Hola, ya se ni cara tengo para ustedes, pero gracias por seguir aquí esta historia mega darmón que no se ve para cuando acabe, pero que espero que les este gustando, la verdad la idea da vueltas y vueltas en mi cabeza pero tengo mi tiempo super apretado y escribo dos palabras y luego lo dejo, pero aquí esta lo poco que terminé hoy, aprovechando la falta de tareas después de vacaciones.

Gracias por leer, nos vemos abajo.

Capitulo 12

¿Boda?

Había pasado una semana cuando escucho un automóvil detenerse fuera del hogar de Pony, sabía que antes de marcharse se tenía que encontrar con ella, pero no estaba dispuesta a ceder ni un poco, no después de todo lo que habían discutido la noche de la boda.

Flash back

Termino de armar su equipaje ya le diría a alguien que fuera por el cuando la puerta se abrió y vio a su mejor amiga y hermana en la puerta con los ojos llorosos.

Candy.

No Annie, no intentes disculparte.

Candy escúchame por favor.

Tú sabías todo esto, tu eras parte de las mentiras de Albert.

No – dijo angustiada – Yo no supe que Terry te vino a buscar hasta hace un rato, en verdad, lo siento.

¿Entonces de que te disculpas?

Candy yo sabía lo que Albert sentía por ti, desde hace mucho tiempo y sé que él no quiso. Escúchame por favor.

¿Qué no quiso lastimarme?

No el te amaba en verdad, sufrió mucho cuando enfermaste por Terry, tu tampoco fuiste de ayuda –dijo Annie sintiéndose enojada por la testarudez de la rubia. – El te demostró de muchas maneras que te amaba.

Pero nunca espere que de esta manera.

Candy eres tonta o qué? –dijo ella enojada – Acaso no te das cuenta que todos los hombres de esta familia han besado el piso donde te encuentras, harían todo por ti, aun mi marido.

Somos hermanos, yo haría lo mismo por ellos.

Deja ya ese papel Candy, cuando eras niña lo aceptaba, aceptaba que en tu inocencia lo hicieras, pero ahora, siempre todos viendo por ti, que estés bien, sabes cuantas noches paso fuera mi marido cuando estuviste pérdida, días, te buscaba en todos los reportes de heridos de guerra, ¿acaso no te das cuenta? Todos te aman, eres una tonta rompiendo el corazón de todos pues amas a ese hombre que solo te ha hecho infeliz.

¿En verdad crees eso?

Candy lo siento yo.

Está bien – dijo ella – Si siempre has sentido eso por mí, porque finges.

No es eso –dijo la morena asustada no por las palabras sino por el tono herido con que las dijo. – Candy no quise decir eso.

Siempre –dijo ella tomando sus cosas mientras miraba a sus hijos dormir aun y los movía para despertarlos. – de una manera u otra algo me decía que tu nunca me dijiste la verdad de todo, siempre hubo algo de rencor hacia mí, pero no puedo negar quien soy, y si por eso la gente me ama, yo siempre he dejado claro mis sentimientos, y sí, amo a Terry, y ambos hemos sido culpables de lo que nos ha pasado, pero no pienso dejar que esta ves ni tu ni nadie, ni siquiera el espectro de Susana nos separe –dijo ella molesta. –Ahora tengo que irme.

Candy.

Niños despierten –dijo en voz fuerte y los niños abrieron los ojos asustados y vieron a su mama molesta.

¿mami?

Vamos ahora, suban al auto.

Pero.

Ahora –dijo tomando el equipaje. – Nos vemos Annie, al abrir la puerta vio a Patty en silencio y sin decir palabra salió de allí rumbo a su casa.

Fin flash back.

Mami llego la tía Patty. –dijo Marcy abriendo la puerta de la cocina.

Gracias cariño, ve a jugar con los demás niños.

¿puedo meterme al lago?

No –dijo ella – No quiero que te resfríes.

Hola Candy. –dijo Patty.

¿Cómo estás?

Bien, ¿y tú?

Excelente.

Candice –dijo ella mirándola – Vamos no me engañas, no deberías molestarte con Annie no te dijo eso para lastimarte.

No, lo dijo porque es verdad.

Candy mira, sabes que una vez –dijo Patty preparando un poco de café y sentándose frente a ella que estaba pelando papas para la cena. – Hace unos años, Tom dijo una gran indiscreción.

¿a qué te refieres?

Hace que será, casi cuatro años, estábamos celebrando el cumpleaños de Archie y bueno comenzaron a recordar y Tom dijo que tu siempre habías envidiado a Annie de ser adoptada y no tú, que tu le cediste tu lugar pero que siempre deseaste eso.

