Disclaimer: Todo el universo pertenece a JK Rowling :)

Si algo va a salir mal, definitivamente va a salir mal.

Primera Ley: "Errar es humano. Culpar de eso a alguien es aun más humano"

Scorpius Hyperion Malfoy era un joven normal, con las preocupaciones juveniles normales, chicas, escuela, amigos, citas… Nada fuera del corriente.

Scorpius era también un Slytherin normal… sangre limpia, orgulloso, altanero e, incluso, un poco arrogante. Nada fuera de lo que cualquier Slytherin sería a sus catorce años.

Scorpius podía considerarse un Malfoy corriente también. Alto, rubio, ojos grises y de rasgos afilados, la viva imagen de su padre, su abuelo, bisabuelo… simplemente un Malfoy mas…

…el era todo eso salvo por un insignificante detalle, casi inexistente detalle, detalle tan pero tan mínimo que no solo causó, sino que aún causaba, cierta controversia cada vez que era discutido. Era un detalle tan ínfimo que, no solo se había debatido sobre el en su familia, en el colegio, en varias reuniones sociales a las que había asistido, incluso una vieja periodista de El Profeta, una tal Rita Skeeter, saco un reportaje sobre aquel detallito hace un par de años.

Parecía ser imposible ante los ojos de la comunidad mágica que pudiera se amigo de un Potter, que pudiera ser amigo de una Weasley… pero ¡vamos! Eran agradables, se la pasaba bien con ellos… la mayor parte del tiempo, porque debía reconocer que no siempre era así.

Era entretenido salir a pasear con Al y Rose, era entretenido tener largas conversaciones de quidditch con los primos, era entretenido hablar con Al de las distintas chicas que se les acercaban con claras intensiones de obtener una cita, era entretenido tener guerras de nieve con la dinastía Weasley en Navidad… y por sobre todo, era entretenido molestar a Rose sobre cualquier cosa, porque a lo largo de su corta vida, Scorpius nunca había conocido nadie tan irascible como la pequeña pelirroja. ¡Y vaya que le gustaba ver sus reacciones cuando criticaba algo suyo!

Bueno, la mayor parte del tiempo le gustaba…

…porque ahora definitivamente se encontraba viviendo uno de esos desagradables momentos que pasaban juntos.

"¡Esto es tu culpa!"

"¿Disculpa?" la pelirroja incremento su enojo.

"¡To-do es-to es TU cul-pa!" Scorpius hablaba lentamente, como cuando tratas de hacer entender a una niña pequeña.

Rose bufó indignada. "Fuiste tu y solo TU el que dibujo al profesor Longbottom, y empezó a mostrárselo a todo el mundo"

La clase de Herbologia esa mañana había sido una de las mas aburridas en la vida de Scorpius Malfoy, y no es que el profesor Longbottom fuera mal profesor… simplemente esa no era su asignatura…

Dado su aburrimiento extremo se dedico a… retratar, por así decirlo, a su querido profesor.

Tras un par de segundos en los que el Slytherin se dedico por completo al dibujo, sonrió satisfecho.

Era definitivamente uno de los mejores dibujos que había hecho, sin duda.

"Al" llamo Scorpius a su mejor amigo en un susurro "Mira esto…"

Albus Potter no era la persona mas disimulada sin ninguna duda… ya que segundos después empezó a carcajearse en voz baja.

"Hey, Rose… debes ver esto" la pelirroja acepto dudosa lo que su primo le pasaba.

"¿Qué…" pero la pregunta no pudo ser terminada.

"¿Se puede saber que tiene ahí Srta. Weasley?"

Y así fue como el trío de amigos termino encerrado en los baños del cuarto piso limpiando… a lo muggle.

"¡NO¡Todo esto es tu culpa¡Tu fuiste la que me pidió una pluma en la primera clase de Defensa contra las artes oscuras hace cuatro años!"

"¿Disculpa?" Rose lo miraba estupefacta.

"Si¡es tu culpa¡Todo esto es tu culpa! Si tu no me hubieras hablado ese día, no te conoceria y yo no estaría acá"

Ese pequeño detallito… ese minúsculo detallito no era su culpa… tampoco era su culpa estar limpiando retretes de un baño de mujeres, de ninguna manera era su culpa. ¡Rose era la única responsable de todas sus desgracias!

OoooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooO

¡Me entusiasmaron estas cosas¡Y Murphy¡Es un gran tipoo¡Aparte que la pareja Scor/Rose me encanta!

 Espero que les guste.

Carito