- pero prometo compensarlo con una deliciosa cena mañana -Se sentia muy a gusto en los brazos de Mark, se sentia protegida y sobre todo amada.

- Muy bien trato hecho -el la beso suavemente y asi- estuvieron bailando en silencio, hablando con la mirada, ambos se entendian muy bien sin necesidad de hablar el se acerco a ella y la beso en los labios suavemente de pronto una voz hizo que se separaran

- Bueno es mi turno -dijo una morena separando a Candy de Mark -Mark espero yo tambien recibir un beso -dijo la chica

- Luisa, te quiero presentar a mi prometida nos casaremos en 1 mes

- Tu prometida? -dijo la morena poniendo cara de decepcion -vaya suerte la mia, tendre que buscar otro pretendiente, pero ahora bailaras conmigo -y lo tomo de la mano,- no te preocupes querida yo respeto a los hombres comprometidos y se alejaron para comenzar a bailar y Candy solo los vio alejarse y se quedo parada ahi olvidando que aun tenia un baile pendiente.

Mientras tanto Terry esperaba a su pareja, en realidad no estaba muy feliz con este baile, su madre le habМa insistido en que participara, despues de haber visto a Candy solo esperaba el momento de bailar con ella, Elisa habia bailado dos piezas con el, y ya lo tenia harto con toda esa perorata de ella misma. Cuando ella se alejo para buscar su compañero de baile, suspiro de alivio, las parejas estaban ya acomodandose, y su pareja aun no aparecia, se acerco a uno de los coordinadores de la subasta - Disculpe Sr, donde esta mi pareja - Mire es la rubia que esta alla - Gracias -y al verla de espaldas, supo que era ella, su corazon se estremecio de felicidad y camino a su encuentro.

Fin capitulo 1

Bueno que tal!!! espero sus comentarios, sean buenos, medios o malos, acepto tomatazos y cualquier tipo de vegetal que quieran lanzar...

Tratare de actualizar lo mas pronto posible...

Mil besos

IRES