No es verdad.

Quizá ahora –dijo ella – Pero Tom te escucho llorando después de unos días debajo de Padre Sauce diciendo que tu debiste ser la adoptada.

El me.

Bueno de eso hace años, pero creo que ella se siente culpable, sabe que tu le cediste el lugar, tú tienes una estrella que ninguno aquí tiene, bueno quizás tus hijos, pero todos te aman solo por ser tu, aun Stear siempre te quiso, pero te quiso de una manera diferente, yo lo note, Tom también, pero no como ella piensa, Candy debes ver que su vida no es fácil, ella tuvo que dejar de ser ella para ser feliz, algo que tu y yo no tuvimos que hacer, mi abuela me permitió ser yo misma y tu te abriste paso tu misma, debes comprenderla y perdonarla.

No estoy molesta con ella, solo me dolió saber.

¿Qué? Que Albert te amaba, todos lo sabían, creo que aun Terry lo sabía y también Karen, pero decidió casarse con el aunque en su corazón tu siempre vivirías. Todo se hizo por tu bien.

Pero perdí muchos.

No perdiste nada, ganaste un marido que te amo y dos preciosos niños, quizá no era el tiempo para estar con él, ahora si lo es, así que se feliz, solo hazlo si crees que con el lo serás.

Se que es así.

Entonces ve y avísale a tu familia y si quieres deja a tus niños conmigo.

¿Estás segura?

Por supuesto, animo, yo me quedaré con ellos.

Gracias Patty.

Candy estuvo unos días en el hogar de Pony donde sus hijos convivieron con los huérfanos y con sus dos mamás que se alegraron de conocerlos por fin, ella investigo sobre como viajar en avión y después de muchas vueltas consiguió un viaje para ella ya que sus pequeños se quedarían en la granja con Patty, el vuelo fue tranquilo y un poco más largo de lo esperado pero sus hijos se divirtieron, a ella sin embargo el vuelo no le agrado y se sintió enferma todo el camino. Aterrizaron con bien en las afueras de Toscana.

Señora de Grobe, bienvenida –dijo un hombre guiándola al vagón de primera clase.

Puedo acompañarla –dijo una voz detrás de ella que la hizo brincar.

Oh pero eres Miguel verdad –dijo ella al reconocer al moreno.

Me recordaste, vaya eso si que es sorprendente. ¿Qué haces en la Toscana?

Voy a casa, acabo de regresar de América.

¿Y tus hijos?

En casa de mi familia, decidí viajar sola.

Pues te acompañaré, de hecho voy a ver a tus suegros.

Hace tiempo que no regresas.

Bueno tu te ves muy mejorada- dijo el sonriéndole. – La última vez que te vi tu color era como el de la cera.

Por cierto no pude agradecerte lo que hiciste por mi, fuiste un gran amigo en ese tiempo.

Bueno lamente mucho la perdida de tu esposo, como te dije fue un gran compañero durante la escuela, el tiempo que viví en su finca con Aurora y Felipe son de los mejores que pase allí y además te conocí a ti, has sido una buena amiga.

Claro –dijo ella riendo – He sido descortés y ni siquiera te he escrito un par de líneas.

Bueno dicen que los mejores amigos son los que se conservan después de mucho tiempo de silencio.

Ahora dime ¿has tenido algún problema con la producción de vinos?

No –dijo el riendo mientras la miraba a los ojos – Dime Candice, no lo sabes verdad.

¿saber? – pregunto ella - ¿Qué debo saber? ¿Has pensado cambiar de proveedor de vinos?

Bueno –dijo el rascándose la cabeza – Candy vaya – comenzó a reír estruendosamente – Nunca te he visto enojada, pero creo que ahora lo haré –dijo sacando de su bolsillo lo que parecía una invitación.

¿Qué es eso?

Yo no tuve nada que ver –dijo entregándosela a ella – Es por eso que voy a ver a tus suegros.

Esto es –dijo sorprendida - ¿Qué significa?

Mi madre me dijo que bueno, Aurora lo planeo todo y mi madre ya sabes encantada, pero yo, bueno no estoy listo para sentar cabeza y menos con alguien que viene con paquete.

¿Qué quieres decir con paquete?

Es un chiste tus hijos son preciosos y me daría gusto ser tu esposo, pero la verdad, no eres mi tipo, a mi me gustan mas las morenas ya sabes un poco mas… italianas.

Claro –dijo ella leyendo la invitación donde se le invitaba a la Boda de ella con Miguel Cayetano.

