Tranquilidad, era lo que más le gustaba a Lust, recostada en el suave cesped, una suave brisa la rodeaba, un tranquilo lago frente a ella que reflejaba su figura con hermosos destellos cristalinos, solo quería paz, para ver su vida de una manera calmada.

- Lust, Dante te busca- La voz de Envy resonó como un molesto despertador a su muy corto sueño.

La tranquilidad se corrompió.

La aludida suspiró molesta y siguió a Envy a ver a Dante. No esperaba para ser humana y que nadie la molestara nunca más


Producto de estar aburrida, tenía ganas de escribir algo asi, acepten las locuras de una humilde escritora xDD. Realmente todos merecemos un poco de tranquilidad alguna vez :S.

Saludos!!!