Esto no es gracioso –dijo ella - Mejor hablemos de otra cosa –dijo ella sintiendo de pronto ganas de vomitar y tapándose la boca.

¿Estas bien?

No, creo que algo me cayó mal ya quiero llegar a casa y descansar.

Porque no te duermes un poco, volveré mas tarde.

Terry llegó a casa de su madre que revisaba en la salita su correo mientras le sonreía al entrar.

Hijo que gusto verte, ¿te fue bien?

Por supuesto –dijo el besándola en la frente – te tengo buenas noticias, me quedaré en América.

Eso es maravilloso, ¿volverás al teatro?

No madre –dijo el – Tengo otros planes.

Dime que me acompañaras a la cena de esta noche.

Mamá –dijo el rodando los ojos - ¿Qué siempre tienes fiestas?

Bueno no, pero me acaban de invitar a varias –dijo ella revisando las invitaciones y esta es extraño es para una boda –dijo ella viendo el sobre. - ¿Cuándo recibiré la invitación de tu boda?

Pronto –dijo sonriéndole ampliamente la rubia lo miro sorprendida, después de tantos años había decidió casarse.

Eso es maravilloso y quien es la afortunada –dijo mirándolo.

Es una sorpresa –dijo el levantándose y se dirigió al bar a servirse un poco de vino.

Pues podemos ir a esta boda, aunque es en Italia, no creo conocer a nadie en Italia pero podríamos ir de vacaciones. Por favor dime con quién te casaras.

Está bien- dijo el sonriendo y acercándose mientras ella leía la invitación. – Con Candy, nos encontramos y – ella guardo silencio al ver la invitación y llevó su mano al cuello al escuchar las palabras de su hijo.

¿sucede algo madre?

Yo bueno –dijo cerrando la invitación – Creo que no era para mi, no conozco a estas personas, pero bueno vamos a buscar algo para que te arregles.

¿Quién se casa? –dijo tomando de sus manos la invitación y mirando sorprendido los nombres, eso era imposible, pero allí estaba su nombre ocupando casi la mitad de la invitación "DUQUESA CANDICE WITHE DE GROBE" sintió un golpe en el estomago y miro a su madre.

No lo sabía.

Tengo que hablar con ella –dijo tomando el teléfono, pero sabía que no tenía el numero y ella ya estaba en Italia desde hacia un par de días. Su mundo nuevamente se desbarataba bajo sus pies, pero esta vez se sentía inútil ante la situación, miro a su madre y sonrió. - Esta vez esperaré madre. –dijo el con el corazón en la mano – Confiaré en lo que nos dijimos antes de partir y todo se solucionará.

Candy entro en la propiedad de sus suegros en compañía de Miguel, no podía dejar de pensar en la invitación, porque Aurora la estaba casando sin siquiera decirle, ella le dijo que no se metería en su vida personal sin importar lo que dijeran.

Ah Marie –dijo ella sonriendo - ¿Dónde están mis suegros?

Ellos, Candy bueno –dijo mirando a la rubia – En el hospital.

¿En el hospital?

Si, el Señor no se ha recuperado y la Señora lo ha acompañado en este tiempo, pero –dijo ella temblorosa - ¿Acaso no sabe que la propiedad está en venta?

¿Qué? –dijo ella sorprendida. - ¿Cuándo sucedió?

Pues poco después de que se marcho, toda la producción se avinagro y las uvas se quemaron con el sol. – Ella miró a su acompañante y después la casa que estaba muy descuidada desde que se había marchado.

Señora creí que se lo habían dicho, el Señor Charles se ha estado encargando de todo.

¿Dónde está él?

En la biblioteca.

Gracias.

Candy entro y sin tocar abrió la puerta y vio a su viejo amigo sentado ante el escritorio cubierto de papeles, leía un papel que ella misma había visto unas horas atrás.

¿Qué esta sucediendo Charles? ¿Por qué no me avisaste?

Candy –dijo el sorprendido mirando a la rubia - ¿Cuándo llegaste?

Hoy, pero dime, ¿Qué pasa?

Están en quiebra. – Y con estas palabras supo que todo por lo que su esposo y su familia habían luchado se perdía y ella por primera vez se sentía impotente ante un gigante que amenazaba con aplastarla.

Bueno pues aquí termina, gracias por leer, espero que les siga gustando, soy una dramatica y creo que el final sera un poco de mucho drama pero espero que les guste, e intentaré actualizar lo antes posible.

Gracias por leer y por sus reviews, en verdad hacen que mi corazón brinque de emoción cada vez que veo sus comentarios y también de vergüenza por no poder actualizar antes, pero de verdad lo intentaré.

Besos a todos! IRES